El ABC de la gestión de empresas

¿De qué van a vivir tantos gurús y tantas escuelas de negocio?

No hacen falta “brillantes ideas” sino sentido común: comprar barato, vender a un precio razonable, controlar impagos y tratar a los empleados con respeto. Punto pelota.

Diego Marino, Don Patrón

Y a partir de aquí, se construye. Pero sin esto… no se va a ningún sitio.



Desde 2004 comparto en este blog (¡ahora también en podcast y en youtube!) ideas, reflexiones y herramientas que te ayudan a tener una vida más efectiva y equilibrada. ¿Quieres saber más?

¡Empieza por aquí!

Y, si te suscribes, te enviaré gratis las 8 habilidades transversales esenciales para tu carrera profesional... ¡y para tu vida!

5 comentarios en “El ABC de la gestión de empresas”

  1. Bueno… yo dejé la “bisnesescul” el día en que me dí cuenta de que no estaba aprendiendo nada útil. Básicamente, vocablos consultoriles con los que hacer creer a extraños que uno domina de cualquier materia o sector. Hay una serie de conocimientos instrumentales que tienen sentido, sobretodo para no andar reinventando la rueda, pero por lo demás, acaba uno siendo un inútil.

    Y me explico: ¿qué valor real aporta a una empresa alguien que “gestiona”? Poco. ¿Qué marca la diferencia entre dos “gestores”? Sentido común y experiencia (cosas que no se interiorizan pagando una matrícula).

    No me arrepiento de haber dejado el MBA, y sí de haber dejado la Ing. Informática. La segunda te hace ser productivo, la primera no.

    En todo caso, para profundizar en estos temas, recomiendo leer “Managers, not MBAs” de Mintzberg (nunca se le construirán suficientes estatuas :D).

  2. Yo añadiría “y vender algo que la gente quiera comprar”. Que muchas veces los empresarios se empeñan en vender cosas que nadie quiere.

    Los dueños de la academia de idiomas a donde iba eran dos ingleses que habían estudiado filología o algo del estilo. Ni MBA, ni gestión ni nada por el estilo. Eso sí, los alumnos, los padres y profesores encantados.

  3. Diego, y ni eso, que yo acabé la Ing. Informatica y lo que me espabiló fue ser emprendedor/empresario a los 23 años. Ni carrera, ni título, ni leches… el sentido común, y eso se aprende por cuenta propia.

  4. El factor “relaciones” no es muy de mi gusto. Pero hay que reconocer que se construyen algunos negocios alrededor de él, y sólo de él.

Deja un comentario