[Vídeo] Mi primer vídeo en Youtube

A principios de año me preguntaba si “haría un videoblog en 2017“, y durante unos cuantos párrafos me dedicaba a pensar en voz alta. ¿Tiene sentido? ¿No tiene sentido?

Bueno, pues como suelo comentar mucho con Alfonso Romay, nadie tiene la respuesta. Hay unos grados de incertidumbre que siempre van a estar ahí, y que no se van a despejar nada más que probando. “Demasiada gente se queda bloqueada esperando a que alguien más sabio le muestre el camino, pero no hay camino”. Ya lo decía Machado, se hace camino al andar.

Así que ahí voy, con mi primer vídeo en Youtube.

¿Por qué ahora? Pues la cosa es que estaba preparando una versión online del curso “Aprende mejor”. Escribiendo el guión, etc. Y cuando intentaba visualizarme grabando los recursos en vídeo… uf, me costaba un mundo. Siempre me he sentido incómodo delante de la cámara. No me gusta cómo me veo, no me gusta cómo sueno, me siento bastante… ridículo. Y eso, claro, es una barrera importante si quieres producir un curso online.

En mi libro sobre aprendizaje eficaz dedico todo un capítulo a hablar sobre esa sensación de incomodidad del que está desarrollando una habilidad. Esos momentos iniciales donde te sientes torpe, vulnerable, plenamente consciente de tu incompetencia. Y lo difícil que es enfrentar esas sensaciones, aguantar el tirón y sobreponerse para empezar a mejorar. Difícil, desagradable… pero imprescindible. Así que decidí que, en vez de rehuir esa sensación (como posiblemente he hecho en el pasado), esta vez me iba a aplicar mi propia medicina. ¿Quieres desarrollar esta habilidad? Pues hala, de cabeza fuera de la zona de confort.

Otro de los puntos del libro hace mención a la importancia de “poner en marcha un proyecto práctico” en el que puedas aplicar esa habilidad que estás desarrollando. Por eso, en vez de hacer mis pinitos “en privado”, he decidido volcarlos en el canal de Youtube, un medio que me “obligue”, que tire de mí. Y al final, una parte importante de “superar la sensación de ridículo” tiene que ver con exponerse, con que otros te vean. Así que dos pájaros de un tiro.

La verdad es que, una vez tomada la decisión, luego el proceso está siendo menos “doloroso” de lo que pensaba. Sí, me sigo encontrando incómodo; y sí, tengo cierta aprensión respecto a “qué pensará la gente”. Pero es lo que tiene la zona de “inconfort”… mientras la conquistas.

PD.- ¿Cuáles son mis planes con el canal en Youtube? Pues tal y como lo visualizo, será un complemento al blog. Si me lees habitualmente ya sabes de qué palo voy, los temas que trato… aunque también imagino que poco a poco iré explorando contenidos más adaptados al vídeo… iremos viendo :)