Acortando plazos de decisión

Este año los Reyes (se ve que he sido bueno) me han regalado un móvil nuevo. Bueno, para ser más exactos (y como los Reyes me conocen bien y saben que estas cosas me gusta escogerlas a mí) me han regalado un “cómprate el móvil que quieras y nos pasas la factura”. ¡Yupi!. Teniendo en cuenta que mi último móvil ya se acercaba al 4º aniversario (que ha venido siendo la duración habitual de mis dispositivos), y lo chulos que son los smartphones de un tiempo a esta parte, yo ya venía teniendo el “run-run” de cambio…

Pero, aun siendo algo que ya tenía en mente, todavía no tenía ni medio decidido un modelo. ¿iPhone o Android? Y dentro de los Android… ¿cuál de entre las docenas que hay? Precio, características, opiniones de usuarios… y todo dentro de un entorno que se renueva cada x meses, donde lo que ayer era “lo más de lo más” hoy se ve superado por un nuevo “lo más de lo más”. Si te pones a darle vueltas, puedes acabar tarumba. Hay opiniones para todos los gustos, ¿de cuál te fías? Y como tardes un poco, enseguida aparecen nuevos modelos que te obligan a replanteártelo todo una vez más…

Así que, enfrentado al panorama de pasarme varios días/semanas dándole vueltas al asunto, tratando de encontrar una solución definitiva, tomé una decisión “radical”. De entre los modelos que estaba considerando, elegí uno (HTC Desire), hice el pedido, y santaspascuas. En hora y poco había decidido y ejecutado. Muerto el perro, se acabó la rabia. Ya no tiene sentido elucubrar más. ¿Habré escogido “la mejor” opción? Francamente, no lo sé. Ni siquiera sé si hay una “mejor opción”.

Lo que sé es que la decisión adoptada va a ser “suficientemente buena”. Y que la inversión necesaria de tiempo, esfuerzo y elucubraciones para afinar la decisión iba a ser mucho más que proporcional para el resultado adicional que podría conseguir, y que por lo tanto no tenía mucho sentido realizarla. Tomas la decisión, y te olvidas del asunto.

Creo que, en muchos aspectos de la vida (tanto personal como profesional) nos enfrentamos a decisiones difíciles, ambiguas, en las que es difícil escoger una solución. Intentamos tener todos los datos en nuestra mano, para así asegurarnos que estamos llegando a la decisión óptima. Pero nos olvidamos de dos cosas: por un lado, la vida no es un problema matemático con una “solución correcta”, sino que es más bien un sistema complejo en la que todo tiene sus pros y sus contras (subjetivos, además) donde es difícil que haya un “óptimo” objetivo. Y por otro lado, en muchas ocasiones conseguir toda la información, todos los datos, supondría invertir una considerable cantidad de tiempo y esfuerzo; ¿merece la pena dilatar los procesos de decisión, y que éstos consuman nuestra atención y nuestros recursos (la famosa “parálisis por el análisis”), sólo para conseguir una solución “ligeramente mejor” que la que escogeríamos en una decisión rápida?

Yo creo que no. Así que, en la medida de lo posible, enfrentado a una decisión procuro darle algunas vueltas rápidas que me permitan acotar un rango de decisiones “suficientemente buenas”, escoger una de ellas y pasar a otra cosa. Quizás no escoja siempre “lo mejor”, pero escojo, actúo, me muevo.

Foto: viZZZual.com

También en

Raúl Hernández González

Soy Raúl, el autor desde 2004 de este blog sobre desarrollo personal y profesional. ¿Te ha resultado interesante el artículo? Explora una selección con lo mejor que he publicado en estos años.

¡Y si te suscribes podrás seguir recibiendo más reflexiones y herramientas útiles para ti!

También en

5 comentarios en “Acortando plazos de decisión

  1. Es un movil muy bueno, no te arrepentirás.

    Lo que te aconsejo es que nada más lo tengas entres al market y compres slideit. Te ahorrara horas de teclear y te permitirá darle usos al movil que de otra forma te costarían mucho. Si no te convence me comprometo a devolverte yo el dinero.

  2. Yabu, he “googleado” la aplicación… no sé, yo es que soy muy torpe para esas cosas!! Si te digo que en los móviles que he tenido nunca he usado ningún tipo de “teclado predictivo”… Pero seguro que tienes razón, así que veré de probarlo.

  3. No voy a decirte que un iphone 4 hubiera sido un auto-regalazo, vaya, lo acabo de decir… ;p

    Por si aún no has decidido el regalo de Santa Claus, creo que te va a gustar el libro Blink: http://amzn.to/fVaEEs
    “Blink is about the first two seconds of looking–the decisive glance that knows in an instant.”

Deja un comentario