Más formación, ¡es la guerra!

Me contaban hace unos días que un curso de 4 horas (que yo diseñé e impartí durante un tiempo) había sido transformado en tres jornadas de formación. Expansión del 600%. Los ojos se me pusieron en blanco…

Recuerdo la sensación al impartir aquel curso: “uf, se les está haciendo largo… no hemos dado con la tecla”. De hecho, después de pasar decenas y decenas de personas por allí, tampoco es que se detectasen grandes cambios (aquello del “ROI de la formación”). Por eso, me cuesta creer que “hacerlo más largo” vaya a ser la solución.

Sin embargo, desde determinada visión mecanicista, tiene su lógica. “Si aplicando 4 horas de formación se consigue un efecto pequeño… ¡aumentemos la dosis! ¡así el efecto será mejor!”. Nadie se plantea que, a lo mejor, es que la formación (entendida como “les doy un curso” que encima no han pedido) no sirve para demasiado.

Cada vez estoy más convencido de que las dinámicas de aprendizaje son altamente complejas y personalizadas. Para empezar, digo “aprendizaje” y no “enseñanza” porque es el individuo el que debe sentir el interés y la motivación para aprender; si no, solo es un “trozo de carne” sentado en una silla durante X horas. Y digo compleja y personalizada porque a uno le surge la inquietud y la oportunidad por aprender en un momento determinado, y normalmente muy vinculado a su “día a día”. La persona es (debe ser) la protagonista del proceso, es la persona quien debe sentir en sus carnes la necesidad. Aprendes algo para resolver un problema que sientes como propio; no aprendes porque alguien te diga que “tienes una necesidad”, si tú no la percibes como tal. Y normalmente aprendes en el mismo contexto donde surge la necesidad, buscando una aplicación práctica casi inmediata, con un refuerzo sostenido en el tiempo.

¿Cuántos de estos problemas resuelven los “cursos de formación” tal y como se suelen plantear? Creo que pocos. Y sin embargo, el enfoque sigue siendo el mismo. ¿Por qué? Pues porque la “formación” genera una ilusión de control y de gestión adecuada. Adecuada para los managers, no para las personas ni para los resultados… pero aquí no estamos para eso, ¿no?.

Si yo tengo 1000 personas a las que formar, eso de la “dinámica de aprendizaje compleja y personalizada” da miedo. A ver cómo le meto mano. Y cuánto tiempo me va a llevar. Y dónde tengo que actuar. Y cuánto me va a costar. Y qué es eso de que dependo de que la persona sienta la necesidad y “aprenda”… si yo sé que esto es lo que tiene que aprender, y tiene que hacerlo ya porque el negocio así lo exige (lo sé yo, directivo omnipotente, que me lo ha dicho un consultor). Así que monto unos cursos de formación. A 15 personas por grupo… en unas 70 sesiones de formación me lo ventilo. Si soy capaz de meter dos sesiones por día, son 35 días, que son 7 semanas… total, en dos meses me lo he pulido. Puedo presumir de que hemos invertido X horas en formación, puedo presumir de que en 2 meses hemos abordado un proceso de transformación, puedo presumir de que ahora tengo 1000 personas formadas, puedo presumir de que la transformación me ha costado X euros. Indicadores medibles, gestionables, de los que se puede presumir, que se pueden calendarizar, que se pueden presupuestar, que se pueden poner en un powerpoint para sacar pecho.

Oiga, ¿y esa transformación de la que habla… es real? ¿Esa formación de la que usted presume, y que tan medida tiene… ha derivado en un aprendizaje y en una acción sostenida? Bueno, yo he hecho lo que estaba en mi mano. Les he dado la formación. Ya es cosa de ellos. A mí me pagan por formar, no porque la gente aprenda.

También en

Raúl Hernández González

Soy Raúl, el autor desde 2004 de este blog sobre desarrollo personal y profesional. ¿Te ha resultado interesante el artículo? Explora una selección con lo mejor que he publicado en estos años.

¡Y si te suscribes podrás seguir recibiendo más reflexiones y herramientas útiles para ti!

También en

Latest posts by Raúl Hernández González (see all)

4 comentarios en “Más formación, ¡es la guerra!

  1. Totalmente de acuerdo, Raul. Pero la cosa va más allá.
    Como bien dices, el aprendizaje solo funciona si es libre, si viene motivado por el interesado. Si no, lo que haces es formar: perder tu tiempo y el de los demás.

    El aprendizaje no puede existir en un entorno normalizado, no sigue unas reglas que se puedan aplicar a grupos sin más y ahí es donde digo que la cosa va más allá. A mí me ha llevado a decantarme por la educación libre y autodirigida (unschooling) para mí y mis hijos.

    Aquí dejo un enlace, por si interesa: http://blog.permondo.eu/tag/educacion-libre/.
    Un saludo,
    Adrián

  2. Hola Raúl, cómo estás? Desde Argentina le doy seguimiento a tu blog desde hace algún tiempo considerable. Nunca antes realicé un comentario, creo que por no tener la necesidad de agregar algo a tus entradas.
    Pero este caso es diferente… Excelentísimo artículo!
    Realmente creo que has encontrado la manera perfecta de resumir un contexto que se está extendiendo en muchísimas organizaciones y empresas.

    Ojalá nunca dejes de obsequiarnos estos puntos de vista.

    Gracias!!

  3. Gracias, Adrián. Me parece un movimiento muy valiente (y coherente… algo que yo no he sido capaz de hacer… todavía).

Deja un comentario