La paciencia y la gestión del cambio

Supongo que nos ha pasado a todos. Queremos algo, y lo queremos ya. Los procesos necesarios para que ese “algo” se transforme en una realidad consistente nos parecen un engorro. ¿Cuánto queda? ¿Y ahora? ¿Ya? Tuve un jefe que decía “yo es que cuando imagino una cosa, la considero ya hecha”. Bueno, vale. Pero ya lo dice el refrán: del dicho al hecho, hay mucho trecho.

Carreteras comarcales

Imagina una de esas rutas en coche por la montaña. Carreteras estrechas, curvas cerradas, baches, arcenes inexistentes al lado de un precipicio. Y alguna vaca ocasional. Como mucho puedes ir a 30-40 km/h de media, y gracias. Eso implica que, para un trayecto de 60 km, a lo mejor tardas dos horas.

“No puede ser”, dice uno. “No es asumible tardar tanto. ¡Tengo mucha prisa!”. Y entonces pone su coche a 120 km/h.

Quizás pueda con la primera curva. Pero con la segunda, o con la tercera, estará fuera de la carretera. Si tiene suerte, podrá volver a emprender el camino (asumiendo los tiempos, si no quiere volverse a salir). Si tiene peor suerte el coche quedará inutilizado, tendrá que esperar a la grúa y tardará incluso más de lo inicialmente previsto. Y si tiene peor suerte, igual ni lo cuenta.

“¡Pero es que no puedo permitirme tardar dos horas!” Pues es lo que hay.

No por mucho madrugar amanece más temprano

Casi todas las cosas llevan su tiempo. Quizás podamos optimizar, pero aun así pocas cosas hay que sucedan de forma inmediata. Y a partir de ahí, por mucho que queramos forzarlas, seguirán llevando su tiempo. “No por mucho madrugar amanece más temprano”, dice el refrán.

¿Quieres construir una casa? Lleva tiempo ¿Quieres cocinar un buen cocido? Lleva tiempo. ¿Quieres aprender a hablar inglés? Lleva tiempo. ¿Quieres recuperarte de una lesión en la rodilla? Lleva tiempo. ¿Quieres que tu hijo adquiera determinados hábitos de estudio? Lleva tiempo.

¿Sirve de algo encabezonarse en que esto tiene que estar, “sí o sí”, para mañana? Pues la mayoría de las veces no, no sirve para nada más que para frustrarse (en el mejor de los casos) o para empeorar las cosas. Porque cuando aplicamos presión excesiva es fácil que se supere el punto de rotura.

La paciencia y los procesos de cambio

Los procesos de cambio en los que las personas son las protagonistas son, quizás, uno de los casos más claros. Seguimos considerando a las organizaciones, a los proyectos… como “máquinas” que deben reaccionar a nuestros deseos, y hacerlo además de forma inmediata. “Tenemos que ser ágiles”. Como aspiración está bien, pero todo tiene su límite. Y en vez de asumir que los procesos de cambio tienen sus tiempos, pretendemos quemar etapas a toda velocidad. 

Todo bien puesto en un cronograma, aquí esta etapa, aquí esta otra, y para final del trimestre tenemos el cambio conseguido.

Y cuando los procesos de cambio no cuajan, nos llevamos las manos a la cabeza: “¿Pero cómo es posible?” Hombre, pues porque esto es un proceso de cambio y lleva sus tiempos. “¡Pero si yo ha hice un plan de comunicación, y les he dado cursos… ¿qué más quieren?”. Pues todo eso está bien, contribuye… pero sigue siendo necesario el tiempo.

“¡Pero es que no tenemos tiempo! ¡Esto tiene que hacerse sí o sí!”. Bueno, pues nada, inténtalo. Pon tu coche a 120 km/h, y a ver qué pasa.

También en

Raúl Hernández González

Soy Raúl, el autor desde 2004 de este blog sobre desarrollo personal y profesional. ¿Te ha resultado interesante el artículo? Explora una selección con lo mejor que he publicado en estos años.

¡Y si te suscribes podrás seguir recibiendo más reflexiones y herramientas útiles para ti!

También en

Latest posts by Raúl Hernández González (see all)

1 comentario en “La paciencia y la gestión del cambio

  1. Una frase que escuché hace unos años a Chema Alonso y viene al pelo: “En España no hay tiempo para hacer bien las cosas… pero sí para hacerlas 2 veces” ;-)

Deja un comentario