Descarga GRATIS la guía "Cómo diseñar un plan de autoaprendizaje eficaz" y únete a los más de 600 miembros de la lista de correo de Skillopment

Matrix y las referencias compartidas

Matrix

Una película que todo el mundo conoce

Hace algunas semanas estuve haciendo una charla para universitarios. Se enmarcaba en unas jornadas de “Universidad y empresa”, y el objetivo era acercar el mundo profesional a los alumnos, para que supieran “lo que viene después”. Cuando diseñé mi intervención, quise darle un tono de “aquí vengo yo a contaros las verdades”. Quería generar una cierta incomodidad, un impulso para “que se pusieran las pilas” y viesen que, por mucho que la vida universitaria les parezca un agobio, lo que viene después son “tiros de verdad”.

El caso es que, dentro de esa línea argumental, me pareció que había una escena de película que encajaba muy bien. Se trata de Matrix, en ese momento en el que Morfeo se sienta con Neo y le cuenta que la vida tal y como la conoce no es la realidad. Y le da la opción (“pastilla roja o pastilla azul”) de decidir si quiere seguir profundizando en su conocimiento de “la verdadera realidad”, o si prefiere seguir sumido en la ignorancia. Tú eliges, amigo.

En fin, veis cómo encajaba, ¿no?

El caso es que hago mención a esa película y veo caras de haba. “Habéis visto la peli, ¿no?” (silencio incómodo). “Pero… al menos os suena, ¿no?” (silencio incómodo número dos).

Pero… ¿cómo es posible? ¡Es Matrix! ¡Todo el mundo conoce Matrix! ¿O no?

Mis referencias no son tus referencias

Este momento fue auténticamente revelador para mí. Por un lado, me hizo sentir terriblemente mayor. Y es que esa peli se estrenó en 1999… que para mí es “antes de ayer”, pero es que entonces la mayoría de mi audiencia en esa charla llevaba pañales, en el mejor de los casos. Y claro, lo que para mí es una referencia ineludible, un mito generacional, algo que todo el mundo conoce… para ellos es insignificante.

El caso es que me hizo pensar mucho sobre la importancia de las referencias compartidas, y sobre la facilidad con la que tendemos a dar por hecho de que nuestras referencias son también las de nuestro interlocutor. Estas referencias son las que nos permiten interpretar el mundo, darle significado. Y dependen de nuestras experiencias, de nuestro entorno, de nuestras lecturas, de lo que hemos visto y oído…

El salto generacional es una de las fuentes principales de “referencias incompatibles”, pero no es la única. Puedes observar esas diferencias entre distintos colectivos dentro de una empresa (p.j. “los de administración vs. los de marketing”, o “los de la fábrica vs. los de la oficina”, o “los de la central vs. los de la sucursal”). O entre diferentes grupos sociales (“los de barrio vs. los pijos”, “los del norte vs. los del sur”, “los de este pueblo vs. los del otro pueblo”). O incluso entre miembros de una misma familia (“el hermano mayor vs. el hermano pequeño”).

Nuestra experiencia vital está mediatizada por nuestras “gafas”. Y estas gafas son personales e intransferibles, como una huella dactilar. Hay ocasiones en las que podemos tener más o menos afinidad con otra persona, pero en ningún caso va a ser exacta.

A ver si nos entendemos…

Por eso es importante entender el impacto de esas diferencias en la comunicación. El hecho de que compartamos un mismo idioma no asegura que la comunicación vaya a ser fluida. Necesitamos entender cuáles son nuestras distintas referencias, nuestros modelos mentales… para a partir de ahí generar un “diccionario”, una especie de “piedra Rosetta” que nos permita entendernos y transmitir con eficacia lo que queremos decir.

Todo lo que tiene que ver con la empatía, la escucha activa, el design thinking… tiene mucho que ver con eso. Con “entender al otro”. Con descifrar cuáles son sus referencias, cuál es su mosaico referencial, cuál es su mundo interpretativo… para a partir de ahí ser capaces de “hablar el mismo idioma”.

PD.- Como ves, he añadido un episodio del podcast Diarios de un knowmad dedicado a este tema. Si te gusta, puedes suscribirte en iVoox y en iTunes, comentar, recomendar, compartir…

También en

Raúl Hernández González

Soy Raúl, el autor desde 2004 de este blog sobre desarrollo personal y profesional. ¿Te ha resultado interesante el artículo? Explora una selección con lo mejor que he publicado en estos años.
También en

Latest posts by Raúl Hernández González (see all)

2 comentarios en “Matrix y las referencias compartidas

  1. Me pasa lo mismo en mis charlas cuadno hago referencias a La Princesa Prometida.
    Y ¿te digo un secreto? Yo tampoco pillaría lo de la pastilla roja y la pastilla azul. Quizá porque soy de una generación anterior s la tuya :-)

Deja un comentario