Redes sociales, especialistas y monotemas

Hoy mantenía un intercambio de pareceres con @alfonsosiloniz a raiz de un tuit en el que decía: “Las redes sociales dificultan los perfiles multidisciplinares. Favorecen los hiper-especializados. Yo salgo perdiendo”. Un planteamiento (que como cualquier idea expresada en 140 caracteres admite matices), con el que discrepo. En cierta forma me ha recordado también a Andrés Pérez y su enfoque del uso de las redes sociales de cara a construir/difundir una “marca personal”, con el que no suelo estar demasiado de acuerdo.

Pero vayamos por partes.

En primer lugar, puedo entender la percepción de Alfonso. Es verdad que si te haces un blog de “El blog del gurú en la materia hiperespecífica” donde te dediques únicamente a crear contenidos de esa materia hiperespecífica, a hablar de libros de la materia hiperespecífica, a enlazar a personas que hablan de esa misma materia hipersepecífica… y además te haces una cuenta de twitter @expertoenmateriahiperespecífica donde te pasas del día dando la matraca con la misma materia hiperespecífica, retuiteando enlaces de la materia hiperespecífica, relacionándote con otros tuiteros de la materia hiperespecífica… acabas generando una vinculación muy fuerte entre la materia hiperespecífica y tú. Un “posicionamiento de marca“, por así decirlo.

Ahora bien, ¿eso qué te aporta? De alguna manera, me recuerda a esos hombres anuncio que se suelen ver por las calles con carteles o chaquetas de “COMPRO ORO”. Así, en grande. “COMPRO ORO” dice su cartelón, “COMPRO ORO” dice el folleto, “COMPRO ORO” te dice segun pasas. Perfecto, me ha quedado claro, compras oro. Ahora bien… ¿eres serio? ¿eres profesional? ¿eres alguien con quien es fácil llevarse? ¿eres alguien sensato? ¿eres alguien divertido? ¿eres alguien interesante?

Probablemente para vender oro, todo eso dé igual. Al fin y al cabo, es un sitio al que vas puntualmente, con un único objetivo que es precisamente vender oro. Te interesa el precio, y poco más. Pero para establecer una relación profesional (como la que yo esperaría establecer) todas esas cosas no son muy importantes. Diría que incluso mucho más que los conocimientos. Si yo busco un proveedor, un colaborador, un socio… quiero saber muchas cosas de él. Si yo quiero construir una relación de confianza, hay muchísima información, muchísimas sensaciones… que un “blog monotemático de materia hiperespecializada” y una “cuenta de tuiter monotemática de materia hiperespecializada” no me van a dar.

Desde luego, en mi experiencia personal y como “follower/seguidor” de gente, puedo decir que los que tienen una presencia monotemática e hiperespecializada me aburren soberanamente, muchísimo, hasta el límite de prescindir de ellos. Vale, sí, sé que “fulanito es especialista en X” (igual que sé que la tienda con el cartelón “COMPRA ORO”), pero no tengo ninguna conexión emocional con ellos. Sin embargo, aquéllos que a lo largo de todos estos años he ido manteniendo en mi lista de “seguidos” tienen en común que su presencia en redes es multidisciplinar; a veces hablan de su trabajo, sí, o de su área de especialización. Pero también de sus hobbys, de sus familias, de su día a día, comentarios de actualidad económica y política, hacen bromas y chistes. Es a través de esa supuesta banalidad a través de la que yo he generado con ellos una relación de cordialidad, de confianza a través de las redes sociales, que muchas veces no se concreta en nada más. Pero que estoy seguro de que es una relación más fructífera (incluso vista en términos de “oportunidades profesionales”) que la que se establece únicamente a través de la autopromoción monotemática.

Por lo tanto, volviendo al tuit original de Alfonso, discrepo. Es verdad que una presencia monotemática en redes sociales es más fácil de “vender” en términos de posicionamiento de marca (algo que en su día ya reflexionaba yo mismo). Pero creo que genera, en términos generales, relaciones superficiales, insuficientes, carentes de una verdadera conexión. El tipo de conexión que se genera a través de una presencia más poliédrica, más multidisciplinar, menos formal y “planeada”, más (en definitiva) ajustada a cómo somos en realidad. El tipo de conexión que, en última instancia, hace que te fíes de otra persona. El tipo de conexion que hace que quieras trabajar con ella (*)

A lo mejor nos cuesta más llegar. A lo mejor, llegamos a menos gente. Llegamos con menos claridad. Pero creo, de verdad, que al final llegamos mejor.

(*) Si mi objetivo fuera “vender libros”, o “vender conferencias” a lo mejor lo veía de otra forma. Pero no es el caso.

Contenido relacionado:

13 Respuestas a “Redes sociales, especialistas y monotemas”

  1. ant dice:

    Qué bueno, Raúl. :-)) Totalmente de acuerdo. Hubo un tiempo en el que también pensé en convertir mi twitter en un perfil puramente profesional, pero me di cuenta que no me compensaba. El que quiera cultivar su marca puede abrirse un blog (o incluso otra cuenta de twitter, aunque yo personalmente no soy partidario de emplear twitter para branding); si acaso para atención al cliente si eres una gran empresa… y anunciar alguna novedad o concurso como mucho.

    Twitter funciona muy bien para cosas inmediatas, como son las noticias… y para chascarrillos y opiniones breves. Quien quiera construirse una marca vía twitter no creo que tenga suficientes contenidos propios para ir dosificándolos.
    Considero además que compartir posts de otros blogs a mi al menos no me resulta de interés para venderme a mis seguidores (más aún cuando muchos son compañeros del sector que ya siguen a esas mismas fuentes).

    :-)

  2. Remo dice:

    Con lo sencillo que debería ser comportarse como “una persona” en las redes vs a querer parecer el número uno de cualquier tema.

    Coincido contigo, ¿no será mejor ser natural sencillamente y hablar, compartir o expresar aquello que nos preocupa, motiva, nos hace reir o llorar?

  3. Jaime Cuesta dice:

    Me ha gustado lo de presencia poliédrica. Ese espíritu de consultor anónimo sigue presente.

    100% de acuerdo contigo, por supuesto.

  4. Brigida dice:

    Totalmente de acuerdo. RIP Personal Branding
    January 3, 2012 by Olivier Blanchard http://thebrandbuilder.wordpress.com/2012/01/03/r-i-p-personal-branding/

  5. Raúl Sáez dice:

    Totalmente deacuerdo con tu desarrollada e interesante reflexión. Lo comparto.

    Saludos

  6. Un perfil de red social es lo que uno quiere que sea. Plantearse problemas existenciales alrededor de una presencia social es un problema casi siempre superfluo, el sentido común indica siempre prudencia. Si uno busca un proveedor lo que interesa es que entregue su producto o servicio en tiempo y en condiciones. Si salió ayer con su mujer y le tomó fotos al menú o si tiene un bebé adorable es irrelevante en una transacción comercial. Un cliente, socio o proveedor no tiene obligación de entretenerme ni de compartir su vida conmigo, ni mucho menos yo de entretenerle a él. Es fantástico cuando existe empatía más allá del trato comercial y profesional, pero no se da con todo el mundo porque simplemente no puede ser posible.

    En todo caso lo que se podría buscar en su web, blog o perfil social es su comportamiento profesional en general. En sitios como Ebay o Amazon, la calificación de los clientes, la trayectoria y el tiempo en la red puede orientar a la hora de elegir un proveedor. Pero a la hora de elegir un socio no hay nada como el contacto personal y la referencia de terceras personas de confianza.

  7. Raúl, gracias por el post. Coincido con vos. El monotema y la materia particularísima son tremendamente aburridos, no se puede en base a ellos construir verdaderas y perdurables relaciones. En las redes sociales, uno se interesa en personas, no en marcas

  8. [...] Y sí, sé que en estos tiempos de retuits en que incluso quienes tienen muchos lectores lamentan que en sus blogs no hay comentaristas mientras intentan recuperar el tiempo perdido, recomendar a un comentarista capaz de dejar algo más que un «me gusta tu post» que abandone su comentario y lo publique como un post en su propio blog parece un suicidio, pero no lo es. Es, de hecho, lo que nos permitirá tener una blogosfera que sea de verdad rica, diversa y viva, capaz de articular debates y conversaciones no monotemáticas. [...]

  9. aluziner dice:

    Excelente post, estoy de acuerdo totalmente, incluso en mi profesion yo no he podido concentrarme en volverme experto en una sola cosa, porque me interesan muchas asi que soy aprendiz de todo y experto en nada.

  10. [...] reflexión de Raúl Hernández sobre “Redes sociales, especialistas y monotemas”, con preocupaciones que comparto [...]

  11. Dudo a menudo de si son buenas o no las referencias personales y la diversidad de temas en mi blog, así que esto me ha aportado un poco de luz. ¡Gracias!

  12. Totalmente de acuerdo. En las redes sociales es más interesante tratar con personas que con un robot de contenidos sindicados. @miacidezdelas10

  13. Carolina dice:

    Hola Rául,
    me ha encantado tu post. Quiero empezar un blog y no sabía muy bien qué temática escoger. ¿Por qué? porque en realidad no soy especialista en nada y sin embargo siento curiosidad absolutamente por todo. Como tú los blogs que sólo hablan de un tema me resultan aburridos y al final, como tú dices, acabas viendo un mero interés de la persona que hay detrás. Los blogs donde el blogger gente habla de todo, con sinceridad, mostrando cómo es, me parece mucho más interesantes, auténticos y valientes. Y, como tú dices, me generan mucha más confianza. Al final yo tampoco quiero vender nada, sino que la gente a quien le gusta leer llegue hasta mí y conozca mis puntos de vista sobre mil y una cosas. Muchas gracias!

Deja un comentario