Los límites de tu aguante

Police Line Do Not Cross

Hace no mucho he atravesado una situación un poco conflictiva. Me había vinculado a una asociación local, pero tras varios meses de pertenencia, y tras observar una serie de comportamientos y actitudes que no me convencían, decidí darme de baja. Eso de oir, ver y callar (y tragar) no va conmigo, y tampoco me apetecía hacer de “pepito grillo”. Así que, sin más, un paso atrás y sanseacabó.

El caso es que, al comunicar mi baja, alguien me dijo algo que me hizo pensar: “Ya sabes, que en la asociación como en todo lo demás, no todo, funciona como a nosotros nos gustaría, pero poco a poco hay que seguir adelante.”

¿Sería posible que, quizás, yo fuese un exagerado y que tampoco la cosa fuera para tanto? ¿Que tenga poco aguante, y que a la mínima contrariedad decida desvincularme? Me hizo pensar en otras situaciones, más o menos similares, por las que he ido pasando en la vida. A nivel laboral, a nivel personal… y la verdad es que puedo llegar a concluir que es probable que yo tenga una especial facilidad para “desconectar” cuando una situación no me convence. He visto a gente aguantar carros y carretas en situaciones donde yo, simplemente, he cogido la puerta y me he ido.

¿Significa eso que soy un flojo? ¿Que no tengo la capacidad necesaria para persistir? Pues… creo que no es eso. Creo que tengo persistencia, y capacidad de aguante. Pero creo que necesito estar muy convencido de algo para que esa capacidad aflore. Si pensase que el trabajo de mi vida depende de ello, o la felicidad y el bienestar de mi familia, o mi supervivencia económica… entonces aguantaría lo que hiciera falta.

Pero “aguantar por aguantar”, cuando el beneficio derivado de ello es escaso… no, mira, tengo otras cosas de las que preocuparme y en las que poner mis energías.

Al final, se trata de poner en una balanza lo que te aporta de positivo (ahora y en el futuro) una situación, y la incomodidad que te genera. Si lo segundo gana a lo primero, es tontería aguantar. Aunque claro, ambos lados de la balanza son completamente subjetivos, tanto lo positivo como lo negativo. Pero por eso mismo es necesario hacerle caso a las propias sensaciones para decidir, tener muy claro qué es lo que uno quiere en la vida y qué está dispuesto a sacrificar. Y, por lo tanto, saber cuando tiene que decir “por ahí no paso”.

Foto: Jayneandd

También en

Raúl Hernández González

Soy Raúl, el autor desde 2004 de este blog sobre desarrollo personal y profesional. ¿Te ha resultado interesante el artículo? Explora una selección con lo mejor que he publicado en estos años.

¡Y si te suscribes podrás seguir recibiendo más reflexiones y herramientas útiles para ti!

También en

Latest posts by Raúl Hernández González (see all)

5 comentarios en “Los límites de tu aguante

  1. Buff, esto mismo me lo han echado en cara en más de una ocasión. Yo también soy de los que me salgo. ¿Para qué seguir cuando hay otras opciones en las que podemos contribuir mejor y sacar mejores cosas de nosotros mismos?
    Pero admito que me lleven la contraria. No pretendo, ni de lejos, llevar razón en algo tan personal… y respetable.
    Saludos, Raúl.
    Julen

  2. Yo admito que otros, en la misma situación, decidan seguir adelante. Al fin y al cabo, siendo una ecuación totalmente subjetiva, ¿quién soy yo para imponer mis criterios a otros? Pero por eso mismo, no me gusta que otros traten de imponerme sus criterios a mí…

    Creo que en esa “economía en red” a la que vamos, la formación y ruptura de estos “enlaces” es fundamental. Y en realidad es bueno que cada uno nos sintamos vinculados a proyectos y personas diferentes; al fin y al cabo, ésa es la gracia, ¿no?

  3. Expresado con tanta claridad y precisión, la verdad, es que me he sentido pillada en falta. Llevo un par de días pensando en ello y ahora me parecen obvias algunas cosas. Creo que me lo voy a poner como objetivo prioritario y me quedo con esta frase como cabecera:

    “Al final, se trata de poner en una balanza lo que te aporta de positivo (ahora y en el futuro) una situación, y la incomodidad que te genera”

  4. Hola Raúl,

    Tiempo sin saber de tí, pero como siempre un verdadero gusto,

    En verdad me ha parecido excelente tu reflexión toda vez que lo veo como una manera de simplificar mejor lo que en verdad vale la pena de hacer.

    Muchas veces nos enfrascamos en cosas que no cubren nuestras expectativas o que simplemente no son lo más adecuado para nosotros, en este sentido lo mejor es aprovechar el tiempo de nueva cuenta y no estancarnos por no decir un triste, lo siento no es lo que quería.

    He escrito alguna vez que lo mejor para una vida en plenitud es Simplifica y mejora tu vida. http://wp.me/pPuRl-f4

    Te mando un gran saludo y te felicito como siempre.

    Saludos,

    Omar Carreño, tu amigo desde México.

Deja un comentario