Monólogo o conferencia

Hoy aterrizaba, gracias a un tuit de Ángel, en esta conferencia de Seth Godin. He estado viéndola durante sus 20 minutos, con una sensación extraña: ¿estaba viendo una conferencia, o un monólogo tipo “club de la comedia”? Lo cierto es que se parece más a lo segundo que a lo primero. ¿Es, por lo tanto, una pérdida de tiempo? ¿Es “poco profesional”? Lo dudo.

En primer lugar, con este formato ha conseguido algo fundamental: que la vea de principio a fin. Algo que otras conferencias, más clásicas, muchas veces no consiguen. Sí, puede que el contenido pueda ser interesante, pero sin un continente agradable, de fácil digestión… lo más probable es que me acabe aburriendo más pronto que tarde, y desconectando: dejando mi mente vagar (si no tengo más remedio que estar físicamente presente, como ocurría en muchas de las clases a las que asistí), levantándome y marchándome (si es una posibilidad), o haciendo click para cerrar la ventana.

“No, pero es que tienes que esforzarte”. No, amigo. Como dice el propio Godin en la conferencia, si yo pienso que es aburrido… ES aburrido. Si tu objetivo es que yo me interese por lo que tienes que decir, y no me intereso… el que tiene un problema eres tú más que yo. Otra cosa es que simplemente quieras cumplir el expediente, pero ésa es otra historia.

“Claro, mucho jiji y jaja pero te quedas con pocas ideas”. Discrepo. Más vale una conferencia divertida que atraiga mi interés y consiga que me quede con dos o tres ideas fundamentales, que una presentación llena de conceptos y detalles de los que no voy a retener nada. Creo que la misión de una conferencia no es “transmitir conocimientos”; para eso existen otros medios mucho más eficaces a los que, además, puedo recurrir a demanda. El breve tiempo de una conferencia debe, a mi modo de ver, usarse para para inocular cuatro ideas fundamentales en los oyentes y despertarles el interés por una determinada materia: por conocer más, por profundizar, por aplicar esas ideas a su propia realidad.

El problema es que es bastante más fácil preparar una conferencia en modo clásico, aunque aburra a las ovejas, que poner en marcha una representación (que al fin y al cabo eso son los monólogos) capaz de involucrar a la audiencia.

Contenido relacionado:

¿Qué vas a leer ahora?

3 comentarios

  1. En comunicación se dice que si alguien no entiende tu mensaje el problema es tuyo no del receptor. Como bien dices, tan importante es el contenido como el continente, porque por muchos conocimientos que tengas si no los sabes explicar de poco sirven.

  2. Mi estimado Raúl,

    Creo que lo más interesante de lo que acabas de plasmar es lo siguiente: Buena o no esta conferencia ha llamado tu atención, nos has hecho partícipes de la misma y en determinada situación sigue recorriendo el mundo.

    Esto es lo que ahora más me ha llamado la atención, que en determinado momento ha despertado mi interés y todo gracias a la difusión que le has dado.

    En verdad es un juego interesante en el que vamos transmitiendo de boca en boca la información.

    Saludos desde México.

    Omar Carreño

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *