En defensa de la homeopatía

Vale, vale, son ganas de provocar. Pero dadme un par de párrafos, a ver si me explico.

Soy perfectamente consciente de que la homeopatía no tiene efectos científicamente demostrados. Y cuando digo “científicamente” me refiero a experimentos controlados, etc… Y en fin, por mucha mente abierta que uno tenga, la idea de que algo diluido hasta la extenuación en agua pueda tener algún efecto real en el cuerpo pues no parece que tenga ningún sentido. Hablo de homeopatía, pero podríamos hablar de tantas otras “disciplinas”.

El caso es que, leyendo hace poco un artículo al respecto, decía una frase interesante: “Esta pseudoterapia no ha mostrado efectividad más allá del placebo”. Y remitía a un más interesante aún artículo sobre el efecto placebo, esa sorprendente capacidad que tiene nuestro cerebro de, si cree que algo es cierto (aunque no lo sea), provocar reacciones químicas y físicas coherentes. Con sus limitaciones, sí, pero reales.

Entonces. Tenemos a alguien que toma homeopatía porque cree que le ayudará. La homeopatía en sí misma no hace nada, pero como esa persona cree que sí, se activa el efecto placebo y tiene un impacto. Impacto que no se produciría si no creyese en la homeopatía (si el cerebro piensa “estoy tomando un agua con azúcar, qué coño va a hacer esto” no hay placebo ninguno). Es decir, que por el hecho de tomar un producto homeopático Y CREER en ello se produce una mejora: no directa, sino indirecta. Limitada, pero real.

Así pues… ¿cumple la homeopatía una función? ¿Seríamos capaces de activar el efecto placebo sin ella (u otros elementos igualmente cuestionables)? ¿Merece la pena el efecto placebo como para permitir el “timo”?

También en

Raúl Hernández González

Soy Raúl, el autor desde 2004 de este blog sobre desarrollo personal y profesional. ¿Te ha resultado interesante el artículo? Explora una selección con lo mejor que he publicado en estos años.

¡Y si te suscribes podrás seguir recibiendo más reflexiones y herramientas útiles para ti!

También en

6 comentarios en “En defensa de la homeopatía

  1. No merece, no.

    Los riesgos asociados a ser “más blando” con la homeopatía acaban llevando a que alguien crea que un cáncer se cura con homeopatía, y por tanto muera.

    La teoría puede ser válida para dolencias menores y todas (principalmente) relacionadas con la sensación de dolor o esfuerzo, algo que controla directamente el cerebro.

    Pero ¿Cómo permitir algo que tiene el riesgo de complicar una enfermedad porque “en algunos casos hace algo”? Terrorífico.

    ¿Puedo ya enervarme? :D!!

  2. Yo estoy con David, íba a dar los mismos argumentos pero visto que ya los ha dicho suscribo lo que dice.

    Aquí nos harían falta más datos. Gente que se ha conseguido curar con el efecto placebo (ver qué tipo de enfermedades) vs gente que por creer en la homeopatía ha muerto por llegar tarde al tratamiento que le podría haber curado.

  3. Puedes, David, puedes :P

    Estamos de acuerdo en que ese riesgo existe. Y probablemente ese sea el riesgo que hay que controlar. Ahora bien… ¿permitimos las “terapias alternativas” como complemento a la “medicina tradicional”? ¿Dejamos por ejemplo que, además de darte tu quimio, dejemos que venga un señor a hacerte reiki… aunque sepamos que “no es científico”?

    Por otro lado, dices una frase interesante. “¿Cómo permitir algo que tiene el riesgo de complicar una enfermedad…”. Como el alcohol. O el tabaco. O los motores que sirven más de 200 km/hora a un coche cuando el límite son 120. En definitiva, la sociedad está llena de situaciones en la que permitimos (e incluso nos lucramos) con riesgos así. ¿No somos a veces un poquito talibanes con este tema, y bastante más permisivos con otros que quizás sean más graves?

    Lo que dice Patricia también es interesante, relacionado con los datos. ¿Realmente hay mucha gente que “se fiaba solo de la homeopatía y por eso se murió”? ¿O estamos cogiendo una anécdota (puede que incluso una leyenda urbana) y elevándolo a categoría normal?

  4. Cómo me gusta discutir, carajo…

    P: ¿permitimos las “terapias alternativas” como complemento a la “medicina tradicional”?
    R: Ya lo estamos haciendo. Cualquiera puede acudir a la homeopatía. Lo que no hacemos es financiarlo entre todos, lógicamente.

    P: ¿Dejamos por ejemplo que, además de darte tu quimio, dejemos que venga un señor a hacerte reiki… aunque sepamos que “no es científico”?
    R: Sí, siempre que ese señor, como pasa muchas veces, no le diga “Es que la quimio te hace más mal que bien”. Y sin financiarlo, de nuevo.

    Y respecto a lo último… sí, somos muy talibanes, pero hay una diferencia con la homeopatía y todo lo demás que comentas: En todos los casos la persona es consciente de los riesgos y de los males que le acarrea: Cáncer de pulmón, garganta, cirrosis, esterilidad, EPOC, morir en accidente, etc. En la homeopatía no existe ese conocimiento de los riesgos que conlleva, el que la usa CREE que funciona. El que fuma SABE que no es bueno y que lo matará. Creo que es un matiz importante.

    Murieron por homeopatía y medicinas naturales y milenarias… Que se me vengan a la cabeza: Jobs, Andy Kaufman y alguno más. Y hay muchos ejemplos en internet de gente que ha descartado quimio por homeopatía, sí.

    Por otra parte, siempre que no sea con mi dinero, que cada uno se mate como quiera, también te digo.

  5. Venga ya, hombre. Con la homeopatía y demás magufadas hay que ser muy estrictos. Porque solo funcionan si van acompañadas de estupidez en el usuario, y lo único que hacen es reforzar e incrementar esa estupidez.

Deja un comentario