La factura

Este último fin de semana lo hemos pasado en una casa rural. Bien, todo correcto. Llega la hora de pagar, y la mujer nos entrega un recibo. Yo andaba liado con las maletas y no me di cuenta: ¿y la factura? Bueno, no importa, se la pido por mail cuando llegue a casa. Así lo hago, indicándole los datos de facturación, y la mujer me envía escaneado… el mismo recibo (por supuesto, sin ningún dato). Ahí ya me mosqueé. Porque una cosa es que la mujer esté acostumbrada a no dar factura (y por lo tanto, a meterse todos los ingresos en el bolsillo sin declararlos ni en la renta ni en el IVA ver actualización al final del post), y otra es que cuando se la pidas expresamente te tome por tonto y pretenda que te quedes con el recibo.

Así que le respondí: “No te preocupes por la tardanza, que no corre prisa. Sin embargo, me has enviado el recibo, que es algo que ya tenía. Lo que te he pedido es la factura (con vuestros datos fiscales, el importe total que hemos pagado, el IVA desglosado, etc.), porque entiendo que el negocio de la casa rural está legalmente dado de alta (bien como persona jurídica, o bien facturando como autónomos), declaráis los impuestos correspondientes… y por lo tanto emitís facturas de los servicios que prestáis.”

Y ya, por fin, me ha mandado la factura. Y una queja “te mando la factura, pero tus preguntas tan suspicaces no han sido de mi agrado, no tenias más que haberme pedido todos los datos cuando estuviste en mi casa. Soy autónoma, tengo licencia fiscal, apertura de la casa por parte de todos los estamentos oficiales DGA, Ayuntamiento etc.”

Lo cual confirma mi teoría. Porque me había llegado a plantear que, quizás, la mujer se había puesto a alquilar la casa sin tener mucha idea, sin dar nada de alta, sin saber siquiera qué era una factura (y pensaba de buena fe que con el recibo cumplía), y de ahí que cuando yo le pedía la factura no sabía de qué le hablaba. No me cuadraba mucho (tampoco daba el perfil de “alelada”, y la casa estaba montada lo suficientemente bien como para pensar que estaba hecho “por lo legal”), pero era una opción. Pero si ya me dice que sí, que es autónoma y demás… entonces sabe perfectamente qué es una factura, sabe perfectamente que su obligación es facturar (edito porque esto es relativo… ver actualización al final del post)… y ha intentado escurrir el bulto. No sólo en primera instancia (en el momento del pago), sino (lo que más me ha mosqueado) después cuando expresamente le he pedido la factura.

De hecho, en una casa que lleva abierta dos años, a mí me ha dado la factura número 19 (y el libro de visitas tenía bastantes más anotaciones, por no ir más lejos). O sea, que facturará 1 de cada 10, y el resto se las lleva crudas (esto no es necesariamente así, ver actualización al final del post).

Entendedme bien; la cuestión del fraude fiscal no es realmente lo que me molesta (no es que esté a favor del fraude: pero habiendo gente que defrauda euros por miles y miles, no sería lógico tomarla con alguien así; y además, en mayor o menor medida… el que esté libre de pecado que tire la primera piedra). Si no te da la factura de buenas a primeras, pero en cuanto se la pides te la da sin problemas, pues pase. Pero que cuando se la pides te intente torear con el recibo escaneado, y que cuando le insistes se haga la ofendida por mis “preguntas tan suspicaces”…

Tal y como le he respondido: “La mejor forma de evitar suspicacias es hacer las cosas correctamente, y entregar la factura a todos los clientes cuando abandonan la casa; o en su defecto, entregarla a la primera cuando te la reclaman. Francamente, tampoco es de mi agrado tener que insistir para conseguir algo que debería ser automático.”

Actualización: la discusión en los comentarios me ha llevado a revisar la ley (Real Decreto 1496/2003, de 28 de noviembre, por el que se aprueba el Reglamento por el que se regulan las obligaciones de facturación) y efectivamente creo que estaba en parte equivocado. Si la señora está acogida al régimen simplificado del IVA y paga el IRPF en módulos (algo que no sé a ciencia cierta, pero que podría ser), no tiene obligación de emitir factura (ni documento sustitutivo) por defecto (o sea, que es correcto que no entregue factura de inicio); aunque sí está obligada si se lo pido. No cambia demasiado las cosas (yo me mosqueé en el momento en el que, tras pedirle la factura, me mandó un recibo; y eso es algo que está mal se mire por donde se mire, porque ni siquiera era un “tique” conforme describe la ley), pero algo sí.

También en

Raúl Hernández González

Soy Raúl, el autor desde 2004 de este blog sobre desarrollo personal y profesional. ¿Te ha resultado interesante el artículo? Explora una selección con lo mejor que he publicado en estos años.

¡Y si te suscribes podrás seguir recibiendo más reflexiones y herramientas útiles para ti!

También en

Latest posts by Raúl Hernández González (see all)

18 comentarios en “La factura

  1. Deberíamos ser menos tolerantes con el fraude. Luego nadie se extraña de que aquí se roben millones de euros y no ocurra nada relevante.

  2. Hola,

    el fraude es una lacra y hay que terminar con el, hasta aqui correcto.

    Pero no podemos ser juez y parte, tenemos espiritu de salvapatrias y muchas veces no sabemos realmente lo que estamos defendiendo, ¿es loable? SI, ¿es infalible? NO .
    Te has parado a pensar si esa persona declara el IVA por modulos y por lo tanto va a pagar una cuota fija de IVA independientemente de si te hace o no te hace la factura? y no esta escurriendo el bulto… quizas para ella es una manera de agilizar un proceso que no le aporta nada ( salida de la casa ), basado en la simple estadistica de que el solo el 1% de los clientes le piden factura.

    Realmente creo que si de un cliente recibo un correo con esas “insinuaciones” que has hecho tu, ese cliente iba a venir a buscar la factura en persona para verme y decirme las cosas en la cara…si realmente la quiere, una cosa es ejercer tu derecho a solicitar una factura legal para que posiblemente tu puedas deducirte el IVA y otra cosa es insinuar que son “defraudadores” ,mas cuando:

    1.- Tuviste la oportunidad de informarte ANTES de ir a la casa rural, si tenia posibilidad de emitir factura y si estaba correctamente registrada, incluso expresar tu voluntad de obtener factura por el servicio obtenido a la finalizacion del mismo en el momento que realizas la reserva.

    2.- Tuviste la oportunidad de pedirla “in situ”, sin insinuaciones, como personas, tu le comentas que necesitas factura y listos.

    Saludos!!

  3. Me ha gustado mucho este post. No obstante, yo sí pienso que el fraude fiscal sí es la cuestión.

    La entrega de la factura (o el ticket – factura para minoristas) debería ser algo tan obvio como las vueltas si se paga en efectivo o la copia del recibo del pago con tarjeta. Estamos de acuerdo. Pero, ¿por qué no se hace? En mi opinión la respuesta es clara: el fraude fiscal está socialmente aceptado.

    Yo muchas veces me pregunto cómo hemos llegado a tener como comportamiento tolerable e incluso elogiable el fraude fiscal. No son todos, pero tampoco son pocos, los autónomos y pequeños empresarios que ven el escamoteo del IVA como algo natural y aceptable éticamente. Muchos de ellos luego se quejan de los servicios públicos, piden ayudas y subvenciones, o simplemente se escandlizan de la corrupción de la clase política.

    Por otro lado que algo sea un comportamiento generalizado no lo hace más aceptable éticamente. Al menos para mí. Además el defraudador, defrauda todo lo que puede, cada uno a su nivel. Que un autónomo defraude unos cientos de euros, no lo hace mejor ni más tolerable que aquel que defrauda millones. Ese autónomo, si pudiera, también defraudaría millones.

    Ojo, que no se me malinterprete. Una cosa es la elusión fiscal y otra el fraude. Es lícito intentar minimizar el coste fiscal de cualquier actividad. Pero, ¿es lícito engañar y mentir para dejar de pagar? ¿A quién se perjudica con eso? Creo que a todos, incluido al defraudador. Es como si además de hurtarle ese dinero a los demás, en parte, se robara a sí mismo.

  4. Suscribo al 100% lo dicho por Ruisan:

    “Deberíamos ser menos tolerantes con el fraude. Luego nadie se extraña de que aquí se roben millones de euros y no ocurra nada relevante.”

  5. Pep; “in situ” no la pude pedir, porque cuando mi mujer hizo el pago (y esta señora le dio el recibo) yo estaba metiendo maletas en el coche, y ya no la vi. Si lo hubiera visto en ese momento, lo hubiera pedido.

    Respecto a informarme antes: si es un negocio de este tipo, tiene que entregar factura. No creo que dependa de “si tiene posibilidad”, ni tampoco de “si lo considera oportuno” o de que “yo lo pida”. No es optativo, ni tengo por qué preguntarlo antes. La factura es el único medio que yo tengo de demostrar que he consumido un servicio, es mi derecho y no tengo que andar suplicándolo.

    Por otro lado; ya le pedí la factura, sin ningún tipo de insinuación. Y como respuesta me envió el recibo. Así que una de dos: o no sabía lo que es una factura, o sabiéndolo (cosa que es evidente que sabía; ya había hecho varias antes) pretendía no dármela. Las “insinuaciones” (que no eran tales; simplemente un “si te he pedido la factura, mándame la factura y no un recibo”) vienen después de que no me la entregase en un primer momento, y de no entregármela cuando se la pedí expresamente. Como le he dicho, no habría habido ninguna suspicacia si cuando le pido la factura (de forma totalmente correcta) me la hubiese dado. Que es lo que realmente me ha molestado de todo este asunto.

    Respecto al fraude: yo tengo una teoría similar a la de Ricardo, y es que en este país somos corruptos por naturaleza en general. Cada uno a nuestro nivel; si puedes unos eurillos, unos eurillos. Y si puedes unos miles, pues unos miles.

  6. Raul,

    coincido contigo en que somos corruptos por naturaleza, y tenemos la clase social que nos merecemos ya que son un fiel reflejo de la sociedad a la que representan.

    No obstante, quizas suelo ser mas tolerante, paciente, dialogante o confiado, llamalo como quieras, pero bien pudiera ser que no entendiese a la primera o no pusiese mucha atencion en lo que le estabas pidiendo y por eso te mando de nuevo el recibo, yo en esa situacion ya no le habria mandado otro correo con insinuaciones, la habria llamado telefonicamente y le haria explicado de palabra lo que realmente le estabas pidiendo, posiblemente asi se habria resuelto el malentendido sin la necesidad de insinuaciones gratuitas sobre fraude.

    Como te digo, si yo llego a ser el propietario y por escrito alguien me lanza esa acusacion, te aseguro que esa persona tiene que venir a verme la cara para que yo le de la factura, todos somos personas y podemos ser objeto de un malentendido, ahora piensa si tu no has sido nunca objeto de alguno y si te “crucificaron” tras la primera peticion… creo que el fraude es una lacra, pero la desconfianza y la falta de atencion entre las personas tampoco ayuda a construir una sociedad mejor.

    Hemos caido en el error de “virtualizarnos”, nos impersonalizamos tras un teclado que nos permite lanzar acusaciones gratuitamente desde la desconfianza, cuando una llamada y una conversacion “real” entre personas de no mas de 1 minuto puede evitar los malentendidos y las acusaciones gratuitas.

    Saludos!!

  7. Pep, yo creo que uno siempre tiene que asumir una tesis en base a las observaciones que hace. La de “no se ha dado cuenta de darme una factura”, la de “no sabe lo que es una factura”, o la de “pretende escamotearse de darme la factura”. Y en función de eso, actúa.

    Mis sensaciones, y mi desconfianza, han ido evolucionando a medida que he ido observando cosas. Al principio no tenía ninguna desconfianza. Cuando no me dio factura al pagar, pensé “ay, pillina…”. Cuando se la pedí y me mandó un recibo pensé “¿me estás tomando el pelo?”

    ¿Puedo equivocarme? Claro. Igual cree de buena fe que entregar un recibo es suficiente, igual entendió “recibo” donde ponía “factura”… pero igual no. Personalmente, suelo ser bastante confiado y bastante tolerante… hasta que percibo señales que me llevan a desconfiar.

  8. Me parece muy bien que persiguieses la factura hasta que la obtuviste. Odio el fraude fiscal de cualquier tipo porque considero que me están robando, por tanto la propietaria de esa casa me roba / nos roba cada vez que no da una factura. Eso sí, lo cortés no quita lo valiente y no me veo moralmente habilitado para decir “vayamos a por ella” sin decir antes “vamos a por los presidentes, diputados, alcaldes, concejales, banqueros, constructores… que nos roban a manos llenas”. Esta mujer defraudará unos cientos de euros, pero ¿qué defraudan los otros?.

    Por cierto, la crisis no consiste en que no haya dinero, dinero hay, siempre lo ha habido y siempre lo habrá, pero lo tienen unos pocos. El problema de este país es que lo que le ha hecho un país próspero, que es la existencia de una ancha clase media, se está perdiendo y cada vez hay más pobres, siendo los ricos cada vez más ricos.

    Por cada cigarra hay 100 hormigas.

  9. Correcto,

    no obstante fijate en el precio que se paga por la desconfianza…acusaciones gratuitas sobre fraude.

    Como te comento, puede que pague el IVA por modulos y el 99% de la gente se confome con el recibo ya que como comprenderas, quien se deduce el IVA de una factura por pasar el fin de semana en una casa rural? , normalmente la gente se conforma con el recibo lo cual no es malo siempre que como te digo ella pague el IVA por modulos y para nada este incurriendo en fraude, de echo el importe de los modulos se calcula por una estimacion y si quisiera defraudar lo primero que no llevaria completamente detallado es el libro de visitas ya que si se lo piden en una auditoria es probable que sepan que hospeda a mas gente de la que se estimó … no se, sigo pensando que lanzar acusaciones gratuitas de tal calibre es un tema delicado y almenos a mi me resultaria muy dificil hacer y mucho mas digerir…

    Saludos!!

  10. Pep; he estado revisando la ley y he de decir que tienes razón (he añadido una “Actualización” al post) en cuanto a que es posible que no tenga obligación de facturar por defecto. Pero sí la tiene cuando se le pide la factura… y yo se la pedí y me mandó un recibo. Ahí fue cuando la cosa no me gustó, y creo que (salvo “despiste” del tipo “entendí recibo donde ponía factura”) ella actuó mal. De hecho, el mensaje que yo le mandé no iba tanto por insinuar un fraude (bueno, un poco sí), sino más bien en “me sorprende que te pida una factura y me mandes ese papelote; si eres un negocio correctamente establecido no debería ser yo quien te explique qué es una factura”.

  11. Y aquí surge otra interesante cuestión, que todos los autónomos nos plantemos en un momento u otro…

    ¿Acaso piensas desgravar el IVA de un fin de semana con la familia? y si es así, ¿Te parece “correcto”?

    ¿cualquier cena es desgrabable? ¿y la ropa también vale? ¿Cuántos grados de parentesco son necesario para aceptar un ticket de una gasolinera?

    ¿Existe alguna normativa que permita aclarar razonablemente lo que es un gasto personal y otro profesional?

  12. Ok Raul, todos tenemos un limite a partir de el cual somos desconfiados, me queda claro que el tuyo se sobrepasó cuando de nuevo te envió el recibo y no la factura y no hay mucha mas vueltas que darle al asunto, estas en todo tu derecho de pedir tu factura y estas en todo tu derecho de solicitarla como quieras siendo tu el unico responsable de tus palabras… por mi parte no hay discusion, respeto tu postura.

  13. Mira, a titulo ilustrativo y en referencia al fraude fiscal, te voy a poner un ejemplo que me ha pasado trabajando en Inglaterra. Resulta que nos hemos visto obligados a auditar las cuentas de uno de nuestros puntos de venta por un tema contractual, y no solo hemos hallado que este distribuidor ha actuado en contra de ciertos parametros respecto de la distribucion de nuestros productos, sino que ha estado facturando incorrectamente para poder exportarlos “ahorrandose” un poco de IVA. No imaginas el puteo generalizado y malestar que esto ha causado en el equipo que manejo (todos ingleses). Y es que se entiende perfectamente en Inglaterra que quien no paga sus impuestos esta robando dinero a todos los ciudadanos. En Espana…bueno, como aqui la gente piensa que si hay problemas de dinero solo hay que imprimir mas, asi nos va…

  14. Como propietario de un pequeño hotel te doy mi humilde opinion. Estoy acogido a módulos, pago un importe fijo de iva (tenga el hotel lleno o vacío, ese es mi problema).
    Muchas veces, alguien me paga en efectivo, con prisas, y no me pide factura ni nada. A pesar de ello, yo genero factura de todas las ventas que hago.
    El negocio no es legal por emitir una factura. Para ser legal, lo primero que debe de tener es una autorización del organismo correspondiente a turismo de su comunidad. Le otorgaran una categoría, y tendrá un distintivo ‘oficial’ en la puerta el establecimiento, También podrás ver que tiene carteles de que dispone de hojas de reclamaciones. Una licencia de apertura por parte del ayuntamiento correspondiente. Todo eso son indicadores de que el negocio es ‘legal’.
    Como establecimiento de alojamiento, te pedirían tu documentación para hacerte una ficha para enviar a la policía.

    De todas maneras, tengo unas preguntas para ti. Cuando vas a comprar el periodico ¿pides factura al kioskero?. ¿Pides facturas de todos los cafes que tomas? Si haces una llamada en una cabina de telefonos ¿a quien le pides la factura?.

    Por otra parte, espero tu contestación sobre si era viaje de trabajo o placer, para ver de que manera piensas desgravar esos gastos.
    Un saludo,

  15. Pepe, ya he hecho la aclaración pertinente en el post. Efectivamente, no se es legal por entregar factura, sino por todo lo demás. Pero un negocio legal tiene obligación de entregar factura si se la piden, y sólo si no es legal se vería en un apuro cuando lo hacen. Yo pedí mi factura, y en primera instancia en vez de dármela me dieron otra cosa. De ahí que me pusiese en alerta.

    En cuanto a las facturas que pido y que dejo de pedir… obviamente no. No pido facturas de los cafés, no pido facturas del periódico, ni de la autopista, etc. Pero podría hacerlo, y el negocio (cafetería, kiosko o lo que fuere) estaría en obligación de dármela. En última instancia, la decisión es mía como cliente, y no del negocio. Yo pongo en una balanza “para qué quiero la factura y el importe” vs. “el lío que supone pedirla, almacenarla, contabilizarla”… y en función de eso actúo.

    El viaje era familiar. Respecto a cómo gestiono los gastos desgravables, he escrito un post entero al respecto… y no, todavía no sé qué voy a hacer con esta factura en concreto, no sé si va a formar parte de esos “gastos que sé que no son por actividad profesional, pero que uso como compensación de todos aquellos que sí lo son pero que no desgravo por motivos varios”.

  16. Buenos días. Con lo del tema de las facturas me has tocado la fibra sensible. Tengo una empresa de consultoría y facturo el 100% de los trabajos, cosa que por otra parte me ahorra gestionar una caja “B”, como hacen muchos.
    El separar los gastos personales de los empresariales es muchas veces complicado, y es cierto que imputas gastos que a lo mejor no son 100% del trabajo, pero por otro lado, estoy esperando ver algún restaurante “de renombre”, que haga una factura en condiciones si me llevo a comer a un cliente.
    Y de los establecimientos “olvidadizos” de dar factura…un puñado…e incluso gasolineras, que te miran como si fueras el primero que la ha pedido (y que quedan apuntadas en la lista de “no volver ni borracho”).
    Un saludo

    PD: enhorabuena por el blog, me tocas la fibra sensible en casi todos los post ;-)

Deja un comentario