La publicidad intrusiva de Nissan y El Mundo

Alucinado me quedé la otra noche cuando entré en El Mundo a dar un último vistazo a las noticias del día. Mientras bajaba el puntero desde la barra de direcciones al texto (para pinchar en algún enlace) pasé por encima del banner (al que, como es habitual, no había prestado la más mínima atención) y entonces… pasó lo que veis: una enorme bola de demolición aparece en medio de mi pantalla, y dos flamantes Nissan QashQai (que es una forma guay de poner “Cascai”) ocupan completamente mi campo de visión…

Ay, Nissan, Nissan… ¿quién te habrá dicho que es una buena idea? Aunque igual es verdad, el banner normal ni lo miro y de esto sin embargo hasta hago un post valorándolo. ¡Bien, visibilidad y notoriedad! ¿Quieres mi feedback? Aquí están mis respuestas a las preguntas que le harás a tu gente de marketing y a los que han diseñado la campaña:

¿He visto tu anuncio? Sí. ¡Enhorabuena!
¿Voy a recordar tu anuncio? Sí. ¡Enhorabuena!
¿Voy a asociarlo con tu marca? Sí. ¡Enhorabuena!
¿Ha generado tu anuncio algún tipo de voluntad de compra o de identificación positiva con tu marca? No, no, y mil veces no. Al contrario. Tu marca se ha posicionado horriblemente mal conmigo, como una marca dispuesta a molestarme (¡estaba leyendo el periódico tranquilamente!) para enseñarme sus coches de mierda. No estoy, hoy por hoy, por la labor de comprarme un coche. Pero cuando lo esté, y busque en mi mente qué marcas me generan valores positivos, la tuya no estará. Estará en el contenedor de al lado, junto a la de tantas otras marcas que rechazo.

Buen trabajo, equipo de marketing y agencia de publicidad de Nissan. Excelente trabajo.

Mención adicional para El Mundo. No es el camino. Por mucho que puedan gustar tus contenidos, nuestra tolerancia cada vez es menor ante cosas de estas, cada vez hay más alternativas a un click de distancia y tenemos más canales para mostrar nuestra disconformidad . Entiendo que la crisis aprieta, que la inversión publicitaria cae, y que cada vez os llega publicidad de peor calidad. Pues mala suerte, tendréis que buscar alternativas para sustentar el modelo de negocio, pero no lo hagáis a costa de molestar a vuestros lectores. Porque si se van, ya me diréis a quién le vais a enseñar vuestra publicidad, a vender vuestros contenidos o cualquiera que sea el modelo de negocio que acabéis ideando.