Manifiestos, churras y merinas

A ver, la historia suena sencilla. El Gobierno presenta su anteproyecto de Ley de Economía Sostenible, y en él “cuela” (como quien no quiere la cosa) una serie de medidas que afectan a internet. Como (sobre)reacción, se monta un “manifiesto” reproducido en multitud de sitios.

He leído el anteproyecto de ley. He leído el manifiesto. Y cuanto más lo leo, menos me gusta. Algunas ideas:

  • Sí, me parece mal que el Gobierno intente colar, a la chita callando, una ley. Creo que en una democracia sana (aunque sería iluso, a estas alturas, pensar que la nuestra lo es) no deberían hacerse cosas como éstas.
  • No me gusta ese tono de “nosotros, el pueblo”. Un manifiesto lo firma quien lo firma. No me gusta que nadie se autodefina como mi representante. No es verdad que “los bloggers, los profesionales, los periodistas…”. En su caso, “algunos bloggers, algunos profesionales, algunos periodistas”, etc.
  • Creo que se eleva el tono de forma demagógica. No creo que haya libertades fundamentales en riesgo, ni sectores enternos en peligro, ni blah, blah, blah.
  • Se atribuyen al Anteproyecto cosas que no son verdad: como lo de que los derechos fundamentales se subordinan a los derechos de autor, o que no habrá tutela judicial. Nada que una buena lectura de las leyes no hubiera evitado.
  • No entiendo el razonamiento según el cual estas modificaciones legistlativas suponen “inseguridad jurídica” o “entorpecen a los nuevos creadores”. Los nuevos creadores podrán optar por el modelo de distribución que mejor les parezca (¿dominio público? ¿CC?), sin que esta ley les afecte. Y todos sabemos a qué atenernos: si no vulneramos derechos ajenos, no tendremos ningún problema.
  • Lo que subyace es la negación del derecho a la propiedad intelectual. Se les dice a los creadores que se siente, pero que no tienen ese derecho, que se busquen la vida de otra forma. Yo no estoy de acuerdo, creo que un creador debe tener el derecho a decidir cómo quiere distribuir su obra, y que las leyes y la justicia deben hacer todo lo posible para que se respete ese derecho. Otra cosa es que la dinámica tecnológica haga muy difícil, casi imposible, la tutela efectiva de ese derecho: pero no por eso hay que cargárselo de un plumazo como “hechos consumados”.
  • Se les dice a las “industrias culturales” que se busquen otro modelo de negocio. Ya lo harán ellos, si el mercado les obliga. O migrarán esos recursos hacia otras industrias (es lo que yo haría, hoy por hoy; por eso no me parece descabellado cuando dicen que peligra la industria, que no la cultura, aunque a algunos les parezca de risa). Lo que no me parece razonable es que se pretenda obligarles, por ley, a renunciar a sus legítimos derechos.
  • Internet debe funcionar de forma libre. Sí. Siempre que no se vulneren derechos ajenos. Lo que pasa es que para los del manifiesto, esos derechos ajenos no son dignos de ser considerados.
  • Hay que apoyar la neutralidad de la red. Sí. Pero de nuevo, siempre respetando los derechos de todo el mundo. Neutralidad de la red y “ancha es Castilla” no es lo mismo.

En definitiva, no creo que el “derecho de acceso a la cultura” signifique barra libre. Por un lado, ese derecho de acceso no tiene por qué ser gratuito, y segundo se cataloga como “cultura” cualquier cosa que queremos consumir gratis. Por lo tanto, creo que es razonable que la ley y la justicia haga todo lo que esté en su mano para tutelar el derecho de los creadores a decidir cómo distribuir y explotar su obra. Creo que este Anteproyecto es lo que pretende, y creo que en el camino no vulnera todas esas libertades que el Manifiesto le supone. Otra cosa es que la tecnología haga esos esfuerzos básicamente estériles. Pero no por eso dejan de tener razón.

Y aquí lo dejo por el momento. Si hay que discutir más, se discute. Faltaría más.

Contenido relacionado:

Continue Reading

Cuando te responde el eco

Es algo que me hace subirme por las paredes.

Alguien, normalmente desconocido, te escribe. Te hace una consulta, te pregunta tu opinión sobre algo. Dedicas un rato a contestarle lo mejor que sepas, le mandas tu respuesta… y después nada. Ni una contestación, ni un “lo he recibido”, ni un “gracias” ni nada de nada.

No estoy hablando de “hoygans” que se descuelgan con peticiones absurdas, que no tienen nada que ver ni conmigo ni con lo que hago y que sabe dios por qué deciden mandarte un mail en un momento dado. Hablo de personas que se presentan muy educadamente, con su nombre y apellidos, contándote su vida y pidiéndote que les dediques tu atención y tu tiempo. Que les des tu opinión sobre un proyecto, que les des orientación sobre su carrera profesional, que te piden que les recomiendes alguna lectura…

Y lo haces, porque crees que está bien, y porque no hacerlo sería una bordería. No esperas nada a cambio… bueno, miento, algo sí: un mínimo de educación para contestarte, y un mínimo de agradecimiento, coño.

Y aunque no se puede generalizar, es sorprendente la cantidad de gente que una vez que ha conseguido lo que quería de ti no tiene a bien ni siquiera dar al botoncito de “Reply” y poner “Gracias por tu tiempo”. Dan ganas de mandar todas esas peticiones al baúl del olvido. Pero claro, entonces estarías dejando de contestar a la gente educada y agradecida, que también la hay.

Venga, hombre, que la “netiquette” no es tan diferente de la buena educación en la vida real.

Contenido relacionado:

Continue Reading

Cuéntaselo a internet

Si no me equivoco, ayer miércoles 16 debería haber salido publicado este artículo mío en La Tribuna de Guadalajara. Un artículo corto, dirigido a un público que apenas sabe nada de internet (por lo que es posible que a los que lo leáis aquí os resulte muy básico) y hablando de forma muy sencilla de las posibilidades de la “internet 2.0”. El cómo ha llegado mi artículo hasta ese diario es una larga historia…

Aquí va el artículo:

Una afición, un deporte, una manualidad… todos tenemos una actividad, una pasión de la que disfrutamos. Normalmente lo compartimos con nuestros amigos, con nuestra familia, con los más cercanos. A veces, ni siquiera eso; son nuestros placeres solitarios, algo que no nos atrevemos a compartir con los demás por pudor, o porque no encontramos gente que nos entienda.

Pero hay una posibilidad más. ¿Por qué no contárselo a Internet?

Contenido relacionado:

Continue Reading

El día de internet

Al final me pasé por el sarao del día de internet. Cómo se nota dónde hay pasta (habitualmente, sinónimo de organismos públicos). Un stand “a tutiplén”, cámaras, ordenadores, equipos de todo tipo… ¿a cuánto saldría la inversión por persona que pasó por allí? Diría que la cifra alcanzaría cientos de euros… y es que, quitando los habituales fanáticos de internet y “sospechosos habituales” de la blogosfera (muchos de los cuales participaban en alguna de las actividades previstas – de hecho aquello parecía más un beers&blogs que otra cosa) y allegados, el número de viandantes que decidieron entrar “a ver qué es eso” fué más bien escaso (adjunto foto de uno de los momentos, serían las 5 de la tarde… esos eran los sitios previstos para que la gente se sentase a ver el evento), y de ellos los que saldrían con alguna idea serían menos…

Dia de internet

Y eso que el planteamiento del “show” estaba bien. El equipo de Interneox era el encargado de presentar distintas actividades y entrevistas que estaban bien planteadas: qué puedes encontrar en internet, mesa redonda sobre blogs, entrevista sobre podcasting, periodismo ciudadano, demostración de Mac, demostración de Windows… todo con un estilo ameno y ágil, y contando con la presencia de figuras muy relevantes en todos esos mundillos. Lo que tengo mis dudas es de si eso sirve para “captar” nuevos adeptos a esto de la internet.

También han hecho un esfuerzo importante en la difusión en directo vía internet (no sé qué tal se vería) y en la recopilación de videos de las actividades realizadas en el día de internet. Pero de nuevo, es que tengo la sensación de que eso sólo es útil / accesible para quienes ya estamos metidos en el ajo…

En fin, os dejo con la mesa redonda en la que participaban Julio Alonso, Nacho Palou, Javier Casares, Octavio Rojas y Jesús Encinar sobre blogs.

También he subido algunas fotos más del dia de internet.

Por cierto, para nota el rato en el que se quedaron sin red… en el día de internet… ¡así nos luce el pelo!

Contenido relacionado:

Continue Reading

Hoy es el día de internet

Hoy es el día de Internet, y con ese motivo en la Casa de América de Madrid se va a celebrar un día repleto de actos (pdf). No tengo muy claro si voy a ir o no, si tengo que ir o no… en un momento dado invitaron a Julio, Julio no podía ir y dió mi nombre, luego Julio sí puede ir… y nadie se ha puesto en contacto conmigo para decirme si sí o si no, a qué hora o qué…

En fin, que aprovechando que estaré por Madrid hoy, igual me acerco a echar un vistazo. Y pendiente del correo por si alguien me dice algo más concreto!

Contenido relacionado:

Continue Reading