¿Cuánto trabaja el trabajador del conocimiento?

Este artículo que leí hace unos días comienza con una frase “agresiva”: “Los trabajadores del conocimiento son malos trabajando”. Y digo que es una frase agresiva porque lo primero que uno siente, cuando la lee, es cierta indignación: “Pero qué dice, está chalado. Con la de horas que yo echo al cabo de la semana, si ni puedo desconectar por las noches, si el fin de semana me paso pendiente de todo, éste no sabe la presión a la que estoy sometido”.

Pero una vez pasada esa primera reacción defensiva, se pone uno a pensar y, a poco autocrítico que uno sea, tiene que aceptar que parte de razón (si no toda) lleva.

Recuerdo cuando, en mis primeros años en una empresa grande de consultoría, había que hacer semanalmente el TR (Time Report). Básicamente, una contabilidad de “a qué proyecto habías estado dedicando tu tiempo durante la semana”. Dejando al margen de que aquello acabase siendo un cachondeo (al final se trataba de asignar horas al proyecto que te dijera el gerente, que era el que decidía qué proyectos podían asumir más coste, o qué porcentaje de cargabilidad tenía que llevar cada persona), las veces en que lo hacías bien te planteabas “joder, 40 horas en una semana son muchas; y es verdad que las he hecho, de sol a sol aquí metido, pero si intento llevarlas a tareas concretas…”. Porque te parabas a pensar, a echar cuentas de “qué he hecho realmente durante esta semana”, y te salían menos cosas de las que tu cabeza pensaba. Sí, has hecho dos propuestas, has trabajado en un modelo de datos, has revisado una presentación… ¿y eso son 40 horas?

Las cosas, creo, no han cambiado demasiado. Si realmente nos pusiésemos a hacer un análisis “minuto a minuto” de a qué dedicamos el tiempo durante una semana normal, se nos caerían muchos mitos. Empezaríamos por las distracciones puras: que si el café, que si la charleta con los de al lado, que si otro café, que si miro un ratito el Facebook o le echo una ojeada a ver qué pasa por el mundo, que si entro “con flexibilidad”, conspiraciones de pasillo, el pitillo de los que fuman, que si la hora de la comida se alarga sin querer… todo ello justificado con el clásico “sólo faltaba, con la de horas que echo aquí”.

A ese volumen de tiempo, añadiríamos las “distracciones autorizadas”: todo ese tiempo que nos pasamos en reuniones poco productivas, las idas y venidas del mail, repetir por enésima vez lo mismo a quien no se enteró o no se quiso enterar, las planificaciones, replanificaciones y requeteplanificaciones de un proyecto, las preguntas de los compañeros, la elaboración de informes y “memos” que sirven a las necesidades coyunturales de este o aquel jefe… todo ello “tiempo de trabajo” a efectos de tranquilizar nuestra conciencia, pero tiempo muy poco productivo.

Así pues, ¿cuánto nos queda de trabajo productivo “de verdad”? Del tiempo que Cal Newport llama en su artículo de “deep work”, de trabajo intenso, de trabajo que suponga una verdadera puesta en valor de nuestro conocimiento, que sirva para impulsar de verdad las cosas. ¿Cuánto? Yo tengo que decir que, lamentablemente (shame on me), la mayoría de las veces entre poco y muy poco.

No, no seré yo quien haga de menos esas otras actividades más “soft”. La planificación, la gestión, la coordinación, la comunicación, las relaciones, el desarrollo de equipos… son elementos fundamentales a la hora de que las cosas funcionen de verdad. Y por lo tanto, requieren su tiempo. Sin embargo, tengo la sensación de que siendo elementos más “light” tendemos a ser poco rigurosos con el control y la gestión de ese tiempo, dejamos que se transforme en una marea negra que invade nuestra dedicación dejando escasos momentos a sacar partido a ese “trabajador del conocimiento” que se supone que somos. No, no creo ni de lejos que se pueda estar en modo “deep work” 40 horas a la semana, ni mucho menos. Pero sí creo que como dice el autor del artículo que citaba al inicio, es muy importante hacer un esfuerzo consciente en poner foco a este tipo de trabajo y ser capaz, todas las semanas, de evaluar nuestra aportación en esos términos en vez de dejarnos arrastrar por esa multitud de “tareas que parecen trabajo” pero que, en el fondo, sabemos que están en otro nivel.

PD.- Que puede ser, no digo yo que no, que esté haciendo categoría de un problema individualizado. Pero o yo soy muy mal observador, o esto es algo que le pasa a demasiada gente…

También en

Raúl Hernández González

Soy Raúl, el autor desde 2004 de este blog sobre desarrollo personal y profesional. ¿Te ha resultado interesante el artículo? Explora una selección con lo mejor que he publicado en estos años.

¡Y si te suscribes podrás seguir recibiendo más reflexiones y herramientas útiles para ti!

También en

2 comentarios en “¿Cuánto trabaja el trabajador del conocimiento?

  1. Realmente tocaste carne, si analizamos la reflexión planteada, al final de la jornada cuales son nuestros productos? realmente no hacemos un balance de lo actuado día a día, como lo tiene el personal técnico que labora en una fábrica, los resultados son números (cantidades). El personal del conocimiento, si bien es cierto no se puede medir su productividad con una estadística diaria, pero al finalizar el mes: porcentajes de avances de investigaciones, proyectos y de otras cosas tangibles. Realmente el tiempo se va en conversaciones muchas veces improductivas, con jefes que no conocen porque están en el cargo, ni hacia donde van, sobre todo cuando son Jefes de entidades públicas, los llamados “cargo de confianza” te da impunidad para llamarlo elegantemente las relaciones públicas, si señor!!

  2. Me ha gustado tu reflexión, es verdad, yobdescubri que trabajo mejor sin interferencias externas (ni telf, ni gente cerca,ni whatsapp….). Me rinde el tiempo el triple!

Deja un comentario