Culturas corporativas fuertes: por qué son positivas

Ayer estuve un rato en la sesión sobre “Cultura Corporativa” que llevaban Ángel Medinilla y Alejandro Barrera en el marco de la Scrumweek. Hablaron (hablamos) durante un par de horas del concepto de cultura corporativa y de su importancia. Y en el curso de la charla hubo un sesgo que no me gustó (y así se lo hice saber) hacia “cómo molan las culturas tipo Zappos“, en confrontación con otras culturas “tipo ArthurAndersen”. Es decir, las culturas “buenrollito” vs. las culturas “de los encorbatados”.

Discrepé, y discrepo. Una cultura fuerte y reconocible siempre es positiva. Saber de antemano con qué te vas a encontrar, qué tipo de personas, cómo va a ser la dinámica de trabajo, qué comportamientos están valorados y cuáles no, todo ello a través de una serie de formas de actuar reconocibles y consistentes a lo largo del tiempo y el espacio… es algo muy valioso. Al igual que la marca (personal y de empresa), consigues vincular tu nombre, tus servicios, tu presencia… a un conjunto de valores. Y además es algo muy difícil de conseguir.

Otra cosa distinta es que haya una serie de valores con los que comulgues más, y otros con los que comulgues menos. Entonces es cuestión de que encuentres, como profesional, una cultura en la que te sientas cómodo, donde haya sintonía entre lo que tú crees y lo que el entorno refuerza. Pero hasta para eso es positiva la existencia de culturas fuertes: para saber si encajas o no. Yo quiero saber, de antemano, “de qué palo” va una determinada empresa, y saber si encajamos o no. Quiero tener toda la información posible encima de la mesa, saber toda la verdad antes de tomar decisiones, y evitar perder el tiempo. Y no pasa nada, hay “gente pa tó”; y al que le guste la cultura zappos no sobrevivirá en un entorno “arturito”, y viceversa. Cada mochuelo a su olivo, cada uno en su casa y dios en la de todos.

Lo que es verdaderamente malo es la ausencia de una cultura fuerte, donde cada uno hace las cosas de una manera, donde no hay consistencia, donde hoy es blanco y mañana negro, donde en una misma empresa acabas dependiendo de “con quién te toque” para tener una experiencia u otra. Igual que es malo predicar una cosa, y luego hacer otra distinta. ¿Pero una cultura fuerte y coherente? Tiene un valor incalculable. Aunque luego, a nivel individual, a unos nos convenzan más unas u otras.

Así pues, si yo fuera una empresa, procuraría tener bien claro cuáles son los fundamentos de mi cultura corporativa (los que sean), y procuraría hacer todo lo posible para asegurar que todo el mundo se comporta de acuerdo a ellos. Porque así se refuerzan esos valores, y así se construye una cultura fuerte y reconocible.

Contenido relacionado:

¿Qué vas a leer ahora?

5 comentarios

  1. Estoy de acuerdo contigo. Es más fácil trabajar en sitios de cultura fuerte donde uno sabe que se espera y como se espera. Otra cosa es que a veces no interese o a lo largo del tiempo uno cambie de gustos y ya no se encuentre tan cómodo en determinada cultura.

    Pero, en fin, que voy a decir después de más de 10 años en una de las culturas empresariales más fuertes de España…

  2. Bueno un tipo de cultura no es ni bueno ni malo, como dice la canción… “Depende”. Depende del tipo de empresa y con ello me refiero al tipo de actividad que realiza, por ejemplo una cultura tipo dinosaurio,donde todos sus procesos están previamente determinados y estructurados se ajusta perfectamente al ejercito o a una empresa que requiera procesos repetitivos de poca innovación. En consecuencia una empresa cuya actividad este plenamente basada en satisfacer las necesidades cambiantes del cliente o compita salvajemente con otras, requerirá una cultura muy practica, sin tantos estructuralismos, formalismos, por supuesto mucho mas plana y menos centralizada. Aunque siendo más realistas la idea no es manejar una cultura única en toda la organización; es poco practico exigir al departamento de marketing y publicidad cuya labor es básicamente creativa una cultura estructurada. Tal cual es poco recomendable una cultura basada en la innovación en un departamento de contabilidad o finanzas donde el objetivo principal es mantener un control sobre las actividades. Y sin embargo habrá una cultura predominante que deberá ajustarse a las necesidades reales de la empresa, basados en el entorno en que esta se desenvuelva. Cuando se tiene una cultura fuerte; se hace referencia a: “como hacemos las cosas aquí” y por su puesto ayuda al momento de identificar los perfiles idóneos para la empresa, es claro que algunas personas prefieren la estabilidad y otras el riesgo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *