El rinconcito creativo

“Que será una mierda, pero es mi mierda”. Eso me decía hoy un amiguete que me contaba, orgulloso, sus avances en un curso que estaba haciendo. Nada directamente relacionado con su trabajo, solo algo que se había puesto a hacer por puro placer, buscando tiempo de donde no lo hay (niñas pequeñas, exigencia profesional… lote completo) para dar algo de salida a la necesidad de hacer “algo estimulante”.

Me sentí muy identificado. Yo también he estado, y estoy, ahí. Tienes tus responsabilidades profesionales. Tienes tus responsabilidades familiares y domésticas. Todo el día de acá para allá. ¿No hay nada más? También hay ocio, sí: ver una serie, o salir un día a alternar un poco, o hacer algo de actividad física. Pero, al menos yo, también agradezco alguna actividad… creativa. Algo en lo que tengas la sensación de avanzar, de aprender, de construir, de “hacer por el mero placer de hacer”, sin presión.

Qué gusto da cuando encuentras una actividad así. En mi caso tuve una época de hacer fotos. Luego he pasado por épocas de dibujo/ilustración. Alguna vez he toqueteado algo de música. Algo de programación. Origami. ¿Y el resultado? Pues posiblemente será una mierda… pero oye, son mis mierdas, y me siento muy orgulloso de ellas. Y, sobre todo, disfruto del proceso, que es una sensación fantástica. Una experiencia de aprendizaje orgánico y fluido (algo que menciona Josh Waltzkin en su libro “El Arte de Aprender“, del que hablo en la newsletter de Skillopment). A otros les da por las manualidades, o por el bricolaje, o por la pintura, o por el scrapbooking, o por escribir relatos, o por cultivar un huerto, o por el cosplay, o por tejer, o por la costura, o por el diseño de joyas, o por hacer música, o animaciones stop-motion, o construir maquetas, o pintar muñequitos de plomo, o por grabar videos para youtube. Cada uno tiene sus cosas. Probablemente nunca llegues a nada en ese terreno, y seguramente tampoco es el objetivo. Pero que te quiten lo disfrutado.

Contenido relacionado:

Continue Reading

Curso de fotografía

El martes comienzo un curso de fotografía aquí en el pueblo, organizado por el Ayuntamiento y a cargo de Mario Pascucci. Serán tres meses, dos horas semanales. A ver qué tal. Por un lado yo siempre he tendido a ser autodidacta, más que nada por impaciente: me cuesta adaptarme al ritmo y necesidades de aprendizaje de “los otros”. ¿Tocaremos temas demasiado básicos? ¿Iremos demasiado despacio? (como véis, siempre doy por supuesto que yo “ya sé lo básico” y que “yo puedo ir más deprisa”… cosas de la prepotencia, pero va en el carácter). Por otro lado, el que un profesional con experiencia te vaya guiando también es una buena cosa, ya que ayuda a separar el grano de la paja.

En fin, ya veremos qué tal la experiencia. De momento aprovecharé para ir contando por aquí las cosas que vaya aprendiendo.

Contenido relacionado:

Continue Reading

Aprender fotografía

Llega septiembre, mes de los fascículos y de los buenos propósitos (al igual que enero, por otra parte). Uno de mis propósitos para el curso entrante es desarrollar un poco una afición que ha estado latente hasta hace poco tiempo: la fotografía. La verdad es que nunca había demostrado un gran interés por ella, pero de un tiempo a esta parte (y por culpa sobre todo de flickr, que me ha ayudado a descubrir pequeñas grandes maravillas de fotos), me ha entrado el gusanillo. “Me too”, yo también quiero hacer esas cosas.

Parto de cero. No tengo ni material ni técnica. Lo que sí creo que tengo es un cierto gusto estético, que me permite apreciar lo bello que hay en las fotografías ajenas (y, por consiguiente, lo lejos que están las mías de llegar a ser algo parecido). Creo que ese gusto estético también me puede ayudar a buscar composiciones interesantes, etc… que si se acompañan de una buena técnica pueden ayudar a sacar buenas fotos. En fin, en todo caso será cuestión de ir practicando…

De momento estoy en fase “esponja”. Básicamente, buscando recursos (libros, webs, etc.) que me permitan ir adquiriendo las bases: que si profundidad de campo, que si tiempo de exposición, sensibilidad a la luz… También he dado un poco la lata a algunos conocidos con callo fotográfico pero lo he hecho de forma muy tímida: debe haber pocas cosas tan molestas para alguien que domina un arte como dar indicaciones a un novato.

Luego, cuando ya haya dado algunos pasitos básicos en la técnica, ya llegará el momento de comprar material: una réflex digital, objetivos y similares.

También quiero empezar a profundizar en el retoque digital: creo que, además de “arreglar” fotografías, el retoque digital abre una puerta a una mayor creatividad…

Habrá que ir viendo cómo voy evolucionando. De momento, categoría creada para ir archivando mis pasitos en la materia. Y, por supuesto, ¡cualquier consejo, recomendación, indicación, recurso… por parte de los expertos siempre será bienvenida!

Contenido relacionado:

Continue Reading