Isaías, uno de los nuestros

Es duro. Y lamentablemente, inevitable. Matar es demasiado fácil, un cobarde con una pistola no necesita mucha infraestructura para matar, ni un plan elaborado que se pueda destruir. Sacar pistola, disparar, correr. Dicen por ahí que “los únicos culpables son los que aprietan el gatillo”. Pero yo no estoy de acuerdo con que hay un … Seguir leyendo