Mosaico referencial

mosaic-02

He estado viendo esta conferencia del ilustrador conocido como Puño. Muy interesante, porque habla de la ilustración, del dibujo… pero también de la creatividad, y de formas de trabajar que son perfectamente extrapolables a otros tipos de trabajo. Y además, me ha caído bien :).

El caso es que menciona, en un momento de la charla, un concepto que me ha encantado: “Mosaico referencial“. Se refiere a todo el conjunto de cosas que a lo largo de nuestra vida vamos incorporando a nuestra mochila, y que conforman lo que somos, lo que hacemos, cómo lo hacemos. Me ha recordado a otro concepto, el del “botijo” que maneja Fidel Delgado en esta otra conferencia (también recomendable, en otro ámbito diferente): todos somos como botijos, lo que sale de nosotros es básicamente lo mismo que hayamos metido previamente, convenientemente remezclado por nosotros.

Este proceso de formación del “mosaico referencial” puede ser más consciente o más incosciente, pero nos ocure a todos. Es decir, todos tenemos ese mosaico, tanto si nos damos cuenta como si no. A veces somos capaces de identificar “esta idea surge de aquí, de esto que vi o de esto que leí o de aquello que me pasó o de aquella conversación”, otras veces no: bien porque el proceso de incorporación no haya sido consciente, o bien porque el paso del tiempo y las sucesivas mezclas y remezclas que hacemos en nuestro interior hayan diluído el origen hasta hacerlo irreconocible.

Creo (y probablemente esa sea una habilidad a desarrollar) que si aplicásemos un poco más de conciencia al proceso de incorporación de referencias al mosaico, nuestro crecimiento sería mucho más rápido. En su conferencia, Puño se refiere a la capacidad de copiar de otros artistas (y no necesariamente “artistas” del mismo gremio, sino en general a inspirarse en cualquier otro ámbito de la vida), y a la importancia de hacerlo de forma consciente, esctructurada: “me fijo en este artista, de él me gusta tal cosa, voy a hacer el esfuerzo de practicar, copiar e incorporarlo a mi batería de recursos”. Recuerdo que David Hobby, en alguno de sus cursos de fotografía, hablaba del “bag of tricks” (la “bolsa de los trucos”) al referirse a las distintas habilidades, formas de hacer… que uno iba aprendiendo (y por lo tanto haciendo disponibles para su uso). Del mismo modo, un análisis de nuestro “mosaico referencial” en su estado actual nos puede dar pistas de “hacia dónde dirigirnos”, qué cosas podemos explorar conscientemente para hacerlo crecer.

Lo curioso es que las piezas de ese “mosaico referencial” (que puede ser entendido como “conjunto de ideas externas”), al incorporarlas, empiezan a interactuar entre sí, a evolucionar, a transformarse. Se mezclan con nuestra personalidad, con nuestra experiencia. El resultado es un estilo propio, personal e intransferible.. Y a la vez en constante evolución.

Contenido relacionado:

¿Qué vas a leer ahora?

1 comentario

  1. Alguien me dijo hace tiempo que dentro de 10 años serás el mismo, a excepción de las personas que hayas conocido y los libros que hayas leído. Siendo cierto, siempre he echado de menos la parte digamos “vivencial”. Conocer gente que te aporta cosas o leer libros está bien, pero experimentar y conocer por ti mismo es mucho mejor.

    Me has recordado algo a lo que llevo dando vueltas desde hace tiempo, y es aprovechar ideas de otros campos para aplicar al tuyo. Es decir, vale que te puedes dedicar a la empresa, pero ¿qué puede aportarte un actor de teatro? ¿O un filósofo? A veces, las ideas más peregrinas evolucionan en tu cabeza de formas insospechadas y te sirven para pensar en otras direcciones.
    Y, a lo mejor, la innovación disruptiva a la que tanto bombo damos no está muy lejos de eso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *