Te voy a hacer un coaching

Hace poco me hacían una reflexión que, a mí por lo menos, me chirriaba por todos los lados. “Vamos a llamar a Fulanito para hacerle un poco de coaching, porque está un poco perdido”. El tono era “vamos a hablar con Fulanito para que se dé cuenta de cómo tiene que hacer las cosas, porque no está haciendo lo que nosotros queremos”.

Vaya por delante que yo no sé mucho de coaching. Apenas nada. Pero tal y como yo lo entiendo, el coaching es un proceso guidado de autodescubrimiento. Consiste en ayudar a que una persona explore en su interior en busca primero de preguntas y luego, con suerte, de respuestas. Que pueden (y aquí viene el matiz) coincidir o no con lo que nosotros creemos que debe ser. Con este enfoque, uno no “le hace coaching” a alguien para enderezarle, para llevarle por el buen camino. Eso y el coaching se parecen como un huevo a una castaña. Lo que uno hace en un proceso de coaching es abrir una caja (o mejor dicho, ayudar al otro a que la abra), y ver qué es lo que hay dentro… tanto si es lo que nosotros queremos que haya como si no.

Recordaba el libro de Schein sobre el proceso de “ayudar”, y cómo éste solo funciona si se basa en una “búsqueda humilde”, en explorar la realidad de los problemas (y no dar por válida nuestra percepción sobre ellos), y en involucrar a las personas en las soluciones (y no en darle nosotros las que consideramos correctas). En definitiva, en evitar adoptar el rol del “médico” o del “experto”.

Al final, desde mi punto de vista el coaching tiene una parte de proceso, técnica, herramientas (que hay que conocer y aplicar muy bien; no cualquiera está capacitado para ello, especialmente porque en muchos casos es contra-intuitivo… ¡qué difícil es morderse la lengua!), y otra parte de “arte”, de sensibilidad especial para saber tratar con las personas, para intuir en qué momento tocar cada tecla. Y eso implica conocimientos y práctica, mucha práctica. Y una voluntad real de explorar, de ayudar al otro a que encuentre su propio camino.

Y eso no tiene nada que ver con “hacerle un coaching” a alguien entendido como lo describía al principio. Llamémosle “echar una bulla”, “llamar a capítulo”, “marcar prioridades”, “ponerle firme” o cualquier otra cosa… pero no le llamemos coaching.

También en

Raúl Hernández González

Soy Raúl, el autor desde 2004 de este blog sobre desarrollo personal y profesional. ¿Te ha resultado interesante el artículo? Explora una selección con lo mejor que he publicado en estos años.

¡Y si te suscribes podrás seguir recibiendo más reflexiones y herramientas útiles para ti!

También en

Latest posts by Raúl Hernández González (see all)

3 comentarios en “Te voy a hacer un coaching

  1. Efectivamente, llevas toda la razón. A veces hay ciertos términos que se ponen tan de moda que se desvirtúa su significado. Este es uno de ellos. Además por lo que se ve cualquier persona puede ser coach, sólo hace falta poner #coach en tu perfil de Twitter, xD.

    Bien visto Raúl.

Deja un comentario