Robarle a un cojo

Para pensar… sobre lo posible, lo legal, y lo moral

Si el tendero es cojo… ¿se le pueden robar las manzanas a la carrera?

Pablo G., en un comentario en el blog de Enrique Dans

Me cansé hace ya tiempo de entrar en el cansino debate de la propiedad intelectual, la SGAE, el canon, las descargas, el P2P, la copia privada y demás. Es un debate complejo, en el que se tiende mucho a las simplificaciones y los extremismos, que hacen totalmente imposible un intercambio de opiniones mínimamente razonable.

Pero aunque la actuación de la SGAE y demás entidades de gestión de derechos no me gusta un pelo, y sea consciente de que los adelantos tecnológicos plantean un entorno diferente al que la sociedad, la industria y las leyes tendrán que adaptarse… tampoco me acaban de convencer los argumentos de “la otra parte”.

Especialmente los relacionados con el planteamiento de “como se puede hacer, se hace y punto” (como el caso del tendero cojo), en el que no parecen importar leyes, derechos o conceptos morales de lo que está bien o está mal. Ni tampoco el planteamiento de “la cultura es libre” (algo con lo que estoy de acuerdo filosóficamente… el problema es cuando, para beneficiarse de esa libertad de consumo cultural, se le pone la etiqueta de “cultura” a lo que en realidad son meros productos de ocio).

Como digo, un debate con muchos matices que se tienden a obviar con demasiada facilidad por todas las partes. Y, como consecuencia, uno de esos debates en los que me siento realmente incómodo, porque tiendo a comprender argumentos esgrimidos desde los dos lados… lo cual, a los amantes del “conmigo o contra mí”, les resulta incomprensible.

Contenido relacionado:

Continue Reading

A la SGAE no le gusta que le llamen ladrones

O eso parece a raiz de la demanda interpuesta contra Julio Alonso. Bueno, a estas horas (2 de la mañana) ya todo el mundo se habrá enterado del asunto. A Julio le demandan por un post que escribió hace tiempo sobre el google boombing que vinculaba la palabra SGAE con ladrones. Al margen del apoyo que obviamente pueda recibir Julio por mi parte, hay varias cosas que me han llamado la atención después de leer por encima la demanda (sí, soy así de friki, ventajas de haber estado rodeado de abogados durante unos años).

Creo que el post original de Julio tenía dos elementos “discutibles” en los que no las tendría todas conmigo en un juicio:

  • Cuando enlazaba la palabra ladrones a la SGAE (contribuyendo así al google bombing que pretendía ilustrar). Creo que si alguien se pone pegajoso con eso habría que darle la razón en que ese comportamiento puede afectar al honor. Y creo que Julio hizo muy bien en retirar ese enlace tras el primer burofax recibido de la SGAE.
  • El titular “SGAE=ladrones”. Se puede argumentar (y creo que con cierta solidez) que es un titular que pretende ilustrar lo que es un “google bombing” y que no tiene, por sí mismo, un caracter afirmativo (del estilo “los de la SGAE son unos ladrones”) y por tanto difamatorio. Pero si alguien quiere verlo de forma textual, podría decir “aquí pone que SGAE es igual a ladrones, eso es difamación”. Y si un juez no quiere atender a la contextualización, y toma en consideración además que ese resultado lo muestra Google… lío que te crió. Personalmente, si hubiese sido yo, igual hubiese optado por otro titular, incluso por cambiarlo a posteriori. De esta forma, nadie podría argumentarme la textualidad del mismo.

Es decir, que de las dos cosas que yo veo realmente “dudosas”, una está retirada y la otra se puede argumentar desde un punto de vista contextual (aunque insisto, yo veo un riesgo por ahí).

Pero es que luego la demanda se mete en unos vericuetos curiosos, que a mi modo de ver no tienen ningún sentido, pero que habrá que ver cómo lo valoran los jueces:

  • La demanda viene a afirmar que, por el hecho de enlazar a sitios donde se insulta a la SGAE, el responsable es Julio. Es decir, que si yo digo “fulanito dice que eres un sinvergüenza” es igual que “yo digo que tú eres un sinvergüenza”. A mí es una postura que me parece que no tiene ni pies ni cabeza (a eso se le llama matar al mensajero, vamos) y que nadie en su sano juicio podría acusarme a mí de difamar por decir que otro te insulta…
  • La demanda viene a afirmar también que, por el hecho de que en comentarios se insulte a la SGAE, el responsable es Julio. Y ahí entramos en un terreno pantanoso, en el que una sentencia desfavorable pondría patas arriba todo el sistema articulado entorno a los blogs. Es decir, que si en comentarios a mi blog alguien dice “fulanito es un ladrón”… ¿soy yo el responsable, aunque no lo haya dicho yo? ¿Qué va a pasar entonces, tendremos que moderar todos los comentarios? ¿Tendremos que exigir fotocopia del DNI para comentar, de forma que quede claro que la opinión pertenece a Fulanito de Tal, con DNI X, y que él es el responsable? Para mí desde luego no tiene ningún sentido que me hagan a mí responsable de lo que opinan otros, pero tampoco tengo todas conmigo de que un juez lo vea igual que yo… al fin y al cabo, la página es mía… (y leyendo más en profundidad la demanda, y viendo la jurisprudencia al respecto… uffffff….)

En fin, que se presenta un caso más que interesante. Francamente, no lo veo del todo claro, de hecho lo veo un poco oscuro. A Julio le pueden “pillar” por un par de sitios. Seguro que Julio contará con el mejor asesoramiento posible (me encantará conocer los argumentos de la parte defendiente), además de con el apoyo de mucha gente. Pero para hacer honor a la verdad, la demanda parece bastante sólida si atendemos a criterios de derecho… en fin, a ver qué dicen los jueces.

De todas formas, y hablando en términos generales (y con esto quiero decir de forma expresa, potenciales abogados de la SGAE con ganas de demandarme, que no me refiero en concreto a la SGAE, es decir, que no tengo una intención difamatoria ni pretendo realizar una intromisión en el honor de la SGAE), creo que si no te gusta que te llamen algo, lo mejor es empezar por no hacer cosas que puedan merecer ese calificativo. Ya dice el refrán eso de “cuando el río suena… agua lleva”.

En todo caso, esto viene a corroborar algo que comentaba esta tarde con unos cuantos bloggers: que muchas veces (en el mundo de los blogs y también fuera de ellos) actuamos con cierta despreocupación respecto a las leyes, confiando en la buena fe de todo el mundo… pero que si a alguien le da por gastar tiempo y dinero en hacer que se cumpla la ley de forma rigurosa vía demanda, en muchos casos veríamos que estamos incurriendo en muchos riesgos legales…

Contenido relacionado:

Continue Reading