Escondernos tras una marca

Hace poco me sugerían unirme a un colectivo, autodenominado como “think tank”. El objetivo: elaborar contenidos, intercambiar ideas… y potencialmente explotarlas a posteriori. Un nombre chulo, posiblemente una web colectiva…así de inicio suena bien, “qué guay”. Pero luego, en una segunda pensada… ¿qué es eso, más allá de “Fulano, Mengano y Zutano escribiendo cosas”? ¿En qué medida eso supera a “Fulano escribe en su propio blog, lee los blogs de los demás, se comentan mutuamente, comparte cada uno lo que le parece interesante… y si surge una oportunidad concreta de colaborar en un proyecto se ayudan entre ellos”?

No es la primera vez que lo veo. Personas individuales que por algún motivo deciden “unir esfuerzos” y cobijarse bajo una marca. Como si esa marca fuese a darles más fuerza, más importancia. Hasta yo mismo caí en eso en tiempos de “Digitalycia”. Y sin embargo…

Es verdad. Una marca “corporativa” parece más fácil de “empaquetar”, de vender. Más fácil de poner en una tarjeta de visita. Pero por otro lado, tengo la sensación de que agarrota una realidad que es mucho más fluida. Supone congelar algo en el tiempo, y pretender que eso siga vigente. Fulano y Mengano puede que tengan hoy mucha afinidad, pero… ¿esa afinidad (no hablo de “relación personal”, que también es relevante, sino de pensamiento, de intereses, de forma de trabajar…) se mantendrá en el tiempo? ¿Aplica a todos y cada uno de los temas que la “marca común” puede abordar? Y si no es así (que evidentemente pienso que no lo es)… ¿no empezará a chirriar, más pronto que tarde, esa pretendida “marca unitaria”?

Cada día estoy más convencido de que la “organización en red” no puede ser afrontada de otra forma que “entre individuos”. Porque la esencia de la organización en red es la fluidez, el dinamismo. Hoy me siento más afín a ti, mañana me siento más afín a otro. En este tema estamos bastante de acuerdo, en este otro discrepamos. Incluso yo mismo pienso hoy una cosa, y mañana otra. O cambian mis intereses. Cada día se va reformulando la red, creando y fortaleciendo unas relaciones, debilitando e incluso desapareciendo otras. Y las marcas son, para mí, una fuerza en sentido contrario a ese dinamismo.

Contenido relacionado:

¿Qué vas a leer ahora?

3 comentarios

  1. La cuestión me parece muy interesante, por lo que me atañe en lo personal. Como sabes, trabajo bajo mi marca personal (yo mismo o OneNorth.es) pero también elaboro contenidos para scalabBle.

    Entiendo lo que planteas, se puede debatir al respecto. No creo que ambas cosas sean incompatibles, por más que no se trata de una unión laboral o económica, sólo de intereses comunes en un momento dado.
    Si lo planteas como una red de individuos “que piensan” (sin intención de generar lobismo, sino debate y propuestas), esa relación debe ser fluida. En mi caso, lo es porque nadie me obliga a escribir nada concreto ni a pulir ningún mensaje. De hecho, no siempre estoy al 100% de acuerdo con cosas que escribimos, pero aporto mi punto de vista y siempre encontramos un punto de unión.

    También es cierto que, al hablar desde una perspectiva de grupo y no solo individual, tus lectores te escuchan más atentamente.

    Para mí, hay ejemplos claros de éxito en ese sentido. En redes, por ejemplo, tienes Sintetia (con tres fundadores) y una pila de colaboradores, o Politikon (núcleo fundador más activo, con diferentes inquietudes). Entre estos últimos conviven diferentes enfoques (me atrevería a decir que incluso ideologías), pero todos respetan el contenido de los demás, y aportan sus opiniones. Supongo que por debajo de la línea visible habrá egos y tendrán sus más y sus menos, como en todas partes.

    Es posible que, en el futuro, me separe o continúe vinculado a esa marca, no lo sé. Como dices, en el fondo se reduce a crear y fortalecer unas relaciones, debilitando e incluso desapareciendo otras. Hay que asumirlo con naturalidad. Aún así, siento que, igual que scalabBle deja su impronta en mí, yo también la dejo en él. Y eso nos enriquece.

  2. Por cierto, saco otro tema a la palestra. ¿Qué opinamos de escribir desde plataformas “comunitarias” de blogs como Medium? ¿También se perciben como una marca “corporativa”, con sus debilidades y fortalezas?

  3. Aun siendo una reflexión que me parece muy interesante, la dualidad entre persona y colectivo / organización, porque además la vivo también desde mi punto de vista profesional, no estoy muy de acuerdo. Posiblemente sea porque entendemos la marca desde ópticas diferente o no entendemos lo mismo por marca.
    Para mí, una marca no es algo estático. Y si lo fuera quizá estaríamos hablando de su logo y poco más, tal y como comentas con lo de la tarjeta. Eso no es una marca.
    Una marca es algo dinámico porque se desarrolla en la medida que sus “componentes”, aquello que le hace ser precisamente memorable y diferente.
    La “lucha” entre marca y profesional es algo que precisamente ocurre más en el terreno personal que en lo corporativo. Y pienso que es porque no se ha gestionado bien y porque precisamente no se ha definido correctamente cuáles son los territorios de uno y de otro.
    Conste que lo vivo en 1ª persona. Hay gente que contrata a Juanjo como hay gente que contrata a Equiliqua. El problema es que cuanto mejor sea Equiliqua, mejor será Juanjo y ambos caminos son los que han de desarrollarse complementariamente.
    Abrazotes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *