Un ratito para leer

Desde muy pequeño, al niño le contamos un cuento antes de irse a dormir. Forma parte de su rutina, y no lo perdona por nada del mundo. Pero de un tiempo a esta parte, cuando ya toca apagar la luz, nos pide “un ratito más para leer”. Quiere quedarse él solo, con su cuento en la cama. Y según te vas por el pasillo, le oyes cómo va contándose, en voz alta, lo que sea (leer no sabe todavía, así que con las imágenes, y lo que se acuerda de lo que nosotros le contamos).

Más majo… y uno no puede por menos que sentir cierto orgullo de padre. Cuántas noches habré estado yo apurando el rato para leer. Siempre, desde que recuerdo, con una lamparita. Primero tebeos, luego los libros de Los Cinco, luego cosas más complicadas. Mi padre pasándose cada rato diciendo que “de día da Dios la luz de balde”, mi madre diciendo “apaga ya, que luego no hay quien te despierte”. Llegué incluso a tener una de esas mini-lamparitas que con una pinza se enganchaban al libro, y así podía leer debajo de las sábanas sin que, desde fuera de la habitación, nadie se diese cuenta y no vinieran a darme la tabarra. Más de una noche recuerdo haberla pasado prácticamente en vela, muerto de sueño pero incapaz de parar, devorando el libro que tenía entre manos.

En algún momento, eso cambió. No sé qué fue; probablemente este chisme diabólico que ahora tengo delante, llamado ordenador, tenga algo que ver. Ahora me cuesta mucho dedicar un ratito a leer, desde luego nada parecido a una rutina. Quizás sea algo que merezca la pena recuperar.

Vida de un consultor: el libro (próximamente)

Pues sí, me he decidido a saltar a la arena “editorial”. Pero no será con el proyecto de libro sobre consultoría que alguna vez rondó mi mente (una tarea demasiado compleja, creo, y que me no me acababa de seducir del todo), sino con algo distinto. Este blog está a punto de cumplir 5 años (¡¡5 años!!), y qué mejor ocasión para hacer una recopilación de “los mejores momentos”, cosa que algunas personas me han sugerido que sería una buena idea.

Hace unos días empecé con el trabajo. ¡No penséis que revisarse cinco años de contenidos es sencillo! La exportación “en bruto” de la base de datos arroja más de 2.000 páginas de documento… que lógicamente hay que cortar. Mi idea es centrarme en los contenidos relacionados con la consultoría y el mundo de la empresa, dejando fuera las cosas más cotidianas, los hobbys, las “cosas de internet”… pero aun así creo que tendré que hacer una buena poda adicional.

Encima, para mi desgracia y debido a mi torpeza en alguna de las migraciones que he sufrido a lo largo del tiempo, no puedo aprovechar el texto “tal y como está” y tengo que corregir muchos textos por culpa de una mala codificación…

Pero más allá de eso, mi idea es dejar los textos tal y como salieron al mundo en su momento, sin retoques ni correcciones. Luego vendrá la cosa de darle formato, subirlo a una plataforma de autopublicación… espero poder completar todo el proceso más pronto que tarde, ¡a ver si para la fecha del aniversario está todo listo! Sería una bonita forma de celebrar la ocasión…

El libro estará disponible para su descarga gratuita en .pdf, y también habrá una versión física de pago.

Pero para llegar a ello, tengo todavía mucha faena por delante :)

Bookcrossing, libros viajeros

En un comentario en mi post en el que regalo libros de management, organización y gestión de RRHH (que va viento en popa, por cierto), Asialillo me sugería hacer bookcrossing con ellos.

Yo ya había oido hablar de este fenómeno (hubo una época en la que le dieron cierta cobertura en los medios tradicionales), pero nunca había experimentado con él. Básicamente, se trata de “liberar” los libros que puedas tener en casa, dejándolos en algún lugar público con el objetivo de que cualquier otra persona lo “adopte” y se lo lleve a su casa para leerlo y después, si quiere, repetir el proceso. De esta forma, un mismo libro (que en condiciones normales se pasa años criando polvo en la estantería una vez leído) puede tener más vidas en manos de otros lectores.

Este proceso, que podría funcionar sin más, tiene asociado un movimiento en internet: a través de bookcrossing.com (o su versión en español) puedes registrar los libros que vas a liberar, obteniendo un código identificativo. La idea es que apuntes ese código en el libro, de forma que quien lo recoja pueda ir a la web, anotar ese código y de esta forma dejar constancia de que lo ha encontrado, de que lo ha vuelto a poner a disposición del público, etc; una manera entrañable de hacer el seguimiento del “viaje” del ejemplar que fue originariamente tuyo. Además, gracias a la web puedes anunciar dónde has liberado un libro, hacer búsquedas para ver qué libros se han liberado por tu zona, etc, etc.

Como los libros de empresa no me parecen demasiado atractivos (vamos, que la gente normal ni pagándoles se los llevaría), me he decidido a probar esto del bookcrossing con otro libro que tenía por aquí. En concreto, el agraciado ha sido “La gran guía de los blogs 2008”. Lo he envuelto en papel transparente (del que se usa para congelar alimentos; por aquello de la amenaza de lluvia) y lo he dejado en un banco en unos jardines cerca de casa (no sin cierta sensación extraña: “¿y si me ve alguien? ¿y si me dicen “eh, tú, que te dejas un libro ahí”?). ¿Lo cogerá alguien? Y si lo coge… ¿seguirá las instrucciones que he escrito en la primera página y dará parte en la web?

Quién sabe. Pero aun siendo consciente del riesgo de que acabe en una papelera o muerto de risa quién sabe dónde, me parece una idea en cierta manera romántica (un poco ñoña, si queréis) de darle una nueva vida, un nuevo hogar, a un libro.

Regalo libros de Management, Organización y Recursos Humanos

Época de limpieza, y le ha tocado a la estantería, con muchos libros que, por mucho que cueste reconocerlo, sobran. Fueron viniendo a lo largo de los años (algunos comprados, otros regalados), y ahí sobreviven, cogiendo polvo. Porque muchos de ellos… si alguna vez tuvieron utilidad (y unos cuantos ni siquiera eso) fue hace mucho, en mi vida anterior de consultor de organización. Ahora pueden llevar 3, 4 o 5 años sin que nadie los abra. Se han convertido en mamotretos que ocupan espacio, sin esperanza además de que “igual en un futuro los vuelvo a necesitar”. Lo dudo mucho, y si es así, pues ya me buscaré la vida.

Así que quiero darles salida. En el peor de los casos, se irán al contenedor de reciclaje (una biblioteca municipal no quiere esto, y bibliotecas universitarias… no tengo a mano). Pero si alguno tiene interés en ellos, los pongo a vuestra disposición (os pagáis el envío, eso sí) tanto para uso particular como para uso colectivo (del tipo “un amigo gestiona una biblioteca y le pueden interesar”). Ah, y si veis que hay alguna joya (en plan “¡pero cómo te vas a deshacer de ese libro, gañán!”) pues agradeceré que me lo advirtáis :)

Son éstos:

    Liderazgo basado en resultados (Ulrich, Zenger y Smallwood) – ADJUDICADO
    La ecuación humana (Pfeffer) – ADJUDICADO
    La dirección de personal en la nueva Europa (Kressler)
    La gestión integrada de recursos humanos (Fernández Caveda)
    Clasificación profesional y movilidad en el trabajo (Alía Ramos y Montané Merinero)
    El cuadro de mando de RRHH (Becker, Huselid y Ulrich) – ADJUDICADO
    Flexibilidad en el trabajo (Hutchinson y Brewster) – ADJUDICADO
    Capital Humano (Davenport) – ADJUDICADO
    Los Recursos Humanos en la empresa española (García Echevarría y del Val Núñez) – ADJUDICADO
    Los salarios en España (Pérez Camarero y Hidalgo Vega)
    Externalización de las funciones de Recursos Humanos (Cook) – ADJUDICADO
    Personal y beneficios (Hugo Fair)
    Cómo gestionar la calidad de la formación (Barzucchetti, Le Boterf y Vincent) – ADJUDICADO
    Las organizaciones que aprenden (Mayo y Lank)
    Gestión de los Recursos Humanos (Louart)
    Modelos y experiencias innovadoras en la gestión de Recursos Humanos (Ordóñez Ordóñez)
    La dimensión humana en la empresa del futuro (Congreso Mundial de Dirección de Personal) – ADJUDICADO
    Todos somos directores de Recursos Humanos (Peretti) – ADJUDICADO
    Relaciones laborales (de Benito) – ADJUDICADO
    Éxito y fracaso en la nueva economía (Stein)
    Innovando en la empresa (Carballo) – ADJUDICADO
    Cómo aumentar el prestigio (Clutterbuck y Dearlove) – ADJUDICADO
    HR Director 1998 (Arthur Andersen)
    HR Director 1999 (Arthur Andersen)
    La participación de los trabajadores en la empresa (Estudios de economía – Gobierno Vasco)
    Conferencia europea sobre políticas de seguridad y salud en la empresa (Parlamento Europeo)
    La calidad en la empresa (boletín del círculo de empresarios)
    Libro blanco de las oficinas en las Cajas de Ahorros (CECA)

Pues eso, me vais diciendo si alguno los queréis, en lotes (si alguien se los lleva todos, yo encantado) o por separado.

Malas traducciones

Me pasa casa x tiempo. Cae en mis manos un libro de un autor anglosajón en su versión traducida al castellano. Empiezo a leer… y cada dos por tres tengo que estar releyendo un párrafo para entenderlo bien. ¿Materias farragosas? No, no suele ser el caso: simplemente, malas traducciones.

Me he encontrado casos en los que la traducción parece hecha con un traductor automático. Errores sintácticos, gramaticales… por no hablar del uso de algunos términos, ejemplos del más puro “fromlosttotheriverismo” (es una gracieta: la traducción literal de “de perdidos al río” al inglés “from lost to the river” se considera como ejemplo paradigmático de traducción absurda por literal).

Otras veces, aunque la traducción esté hecha correctamente a nivel gramatical y sintáctico, se nota que ha sido realizada por una persona ajena a la materia que se está tratando. Suelen ser materias técnicas (no necesariamente tecnológicas, sino referidas a cualquier ámbito del conocimiento) que a lo largo del tiempo han ido generando equivalencias entre los términos en inglés y en castellano; pero el traductor ignora (por no pertenecer a ese mundillo) dichas equivalencias y hace las traducciones con la mejor fe del mundo, pero con resultados que chirrían.

Y hay veces en las que todo parece estar bien… pero de vez en cuando se cuela alguna frase, alguna expresión, que dices “no me imagino yo al autor de este libro expresándose así“. Jerga, dichos y refranes, perífrasis… cosas que no podrías decir “están mal” pero que, aun así, te saltan al ojo.

En definitiva, pocas veces (casi nunca) he leído un libro anglosajón en versión castellana y me he quedado agusto. Prefiero, ya que puedo, leer los libros en su versión original: es verdad que a veces se me escapa alguna cosa, pero lo prefiero a tener que leer con dificultades una versión ortopédica.