Fin de ciclo

En las próximas semanas voy a ir cerrando esta última etapa profesional que me ha tenido “entretenido” los últimos 4 años. Acaba mi colaboración (aunque ha sido mucho más que eso, claro) con Grupo Vips, al menos en su formato actual (si hay nuevos formatos en el futuro, dios dirá…)

Siempre he dicho que las etapas profesionales empiezan y acaban. Y está bien que así sea. Llega un momento en que las cosas no dan más de sí, que dejan de fluir, ya no sabes si estás construyendo catedrales o simplemente picando piedra, y es bueno no dejarse llevar por la inercia. No hay que tener miedo a poner encima de la mesa tus inquietudes y tus aspiraciones, aunque eso implique abrir la caja de Pandora y no sepas por dónde van a discurrir los acontecimientos.

Como no puede ser de otra manera, se mezclan muchas sensaciones. La satisfacción de todo lo realizado, y la frustración por todo lo que no salió bien y lo que crees que queda por hacer. La incertidumbre respecto al futuro, junto al “subidón” de las infinitas posibilidades que se abren ante ti. El yin y el yang, todo junto, como siempre van.

Para mí ha sido una etapa de crecimiento brutal. Estar dentro de una compañía me ha permitido tener una perspectiva mucho más completa de lo que significan los proyectos, las implantaciones, la estrategia, la política… me ha permitido desarrollar una serie de habilidades que me mejoran y me completan como profesional. Mi mochila, en ese sentido, se va muy llena.

En lo personal también ha sido una etapa fascinante. He vuelto a disfrutar del calor de unos compañeros, de las complicidades y de los chascarrillos. Me han acogido como a uno más, me han dado una cantidad ingente de cariño y de respeto. Hemos trabajado juntos, hombro con hombro. Nos hemos reído, hemos compartido satisfacciones y frustraciones. Y muy importante, me han dejado ser yo, con todas mis virtudes y mis defectos.

Hay momentos, palabras y gestos de estas últimas semanas que me van acompañar durante toda la vida y que me llenan de felicidad incluso a pesar de la nostalgia de las despedidas. Para mí son una señal de que algo he debido hacer bien.

Y así, como en las viejas pelis del oeste, el vaquero se aleja del pueblo cabalgando hacia la puesta de sol. Para el pueblo, el vaquero se va, desaparece. Pero para el vaquero, es el pueblo el que queda atrás. El camino hacia un nuevo destino acaba de comenzar.

Contenido relacionado:

Continue Reading

Modelo de gestión de personas en Grupo Vips

Hoy voy a romper la tónica habitual de este blog. Sabéis, los que me leéis habitualmente, que siempre adopto el estilo Gila (“alguien ha matado a alguien”), y que no suelo poner nombres y apellidos a mis reflexiones. Y que, movido por lo que considero algo básico para un consultor, que es la obligación de ser discreto, hablo entre poco y nada de los proyectos concretos en los que estoy involucrado. A veces pienso que esa regla autoimpuesta va en contra de mis intereses (no puedes “presumir” alegremente de los proyectos en los que has estado, cuando tienes motivo), pero creo que debe ser así.

Sin embargo, a veces (como en este caso) los proyectos adquieren una cierta dimensión pública, y siento que puedo relajar esa auto-censura. Como ya conté hace tiempo, en los últimos dos años y pico he estado (y sigo) involucrado en un proyecto de forma muy intensa, vinculado al área de RRHH del Grupo Vips. Este mes, la revista “Observatorio de Recursos Humanos y Relaciones Laborales” publica una entrevista a Fernando del Valle, que es el Director de RRHH Corporativo y mi “jefe”, en el que cuenta gran parte de lo que hemos venido impulsando en este periodo (la entrevista está “sólo para suscriptores”… pero si alguno tenéis interés en leerla entera, me mandáis un mail).

Es un proyecto ambicioso, con muchos frentes, en el que estamos moviendo muchas cosas (y es una empresa de >8000 personas, con todo lo que eso supone), con un enfoque transversal de la gestión de RRHH, en el que buscamos equilibrar las necesidades de la empresa y las de las personas, tratando de impulsar una “cultura del compromiso” que estamos convencidos de que es buena para las personas y para el negocio. Y no es palabrería: es nuestra aspiración real, por utópico y “flowerpower” que pueda sonar, y por ello peleamos. No es fácil, no hemos llegado allí todavía, pero estamos avanzando y tenemos muy claro dónde queremos llegar.

Dejo aquí alguno de los pasajes de la entrevista. Hay más (tampoco es cuestión de fusilarla de arriba abajo :D), y en conjunto (pero ya decía el otro día que estoy naturalmente sesgado) dan una visión bastante consistente de por dónde vamos. Obviamente, detrás de todo esto hay mucha miga. Y también su ración de “cara B”, como en todo. Pero cuando uno levanta la vista del día a día, y ve con esta perspectiva el camino recorrido, no puede dejar de pensar que está siendo un viaje intenso e interesante, un viaje del que me siento afortunado de formar parte.

Desde RR.HH., nos estamos adaptando a esta nueva realidad, realizando reformas profundas pensadas para nuestro presente y nuestro futuro. Concretamente, estamos trabajando en la transformación estratégica de nuestro modelo de gestión de personas, basándolo en dos pilares fundamentales: el dimensionamiento de la plantilla y la comunicación permanente con nuestros empleados. El dimensionamiento de la plantilla va a configurar toda la estructura básica sobre la que va a sustentarse la empresa y todas sus políticas de RR.HH. y la comunicación es el ingrediente clave para generar confianza y compromiso de forma permanente.

En estos momentos estamos trabajando en optimizar la productividad de nuestros equipos, incrementar la flexibilidad sin perder talento y profesionalizar la gestión de los restaurantes. Para ello, hemos desarrollado un complejo sistema de planificación para poder fijar las estructuras de personal de los establecimientos en función de los flujos de afluencia de clientes. Por eso, hemos establecido un modelo de planificación exhaustivo que contempla tres etapas: planificación anual o estratégica, trimestral o táctica, y semanal. Lo más destacable es que hemos integrado en este modelo las necesidades y la disponibilidad de nuestros empleados. Actualmente contamos en nuestra plantilla con más de 8.000 empleados. Cada uno de ellos tiene acceso a una agenda personal en la que establece sus preferencias acerca de cuándo y dónde trabajar, lo que nos permite gestionar nuestras necesidades conforme a sus disponibilidades. Es decir, estamos permanentemente cruzando oferta y demanda, en concreto, entre 7.000 y 12.000 horas semanales, y avanzando hacia lo que podríamos denominar un sistema de ‘trabajo a la carta’. Queremos pasar de gestionar desde lo que la empresa necesita a hacerlo desde la puesta en común y el acuerdo entre lo que el empleado quiere y lo que la empresa le puede ofrecer.

En un sector tan intensivo en mano de obra como es el nuestro, lo importante y lo fundamental son las personas. Tenemos que ser capaces de conciliar las necesidades del negocio con las necesidades de las personas para poder ofrecer a nuestros clientes el mejor servicio. Es cierto que el sector de la hostelería nunca o casi nunca es una primera opción profesional. Cuando uno se plantea un proyecto profesional, no aspira a ser camarero y menos para toda su vida. La realidad es que formamos parte de la vida profesional de mucha gente de manera temporal y esto es algo que, desde el punto de vista de la gestión de personas, tenemos que tener muy en cuenta. Queremos ser el mejor lugar para trabajar, aunque sea temporalmente. Y todos nuestros procesos y mecanismos tienen que ir encaminados a atraer talento y a que, mientras esté con nosotros, esté comprometido al máximo.

Contenido relacionado:

  • No hay contenido relacionado
Continue Reading

Actibva.com

Bueno, pues por fin se abrió el telón. Hoy se ha puesto online Actibva.com, la web de finanzas que impulsa el BBVA y que ha desarrollado Weblogs SL, y que es el proyecto “secreto” (aunque más que secreto, siempre dije que era “discreto”) que me ha tenido ocupado estos últimos meses.

Actibva es un espacio que pretende atraer a todos los interesados en el mundo del ahorro, la inversión y las finanzas. Además, intentando que sea “para todos los públicos”. Hemos tratado de integrar bastantes funcionalidades (un blog, unas guías, los estudios del BBVA, un agregador de noticias de prensa, un “meneame” de noticias para que los usuarios suban sus noticias… y más cosas que irán cayendo en los próximos meses) para dar una visión lo más abierta y completa posible a este mundo de las finanzas.

Obviamente, gestionar un proyecto de estas características no es fácil. Ya en principio es un proyecto complejo, que va mucho más allá de “hacer un blog”. Más funcionalidades a desarrollar, un diseño más difícil de encajar… A esto hay que añadirle un gran cliente como es BBVA, que también tiene sus condicionantes: la presión del tiempo, mucha gente aportando sus puntos de vista, las complejidades de tratar con varios departamentos y varios niveles organizativos que no siempre están alineados…

Pero bueno, llegó la fecha acordada y conseguimos ponerlo a andar. Ahora, claro, queda la parte más difícil; conseguir que guste y que “florezca” la comunidad entorno a Actibva, que es lo que hará que tenga gracia. Si no, mal negocio habremos hecho.

Turno de agradecimientos; a Julio por pensar en mí para llevar este proyecto, a José Antonio por ser un estupendo interlocutor, a Klaas, Javier, Inma y todo el equipo técnico por sus muchos esfuerzos para sacar adelante las cosas en tiempo y forma, a Veerle por haber conseguido encajar todo el diseño a pesar de las dificultades inherentes y añadidas, a Jesús y José por su contribución para dotar Actibva de contenidos interesantes… en fin, a todos los que han permitido que hayamos llegado hasta aquí… y lo que te rondaré morena.

PD .- “¿Cómo? ¿No habías dejado Weblogs SL? ¿Pero entonces, esto como se come….?” Sí, sí, lo sé, es una incoherencia “espacio-temporal” para quienes sigáis mi trayectoria en los últimos meses. Lo explico luego en otro post :)

Contenido relacionado:

Continue Reading

El blogbook ya está aquí

Blogbook

“Me llena de orgullo y satisfacción”… ¡salir en un libro! Con sus tapas, sus páginas… ¡un libro de verdad! Qué ilusión… :)

El llamado Blogbook (que ha terminado por titularse “El futuro es tuyo: la revolución social de las personas“) es una iniciativa que ha movido sin desmayo Dioni Nespral (al que creo que hay que reconocerle una enorme capacidad primero para movilizar a un montón de personas, y segundo para “tirar del carro” sin desfallecer hasta hacer del libro una realidad; vale que el libro es “de todos”, pero de algunos más que otros). ¿La idea? Que hay un montón de gente por ahí con cosas interesantes que decir, y que merecía la pena poder decirlas en un libro “de verdad”.

El resultado son decenas de artículos recopilados con otras tantas visiones sobre este mundo nuevo en el que, muchas veces sin darnos cuenta, nos movemos. Un mundo en el que la tecnología y las personas forman un binomio mucho más cercano que antes, donde la tecnología está empezando a dejar de ser un fin en sí mismo para convertirse en un medio al servicio de las inquietudes de las personas, y donde cada vez más personas tienen acceso al uso de la misma.

Por supuesto, una obra así es forzosamente desigual. Cada uno encontraremos en ella artículos que nos gusten más, en fondo y forma, que otros. Pero sin duda es un auténtico tesoro el poder disponer de tal variedad de enfoques. Sólo por eso, es un libro que sin duda merece la pena.

El libro no va a distribuirse en tiendas. Los autores tendremos algunos ejemplares. A través de bubok, próximamente, podrán encargar ejemplares adicionales todos aquéllos que quieran. Por supuesto, y también en las próximas semanas, el libro se pondrá a disposición en PDF para que cualquiera pueda descargárselo. El objetivo con esto nunca ha sido ganar dinero: el objetivo es poder dar la mayor difusión posible a estas ideas. Además de la contribución gratuita de los autores, gracias a la ayuda de los patrocinadores se han podido asumir los costes del formato físico, además de lograr un excedente que va a ser destinado a obras benéficas. Lo cual también es, en sí mismo, una estupenda noticia y un detalle más que muestra el espíritu de la iniciativa.

En definitiva, una gran satisfacción. Ahora estoy deseando ver el libro físicamente (no pude acercarme a la presentación oficial que se hizo el pasado miércoles) y leer las contribuciones de todos mis compañeros. Seguro que no me aburro.

Contenido relacionado:

Continue Reading

Vacaciones blogueras

Hace casi tres años que empezó la aventura de El Blog Salmón. Desde entonces, puede decirse que soy “blogger profesional” o, por decirlo de otra manera (más correcta, creo), “blogger a sueldo”. A El Blog Salmón se unión más tarde ¡VayaTele!, y luego El Blog Hipotecario, y El Blog de FOX, y en fechas más recientes Pymesyautonomos. Todos blogs con unos determinados compromisos que he ido cumpliendo mes tras mes, durante todo este tiempo… hasta ahora.

Porque me he saturado. A mediados de diciembre escribí mis últimos posts. Coincidió con el inicio del periodo navideño (que para mí implica viajes) y con el inicio del nuevo proyecto en el que me he embarcado. Ninguna de las dos cosas, en todo caso, eran suficientes para hacerme “dejar de bloguear” por sí mismas: en anteriores ocasiones también he tenido circunstancias similares. De hecho, en mis viajes me llevé toda la parafernalia necesaria para bloguear. Pero me daba una pereza terrible. Simplemente, no me apetecía bloguear.

En realidad, ya llevaba una época con esa sensación. La de que estaba blogueando más por obligación que por diversión. Que no escribía “porque tengo algo interesante que me apetece contar”, sino que como “tengo que escribir x posts, a ver qué encuentro de lo que pueda hacer un post”. ¿Resultado? La sensación de que en muchas ocasiones acababa haciendo posts “de relleno”, totalmente prescindibles para mí y para quien pudiera leerlos. “¿He aportado algo escribiendo hoy? ¿He contribuído a que mejore la calidad de los contenidos en internet? ¿Me he divertido haciéndolo?”. Si no hay respuestas positivas a esas preguntas… malo.

Lo cierto es que hace unos meses pensé, ante mi “periodo sabático”, que dedicar unas horas al día a “ser blogger a sueldo” era una buena idea. Incrementé mi ritmo de contribución a los blogs en los que ya estaba, y me apunté a alguno más. Pero lo cierto es que no ha resultado como esperaba. Sí en la parte económica (donde no me puedo quejar del resultado), pero no en el grado de “diversión” que creía iba a suponer. En algunos casos, la temática del blog me venía grande (con lo que en vez de escribir de forma natural, me las veía y me las deseaba para hacer cuatro posts medianamente decentes). En otros, simplemente, ocurre que no tengo tantas cosas que decir (¿las hay, realmente?) como para generar x contenidos al mes. No al menos con el grado de profundidad y conocimiento que creo que son necesarios para que esto merezca la pena.

Porque creo que bloguear tiene sentido (para el blogger) si lo hace con pasión y diversión. Siempre he considerado que bloguear por dinero tiene sentido en la medida en que es un “hobby retribuido”: algo que harías igualmente gratis, porque te divierte y te apasiona. En ese caso, obtener un rendimiento económico a esa pasión y a esa diversión es la cuadratura del círculo. El problema viene cuando pones “el carro antes que los bueyes”, y empiezas a obligarte a escribir más de lo que te realmente te apetece, o sobre temas que no te apasionan realmente, con un fin económico. Entonces, la gracia desaparece.

Creo que es lo que me ha sucedido a mí. Sobrepasé la línea. Y me cansé. Adicionalmente, se ha unido una reflexión de corte estratégico: “¿Para qué me sirve bloguear?” “¿A qué objetivo sirve?” “¿Me permite posicionarme de alguna forma?” “¿Me permite mejorar mis habilidades en alguna dirección?”. Es una pregunta interesante, porque en algunos casos la respuesta es que bloguear sirve “para bloguear” (sin más; lo cual cuando es divertido per sé está bien, pero si no lo es…) o “para ganar unos euros” (sin más; no está mal, pero tampoco se justifica por el dinero). Que no contribuye a ningún objetivo de carácter superior, que no te hace avanzar en ningún orden.

Sobre esta base, he tomado algunas decisiones con el fin de devolver las aguas a su cauce y acabar con esta situación:

  • El Blog de Fox (un blog en el que me costaba bastante escribir, habida cuenta de la nula colaboración de la cadena en el flujo de contenidos y de que no sigo en realidad casi ninguna de las series que ofrecen) terminaba el pasado mes de diciembre. Un problema menos.
  • El Blog Hipotecario me venía definitivamente grande. Mis conocimientos sobre el mundo hipotecario son demasiado superficiales como para escribir de forma regular en un blog tan especializado. Y tampoco es un mundo en el que me apetezca ni interesa profundizar. Por lo tanto, he decidido simplemente abandonar el equipo de edición.
  • ¡VayaTele! ha sido divertido durante algunas épocas. Pero hace ya tiempo que prácticamente no veo la televisión. Apenas una horita al día, dedicada a alguna serie de la que probablemente ya esté todo dicho (nada de “ritmo americano”). Por lo tanto, se me hacía muy cuesta arriba escribir contenidos de primera mano, y acababa recurriendo a comentar “noticias” de forma un tanto rutinaria. Y teniendo en cuenta que tampoco es un mundillo en el que me interese lo más mínimo posicionarme, también he decidido dejar este blog.
  • En cuanto a El Blog Salmón, la situación es diferente. El Blog Salmón es “mi blog”, estoy en él desde el primer día. Y normalmente he escrito a gusto en él, y es una temática que sí tiene más afinidad con mi perfil. Lo más normal es que siga adelante, aunque he decidido tomarme un descanso de unas semanas. Quiero despejarme, quitarme de encima la sensación de “bloguear por obligación”, y dejar que las ganas de escribir vuelvan por sí mismas. Lo que tengo claro es que, si vuelven, será eso exactamente lo que escriba: lo que me apetezca y cuando me apetezca. No tengo que batir ningún record. No se trata de eso.
  • Por último, con Pymesyautonomos tengo más dudas. La idea a priori me atraía, como una extensión de mi actividad en El Blog Salmón. Pero no sé si es que ha llegado en mal momento (sintiéndome saturado por el resto de temas) o qué, pero no estoy muy seguro de ser capaz de aportar cosas “con miga”. Mis conocimientos del mundo empresarial (a nivel “operativo”) son los que son, y al final me veo escribiendo siempre sobre “espíritu emprendedor” y cosas similares… que bueno, están bien, pero no dejan de ser dar vueltas a los mismos temas una y otra vez… En fin, en este caso lo que vamos a hacer es dejar que las cosas vayan cayendo por su propio peso; si entro en una dinámica positiva estupendo, y si no encuentro el punto satisfactorio, lo dejaré tranquilamente.

En definitiva: le he dado un revolcón a mi relación con los blogs “profesionales”. Quiero recuperar el espíritu de la pasión y la diversión al escribir. Quiero escribir en la medida en que contribuya a mi desarrollo, porque sólo entonces tendrá sentido para mí, y sólo entonces tendrá sentido compartirlo con otros. Puede que sin pasión y sin diversión escribiese cosas útiles para los lectores (¿por qué no?), pero si no disfruto del trayecto, entonces no merece la pena.

Contenido relacionado:

Continue Reading

RaulHernandezGonzalez.com

Raul Hernandez Gonzalez

Así me llamo yo, por si alguno todavía no lo sabía. Bueno, sin el “.com” :). El caso es que el otro día registré el dominio y he creado una pequeña web con “lo esencial” sobre mi perfil personal y mi perfil profesional, y enlaces con casi todo lo que “soy” en internet: fotos de Flickr, videos de Youtube, perfil de Facebook, etc.

Y nada de blog, oiga, todo html sencillo (y con estas manitas, eh, nada de templates ni gaitas). De momento es una página estática, la iré ampliando para profundizar en algunos aspectos (nuevos proyectos, curriculum, más detalle de la actividad profesional, etc.). Pero dado que la información que vaya añadiendo será esencialmente estática, pues buena gana de comerse la cabeza con un gestor de contenidos tipo blog. No se trata de contar allí mi día a día (para eso ya está este blog, que seguirá en su línea), sino de servir de “campamento base” sobre mí.

De paso he modificado algunas cosas en este blog: he simplificado el lateral (fuera fotos y videos, una columna ancha en vez de dos minicolumnas estrechas, más tamaño de letra, menos contenidos “accesorios”), he quitado de la parte de abajo los archivos y las categorías (creando una página exclusiva para los archivos y llevando las categorías al lateral que están más visibles), he eliminado los “extras” (que como idea está bien… pero ya lo pongo en la nueva página), y he creado una página para el videoblog, incluyendo el player de blip.tv.

Y en eso ando de momento… alguna maldad más se me ocurrirá, seguro.

Contenido relacionado:

Continue Reading

Curso de fotografía

El martes comienzo un curso de fotografía aquí en el pueblo, organizado por el Ayuntamiento y a cargo de Mario Pascucci. Serán tres meses, dos horas semanales. A ver qué tal. Por un lado yo siempre he tendido a ser autodidacta, más que nada por impaciente: me cuesta adaptarme al ritmo y necesidades de aprendizaje de “los otros”. ¿Tocaremos temas demasiado básicos? ¿Iremos demasiado despacio? (como véis, siempre doy por supuesto que yo “ya sé lo básico” y que “yo puedo ir más deprisa”… cosas de la prepotencia, pero va en el carácter). Por otro lado, el que un profesional con experiencia te vaya guiando también es una buena cosa, ya que ayuda a separar el grano de la paja.

En fin, ya veremos qué tal la experiencia. De momento aprovecharé para ir contando por aquí las cosas que vaya aprendiendo.

Contenido relacionado:

Continue Reading

Nueva etapa profesional: siga buscando, ¡hay miles de premios!

El de hoy es un post relevante para mí, y posiblemente largo, así que lo dividiré en trocitos. Sólo leer para quienes estén interesados en mi devenir profesional, el resto puede pasar a otra cosa :).

En resumen

Durante estos días estamos en proceso de relevo en el área de servicios a empresas de Weblogs SL, ya que se incorpora una nueva persona (Esteban Viso, que ya lleva tiempo ligado a la empresa como editor y como coordinador de blog y que ahora se incorpora a tiempo completo) quien me va a suceder en la gestión de los proyectos que tenemos con nuestros clientes. Se trata de una decisión meditada y voluntaria, plenamenten consensuada con la empresa y motivada por la misma sensación que me hizo dejar mi anterior trabajo en consultoría: seguir buscando un proyecto profesional que se ajuste a mis capacidades y a mis deseos. No sé si lo encontraré, pero no quiero renunciar a buscarlo.

Antecedentes

Yo era un consultor anónimo que, en un momento determinado, se planteó abandonar su carrera en consultoría. El motivo principal fué la sensación de que estaba llegando a una etapa que no me iba a gustar, en la que las responsabilidades y exigencias iban a crecer, donde iba a tener que ser un “gerente” (gestionar proyectos, equipos, clientes) cosa que no me apetecía ser. Abrí una etapa de reflexión para tratar de identificar fortalezas y debilidades, identificar qué quería ser de mayor… y en eso llegó la oportunidad de unirme al equipo de Weblogs SL.

Yo llevaba ya varios meses colaborando como editor de El Blog Salmón y unos pocos menos como editor de ¡VayaTele!. En mi búsqueda de un nuevo destino, uno de los palos que tanteé fue precisamente el de WSL, quizás les podía interesar un perfil como el mío, y a mí era un mundillo que me atraía mucho, aunque en realidad lo hice pensando en colaboraciones puntuales. Pero por aquel momento se planteaba la idea de reforzar el área de servicios a empresas como apuesta estratégica, y después de darle unas cuantas vueltas, la cosa fraguó: me convertí en el responsable de servicios a empresas de Weblogs SL, que es lo que he venido haciendo en el último año y pico.

Los motivos

A pesar de aquello del “excusatio non petita, accusatio manifesta” quiero dejar claro que no ha habido ningún tipo de divergencia ni económica ni personal detrás de mi decisión. Tampoco una falta de confianza en el proyecto: creo que Weblogs SL tiene un planteamiento sólido que seguramente seguirá dando satisfacciones, me siento muy identificado con la empresa y espero que surjan nuevas oportunidades de seguir vinculado a ella. Al final, se trata pura y simplemente de un desajuste entre persona y puesto.

Ya cuando acepté desarrollar este trabajo tenía la mosca detrás de la oreja. Me había ido del sitio anterior porque no quería ser “gerente”, pero esto sonaba bastante parecido… y el tiempo no ha hecho sino confirmarlo. No quería ser gerente de consultoría de recursos humanos, y me estaba convirtiendo en gerente de consultoría de blogs. Temáticas distintas, labores similares: gestionar proyectos, clientes y equipos. No me apetecía hacerlo antes, ni me llena hacerlo ahora; creo que no se ajusta a mi perfil, por lo que hay una parte del trabajo que me cuesta mucho hacer y con las que ni disfruto ni soy especialmente productivo. No era esto lo que buscaba cuando abandoné mi trabajo anterior y, al igual que hice en aquella ocasión, me parece más honesto para con la empresa (que a buen seguro puede tener un responsable de servicios a empresas mejor que yo) y para conmigo (que seguro que encuentro posiciones en las que sienta que encaje mejor) dejar de hacerlo para poder centrarme en seguir buscando mi “destino”.

La película de los hechos

Obviamente esto no es una ventolera de un día. Ha sido una reflexión que me ha quitado el sueño durante bastante tiempo, a medida que me iba dando cuenta de que estaba avanzando por un camino que no me estaba llevando donde yo quería. La duda estribaba, cómo no, en plantearme si ese “donde yo quería” existirá de verdad, si no estaré pidiendo demasiado, si no sería más prudente quedarme donde estaba…

Sin embargo, al final decidí que merece la pena seguir buscando si uno está convencido de que todavía no ha encontrado lo que quiere. Quizás no lo encuentre nunca, pero si no lo busco es seguro que del cielo no va a caer, y probablemente luego me arrepienta de no haberlo intentado. Así que me senté a hablar con Julio y me sentí muy aliviado.

Desde entonces hasta ahora hemos mantenido la situación con normalidad y he seguido al frente del área a pleno rendimiento, mientras se seleccionaba a la persona que me va a sustituir. Ahora que ya se ha incorporado estamos en pleno traspaso de poderes. Desde hace unos días estoy trabajando con Esteban para ponerle al corriente de los proyectos y facilitar al máximo la transición. Con ese mismo objetivo vamos a seguir trabajando en conjunto todavía durante un periodo razonable (días, semanas… lo que sea necesario) antes de desvincularme y, en todo caso, yo voy a seguir desde la sombra dándole apoyo en su labor durante todo el tiempo que haga falta ya que nuestra principal prioridad es minimizar el impacto del cambio en la continuidad de los proyectos. No voy a “desaparecer” de la noche a la mañana si no que me iré diluyendo a medida que vaya dejando de ser necesario.

¿Y ahora qué?

El otro día me preguntaba alguien a quien le contaba esto que “a dónde era mi salto”. Lo cierto es que… a ningún sitio. De momento voy a intensificar mi faceta de “blogger”; escribir es algo que se me da bien y con lo que me encuentro agusto, y seguiré haciéndolo en los blogs de WSL donde ya escribo y posiblemente en alguno más. Además, la relación con la empresa sigue siendo estupenda, han entendido mis motivaciones y las puertas están totalmente abiertas para seguir colaborando con WSL en proyectos y cosas más puntuales que veamos que resultan interesantes para ellos y para mí. Pero además quiero explorar distintas posibilidades, sin prisa. Tengo algunos proyectos propios a los que quiero dedicarles más atención. Algunos más concretos, otros más a medio plazo, otros todavía pendientes de imaginar. Quiero dedicar tiempo a hablar con gente interesante, explorar posibilidades de colaboración. Nada concreto todavía, pero sí la sensación de que hay muchas oportunidades potenciales. Quiero tener tiempo y tranquilidad para ir construyendo mi futuro. Creo firmemente que es una inversión que espero me permita encontrar mi Grial particular.

Agradecimientos

Este año y pico en el que he estado más integrado en la gestión de WSL ha sido bastante intenso. Hemos puesto en marcha Cienladrillos, eBayers, los blogs de Vive la Ciudad (cinco), el blog de FOX, el blog de Expomanagement, el blog de Vodafone para el 3gsm… y hay al menos otros tres proyectos en el horno (algunos muy inmediatos y otros en proceso) y algunas propuestas con buena pinta. Un buen puñado de blogs, un buen puñado de euros facturados… y sobre todo la satisfacción de haber contribuído a poner en marcha una línea de negocio de blogs y empresas desde la nada de forma coherente, sensata y además rentable. Además, participando en el equipo de gestión he podido ver desde dentro cómo esta empresa sigue creciendo cada día un poco (o un mucho) más.

Mi agradecimiento inicial es para Julio por haberme dado la oportunidad de integrarme en el equipo, por darme “bolilla” durante todo este tiempo y por haber sido comprensivo y razonable con mis planteamientos de salida. También a todo el área técnica, primero con Iñaki y luego con Klaas (y Alfonso, Lucas, Victor, Inma…) que son los que me han dado soporte y han permitido que los proyectos hayan salido adelante por el lado técnico. Y por supuesto a todos los editores que han pasado “por mis manos” en estos meses, ellos son realmente los que han construido los blogs y los han hecho lo que son. También agradecer a Olga y a Antonio Ortiz por sus “cables” desde sus respectivas áreas, a Antonio Toca por ayudarme con la parte administrativa, a Blogestudio porque me ayudaron mucho con los diseños mientras colaboramos más estrechamente…

En definitiva, unos meses muy intensos. He cambiado mi forma de trabajar, he podido incluso deslocalizarme, hacer uso de mi tiempo de una forma mucho más flexible (lo cual, con un niño de año y medio, me ha dado la vida y es algo a lo que nunca estaré suficientemente agradecido). Por supuesto que no todo ha sido un camino de rosas, que ha habido momentos menos buenos y algunos sinsabores, pero en conjunto creo que ha sido una etapa muy satisfactoria para mí y espero haber contribuido aunque sea un poquito a hacer crecer Weblogs SL, proyecto que considero en parte mío y como tal lo seguiré viendo. Pero ahora toca buscar otro rumbo.

Conclusión

Como conclusión, sólo puedo decir que (parafraseando a U2) todavía no he encontrado aquello que busco, y que voy a seguir buscando. Sé que puede sonar a planteamiento extraño, utópico y hasta irresponsable, pero cada día tengo más claro que cada uno tiene que aprovechar los talentos que tiene, hacer lo posible por perseguir la felicidad y no conformarse con situaciones que, siendo “suficientes”, no le llenen del todo. Y si no lo hago con 31 años, ¿cuándo lo voy a hacer? En definitiva, cada día me alejo más de un empleo estable y de una “carrera profesional” estándar. Pero no tengo la sensación de “estar dando bandazos” sino al contrario, la sensación de que cada día estoy más cerca de encontrar lo que busco. Estoy contento e ilusionado, tengo el apoyo de mi familia y unas ciertas reservas en el banco que me permiten tener tranquilidad en lo que a las “perras” se refiere y así poder dar el tiempo suficiente para que las cosas vayan fraguándose. ¿Vértigo? Un poquito, claro. Como el niño que se suelta de la mano para andar solo. Al final la sociedad nos dice que “lo bueno” es el empleo para toda la vida, que más vale malo conocido que bueno por conocer… pero también dice el refranero que el que quiera peces que se moje el culo, y yo he decidido que quiero peces. “Peces” que no son en forma de riqueza, estatus, apariencia…, sino de satisfacción personal, de plenitud profesional, de ilusión y de bienestar. Y al fin y al cabo, éste es un vértigo mucho más tolerable que el de pensar que se te va la vida con la sensación de que no lo has dado todo para encontrar tu destino.

Contenido relacionado:

Continue Reading

Evasión o victoria – Parte II

Retomando la historia del otro día, os contaba que la idea de Burgos no nos había seducido, y que nos había dejado el cuerpo un poco “regular”: la capital de provincia que parecía ideal en el papel no nos lo pareció en la realidad (amigos burgaleses, no os lo toméis a mal… no dudo que sea una ciudad estupenda para vivir, sobre todo si ya se tiene una vivienda…). Así que Aranda de Duero volvió a coger fuerza como opción, sobre todo a raiz de las buenas sensaciones que nos dió el primer día.

Así que decidimos empezar a buscar algo en Aranda, a ver qué ofrecía el mercado. Las llamadas iniciales a las inmobiliarias no fueron muy halagüeñas: “no, no tenemos nada en alquiler”, “uf, de cuatro dormitorios complicado”… y claro, desde la distancia es difícil hacer otra cosa que llamar a inmobiliarias. No conoces cómo se mueve el mercado del alquiler, si es más de particulares, si por anuncios en los balcones, si hay algún periódico gratuito, si…

Pero bueno, conseguimos un par de visitas y allá que nos fuimos después de dejar al peque en la guarde. La primera en la frente: en la inmobiliaria donde habíamos “quedado” no está el tipo que nos había atendido, y los otros haciéndose los remolones… al final conseguimos quedar para que nos enseñara un par de pisos a última hora de la mañana. ¿Y ahora qué hacemos? Preguntar en más inmobiliarias, con un resultado similar al del teléfono (me sorprende que tengas que insistir para que te tomen los datos “por si surge algo”… deben quitárselos de las manos, vamos).

Aprovechamos para pasear un poco por el pueblo, ir a la oficina de turismo a por unos planos de la ciudad y algo de información… total, que por fin llega la hora de ver pisos. El primero, un chalet pareado no muy lejos de la ciudad. Ya se sabe: garaje, merendero, ático abuhardillado… pero con el “concepto” de pareado, a saber, cuatro alturas, escaleras estrechas… además, no estaba muy bien cuidado. Luego un piso de cuatro habitaciones, en un edificio chulo… pero estaba amueblado (además, como amuebla la gente los pisos de alquiler: con los muebles y los cuadros que le sobran de cualquier otro piso). Así que nada. Y eso era todo… decepción total.

Pero resulta que el tipo de la inmobiliaria nos dice “eh, ¿y un ático os interesaría? Está nuevo, a estrenar. Es que me entró hace dos días y ni me había acordado de él”. Pues sí, vamos a verlo. Y efectivamente, un ático a estrenar. Cuatro dormitorios. Dos terrazas. Muy céntrico. Espectacular.

No tuvimos que “pensarlo” mucho. Vamos, que nos fuimos directos a la inmobiliaria para apalabrarlo. Así que, a partir del próximo 1 de marzo, seremos los orgullosos inquilinos de un ático enorme en Aranda de Duero.

Ahora toca poner en marcha la logística: vender el piso de Madrid, planificar la mudanza, dar de alta los servicios en Aranda (mi ADSL, por favor!!!)… en fin, un montón de cosas. Pero ya ha llegado el momento, el plan se ha concretado.

Ahí te dejo, Madrid.

Contenido relacionado:

  • No hay contenido relacionado
Continue Reading

Mi futuro se llama Weblogs SL

Bueno, pues ese es el “destino” que tantos quebraderos de cabeza me ha dado en las últimas semanas. Me consta que algunos ya se lo habían imaginado, y que para otros será una gran sorpresa.

Supongo que para los que pasan por aquí, Weblogs SL es de sobra conocida. La empresa, cuya cabeza visible es Julio Alonso, es la que publica Xataka, Vidaextra, Genbeta, MotorPasión, El Blog Salmón (en el que colaboro), Vaya Tele (en el que tambiçen colaboro), etc, etc, etc. 16 blogs a día de hoy que suman más de 2 millones de visitantes únicos y más de 8 millones de páginas vistas.

Mi incorporación al proyecto tiene un objetivo claro: reforzar la propuesta de valor de Weblogs SL en su faceta de “servicios para empresas“. Y es que Weblogs SL tiene un evidente potencial como asesora en materia de blogs para las empresas que quieran acercarse a este fenómeno: el bagaje que da publicar tantos blogs de éxito.

Es un proyecto que me apetece mucho. Por lo novedoso de la materia, por lo atractivo de la tarea, por el equipo tan apetecible, por lo diferente que es a mi trayectoria, por la oportunidad de conocer gente distinta, por el potencial que adivino no ya en los blogs (que son, al fin y al cabo, una herramienta) sino en el nuevo paradigma de relaciones que la tecnología nos ofrece.

Supone también un riesgo evidente: empresa pequeña, sector emergente, nueva actividad para mí. Pero… qué leche, ¡que no se diga que no lo intenté!

En fin, ahí esté. Ya tenéis todos los elementos de juicio sobre la mesa para valorar si estoy encarando una estupenda oportunidad o, por el contrario, estoy dando un salto a una piscina sin agua.

PD.- Bueno, no todos los elementos de juicio. Falta por saber quién soy yo, dónde trabajo ahora, etc., etc. Todo llegará, supongo (no queda muy bonito ir asesorando a empresas como “Consultor Anónimo”), pero a su debido tiempo. De momento, tengo dos meses y pico en los que compatibilizar “en secreto” mis dos actividades.

PD2.- Es curioso. Decirlo en “voz alta” (o en “post alto”, para ser más exactos) hace que parezca más real.

Contenido relacionado:

  • No hay contenido relacionado
Continue Reading