El valor del self-service

Hace un rato he publicado en Digitalycia esta presentación: se trata de un esquema de trabajo para ayudar a las organizaciones a definir líneas de acción para adaptarse al entorno 2.0. O sea, uno de mis productos: yo ayudo a las empresas a definir, en base a mi conocimiento y experiencia, esas líneas de acción.

Digitalycia Plan De Acción 2.0
View SlideShare presentation or Upload your own. (tags: consultoria 2.0)

El caso es que lo he comentado en Twitter y he recibido el comentario de Íñigo: “Es una presentación muy buena (y un poco self-service ¿no?)”. Gracias por lo de “muy buena”, por cierto. :D

Cuando dice “self-service”, entiendo dos cosas:

a) Un potencial cliente podría ver esta presentación y “cocinarse” su propio plan de acción, prescindiendo de mí. ¡Pues vaya una acción comercial!

b) Un potencial competidor podría ver esta presentación, “apropiársela”, y utilizarla para vender y “robarme” clientes. ¡Otro movimiento brillante por mi parte!

Veamos. No desprecio esos “riesgos”, es posible que suceda tanto lo uno como lo otro. Pero es que no creo que mi valor añadido resida en “retener” ideas (unas ideas que, por otra parte, tampoco son nada del otro mundo: vamos, que no soy un genio que se ha pasado años haciendo I+D para parir esto, ni salen del estudio de una realidad que sólo yo estoy viendo). Mi valor añadido reside por un lado en poner en práctica esas ideas, y por otro lado en mi capacidad para generar otras nuevas.

Así pues, con la publicación de la presentación, lo que quiero decir es “eh, aquí están estas ideas: si te gustan y quieres ponerlas en práctica, quizás te pueda ayudar” y también “mira, éstas son mis capacidades de análisis, síntesis, organización, creatividad… si te gustan, las puedo poner a tu servicio”. Al final es como si publicas unas “instrucciones para aprender a conducir”, consistentes en explicarte que hay que pisar el embrague, meter la marcha y soltar mientras pisas el acelerador. En teoría, con eso alguien podría efectivamente ponerse a conducir. Sin embargo, todos (los que conducimos) sabemos que para aprender a conducir hace falta mucho más que eso: hace falta la ayuda de alguien externo que te vaya indicando cómo se hacen esas cosas que vienen escritas, que te vaya explicando todos los matices, las excepciones, las cosas a tener en cuenta, que te acompañe en el proceso… sí, también lo puedes hacer solo, pero luego los resultados son los que son.

En definitiva, que yo no vendo el “how”, sino el “know how”. Regalo el “how” para mostrar que sé de lo que estoy hablando, y que merece la pena pagar por mi “know how”. Si alguien prefiere quedarse sólo con el “how”… pues estupendo.

También es una forma de marcar el territorio, de hacerme notar: éste es mi argumentario, mi forma de ver las cosas. En el mundo de las ideas es absurdo pensar que puedes guardártelas en un cajón sin que nadie las vea. Las ideas fluyen, van de un sitio a otro, inspiran, se mezclan, se enriquecen. Yo lo hago con ideas de otros, y otros lo hacen con las mías. Y en este juego, prefiero ser “inspiración” y “referencia” para otros que pasar inadvertido (incluso asumiendo que parte de esos “otros” puedan jugar sucio; otros muchos jugarán limpio)

Contenido relacionado:

Continue Reading

Hablar de la competencia

Digamos competencia, digamos gente del mismo sector, digamos gente del mismo mundillo… pero al final, cuando uno es un actor implicado en un mercado, hablar de otros actores implicados en el mismo es complicado, “sensible”. De forma más o menos evidente, se pueden mezclar las opiniones razonables y sensatas con las “agendas ocultas” y los intereses creados. Y aunque uno procure maximizar todo lo posible el peso de lo primero y reducir a su mínima exprexión lo segundo, siempre habrá alguien que pueda interpretar lo que uno dice en términos equivocados y acusarte de lo que no es en calidad de “parte implicada”.

Algo así me pasa cuando siento que tengo algo que decir en público respecto a temas relacionados con Weblogs SL. No tanto respecto a WSL sino al sector o mundillo. Sucedió cuando la tan traída y llevada fusión de Medios y Redes (o, para ser más exactos, con todo el chafardeo previo de “alguien me ha dicho que algo va a pasar…”). O me sucede hoy un poco al hilo de la presentación de Negocios Beta por parte de Hipertextual. Siento que hay cosas que me gustaría decir al respecto, y estoy seguro de que conseguiría aislar en gran medida el factor “agenda oculta” al dar mi opinión.

Pero tengo la sensación de que, indefectiblemente, alguien llegaría y trataría de buscarle tres pies al gato por el hecho de yo estar con WSL. Y empezaría a ver fantasmas donde no los hay. Y acabaría, a buen seguro, generando algún malentendido y ganándome alguna antipatía inmerecida con gente con la que probablemente no haya razón ninguna para enfrentarme.

Y uno pone en la balanza coste y beneficio potencial… y piensa “total, ¿qué gano yo metiéndome en esos charcos?. Cada cual a lo suyo”. Pero no deja de ser una lástima no poder expresarse con naturalidad.

Aunque supongo que esto no es muy distinto de lo que sucede en el ámbito familiar o de amistades, donde a veces “te tienes que callar” porque puedes fastidiarla, o en el ámbito profesional donde, por ejemplo, no te metes en determinados “fregaos” con compañeros de oficina con los que tienes que lidiar al día siguiente. Coñe, si como dice Varsavsky, al final el mundo digital no deja de ser exactamente igual (con sus virtudes y sus defectos) que el mundo real.

Contenido relacionado:

Continue Reading