El drama de las pequeñas consultoras

Las pequeñas consultoras, incluso los consultores individuales, se enfrentan recurrentemente a un dilema de difícil solución (*). Tienes que hacer un esfuerzo importante para “mover el árbol” y generar posibles proyectos. Esto implica, la mayoría de las veces, tener varios frentes abiertos de los que unos se acaban concretando, y otros no.

El problema de esta situación es el riesgo que asumes de que, de repente, se te concreten varios proyectos a la vez… y no tengas recursos para afrontarlos. Siendo “dos y el del tambor”, cuando coinciden varios proyectos a la vez la tensión es máxima (a veces directamente inasumible), y cualquier eventualidad (del tipo un miembro del equipo se pone malo, o se va de la empresa, o las especificidades de un cliente tipo “yo quiero que el trabajo lo haga Fulanito”) te deja a los pies de los caballos. Entonces, todo el esfuerzo que has realizado por hacerte un nombre, por conseguir proyectos… se va al traste, das un servicio pobre, quedas fatal con los clientes y tu reputación se hunde.

¿Qué se puede hacer? Bajar el ritmo podría ser una solución; si mueves menos el árbol, hay menos probabilidades de que dos proyectos vayan a solaparse (yendo al extremo: no acepto ningún proyecto mientras tenga otro en marcha). Pero no lo es tal, ya que haciendo eso también incrementas las posibilidades de tener largos periodos “sin proyecto” que, para una pequeña consultora, son igualmente mortales a nada de “estructura fija” que tengas. Por lo tanto, siempre vas a tener que asumir un cierto riesgo de este tipo.

Creo que lo que mejor te defiende frente a estas circunstancias es una organización flexible. Es decir, llevado al extremo, que la consultora no sea tal, sino una red más o menos amplia de “consultores indviduales” que se consolidan por proyecto. De esta forma por un lado reduces (de hecho, no existe) la estructura fija (por lo tanto, puedes sobrevivir mejor en periodos de “no proyecto”), y por otro eres capaz de montar equipos de proyecto a demanda contando con fulano o con mengano en función de sus disponibilidades, de las necesidades de los proyectos, etc. Claramente esto implica desarrollar precisamente esa “constelación” de personas más o menos cercanas, cuidar la relación con ellos, fortalecer los vínculos comunes… de una forma distinta a como se hace cuando se forma parte de una misma empresa.

En todo caso, junto a una organización flexible (y por lo tanto capaz de adaptarse con agilidad y minimizando el riesgo tanto a los momentos “pico” donde coinciden varios proyectos, como a los “valle” donde no hay actividad), creo que hay un factor importante para la gestión de estas situaciones: la sinceridad y honestidad con el cliente. En esos casos donde coinciden varios proyectos y la pequeña consultora se ahoga, no hay nada más perjudicial para la reputación que intentar hacer ver al cliente que “no pasa nada” y que “todo va bien”, cuando para éste es evidente que no es así. Ir de “gran consultora” cuando no lo eres es un error, y normalmente los clientes son más comprensivos si les planteas la situación de cara (y en muchos casos puedes negociar un margen para la flexibilidad que te permite organizar mejor tus recursos y así salir del atasco y poder atender a todos los proyectos), que si insistes en mantener tu versión de que “no hay ningún problema, todos nuestros recursos y nuestra están en este proyecto”. Porque en el momento en el que le prometes eso a dos clientes a la vez… no vas a ser capaz de mantener tu promesa.

(*) Las grandes consultoras no son ajenas a este dilema. Sin embargo, por su dimensión pueden permitirse una mejor organización en tiempos de proyectos concurrentes (más posibilidades de distribuir flexiblemente sus recursos), así como disponer de más “músculo financiero” para soportar periodos de sequía.

Contenido relacionado:

¿Qué vas a leer ahora?

1 comentario

  1. Buenos días Raul, que gran razón tienes y que reflejado me veo en tu entrada. Después de casi un año de sequía como bien dices, con algún que otro pequeño proyecto, me encuentro que de tanto sacudir arboles las manzanas casi me parten la crisma. La opción que tomé fue precisamente la que sugieres… ceder parte de algunos proyectos a colegas y sobre todo sinceridad con los clientes.
    Como siempre, es reconfortante ver que algunas, aunque sean pocas, de las decisiones que tomamos no parecen del todo malas.
    Sigue con tu buen trabajo de divulgación, somos muchos los que al vivir fuera de los ambientes propios de la consultoría, nos supone una gran satisfacción mantenernos en contacto con el mundo a través de blogs como el tuyo. Gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *