En Tortilla de Patata

El otro día tuvieron a bien entrevistarme Andrés y Manuls para su “Tortilla de Patata”. Espera, que rebobino. Primero, las presentaciones. Aquí Andrés Milleiro y aquí Manuel Quiroga. Son “amigos y residentes en Pontevedra” (bueno, Andrés no, que ahora vive en Salamanca), y desde hace unos meses se liaron la manta a la cabeza para hacer un podcast al que llamaron Tortilla de Patata. Empezaron hablando un poco de todo (blogs, música, cine, televisión…), aunque ahora parece que han prescindido de “lo que sobra” para centrarse sólo en temas de blogosfera.

El caso es que me dijeron si quería participar y yo, pues encantado, porque además a los dos les conozco ya y sabía que iba a estar “como en casa”. Andrés había sido uno de “mis” editores en el blog de Salamanca, y además nos conocimos en persona en un B&B que hicimos en Salamanca, y encima resultó que es hermano de dos chicas con las que coincidí en el Colegio Mayor (casualidades de la vida). Y con Manuls compartí muchos meses como editor en VayaTele.

Y estuvo bien la entrevista. Hombre, en algunos ratos me dió la sensación de que les estaba “cortando el rollo”. Ellos tiene su gracia y su dinámica, y yo ni soy especialmente “polémico” ni soy especialmente “gracioso”. Pero bueno, así me hicieron, qué le vamos a hacer.



Podcast monográfico sobre consultoría

Unpodcastmas

Si antes lo comento… antes sale. Ya está editado y publicado el podcast que estuvimos grabando el domingo por la tarde, podéis encontrarlo en Unpodcastmas. Como comentaba, una charla monográfica sobre el mundo de la consultoría con la participación de Julen Iturbe-Ormaetxe, de Alfonso Romay y de mí mismo. La he estado escuchando y la verdad es que hay cosas bien interesantes, a continuación extracto algunos de los hilos argumentales más interesantes (y pongo entre paréntesis el momento del podcast en el que iniciamos el tema, para que si queréis ir a un fragmento concreto, podáis ubicarlo con facilidad).

Tras las presentaciones iniciales (1’00”), empezamos hablando sobre qué es la consultoría (3’29”). Jordi quería centrarlo en la consultoría tecnológica, pero creo que un poco por perfil y otro por puro convencimiento, los tres elevamos el tiro y hablábamos de la consultoría como un proceso integrado de análisis y diagnóstico de problemas, recomendación de soluciones e implantación de las mismas hasta conseguir cambios en el cliente. Y es que la tecnología no es más que un medio para conseguir ese fin, que es generar cambios organizativos. Por lo tanto, una visión excesivamente segmentada y compartimentalizada de la consultoría es contraproducente.

De ahí pasamos a hablar un poco del outsourcing (11’17”), y de sus ventajas e inconvenientes. Es evidente que en términos de flexibilidad (la “puñetera flexibilidad” que dijo Julen) es una solución cómoda, pero también hace perder el control a las empresas sobre parte de sus procesos.

Del outsourcing al bodyshopping (14’37”), esa “venta de cuerpos” en la que en muchos casos se transforma el negocio de la consultoría (que para mí eso ni es consultoría ni es ná). Los tres coincidimos en lo dura que es la condición de “bodyshopeado”, lo frustrante y perjudicial para el propio desarrollo profesional que es esa situación en la que ni eres parte del cliente (para el que eres un externo) ni eres parte de la consultora (que lo único que quiere es cobrar por tí). Pero lo cierto es que el sistema del bodyshopping funciona porque a todas las partes les interesa: a la consultora evidentemente, porque es una fuente de generación de ingresos con poco gasto; al cliente también, ya que evita la problemática de contratar ellos mismos a personal; y aunque para el “bodyshopeado” a nivel particular no sea una buena solución, sí lo es en conjunto (siempre hay cientos de personas dispuestas a trabajar en ese mundo: por desconocimiento, por hacerse un curriculum, por ganar un dinero a corto plazo, por trabajar “de lo mío”…).

Luego Julen (26’48”) contó su experiencia como “consultor artesano en red“, cómo el devenir profesional le había llevado hasta allí, el por qué se considera artesano (está “él consigo mismo”) y por qué lo de trabajar “en red” (en contacto con otras personas que puedan complementar su actividad) es casi un requisito indispensable para su actividad.

También yo conté (31’50”) un poco el origen de mi blog, el origen de mi nick y cómo, a pesar del cambio de rumbo profesional de los últimos meses, “Vida de un consultor” y “Consultor Anónimo” forman parte de mí.

Alfonso, que ya tuvo su propio podcast exclusivo, se vió exento de esta parte de “autopromo” :)

En la parte final de la charla estuvimos hablando de por qué el mundo de la consultoría “quema” tanto a la gente (35’37”). Y aquí encontramos dos motivos principales: uno, las malas prácticas que existen en el mundo de la consultoría (de las que al final todo el mundo es responsable: cliente, empresas consultoras… y los propios consultores a nivel individual). Y dos, el hecho de que la consultoría por sí misma es un negocio duro, exigente, inestable, incómodo… para el que no todo el mundo vale. Es decir, que aunque no existiesen esas malas prácticas laborales, aun así el mundo de la consultoría tendría sus dificultades intrínsecas.

Y enlazando con esto, hablamos también del desarrollo profesional (45’00”), y de que muchas veces nos olvidamos de que nosotros somos los principales responsables del mismo, que siempre podemos tomar decisiones que nos ayuden a crecer y a mejorar. Y de que, al final, el trabajo es importante pero no debemos hacerlo el pilar fundamental de nuestra vida porque se trata de trabajar para vivir, y no vivir para trabajar.

En fin, como digo una charla bastante interesante que recomiendo escuchar. Son unos 50 minutillos pero se hacen amenos.



Grabando un podcast (más)

PodcastLa tarde del domingo tuve “actividad especial”. Y es que Jordi Abad, responsable de Un Blog Más y de Un Podcast Más, nos convocó a Julen , a Alfonso y a mí para charlar vía intenné (con Gizmo, en concreto) sobre el proceloso mundo de la consultoría. Esta charla fué grabada y será el contenido principal de la próxima edición del podcast de Jordi.

Supongo que el podcast saldrá a lo largo de la semana, ya lo referenciaré entonces (la verdad es que salieron algunas reflexiones bastante interesantes sobre las que merecerá la pena profundizar). Lo que quería comentar ahora es la experiencia, cuando menos curiosa, de participar en un “show” de este tipo. Ahí me tenéis con mis “cascos ultrasónicos”, sentado en el sofá con el portátil en las piernas, hablando seriamente (la mayor parte del tiempo) con otra gente cada una en un rincón del país…

La verdad es que fué muy entretenido, con las lógicas cosillas derivadas de ser muchos y no vernos (a pesar de los esfuerzos de Jordi, fué inevitable que nos pisásemos de vez en cuando). Y un gusto poner voz (por fin – lo siguiente es poner “cuerpo”) a dos tipos con los que llevo andando el camino éste de los blogs desde hace muchísimo tiempo.

En fin, una experiencia más. Quién sabe, igual un día de estos me da por hacer uno yo mismo…