Billetes de 500, ¡existen!

Que sí, que sí que existen. Que yo he visto uno. He aquí la prueba gráfica.

Billete de 500 euros

Ocurrió el otro día, en una comida con amigos. Llegada la hora de la cuenta, empezamos a sacar todos nuestras miserias de 20 o de 50 euros para pagar a escote. En ese momento, uno de ellos dijo “traed, que me viene bien tener cambio”. Y apareció el billete de 500, así, tan nuevecito (únicamente con las arrugas derivadas de las dobleces).

Casualmente, su propietario se dedica a la promoción inmobiliaria. Y es originario de las Rias Baixas.

Lo que yo digo; casualidades.

PD.- Sí, ya sé, este post me deja como un pobretón que no “maneja lana”. Lo cual no dista mucho de la realidad :). Pero es que, además, nunca jamás he sido de ir con dinero en metálico. Como para ir con billetes de quinientos en quinientos.



Desde 2004 comparto en este blog (¡ahora también en podcast y en youtube!) ideas, reflexiones y herramientas que te ayudan a tener una vida más efectiva y equilibrada. ¿Quieres saber más?

¡Empieza por aquí!

Y, si te suscribes, te enviaré gratis las 8 habilidades transversales esenciales para tu carrera profesional... ¡y para tu vida!

6 comentarios en “Billetes de 500, ¡existen!”

  1. Alguna vez al sacar del cajero para pagar la matrícula o cosas de la Universidad, llegué a tener tres de 500….y la sensación no es demasiado agradable!

    Por cierto, como puedes comprobar, los de las Rías Baixas manejamos :D

  2. Un Bin Laden!!!

    En serio, parece que se han reducido mucho en España últimamente, hubo tiempos hace 1 o 2 años de mucho más movimiento, hasta niveles escandalosos según estadísticas de la UE.

  3. Yo soy de los que tampoco los han tenido en mano.

    Los que si son díficiles de ver también son los de 200. Los amarillos

    Me imagino que os lo aceptaron, aunque el del bar, se lo pensaría dos veces :)

Deja un comentario