Marcas personales compatibles con una marca corporativa

El otro día leía un tuit que hablaba sobre marcas personales vs marcas corporativas. Decía Roberto Palencia…

Hay gente que trabaja tanto su “marca personal” que después hace dificil ficharla laboralmente para una “marca corporativa”

Me interesó cómo se planteaba el hecho de tener una marca personal sólida como un problema de cara a integrarse en un momento dado en una marca corporativa. Creo que no le falta razón. Esta dualidad supone un problema… siempre que la marca corporativa tenga un nivel de compatibilidad bajo con la marca personal.

Siempre he defendido el valor de una cultura corporativa fuerte (que normalmente es la base para una marca corporativa fuerte… si no todo es un soufflé del departamento de marketing que no es sostenible a medio plazo). Una marca corporativa fuerte delimita de forma muy clara lo que la compañía quiere y lo que no, lo que defiende y lo que busca. De forma análoga, una marca personal bien definida hace lo propio con el individuo.

Y efectivamente cualquiera de las dos circunstancias hace mucho más complicado el proceso de emparejamiento. Una marca corporativa fuerte no estará dispuesta a integrar a cualquiera; de hecho, si quiere seguir siendo una marca consistente, tenderá a incorporar personas con un elevado nivel de compatibilidad. Pero exactamente lo mismo ocurre desde el punto de vista del individuo… no estará dispuesto a trabajar “con cualquiera”, sino solo con aquellas compañías en las que haya una gran (nunca total, eso es casi imposible) comunión con lo que defiende a nivel individual y que constituye la esencia de su marca personal.

Así que sí. A una persona con marca personal fuerte le costará más “encontrar trabajo”. Y a una compañía con marca corporativa fuerte le costará más “incorporar talento”. Es consecuencia directa del empeño en mantener unos determinados niveles de exigencia. La alternativa es “bajar el listón”, conformarse con cualquiera… y el precio es la dilución de las marcas, tanto de uno como de otro.

También en

Raúl Hernández González

Soy Raúl, el autor desde 2004 de este blog sobre desarrollo personal y profesional. ¿Te ha resultado interesante el artículo? Explora una selección con lo mejor que he publicado en estos años.

¡Y si te suscribes podrás seguir recibiendo más reflexiones y herramientas útiles para ti!

También en

Latest posts by Raúl Hernández González (see all)

2 comentarios en “Marcas personales compatibles con una marca corporativa

  1. Pues yo creo que una fuerte marca personal (o corporativa) no sólo no hace que sea más difícil trabajar con ella, sino que hace mucho más satisfactorio el proceso de “encontrar pareja” (aunque, efectivamente, hace que haya que invertir esfuerzo al principio)

    Es cierto que reduce mucho el margen de “cualquier pareja me vale”, y limita las opciones a corto. Por lo mismo, enfoca y hace que las posibles parejas sean más claras y que la atracción sea mucho más fuerte (puesto que hay una alineación en lo que ambas partes quieren y cómo funcionan)

    Una de las cosas de las que más alegro de haber hecho en su momento es de haberme enfocado en un lenguaje de programación relativamente minoritario y en cierto tipo de proyectos. En un primer momento, tienes muchas menos opciones, pero esas opciones eran mucho más interesantes (para mi, al menos, que había elegido meterme en ello) y yo estaba muchísimo mejor capacitado para abordarlas…

  2. Me ha gustado el artículo porque se presta a debate. En mi opinión la marca personal es cada vez más importante. Yo me muevo en el mundo del emprendimiento, startups y empresas y desde luego está mucho más valorada la marca personal en emprendedores y startups que en empresas consolidadas. Al menos en mi experiencia. Pero sin duda, trabajar la marca personal, creo que es un buen indicador para una empresa. En mi opinión, es mejor potenciar la marca personal.
    Un saludo
    Alfonso

Deja un comentario