El trabajo como reacción vs crear tu trabajo

Hay trabajos que son esencialmente reactivos: tanto si alguien “tira de ti”, como si te “empuja”, la definición de cuáles son tus tareas viene marcada por otros. El caso extremo es la cajera de supermercado: tú estás en tu posición, los clientes van viniendo, y tú les vas cobrando. O la cadena de producción, con una cinta en la que las piezas van pasando por delante de ti y tú tienes que hacerles tal o cual manipulación. O atiendes incidencias que entran en tu buzón, o llamadas que te va lanzando el sistema de telmarketing, o reuniones a las que te convocan, o llamadas que te hacen. En todos los trabajos hay una parte así, y en muchos puede ser el 100% del contenido.

Que sean reactivos no quiere decir que sean fáciles, no nos equivoquemos. Estas tareas pueden ser duras, complejas, inciertas. Pueden generarse a un ritmo que te resulte difícil o imposible de gestionar sin verte desbordado, puedes tener problemas a la hora de priorizar. No es un escenario idílico.

Sin embargo, cuando estás en esta situación hay una cosa de la que no tienes que preocuparte: del “papel en blanco”, de ser tú el que defina qué hacer, cuándo y cómo hacerlo. Son otros los que te marcan el ritmo.

¿Qué pasa cuando eres tú el que tiene que tomar esas decisiones? Lo cierto es que hay dos formas de verlo, una más positiva, y otra menos. Dos caras de la misma moneda.

En positivo, podríamos decir que estás en el “nirvana de la productividad”. No estás sometido a tiranías externas, eres tú mismo de acuerdo a tus prioridades quien determina a qué dedicas tu tiempo, qué quieres impulsar. No hay interrupciones, no hay “ladrones de tiempo”, solo tú. Una idea bonita, sin duda. Y sin embargo…

Como ya dije hace tiempo, “ser productivo da vértigo”. Cuando tú estás a los mandos, cuando tú tomas las decisiones… no hay nadie al lado hacia el que girarnos y preguntar “bueno, ¿y ahora qué toca?”, nadie que te marque el ritmo, nadie que decida por ti. Te asaltan las dudas, dudas sobre si debes hacer A o B, o peor aún, sobre por qué hacer A o B. El día es largo, y las oportunidades para replantearse lo que estás haciendo son muchas. Hacen falta buenas dosis de confianza en uno mismo, de capacidad de gestionar tu foco, de compromiso y motivación. Sí, es verdad, tienes en tus manos un gran poder… y la responsabilidad que viene con él.

Y ante esa presión, a veces echas en falta el “burladero” que son las tareas generadas por otros. Una agenda cargada de reuniones, una bandeja de entrada a rebosar de “pendientes de responder”, unas cuántas llamadas que devolver, un jefe microgestor, deadlines imperativos. Aunque supongan andar todo el día “con la lengua fuera”, o “no llegar a todo”, o “currar muchas horas”. Al fin y al cabo, siempre puedes echar la culpa a los demás (“joder, es que me convocan a muchas reuniones” o “con tanto correo yo no puedo hacer nada” o “estas fechas de entrega son imposibles de cumplir”). Y así te quitas de encima esa otra presión, más profunda, que nace cuando eres tú quien marca el camino.

De hecho, estoy convencido de que hay mucha gente que, aunque se queja de que “entre unas cosas y otras no tengo tiempo para nada”, en el fondo se encuentra “calentito” con esa forma reactiva de trabajar. Y que de una manera más consciente o más inconsciente, llenan su día de “trabajo generado por otros” para evitar tener que enfrentarse a las dudas.

Y en esas estamos. Delante de un papel en blanco, siendo consciente de la suerte que supone poder ser yo quien defina mi trabajo, y sufriendo a la vez el vértigo de tener que hacerlo.

También en

Raúl Hernández González

Soy Raúl, el autor desde 2004 de este blog sobre desarrollo personal y profesional. ¿Te ha resultado interesante el artículo? Explora una selección con lo mejor que he publicado en estos años.

¡Y si te suscribes podrás seguir recibiendo más reflexiones y herramientas útiles para ti!

También en

4 comentarios en “El trabajo como reacción vs crear tu trabajo

  1. No sabes cómo me identifico con esto que escribes, hoy mismo me lo planteaba (supongo que con la vuelta de vacaciones te replanteas cosas en tu día a día).

    Sigo dando vueltas a la utilidad de un mentor en esas situaciones donde tú defines tu trabajo. Más que enfocarlo hacia alguien que te diga qué hacer, que te ayude a enfocar las opciones y orientar el tiro. Que te apoye en hacerte las preguntas correctas. Que te dé una opinión sincera sin la implicación de valorar las cosas “desde dentro”. Cada vez veo más claro esa figura.

  2. Yo también me identifico. El tema se complica y da un salto cualitativo si además tienes que generar trabajo para otros, no sólo para ti.

  3. Sin duda que todo tiene su parte buena y su parte mala. Para mí es más duro crear tu trabajo, pero seguramente se es más uno mismo, o esa es la sensación que yo tengo.

Deja un comentario