Estrés, vacaciones y trabajo

Cómo evoluciona tu estrés antes, durante y después de las vacaciones

Éste gráfico lo creó Jorge Cham, autor de PHDComics.com, y refleja la evolución del estrés a medida que se acercan las vacaciones, durante su desarrollo, y al terminar.

¿Quién no se siente reconocido en ese “efecto fin del mundo” de justo antes de las vacaciones? Todo el mundo corriendo para dejar las cosas más o menos cerradas. O queriendo tener las reuniones que no han tenido en los meses anteriores. O endosando marrones a los pobres que se quedan.

O en esa sensación de alivio y desconexión que se produce en los primeros momentos de las vacaciones. Mente en blanco, el trabajo te parece un mundo lejano. Hasta que te empieza un runrún en la cabeza… debería echar un vistazo… que no se descontrole nada… ¡pero no, estoy de vacaciones! ¡Fuera de mí ese pensamiento!

Hasta que al final cometes el error de entrar al mail, y empiezas a agobiarte pensando en todo lo que tienes pendiente, o en lo que pueda estar pasando. Y te enfadas contigo mismo por no haber defendido mejor tu paz mental. Y empiezas a mirar alrededor, y a fantasear con tener un chiringuito en la playa, o con comprarte una casa de campo y unas gallinas y dedicarte a plantar tomates.

Los últimos días transcurren como una cuenta atrás. Los días caen inexorables, y el final de las vacaciones llega. Atasco, vuelta al hogar. Primer día en la oficina, no me acuerdo de la contraseña, avalancha de emails… Otro pico de estrés hasta que te das cuenta de que, si en dos o tres semanas de ausencia tampoco ha pasado nada… quizás no estés aportando nada. Afortunadamente, enseguida vuelves al ritmo cotidiano, normalizas tu actividad y esas rumiaciones quedan en el olvido.

Trabajo y descanso: división fuerte o relación fluída

Yo he vivido todas esas fases. Aunque para ser sinceros, antes más que ahora. Cuando trabajaba por cuenta ajena, la división entre “tiempo de trabajo” y “tiempo de ocio” era mucho más radical. Estos días estoy de vacaciones (y no quiero saber nada del mundo), y estos otros estoy trabajando (y no hay lugar para el ocio).

Sin embargo, desde que decidí cambiar el rumbo, esas fronteras se han difuminado. Intento que esa división sea mucho menos radical. Eso me permite hacer cosas propias de vacaciones cualquier día (leer un libro, dar un paseo, pasar un rato con la familia)… y ver con naturalidad el dedicar unos cuantos ciclos mentales a trabajar un documento o a gestionar una llamada de trabajo y luego bajar a la playa o a la piscina.

Para mí es una forma mucho más natural de gestionar el tiempo, sin necesidad de recurrir a esas murallas que separen un ámbito de mi vida de otro. Y más aún ahora que la tecnología nos da tantas opciones para hacerlo.

Eso sí, es importante aprender a gestionarse en ese entorno fluido. No dejar que ninguno de los dos aspectos (trabajo y “no trabajo”) se desequilibren demasiado. Y ahí tenemos sobre todo una responsabilidad individual para gestionar nuestra atención, aprovechar al máximo el tiempo y defender con asertividad nuestras decisiones.

PD.- Como ves, he añadido un episodio del podcast Diarios de un knowmad dedicado a este tema. Si te gusta, puedes suscribirte en iVoox y en iTunes, comentar, recomendar, compartir…

También en

Raúl Hernández González

Soy Raúl, el autor desde 2004 de este blog sobre desarrollo personal y profesional. ¿Te ha resultado interesante el artículo? Explora una selección con lo mejor que he publicado en estos años, y suscríbete para recibir nuevos contenidos.
También en

Latest posts by Raúl Hernández González (see all)

1 comentario en “Estrés, vacaciones y trabajo”

  1. Tengo un problema con ese gráfico, que ya sé que es una “dramatización”, y es que no lo veo muy general porque parece pensado para alguien que se toma un mes de vacaciones, por ejemplo. O un periodo largo. Es decir, es el cuadro de alguien que trabaja 11 meses y desconecta 1 entero. Ciencia ficción, para mí. En mi caso no disfruto de ese “privilegio”, pero si me tomo una semana libre es una semana sin nada en la conciencia. Desconectar al 100% y no echaré una miradita al correo ni contestaré llamadas. Teniendo periodos cortos de vacaciones no hay espacio para el estrés de qué me voy a encontrar a la vuelta.

    Claro, visto desde otro punto de vista estaré perdiendo oportunidades (llamadas que pueden llevar a algún nuevo proyecto, emails de contacto para X), pero es que es necesario desconectar al 100%. O eso creo yo. Igual que es importante dormir para recuperar energías y para fijar los nuevos conocimientos, ha de haber un mínimo de días de “apagado o fuera de cobertura” mental.

    Luego, ya se sabe, en casa de herrero, cuchillo de palo :P

Deja un comentario