La alubia en el yogur y los absurdos del sistema educativo

Clásico ejercicio del colegio: coger una alubia, ponerla entre algodones dentro de un envase de yogur, humedecer los algodones durante varios días y observar cómo germina. Y ahí están las madres (no hay machismo en esta frase; mera descripción) en el patio, intercambiando impresiones. “¿Habéis conseguido que germine?” “Yo no sé si es que la estoy regando poco” “Pues yo la riego todos los días y no sale”. Sí, sí, frases en primera persona del singular. No es que el niño riegue o deje de regar; son los padres quienes lo hacen. ¿Qué sentido tiene esto? Una madre llega a afirmar que “es normal, su hijo no es agricultor”.

El primer impulso al escuchar estas historias de “padres que hacen los deberes” (hay una gran diferencia entre “ayudar con los deberes” y “hacer los deberes”) es pensar en su irresponsabilidad. Pero… ¿somos los padres los principales culpables?

Nos enfrentamos a un sistema educativo que te planta una serie de deberes y tareas que hay que hacer “sí o sí”. Da igual si te resulta provechoso o no, da igual si te interesa o no. Da igual si tienes muchos o pocos. Hay que hacerlos, hay que cumplir. Y si no los haces, incidencia al canto, “punto negativo”, bronca, tutoría. Tres cuartos de lo mismo sucede con los exámenes y las notas: apruebas o suspendes.

Leía estos días Drive, el libro de Dan Pink sobre la motivación, en el que se plantea que el método del palo y la zanahoria (la motivación extrínseca) acaba matando la motivación intrínseca. En el mejor de los casos consigues que la gente cumpla (“compliance”, conformidad), es decir, que se haga lo que haya que hacer para conseguir el premio o evitar el castigo (eso suponiendo que premio y castigo llegan a ser suficientemente relevantes), pero ni un ápice más. Si puedo encontrar atajos, mejor que mejor. Si puedo copiar el resumen de internet, antes termino. Si llevo una chuleta al examen, arreglado. Si copio me libro de los problemas. Si el padre hace los deberes, menos problemas para todos. Al fin y al cabo lo que importa es el resultado. ¿Disfrutar del proceso? ¿Alimentar la motivación intrínseca (esa que funciona en ausencia de estímulos externos)? Bah, para qué.

Llegados a este punto, nos encontramos con los críos que llegan cansados a casa, obligados a dedicar todavía una o dos horas a ponerse con unos deberes que no les apetece ni huevo hacer. Si les dejas a su aire, no los hacen. Estar encima de ellos es cansado, conflictivo, exige tiempo y dosis enormes de paciencia que no siempre tienes. Y al final si lo que importa es el resultado… pues veo hasta entendible que llegues a coger el atajo del “acabamos antes si lo hago yo”. Obviamente no lo defiendo, creo que se le hace un flaco favor a los chavales (acostumbrarles a que ante cualquier dificultad “ya llegan papá y mamá y te lo resuelven”; luego pasa lo que pasa). Pero también pienso que el origen del problema está antes. Que la propia concepción del sistema educativo tampoco hace un gran favor a los críos, a su aprendizaje, a su felicidad o a su capacidad de desempeño futuro.

¿Cuál sería la alternativa? Una educación basada no en el “cumplir”, sino en incentivar la curiosidad y las aptitudes naturales de cada niño individual. Si a fulanito le gusta leer, recomiéndale libros, escúchale cuando te los resuma… siempre en positivo (no con el método de “hay que leerse un libro cada quince días y traer una ficha rellena, y el que no lo haga…”). Si a menganito le gusta la naturaleza, enséñale cómo germina una planta (¡es un proceso fascinante!), anímale a que cuide de sus propias plantas, que traiga semillas de distintos tipos, que haga fotos de los distintos estadios de crecimiento… Si le gusta pintar dale a probar distintos materiales, anímale a usar distintas técnicas… El que quiere bailar, anímale a hacer coreografías, ponle ejemplos de bailes para que vayan incorporando… En definitiva, se trata de iluminar el camino por el que los niños andan, no obligarles a ir por el camino que tú crees que debe llevar.

Claro, esto es un esfuerzo de la leche. Para individualizar a cada niño, para reaccionar de forma tremendamente flexible a las inquietudes y los ritmos de cada uno, encontrar la forma de seducirles y de proporcionarles la guía que necesitan para ir creciendo. Y no solo un esfuerzo para los profesores, también para los padres. Y si ni los padres a veces estamos dispuestos a poner la atención, el tiempo, la paciencia necesarios… como para pedírselo a la comunidad educativa.

¿Y si a un niño no le interesa nada? No me creo que haya nadie que esté con niños y piense esto de verdad. A todo el mundo le interesa algo. Unos cazan lagartijas, otros juegan al fútbol, a otros les encanta leer. O los videojuegos, sí, qué pasa. O los desastres naturales. Si les dejas solos, te das cuenta que cada uno tira para lo suyo.

“Ya, pero entonces no aprenderán lo que es importante”… Lo que es importante… ¿Qué es importante, en realidad? Sí, vale, saber sumar, saber leer… ¿hacer raíces cuadradas? ¿los afluentes del Duero? ¿senos y cosenos? ¿las partes de una célula? ¿qué es el esternocleidomastoideo?. Soy de la opinión de que “lo importante” es en realidad muy poco. Que lo que es relevante para nuestro día a día es algo que aprendemos de forma muy orgánica, mirando a nuestro alrededor, observando a los que nos rodean. Que si tenemos cerca a alguien (en este caso los padres y los maestros) que aprovechan las circunstancias de nuestra vida para ir dándonos información crecemos sin darnos cuenta, sin presión, sin obligación… y de una forma infinitamente más alineada con nuestro propio ser, más autónoma, más motivada, más provechosa… más feliz, y más productiva.



Mapas mentales para niños

Hace un tiempo comentaba sobre la técnica del “mindmapping” o “mapas mentales”. Una herramienta que definitivamente he incorporado a mi forma de trabajar, y que me ayuda mucho a estructurar y relacionar la información sobre un tema concreto.

Hoy he aprovechado para experimentar de nuevo con ellos. Y en este caso no sobre mí mismo, sino sobre mi hijo. Pablo tiene 6 años, ha empezado 1º de Primaria este año, y poco a poco irá notando el incremento de exigencia en el cole. Por ejemplo, estos días tiene que elaborar un trabajo sobre “los burros” (están leyendo “Platero y yo”), y cuando le empecé a preguntar “¿qué quieres poner sobre los burros?” y él me empezó a decir cosas inconexas (según le venían a la cabeza: “¡que tienen orejas grandes!” “estamos leyendo el cuento de Platero” “había un burro en Shreck”…), ví claramente la oportunidad de utilizar un mapa mental.

Así pues, cuando me dijo “¡que tiene orejas grandes!”, traté de orientarle a “qué otros rasgos físicos tiene un burro” para poner todo ello bajo el ramal de “cómo son los burros”. Cuando me hablaba de Platero, traté de orientarle a “otros burros famosos” para agruparlos. “Para qué sirven los burros”, y de ahí tratar de sacar todas las utilidades. Y mientras tanto, yo iba dibujando el mapa. Lo curioso es que luego, sobre la base del mapa que yo había dibujado, él automáticamente empezó a seguir la “lógica de pensamiento”, agrupando iguales con iguales. Seguía los ramales y, si le faltaba algún detalle, me decía “tenemos que buscar la respuesta a esto”. Si se le ocurría una idea nueva (algo que surgía mientras buscábamos información en internet), él mismo se encargaba de buscar el ramal donde encajarlo (incluso directamente de escribirlo)

¿El resultado? Lo que eran al principio “ideas inconexas” se transforma en conceptos agrupados de forma lógica. De ahí a trasladarlo a un documento, ya sólo hay un paso. Mera ejecución (fotos, texto…) de un plan previamente trazado, coherente y completo.

Es curioso. Para mí, la forma de estructurar información de los mapas mentales me resulta muy natural. Y ya no sé si es por el mero hecho de ser “mayor”, por que mi cerebro tiende a pensar de esa forma, o si las herramientas me han ayudado a encauzar esa forma de pensar. En todo caso, creo que es muy útil. Y en la medida en que pueda, trataré de transmitírsela a los niños. Eso que llevan ganado.

PD.- Tony Buzan tiene un “Mind maps for kids“, que no he leído… ¡lo revisaré!



Juguetes para donar

Aprovechando los festivos, y la proximidad de las Navidades, hemos aprovechado para hacer algo que llevaba tiempo queriendo hacer: seleccionar juguetes para entregarlos (en este caso a Cruz Roja). Con el mayor a punto de cumplir 5 años, el número de juguetes acumulados en casa es ya notable. Y es que, por mucho que uno quiera “cortarse”, a día de hoy es imposible limitar el número de juguetes de todo tipo y condición que entran en casa. Cumpleaños, Reyes, Papá Noel, regalito de una visita, recuerdo de un viaje… y juguetes que se acumulan por doquier.

La razón tiene argumentos muy claros para hacer una “limpia” de vez en cuando. Todos sabemos que los niños no juegan con todos sus juguetes. Ante la avalancha de regalos es imposible que puedan dedicar tiempo y cariño a todos ellos. Con suerte, les hacen un poquito de caso alguna vez y se quedan con dos o tres favoritos, mientras que el resto quedan relegados a alguna estantería, cajón, baúl… acumulando polvo sin volver a ver la luz del sol. ¿Qué sentido tiene guardarlos, ocupando espacio? La respuesta racional es clara: ninguno. La regla de decisión es: ¿de verdad va a volver a jugar alguna vez con este juguete?

Sin embargo, cuando uno se pone a hacer la selección, no puede impedir que la emoción entre en juego. Ves los juguetes con las que alguna vez jugaron tus hijos cuando eran más pequeños, y que ya no usan por el sencillo hecho de que han crecido. Otros son regalos que alguien, o tú mismo, les hizo. Ver esos juguetes hace que recuerdes momentos, situaciones, personas… que ya no volverán. Y coger esos juguetes y meterlos en una bolsa para darlos implica, en cierta manera, enfrentarse a esta realidad. Y supongo que nuestra tendencia a guardarlos (“es que es muy bonito”, “igual todavía quieren seguir jugando”, “con lo que han jugado con éste”, “éste se lo trajimos de aquel viaje”… ) es intentar aferrarse a esos momentos.

Pero bueno, así es la vida. Al menos, en el caso de los juguetes, uno tiene la ilusión de que vivan una segunda juventud en manos de otros niños. Por nuestra parte, nosotros estamos haciendo fotos de algunos de esos juguetes. Así, aunque se vayan a otro lugar, podremos mantener los recuerdos.

Foto: Rafakoy



Las rabietas de los niños

Este video ya lo había visto alguna vez. Me parece brutal, divertido y didáctico a la vez. Ver como el jodío enano va buscando a sus padres para montarles el numerito es la monda. Para los que dicen de los pequeñajos “pobrecitos, si no se dan cuenta de las cosas”… Los críos, desde bien pequeños, tienen muchísimo peligro, saben latín. Y hay que enseñarles lo que está bien y lo que está mal.

Ya lo dice la Supernanny: retirarles la atención es el método más directo para que entiendan que algo está mal. Ante una rabieta, ni cariñitos, ni broncas. Simplemente, desaparecer, no hacerles caso. Como el niño del video, la atención es el bien que más valoran, y es lo que debemos usar para reforzarles cuando hacen algo bien, y también para reforzarles lo que hacen mal.



Emilio Calatayud, los menores y el sentido común

Ahí van 20 minutos de sentido común en vena. Don Emilio Calatayud, juez de menores en Granada y conocido por imponer sentencias creativas en algunos de los juicios que lleva, hace un repaso lleno de ingenio y cordura a cómo se deben tratar las situaciones con menores, y las responsabilidades de la familia, la escuela, la sanidad, la justicia y la sociedad en su conjunto sobre su desarrollo.

¡Qué crack!

Vía | Fernando en Twitter



Jugar como un niño




Lo bueno de pasar las vacaciones con crios es que se tiene la mejor excusa para tirarse al suelo y jugar como niños.