La autoestopista asertiva

Ayer hice algo que no había hecho nunca en mis 41 años de vida. Y que francamente, jamás pensé que nunca fuese a hacer. Recogí a una autoestopista. Todavía estoy sorprendido.

Volvía de Madrid, y el indicador del aceite empezó a protestar. Así que paré en una gasolinera a ponerle solución. Según iba a entrar en la zona de la tienda, una chica se me acercó: “Hola, buenas tardes. ¿Va a usted hacia el norte? ¿Sería posible llevarme, si no le importa, y no le da miedo y todo eso?”.

Pongámonos en situación. No soy persona especialmente “abierta a las sorpresas”, en general. Ni de mucho socializar, ni de “dejar que las cosas pasen”, ni de disfrutar de los imprevistos. Me gusta tener la sensación de control (ya sé, ya sé, es pura “ilusión de control”, pero bueno), y el ir a mi aire. Interacciones las justas. Un rancio, vaya (en realidad es introversión, que a veces disimulo pero que está ahí). Yo aquí, tu allí, cada uno en su casa y dios en la de todos. Prefiero ir a un hotel que a un airbnb “donde los anfitriones te hacen sentir como en casa” (de hecho incluso me incomoda quedarme a dormir en casas ajenas, incluso de amigos), no concibo esos viajes donde “hay que compartir mesa con otra pareja”, no me gustan las “visitas sorpresa” ni los planes improvisados, en los eventos donde no conozco a nadie no sale de mí el acercarme y ponerme a hablar (y por lo tanto acabo siendo “ese que pasa los descansos mirando al móvil”), si voy en autobús o en tren cruzo los dedos para que el asiento de al lado vaya libre, estoy la mar de feliz conduciendo solo, con mi musiquita y mis pensamientos… La perspectiva subir en mi coche a alguien así, sin más, y de compartir kilómetros con alguien desconocido, y la charla así “por pasar el rato” no me seduce lo más mínimo, y eso incluso en el mejor de los escenarios de que sean gente maja y agradable (que podrían no serlo).

Así cuando en vez de pasar de largo y murmurar un “no, lo siento” me vi preguntándole “¿Hasta dónde vas? Yo voy hasta Aranda” me quedé francamente alucinado conmigo mismo. Ella iba más lejos, pero le venía bien ir avanzando así que, después de preguntar a otros posibles coches mientras yo compraba el aceite, se vino conmigo. La dejé en otra gasolinera a la entrada del pueblo, donde nada más bajarse se dirigió a otros coches en busca de alguien que la ayudase a seguir el viaje.

Llevo unas horas dándole vueltas a “qué demonios pasó”. Y creo que, sin duda, la actitud de la chica fue bastante determinante.

En primer lugar, tomaba la iniciativa. No estaba parada con un cartel en la mano, esperando a ver si alguien lo leía y se ofrecía, si no que era ella la que se dirigía uno por uno a cada coche. Y eso implica superar el apuro de establecer contacto con un desconocido (quizás estoy proyectando aquí; desde luego para mí es una barrera), superar el temor a un posible rechazo (“un posible” no; una certeza absoluta de que te van a rechazar un montón de veces). Y lo hacía con educación, saludando, preguntando, exponiendo su petición, haciéndose cargo de las posibles resistencias…

A lo tonto, me ha hecho pensar. En cómo soy, en cómo podría ser, y en qué hay que hacer para aumentar las posibilidades de que “las cosas pasen”.

Y con este pensamiento, me voy de vacaciones. Esta vez con el coche lleno, sin espacio para autoestopistas.

También en

Raúl Hernández González

Soy Raúl, el autor desde 2004 de este blog sobre desarrollo personal y profesional. ¿Te ha resultado interesante el artículo? Explora una selección con lo mejor que he publicado en estos años.

¡Y si te suscribes podrás seguir recibiendo más reflexiones y herramientas útiles para ti!

También en

Latest posts by Raúl Hernández González (see all)

4 comentarios en “La autoestopista asertiva

  1. Muy bueno el post, Raul. Me ha encantao tu autodescripcion porque parecia que escribia sobre mi. Lo de la chica, no se si cabe la opinion pero, ¿podia ser (magicamente) guapa? Mas que guapa, ¿carisma?
    No digo que uno diga que si con alguna intencion, sino porque la belleza deslumbra, y atonta. Descontada esa variable, me inclino por pensar que esa mezcla de educacion, percepcion de confianza y pillarte de imprevisto hayan influido en que aceptaras. Gracias por el post. Me he sentido muy identificado.

  2. Que bueno! Yo también soy muy rancio. Muy serio dicen, yo creo que es aburrimiento. Así que cuando la vida me sorprende con vivencias cómo la tuya, me alegro un montón por tratar de sacarme de la zona de confort. La chica un diez, claro.

  3. No creo que fuera especialmente guapa/magnética (de hecho igual me hubiese sentido más apocado en ese caso). No sé, una chica normal. Alguien me preguntaba en Twitter si hubiese hecho lo mismo con un chico… y no sé, quiero creer que sí, que si la “pinta” hubiese generado confianza lo habría hecho. Pero es todo especulación!

Deja un comentario