Billetes de 500, ¡existen!

Que sí, que sí que existen. Que yo he visto uno. He aquí la prueba gráfica.

Billete de 500 euros

Ocurrió el otro día, en una comida con amigos. Llegada la hora de la cuenta, empezamos a sacar todos nuestras miserias de 20 o de 50 euros para pagar a escote. En ese momento, uno de ellos dijo “traed, que me viene bien tener cambio”. Y apareció el billete de 500, así, tan nuevecito (únicamente con las arrugas derivadas de las dobleces).

Casualmente, su propietario se dedica a la promoción inmobiliaria. Y es originario de las Rias Baixas.

Lo que yo digo; casualidades.

PD.- Sí, ya sé, este post me deja como un pobretón que no “maneja lana”. Lo cual no dista mucho de la realidad :). Pero es que, además, nunca jamás he sido de ir con dinero en metálico. Como para ir con billetes de quinientos en quinientos.