Uno que se va

Hace casi seis meses, al inicio de esta andadura, comentaba la “eterna paradoja del consultor“, c�mo, siendo �ste un trabajo al que le encontramos tantas pegas, seguimos ligados a �l con tanta fuerza. Y como hay decenas de razonamientos que siempre nos tienen pensando en “tiene que haber un futuro mejor”.

Bueno, pues hay uno que lo ha encontrado. Noooo, no soy yo, que sigo aqui. Se trata de un ex-compa�ero que, tras m�s de un lustro como consultor, lo deja. Es un ingeniero industrial que se vio, sin querer, haciendo implantaciones (como tantos y tantos) y que siempre ten�a en mente que a �l lo que le gustaba era “lo otro”, la f�brica, el arremangarse…

Recuerdo conversaciones en las que mostraba su miedo a que, despu�s de pasar unos a�os en consultor�a y alejado de lo que le gustaba, hubiese perdido su oportunidad de reengancharse a la vida del ingeniero de f�brica. Pero la rueda de la consultor�a parec�a que se lo tragaba, con un proyecto siguiendo a otro proyecto, y los a�os pasando…

Finalmente, lo ha conseguido. Y, como no pod�a ser de otra forma, a trav�s de un amigo que ha confiado en �l. Una llamada oportuna que le ha rescatado para orientarse a lo que �l siempre quiso. Quiz�s una empresa de selecci�n hubiese descartado su curriculum a la primera; “este ya no vale”. Pero se hubieran equivocado, seguro.

�Enhorabuena!



Desde 2004 comparto en este blog (¡ahora también en podcast y en youtube!) ideas, reflexiones y herramientas que te ayudan a tener una vida más efectiva y equilibrada. ¿Quieres saber más?

¡Empieza por aquí!

0 comentarios en “Uno que se va”

  1. Pues un saludo de otro que tambi�n se ha subido al carro de los ordenadores cuando lo que me gustaba era mancharme las manos…

    Siempre es agradable ver que todav�a es posible reorientarse.

    �Que le vaya bien!

  2. Har�a lo que fuera por ejercer como psic�logo, pero chico… de momento me dedicar� a escribir otro rato. �Ah! Si lo pillo, firmo lo que sea… lo compres donde lo compres.

  3. Pues yo tengo otro amigo, trabajador de consultora t�pica, de tama�o medio, que tambi�n lo ha conseguido. �Alabados sean los dioses! Creo que las oportunidades comienzan a crecer.

  4. De consultor a consultor, me alegro… a veces te sientes como un pintor atrapado en el canto.
    Si, terminas como “The Implanteitor”, y aunque te gusta la marcha de la consultoman�a… te vas mermando.
    Si no fuera por el vicio, muchos tomar�amos la decisi�n de este amigo tuyo, que felicito y deseo �xitos desde ac�. Nunca deseo suerte, porque no existe… te la trabajas.

Deja un comentario