La reforma laboral que necesita España

Estamos en unas semanas donde “reforma laboral” está, cada día y el de enmedio, en las portadas de los periódicos. Unos que la piden, otros que dicen que ni de coña, pero bueno luego igual sí, pero poco, que se pongan de acuerdo entre ellos, pues ya veremos…

Personalmente, creo que España necesita una reforma laboral (y otras muchas reformas) como el comer. Pero lo que voy viendo me resulta muy decepcionante. Si fuese un edificio, España necesitaría tirar tabiques, cambiar tuberías e instalación eléctrica… vamos, una reforma en toda regla. Y sin embargo, parece que todo se va a solucionar con una manita de pintura.

La reforma que, en mi opinión, necesita España es radical. E impopular. Por eso seguramente no se llevará a cabo. Ningún partido político podría prometerla en su programa electoral (porque perderían las elecciones), ningún gobierno la impulsaría (porque la gente se le echaría a la calle). Así que así seguiremos, languideciendo como país, con cifras de productividad cada vez más alejadas de los países de nuestro entorno, con gasto público insostenible… ¿Hasta cuándo? Hasta que nos demos cuenta de que no hay más dinero en la hucha, que no podemos endeudarnos más porque nadie quiere prestarnos, que simplemente no hay dinero para pagar pensiones, ni paros, ni sanidad ni educación ni obra pública. Y entonces miraremos al cielo y diremos “por qué, por qué”.

¿Cuáles son, para mí, algunos conceptos básicos de esta reforma laboral necesaria?

  • Entender que el trabajo no es un “derecho adquirido”: nadie “nos debe” un trabajo. El trabajo tenemos que merecerlo nosotros mismos demostrando (y desarrollando) nuestras capacidades, nuestra involucración, nuestro esfuerzo. Y tenemos que hacerlo día tras día. Si lo hacemos así, no nos faltará trabajo, ya que seremos el “trabajador perfecto” con el que cualquier empresario quiere contar. Y si no hay empresarios que cuenten con nosotros, tendremos que arremangarnos y convertirnos en empresarios nosotros mismos. Lo que no vale es sentarse a esperar “a que me den un trabajo”, y quejarse porque nadie lo hace. O una vez conseguido un trabajo, “relajarse” porque ya tengo trabajo y luego quejarse cuando uno se queda sin él.
  • La empleabilidad es una responsabilidad esencial del trabajador. “A mí, que me formen” no es aceptable. Es uno mismo el que tiene que hacer el esfuerzo por desarrollar sus capacidades, por adaptarlas a las necesidades presentes y futuras del mercado de trabajo. Va en ello su capacidad de encontrar y mantener un trabajo en el futuro. ¿Que cuesta esfuerzo? Pues sí, claro, pero es lo que hay ¿Que no lo quiere hacer? Perfecto, pero luego no vale quejarse, ni esperar que otros resuelvan lo que tú no has querido resolver.
  • Con ese concepto de “ganarse el derecho a trabajar día a día”, carece de sentido el concepto de “contrato indefinido”. Un contrato debe durar en la medida en que ambas partes estén satisfechas. Si por alguna razón una de las partes deja de estarlo, el contrato debe poder romperse, sin más. Sin aspavientos. ¿Despido libre? Sí. ¿Con alguna indemnización? Según el caso. Y desde luego, no como son ahora.
  • Las indemnizaciones vinculadas al tiempo de permanencia en el puesto de trabajo son una idea terrible. Da igual que sean 45 días por año trabajado, 33, o 20. Sobra el “por año trabajado”. El despido de cualquier trabajador debería costar lo mismo. El único criterio que debería pesar para un empresario a la hora de decidir con qué trabajador cuenta o con cuál no es si es bueno, si es productivo. La situación actual provoca que en muchas ocasiones pierdan su trabajo personas mejor dispuestas y preparadas por el único motivo de que “cuesta menos” despedirlas.
  • El despido procedente debe ser mucho más habitual. Hoy por hoy es dificilísimo conseguir la calificación de “procedente” para un despido, incluso en situaciones de abusos palmarios. Una legislación excesivamente garantista hace que se permitan abusos intolerables por parte de determinados trabajadores; al final, el único recurso para el empresario es asumir y pagar un “despido improcedente”. De nuevo, costes de fricción artificiales que dificultan quedarse con las personas más productivas y deshacerse de las que presentan actitudes y comportamientos negativos.
  • Para evitar abusos, en uno u otro sentido, el cuerpo de Inspección de Trabajo debe estar dotado de recursos suficientes. Las investigaciones deben ser rápidas y eficaces, tanto ante denuncias como de oficio. Se trata de investigar, de forma independiente, las situaciones de conflicto que se puedan dar en las empresas. Y de tomar las decisiones justas, bien sea a favor del empleado o del empresario.
  • Las indemnizaciones, y la protección social (el paro) deben ser ajustadas. Se trata de evitar que el trabajador, y su familia, se mueran de hambre. Pero deben ser, a la vez, un incentivo para buscar trabajo cuanto antes. No puede ser que se perciba el paro como un medio de vida, “bueno no tengo trabajo pero como tengo el paro… no tengo prisa”. Es una sangría para las cuentas públicas, y un incentivo negativo para la búsqueda de empleo.
  • Los “derechos sociales”, por muy deseables que sean, no son conquistas irrenunciables. Básicamente, porque cuestan dinero. Cuesta dinero tener protección por desempleo, cuesta dinero pagar pensiones, cuesta dinero la sanidad pública, cuesta dinero la educación pública, cuestan dinero las bajas laborales, las jornadas limitadas, las vacaciones pagadas… Ese dinero sale de las arcas públicas. Y ese gasto sólo es sostenible en la medida en que haya ingresos que lo compensen. Si no hay ingresos, habrá que ir pensando en renunciar a ello. Igual que una familia que, cuando le van bien las cosas, puede permitirse tener un coche, una casa, vacaciones, viajes, comidas fuera… pero cuando van mal las cosas tiene que asumir que no puede ir de vacaciones, que no puede tener una casa en propiedad (y quizás tenga que vivir de alquiler en un piso compartido), que no puede comprarse una tele de plasma. “Ni un paso atrás” es un slogan muy bonito, pero si no hay dinero para mantener un ritmo de vida, habrá que reducirlo. Y esto, que se entiende tan bien en materia de economía doméstica, parece que si lo elevamos a nivel país es una aberración, cuando la lógica es exactamente la misma.

Sí, lo sé, suena duro. Es que lo es. Pero no veo que las cosas puedan funcionar de otra manera. Nos hemos acostumbrado a vivir en “los mundos de Yupi” mientras vivíamos “de prestado” construyendo un país sobre sectores inflados artificialmente, y con el maná europeo fluyendo sin parar. Como niños de papá, manteniendo un elevado tren de vida a costa de un dinero que no era nuestro, y que nos llegaba sin demasiado esfuerzo. Ahora todo eso ha desaparecido. Ya no hay más patrimonio que fundirse. No podemos mantener el mismo ritmo de vida de nuevos ricos que nos hemos marcado en las últimas décadas. Tendremos que adaptar nuestro tren de vida a los ingresos que seamos capaces de generar por nosotros mismos. Y si queremos volver al que hemos disfrutado hasta ahora, tendrá que ser a base de mucho esfuerzo, individual y colectivo. Y pretender otra cosa es, en mi opinión, una ilusión irrealizable.

Asumo que haya gente que no esté de acuerdo con lo que digo. Agradecería que esos desacuerdos se expresasen de forma correcta, y a ser posible argumentada.

También en

Raúl Hernández González

Soy Raúl, el autor desde 2004 de este blog sobre desarrollo personal y profesional. ¿Te ha resultado interesante el artículo? Explora una selección con lo mejor que he publicado en estos años.

¡Y si te suscribes podrás seguir recibiendo más reflexiones y herramientas útiles para ti!

También en

Latest posts by Raúl Hernández González (see all)

97 comentarios en “La reforma laboral que necesita España

  1. Raúl, tienes razón en todo lo que expones.

    Debería ser así. Pero habría que reformar más cosas. En España los curritos se creen que tienen demasiados derechos, y que las cosas no pueden cambiar, en parte por lo que se ve en los medios, y parte de razón no les falta.

    No puedes pretender acometer todas estas reformas (que hay que negociarlas) cuando el representante de los empresarios llevaba años sin pagar la seguridad social de sus empleados y no pasa nada, cuando tiene acusaciones de robar como las que tiene y no pasa nada, o cómo cuando abre la boca para decir sandeces y no pasa nada (bueno sí pasa, que el resto de su gremio le aplauden).

    O viendo que los bancos y grandes empresas dan beneficios estratosféricos pese a todo.

    Porque si tuviéramos una clase empresarial como, por ejemplo, la japonesa, sería mucho más sencillo acometer estas reformas. Si la ciudadanía viera como empresarios como el presidente de Toyota pide perdón por los errores una y otra vez, sería mucho más fácil aceptar perder “derechos sociales” para sacar adelante el país.

    Pero cuando te piden todo esto que tu dices gente que se ríe en tu cara o no juega bien las normas, pues como que no es de recibo…

  2. Diego, una de las cosas que menciono es la necesidad de un ejercicio de inspección mucho más sólido, de cara a evitar abusos que, efectivamente, son intolerables. No son tan intolerables los beneficios: si una empresa da beneficios es porque los ha conseguido; si a alguien le parece fácil, o que se lo llevan “de gorra”, que prueben a hacer lo mismo. Y es que por cada empresa que consigue beneficios hay otras muchas que cierran; lo que pasa es que queda muy bien para la propaganda populista esa imagen del “empresario con monóculo, chistera y fumador de puros”.

    Por otro lado, ese “hay que negociarlas” es uno de los grandes problemas de esta situación. Para empezar, es mentira eso de que “hay que negociar”: el Estatuto de los Trabajadores, y sus desarrollos legislativos, son meras leyes, que se pueden cambiar en el parlamento. No hay que negociar nada con nadie. Otra cosa es que, tanto partidos políticos de la oposición como sindicatos quisieran aprovechar una situación así para “echarse a la calle” y extorsionar a un Gobierno (“o haces lo que nosotros queremos, o paralizamos el país”). Y así nos va, porque esa amenaza está siempre encima de la mesa, además con las famosas “líneas rojas”.

    Por último, no se trata de “aceptar perder derechos sociales”. No es algo que tengamos, y que estemos en disposición de decidir si renunciamos a ello, o no. Es algo que va a caer por su propio peso: no hay dinero para sostenerlos. Podemos patalear, o podemos ir pensando en cómo hacer para recuperarlos. Pero esa posición de “estos derechos no se tocan” es poco realista. Se retrasará la edad de jubilación, se reducirá el importe de las pensiones, habrá menos subsidios… simplemente porque no hay dinero para ello.

  3. Manuel, es exactamente lo mismo. Y también es sorprendente cómo en ese programa hay gente que, incluso en un nivel tan “micro” como son sus propias finanzas, sigue sin apearse del burro. Como para esperar que llevado al nivel de las cuentas públicas (que parece que sean una fuente de dinero inacabable; total, si hay déficit nos endeudamos y ya lo pagarán nuestros nietos) vayan a pensar de otra forma.

  4. ¿Neocon? Te veo a un paso del fondo Sur :D
    Hay una serie de post que me cuesta creer que son tuyos, porque, sí, son de una lógica aplastante y cabalísima, tanto como la aritmética, pero no advierto en ellos el más mínimo imbricaje emocional.
    Dejas de lado, obviándolas, situaciones de auténtico precario en el plano social: el trasvase de trabajo no es tan fácil como lo planteas a nivel global: es cierto que hay profesiones, habilidades, etc que lo tienen mucho menos complicado, lo de salir de una empresa y tener el pie ya en otra, pero otros no pueden, llámese talento, formación, situación familiar, etc. Te lo decía cuando planteaste en un post anterior un mundo laboral ideal en el que todos fueran autónomos (o casi todos): en cuanto haya empresas muy muy grandes con mucho poder, adiós sistema, además de forzar a la gente a tener un don (de empresario, de gentes, de comercio, etc) que no se tiene adquirido.
    Sí estoy contigo, porque sería irracional no estarlo, en los planteamientos fundamentales de tu reforma pero sí creo en los subsidios, y sí creo en lo que has dicho sobre la Inspección para vigilar de cerca o no la necesidad de los mismos.
    La clave, para mí, es que antes de cualquier reforma, incluso de la que propones :D , haya formación, formación para la gente, para que no tenga miedo a dar el paso, para que confíe más en sí misma y en sus posibilidades, para desdramatizar situaciones… Esto falta a manos llenas.

  5. Estoy de acuerdo con lo esencial del post. Es necesaria una racionalización del mercado de trabajo que evite que muchos trabajadores se “recuesten” en el sistema de protección social con el consiguiente deterioro de la productividad.

    No obstante, matizaría un par de cosas. Según el post, parece que la culpad de la ineficiencia del mercado la tienen los trabajadores por cuenta ajena. Eso es una visión sesgada. Hay muchos empresarios que abusan del contrato temporal, del outsourcing o directamente de la economía sumergida. Son ellos los primeros que no quieren esta racionalización del mercado de trabajo. Ello les obligaría a contratar “legalmente” y por plazo indefinido. A muchos no les interesa.

    En segundo lugar, claro que hay conquistas sociales que son irrenunciables. No se puede comparar una tele de plasma o unas vacaciones en el Caribe con la sanidad o la educación. Una sanidad pública y una enseñanza públicas eficientes y universales son el punto de partida de cualquier estado que se quiera democrático. Y deben ser públicas para que sean universales. No se puede obligar a la iniciativa privada a hacerse cargo de actividades que no son rentables en términos de cuenta de resultados. Pasa lo mismo con la justicia o la defensa y nadie cuestiona su naturaleza pública. Cuesten lo que cuesten. Volviendo al símil de la familia, se podrá renunciar a la tele de plasma, pero no al derecho a comer tres veces al día, a abrigarse con ropa o a dormir a cubierto.

    Me parece bien la propuesta de reforzar la Inspección de Trabajo. Pero ojo, a la hora de sancionar o decidir, habrá que ir a los tribunales.

    Por último, no olvidemos que las causas de esta crisis poco tienen que ver con los empleados por cuenta ajena y sí mucho que ver con los directivos de las disntintas organizaciones sociales: la corrupción política, la mala gestión de las entidades financieras y la miopía del sector de la construcción. Mientras el montaje ayuntamiento – banco – constructor ha funcionado, nadie se acordaba del mercado de trabajo. Y no hablo sólo de España.

  6. Pues aunque no lo creas, hay mucho imbricaje emocional. La emoción de ver un país que se va al garete, la emoción de ver que si no hacemos nada la situación en la que van a vivir mis hijos y mis nietos va a ser muy complicada. El cabreo que me produce ver como los que tienen que agarrar el toro por los cuernos se pasan el día con juegos florales, mientras cobran de mis impuestos, sin hacer nada por enderezar el país. La rabia que me genera que lo único que les importe sea la encuesta, o la próxima elección, y no el futuro del país.

    Ya sé que no todos venimos con las mismas cartas al mundo. Pero para mí eso no sólo significa que “alguien” (el Estado) deba venir a igualar situaciones, sino que el que tiene peores cartas tendrá que esforzarse más, o asumir que no puede aspirar a lo mismo que el que tiene buenas cartas. “Qué injusto”. Pues sí, así es la vida. Pero el ideal comunista del “de cada cual según su capacidad a cada cual según su necesidad” me parece una equivocación (además de empíricamente demostrado que no funciona). En unas ciertas dosis tiene sentido; pero cuando se excede un determinado límite resulta contraproducente.

    El primer paso para la formación es que la gente quiera formarse. Y que quiera esforzarse. Y nadie quiere esforzarse ni formarse si ve que, sin hacerlo, “va tirando”. Mira la generación de nuestros abuelos, o los actuales inmigrantes: si había que irse del campo a la ciudad con una mano delante y otra detrás, se iba. Si había que estar pluriempleado, se estaba. Si había que irse buscando la vida para fregar escaleras, se fregaban. Si había que currar de sol a sol, se curraba. Si había que vivir todos en una habitación, se vivía. Y mejor o peor se salía para adelante, se prosperaba. Porque la alternativa era el hambre, no un subsidio. Y no estoy diciendo que tengamos que volver a una situación así, pero quizás en su resolución nos hayamos pasado de frenada.

    Obviamente, claro que me conmueven determinadas circunstancias personales. El problema es que el sistema ideado para darles cobertura al final acaba pervertido, ya que también sirve para dársela a otros que no ponen todo lo que está de su parte. A mí no me da mucha pena el que, en época de bonanza, en vez de ahorrar para el futuro se dedica a vivir por encima de sus posibilidades. No me da pena el que se tira x años acomodado en su puesto de trabajo, y luego le despiden y se queja de que “no se puede reciclar”. No me da pena el que se escaquea de su trabajo, el absentista profesional, y que luego ante la idea de irse a la calle monta piquetes contra el “empresario explotador”. No me da pena el que, en vez de invertir tiempo y dinero en su formación, prefiere dedicarlo al ocio y al tiempo libre y luego quiere un subsidio porque “está obsoleto”.

    Creo, de verdad, que demasiada gente exige que otros le ayuden sin haber hecho todo lo posible por ayudarse a sí mismos. ¿Que hay que ponérselo lo más fácil posible? De acuerdo. Pero el primer paso es darse cuenta de que tienen que hacerlo.

  7. hola,

    todos los puntos que expones me parecen muy correctos y de una lógica aplastante, lo más importantes es lo que expones al principio, que nadie tendrá narices para realizarlo por impopular, y creo que te olvidas de dos puntos importantes ; los funcionarios (nadie sabe ni quiere saber los que sobran) y que las conquistas sociales serán difíciles de cumplir por los futuros gobiernos pero serían más llevaderas para todo el mundo si se compensaran a los trabajadores con salarios más dignos … ( a nivel europeo ) ….

    s

  8. José María, ya viste que a Adolfo Domínguez le hicieron un traje :)

    Ricardo, la sanidad o la educación serán irrenunciables en la medida en que se puedan pagar. Cuando no se puedan pagar, ¿quién va a venir a poner los fondos? También la justicia es un derecho (más irrenunciable aún que los dos anteriores, en mi opinión) y ya sabemos cómo va en España. Que sí, que todo es muy bonito sobre el papel, pero al final los hospitales hay que construirlos y mantenerlos, a los médicos hay que pagarles, etc, etc. Vale, tendremos una sanidad y una educación universales, pero de una calidad ínfima.

    Volviendo a la familia: vale, comerás tres veces al día como derecho irrenunciable. Pero igual comes caldo hecho con una pata de jamón colgada del techo, te abrigas con ropa raída donada por Cáritas y duermes en un albergue con toda tu familia. Derechos universales cubiertos, ¿no? Lo que quiero decir es que “lo irrenunciable” es en realidad “lo que podamos pagar”. Ese “cuesten lo que cuesten” supone asumir que las cuentas públicas son infinitas. Que podemos tener déficit permanente, que la deuda puede crecer hasta el infinito… pero, igual que ocurre en la economía doméstica, eso no es así.

    Los empresarios “abusan” (lo entrecomillo, porque mientras que no sea ilegal, el abuso es una consideración subjetiva) de contratos temporales precisamente por la propia ineficiencia del contrato fijo. Ya lo comenté en otro post. Si yo requiero flexibilidad, el contrato fijo no me la da y el temporal sí. ¿Por qué voy a hacer contratos fijos? En cuanto a la economía sumergida, habría que ver cuántos de esos trabajadores que cobran en B querrían cobrar en A (deduciendo los correspondientes impuestos y cotizaciones a la Seguridad Social; que no son sólo los empresarios quienes se lo ahorran). Pero lo dicho, mayor control por parte de la Administración ayudaría a combatir esos problemas.

    Como ya dije en “la culpa de la crisis la tienes tú”, lo siento pero no acepto esa visión de que “la crisis es culpa de otros”. Aquí todo el mundo ha estado mirando para otro lado, o incluso contribuyendo activamente, mientras la crisis se cocía. “Dame pan y llámame perro”. Pero bueno, oye, sigamos así, pensando que la culpa la tienen otros, y esperando a que sean otros quienes la resuelvan que nosotros no nos vamos a mover ni un ápice. Así nos va a seguir yendo fenomenal…

  9. Climent, respecto a los funcionarios soy muy crítico en general. Primero, porque un sistema en el que “no te pueden echar” (ni castigar, ni premiar en general) me parece que incentiva la ineficiencia hasta niveles intolerables. Y segundo por que, por dimensión, la administración pública supone un “coste fijo” elevadísimo (por no hablar de las ineficiencias propias de un sistema con varias administraciones).

    En cuanto a los “salarios dignos”: no creo que haya tal cosa como “salario digno”. En una economía de libre mercado (y la nuestra, más o menos, lo es) el salario es el que es. El mercado de productos finales determina el precio al que se vende (no es ni “justo” ni “injusto”), el mercado de capital determina cuál es el porcentaje de beneficio ajustado por el riesgo, y el mercado de materias primas y de trabajo determina los costes (y los salarios) teniendo en cuenta la productividad de los distintos factores. Todo está interconectado. Si quieres más salario, tendrás que trabajar más o ser más productivo. Tendrás que aplicar el trabajo a un mayor valor añadido que permita cobrar más por ello en el mercado. Etc.

  10. Te van a llamar facha. Claro.

    De los comentarios a estas cosas siempre me gustan los de “tienes razón, pero”, en lo que al final siempre es una excusa para no empezar nunca la casa por los cimientos, la exageración permanente de la tragedia (palmaria en la movilidad geográfica, en la funcional). Alguien por ahí hablar de formación: joder, vale ya: que se formen ellos, que pongan un interés mínimo. Este es el país de los que eternamente aprenden inglés, de millones de horas de clases de inglés pagadas por las empresas en las que nadie sube de nivel nunca. Si les dices que pasen un exámen (ya que les pagas las clases) entonces viene una revuelta. Este ejemplo sirve para todo: todo el mundo quiere barra libre y el día que te cobran el chato de vino te amenazan con el cataclismo universal y te acusan de ser la inquisición.

    En resumen: que ya se ha hablado mucho de lo chungo que es estar parado, empecemos por hablar de qué se hace por tu cuenta para dejar de serlo.

  11. Raúl:

    Aprecio mucho tu opinión y tu VALENTÍA al exponerla y exponerte a una crítica tan dificil de objetivar.

    Si tuviera que opinar, te daría completamente la razón.

    Desgraciadamente, en politíca las razones importan menos que los sentimientos y el largo plazo es, como mucho, cuatro años.

  12. Yo creo que al final todo pasa por actuar de buena fe. Si el empresario no se aprovechase de su condición cuando puede y el empleado lo mismo, todo iría mejor. Pero al final parece que se trata de ande yo caliente…

  13. Raúl: precioso post. ¿Dónde hay que firmar?

    Solo un detalle: para poder llevar todo esto a cabo hace falta un cambio de mentalidad en nuestra sociedad, de manera que realmente se premie el esfuerzo y se penalize la pasividad. De subvenciones, cánones, cuotas y demás ni hablamos, claro….

    Como dijo Tolstoi en su famoso cuento “Ivan el imbécil”:
    “El que quiera trabajar que se siente a la mesa. El que no quiera, que coma las sobras”

  14. Estoy de acuerdo con ciertas medidas y en desacuerdo con otras.

    Hay que flexibilizar cosas, probablemente. Hay que mantener derechos como educación y sanidad, por supuesto.

    En mi opinión, y ésta expresa mi punto de vista actual, y puede ser más o menos acertada, como la de cualquier otra persona, puesto que de economía sé lo justo. Creo que no existe una respuesta exacta ante las medidas que se deben tomar, sin embargo lo que está claro es que hay que tomar medidas, y que no se puede salir de una crisis sin cambiar nada, seguramente habrá que tomar medidas impopulares, y alguna medida drástica.

    Las personas, en la sociedad actual, tenemos derechos y deberes. Muchas personas se acuerdan sólo de los derechos pero se olvidan de los deberes. Muchas.

    Es fundamental que nuestra sociedad cambie de actitud en muchos aspectos. Todo el mundo debe tener derecho a un trozo de pan. POR SUPUESTO. Pero el pan, hay que ganárselo.

    El paro es básico, y creo que es fundamental, pero como comentas, no vale eso de “bueno, como tengo paro, ya vendrá el trabajo, que ahora la cosa está muy mal”. Joder, sal a buscar, que a casa nadie va a llamarte. Vale que es deprimente que te echen, pero no te quedes “parado”. Justamente los parados son los que más en movimiento tienen que estar. En fin.

    Creo que todo empieza en la educación. La sociedad Española necesita cambiar de mentalidad.

    Creo que el gobierno tiene mucho trabajo por delante, y creo que va siendo hora de que se empiece a poner las pilas.

    Finalmente, creo que para que España empiece a avanzar en la buena dirección, tiene que INVERTIR mucho más en I+D (se gastaría mucho a corto plazo, pero a largo plazo saldríamos ganando), tiene que INVERTIR mucho más en educación (la educación es la base para todos los que vienen detrás), y debe invertir en nuevos proyectos y nuevas empresas (si no hay trabajo, si no hay quien pague, es porque este país no genera riqueza,las empresas generan riqueza. El paro se arregla con puestos de trabajo, y ¿quien crea puestos de trabajo? ¿Las empresas tal vez? ¿autoemplearse?…)

    Otra cosa, que no se si viene o no a cuento, pero las personas SOMOS DIFERENTES, hay que potenciar lo mejor de cada uno, tratar de que todos tengamos las mismas oportunidades está bien, me parece lo más justo, y estoy totalmente de acuerdo, pero las oportunidades hay que ganárselas, y cada uno tiene que tratar de mostrar lo mejor de sí mismo. Si yo me esfuerzo, y menganito se toca la flauta, y luego recibo los mismos resultados que menganito (tanto a nivel educativo, como laboral), pues obviamente, que luego no se espere que me siga esforzando, me voy a tocar las narices, no soy tonto.

    Por supuesto, todas estas medidas, son complementarias a otras muchas que desconozco, pero que deben ir tomando nuestros gobernantes para que dentro de unos meses podamos ir asomando la cabeza (se necesita tiempo).

    Y ya de paso, me impresionó el otro día leer el artículo de Héctor sobre Singapur:
    http://www.kirainet.com/haciendo-negocios-en-singapur/

    Un último comentario:
    Españoles, ¡hay que ponerse las pilas!

  15. En absoluto son intolerables los beneficios. Jamás he dicho eso. Lo que no da demasiada buena imagen es cuando la empresa pide a sus empleados que se apreten el cinturón, recortes en sueldos, despidos argumentando la crisis y luego, sus directivos se suban el sueldo y salgan beneficios de millones de euros para la empresa.

    Lo que esto hace es crear una mala imagen del empresariado, que en este país la hay (una forma muy gráfica es ver cómo pintan los humoristas a los empresarios: gordos, con puro y cara de mafiosos) y lo cierto es que sólo son unos pocos, pero que dan muy mala imagen al resto.

  16. La reforma debe de ser general como tu dices… si cambiamos solo la laboral, con el tiempo se repetirá la historia. Es como intentar recondicionar el curso de un rio en la mitad del trayecto. El cambio hay que hacerlo desde raiz… desde la niñez.

    Es lamentable que nuestro pais los ladrones y estafadores esten bien vistos, que el que no paga a hacienda es un listo, y el que cumple con sus deberes es un pringado, que si el vecino ha vendido el piso por x millones nosotros como somos mejores lo vamos a vender por más… y así a todos los niveles de la sociedad.

    Lo que falta en nuestro pais es respeto a los demás, seriedad y compromiso y por muchas reformas que nos impongan, sino cambiamos nuestras conductas vamos a caer en lo mismo, en el pais del listillo que se cree que está por encima de los demás.

  17. Daniel y Diego, totalmente de acuerdo con los últimos comentarios.

    @Diego: Las empresas, cuando van bien, deben repartir beneficios a sus empleados, sobretodo si luego quieren exigir o pedir a sus trabajadores que se apreten el cinturón, con eso de “es que estamos en crisis”. Estamos en crisis, ¿quieres que trabaje más? Yo me involucro más, pero dame cierto grado de participación en la empresa.

    @Daniel: “respeto a los demás, seriedad y compromiso” 100% de acuerdo. Realmente compromiso y seriedad son una forma de respeto. En este país, a mucha gente le hace falta tener más respeto.

    Por otro lado, sobran leyes, pero falta más seriedad a la hora de cumplirlas. La sociedad necesita ver que no hay nadie por encima de los demás.

  18. Las primeras propuestas son debatibles pero bastante lógicas. en las 2 últimas patinas.

    – “Las indemnizaciones, y la protección social (el paro) deben ser ajustadas”

    El viejo mito de que en el fondo los currelas son unos vagos. Hay gente que se aprovecha del paro, claro que si, pero es sin duda una minoría. Similar al mito del empresario malvado, el inmigrante delincuente y el taxista facha.

    Yo creo que el problema no es que el paro sea alto sino que en España, comparando el coste de la vida, los sueldos son absurdamente bajos. Un teleoperador cualquiera cobra al menos el doble en otro país europeo.

    Lo que está claro es que si cobras 1000 euros de paro y te ofrecen cobrar 600 al mes trabajando 8 horas al día todo el mundo dice que no. ¿La solución es bajar el paro a 400?

    – “Los “derechos sociales”, por muy deseables que sean, no son conquistas irrenunciables”

    AL igual que el comunismo se ha demostrado ineficaz el ‘laissez-faire’ absoluto también. Empezar a renunciar a derechos sociales es una forma estupenda de hacer retroceder 100 años la sociedad.

    PD: También creo que la mayoría pecáis de hacer de vuestro entorno la realidad general. Supongo que la mayoría nos movemos en el sector internet, consultoría, start-ups, etc.

    Un sector donde por mi experiencia los empresarios suelen seguir al pie de la letra la ley, curran como el que más de la empresa, se premia la valía de los trabajadores y se busca a gente muy preparada.

    En otros sectores desgraciadamente el topicazo del empresario español se cumple a rajatabla, las horas extras no se pagan nunca, los sueldos en negro se asumen con normalidad, los convenios no se cumplen ni de lejos, los contratos indefinidos no existen y el despido es libre ‘de facto’.

  19. Para mi este es sólo una parte del problema. Me parece aún más grave la situación del funcionariado. Para mi clama al cielo. El “trabajo de por vida”, la inevitable ineficiencia del sector público (con honrosas excepciones) y la doble/triple administración es una lacra tremenda para este país.

    Y sino, acordémonos de los pobrecitos controladores aéreos… (y que quede claro que la culpa es de los que cedieron a sus exigencias y nos suya)

  20. Cierto, esta reforma no puede venir sóla, sino acompañada de reformas institucionales, educativas, etc.

    Eserista, insisto, los sueldos en España son los que son. No son ni altos ni bajos, sino el resultado del equilibrio de muchos mercados distintos. No se puede “subir los salarios” así, de la nada. Se podrán subir los salarios si sube la productividad, si sube el valor añadido de nuestros productos, etc, etc, etc.

    Por lo tanto sí, si el salario es X, el paro deberá ser lo suficientemente bajo como para que nadie haga esa cuenta de “para 200 euros más, me quedo en mi casa”.

    También es falaz la tan recurrida comparación de “los sueldos de España” con los sueldos de otros sitios. En comparación habría que poner también el coste de la vida, el coste de la vivienda. Etc. Y por último, si tan bien cree la gente que se vive fuera… ¡está tardando en irse! Así es como se equilibran los mercados (aquí se reduce la demanda de empleo, por lo que el salario sube; allí crece la demanda de empleo, por lo que el salario baja). Ah, pero no, queremos los sueldos de Europa pero trabajando lo que trabajamos aquí, costando las cosas lo que cuestan aquí, y sin movernos de nuestro barrio. Pues así no va el mundo.

    No se trata de “laissez-faire”. Se trata de pura y simple economía doméstica. Tanto ingresas, tanto puedes gastar. Pretender que, por decreto divino, el Estado tiene que sostener (“cueste lo que cueste”) determinados niveles de gasto aunque no tenga con qué pagarlo es llegar a la conclusión de que el dinero lo regalan. Y nadie regala el dinero. Ni a ti como particular, ni a España como país.

  21. “La reforma que, en mi opinión, necesita España es radical. E impopular. Por eso seguramente no se llevará a cabo. Ningún partido político podría prometerla en su programa electoral (porque perderían las elecciones)”.

    La perfección no existe. Pero quizá si, algún partido minoritario que, aunque no gane las elecciones, si pueda influir en el gobierno a cambio de sus votos, o no?

  22. Siendo parcialmente ciertas algunas de las afirmaciones, veamos la otra cara de la moneda para los que no vivimos en los mundos de yupi.

    Nadie nos debe un trabajo, pero ningún trabajador tiene que estar servilmente agradecido por el simple hecho de que le contraten. Nada de “yo te doy de comer”. A mí lo que me da de comer es mi trabajo. Es un valor y a día de hoy, eso no se respeta.

    Lo del trabajador perfecto es, directamente, mentira. El trabajador perfecto al que cualquier empresario quiere contratar suele ser servil y acrítico, carecer de ideas propias y estar dispuesto a dejarse la piel por la empresa sin recibir nada a cambio. Así funciona el mercado laboral en este país. Tiene más posibilidades el pelota rastrero con buenos amigos que el trabajador “perfecto”.

    El trabajador debe hacer un esfuerzo por formarse, pero esa inversión es un beneficio también para la empresa. Pero la empresa española sólo mira la peseta, le da igual si eres un cateto mientras salgas barato. O sea, que buscan gente super formada y disponen de sslarios de mierda para ellos.

    La inseguridad laboral es la antesala del abuso. Es una pena que muchos trabajadores se hagan unos vagos al convertirse en fijos, eso daña a los demás. Pero es lamentable estar oyendo constantemente la coletilla de “al que no le guste, a la calle” seguida de un montón de exigencias.

    Como trabajadora, soy un bien y si no me sale de las narices ser empresaria, no tengo que serlo. Si quiero ser trabajadora en un mercado laboral con condiciones dignas, eso pienso ser y por eso pienso luchar. Y por supuesto, trabajando bien.

    Si ellos tienen el poder, los contratos no se rompen sin más, por un desacuerdo. ¿Por qué? Porque no estamos en igualdad de condiciones, es mentira. Hay muchos más trabajadores que empleadores, luego el poder lo tienen los de siempre.

    El día que los empresarios tengan un límite a sus beneficios, de forma que sea obligatorio reinvertir en la empresa y no gastarse en un Ferrari las cotizaciones a la SS de tus empleados, entonces igual podríamos hablar de todo eso tan bonito. Mientras, el modelo de empresario español es un ladrón (presunto) del que ni si quiera sus compañeros de la CEOE se avergüenzan.

    Hace ya tiempo que sabemos que eso de “tú sé buena y trabaja bien que ya verás cómo no te falta” es una mentira como lo de que Dios (o la vida o Alá o Visnu) premia a los buenos y castiga a los malos. Paparruchas!

    Y a los 55 no te quiere ni Dios, ya seas cuatrilingüe o maestro tántrico.

    Amos anda…

  23. Me parece una síntesis magistral de los problemas que aquejan a España, comparto la metáfora, los españoles vivimos en los mundos de yupi, las cosas tienen un coste, no hay almuerzos gratuitos.

    Considero que nuestra sociedad se rige por una estructura de incentivos perversa, se demoniza y ridiculiza la figura de emprendedor, y se alaba el parasitismo, así nos va.

    UN saludo.

  24. En España, por desgracia, no funcionará nunca ningún esquema de prestaciones mientras no exista cultura de respeto a lo común y sea socialmente aceptable aprovecharse del sistema…

    Quizá sea un muestreo erróneo pero, no habéis oido últimamente con demasiada frecuencia algo así como: “Tengo dos años de paro así que voy a preparar unas oposiones tranquilamente. Total, como no hay trabajo”. Creo que resume casi todos los males que tenemos. Aquí no va a tirar del carro nadie.

  25. Estoy de acuerdo contigo. Si queremos salir adelante tenemos que empezar echándole huevos cada uno de nosotros. El gobierno no nos va a a sacar de la crisis, la oposición tampoco lo hará, tenemos que ser cada uno de nosotros el que se ponga las pilas y comience a esforzarse por ser más competitivo, aunque esto tenga el fatal resultado de generar beneficios para el “malvado empresario”.

    Me ha gustado tu frase “Ni un paso atrás”. Resume todo, y creo que puede ser determinante para que salgamos o no de esta situación.

  26. Discutiría muchas cosas, pero me falta tiempo. Sólo una nota al pie: no sé en qué os basáis exactamente para pensar que el riesgo, el miedo o la inestabilidad (en muchos casos, el intuir que te pueden echar en cualquier momento) pueden aumentar la productividad y no reducirla tanto o más como el “tranquilo, que no me pueden echar”.

    Ah, en el equilibrio, la virtud está.

  27. Jorge, creo que el conocimiento científico muestra que la incertidumbre, y nuestra curiosidad y atención sobre el espacio circundante y cambiante, ha permitido que progresemos más que la relajación intelectual. El observar la realidad con nuevas perspectivas permite “inventar soluciones y marchar con decisión” (la inteligencia creadora y resuelta de JA.Marina). La productividad fruto de la repetición me parece muy secundaria respecto de la eficacia en ambientes variados y variables.

  28. Jorge, yo hablo de la productividad agregada, a nivel global. La posibilidad de “sacar” del sistema a los elementos menos productivos (sin costes de fricción artificiales) y de mantener en él a los elementos más productivos ya supone incrementar la productividad. Pero además, creo que la perspectiva de tener que “dar pedales” (porque si no cualquier día me quedo en la calle) vs. la de “dejarme llevar” (porque total, nadie me va a echar porque soy muy caro) es claramente un incentivo para mejorar el rendimiento individual.

  29. Comparto algunos puntos que planteas, sin embargo coincido con Eserista, creo que la mayoría haceís (hacemos) de vuestro entorno la realidad general.

    Creo que tu artículo peca de ver la situación desde el punto de vista del empresario en estos momentos. Aporto un enlace que creo interesante:
    http://www.diagonalperiodico.net/Deterioro-salarial-y-distribucion.html

    Y sacado de ahí:
    Según datos del Barómetro Social de España, entre 1999 y 2007 los beneficios empresariales experimentaron un crecimiento (en términos reales, una vez descontada la inflación) de casi el 50%. El valor de las acciones y demás activos financieros aumentó un 90%, y el patrimonio inmobiliario se revalorizó un 125% aproximadamente. Durante este periodo el salario medio apenas creció un 1%, la pensión media un 18% y la prestación media por desempleo un 4%.

    ¿Os parece justo que ahora paguen los platos rotos los trabajadores (que es lo que predomina en tus puntos)? A tus planteamientos añadiría otros que obliguen al empresarío a repartir o reinvertir un % de las ganancias en vez de quedarselas para ellos.

  30. Ibai, hay una constante en posturas como la tuya, que es tachar cualquier medida de este estilo como “hacer pagar los platos rotos” a los trabajadores. Aquí hay un señor, trabajador, que hace un trabajo. Por el que recibe un pago. ¿Dónde están los platos rotos? Ése sería el intercambio, una cosa por otra. Pero resulta que, además del pago por su trabajo, hay que pagar parte de sus cotizaciones sociales, hay que pagar una indemnización por romper el contrato (mientras que a la inversa no, ¿y no perjudica que un trabajador al que has formado se vaya a otro sitio?), y según tú también hay que darle parte de los beneficios. Y si no se da todo eso, es que estamos explotando.

    ¿Resultaría razonable exigir al empleado que, en vez de comprarse una tele de plasma, o de ahorrar para sus hijos, tuviese que poner parte de su sueldo para mejorar la empresa? ¿Entonces por qué parece razonable que al empresario se le obligue? ¡Si el dinero es suyo!

    El tema de la formación: si una persona está bien formada, será más productiva. Tendrá más capacidad de negociar un posible salario. Se hará más “imprescindible”. ¿Te parece poco pago?

    Insisto con el tema de los beneficios empresariales. Si la gente cree que se vive tan bien siendo empresario… ¿por qué no hay más gente que dé el paso? Si es facilísimo… y además se gana pasta por un tubo… ¿no será que no es tan fácil? ¿no será que implica mucho más riesgo, mucho más esfuerzo? ¿no será entonces razonable que la retribución sea mayor que la de quien hace sus ocho horas y se va a dormir a su casa a pierna suelta sabiendo que habrá una nómina a fin de mes?

    A la número 28. Me parece fenomenal que si no quieres ser empresaria, no lo seas. Si no quieres ir a trabajar a otra ciudad, no vayas. Si no quieres cambiar de profesión, no cambies. Que si no quieres trabajar por menos de x euros, no trabajes. Lo que no me parece tan bien es que se exija que otros sean empresarios (para darme trabajo a mí), que otros monten sus empresas en mi ciudad (que es donde a mí me viene bien), que se monten empresas en las que se necesiten justo lo que yo soy, o que se impongan por ley (alterando el equilibrio de mercado) el sueldo que yo creo que debo cobrar. Y si no pasa eso, se exige al Estado (o sea, a todos los demás ciudadanos que somos quienes ponemos el dinero con nuestros impuestos) que subsidie y subvencione (industrias enteras, como las del carbón; a multinacionales para que se instalen aquí; la contratación de determinados colectivos; o directamente al trabajador que no trabaja). Cada uno es muy libre de tomar las decisiones que quiera, pero debería asumir las consecuencias y no esperar que los demás le arreglen la papeleta.

    Ya he dicho, desde el principio, que una clave para que todo esto funcione es la lucha contra los abusos. Debería haber muchas más inspecciones, mucha más presión, más protección para quienes sufren los abusos. Pero prefiero que se invierta el dinero en eso que en subvenciones. Porque si no, al final, se está dando carta de naturaleza a los abusos, y en vez de atajar el problema (el abuso) se limita uno a poner parches.

  31. Creo que de nuevo mezclamos churras con merinas. Un trabajador que no es empresario, quizá no lo sea porque no pueda, no porque no quiera. No todo el mundo dispone de capital para iniciar un negocio. No todo el mundo tiene la capacidad para gestionar un negocio. Hay gente, la mayoría, que sólo tiene su capacidad de trabajo, y que cuando pone su capacidad de trabajo a la venta (sale a buscar trabajo) pone a la venta todo lo que tiene, lo único que tiene para vender. Y cuando alguien compra su capacidad de trabajo está comprando todo lo que tiene y cuando ese alguien deja de comprar eso, el trabajador no tiene otra forma de conseguir ingresos. Por eso lo de la indemnización y lo de la subvención. Estoy de acuerdo en que hay que racionalizarla (cómo, cuándo, cuánto, a quién, cuánto tiempo, etc.). Pero es una barbaridad ultra liberal querer eliminar toda protección al trabajador.

    En cuanto a los beneficios, creo que además de ser retribución justa del empresario, son un indicativo del bien social que hace una empresa. Más beneficio significa más valor añadido y por tanto que la sociedad está dispuesta a pagar un precio que suponga un mayor margen por productos o servicios que aprecia, o que el empresario ha sido más eficiente en su proceso productivo. Ojo con las limitaciones a los beneficios. Ojo con la redistribución obligatoria de los mismos entre los trabajadores. En cualquier caso, en muchas compañías ya se hace partícipe a los empleados de los beneficios, convirtiéndolos en accionistas de la compañía y todo en función de la contribución de cada trabajador a ese benefioio. Además si uno trabaja en una compañía que cotiza en bolsa, simplemente basta con comprar acciones de la compañía para convertirse en propietario de la misma. Y unos eurillos para esto tenemos todos.

    Otra cosa son los beneficios derivados de la mera especulación, que además tributan vía SICAV con unos tipos de risa.

    En cuanto a las razones de la crisis me reafirmo en lo que dije ayer. YO NO TENGO LA CULPA DE LA CRISIS. Ni yo, ni la mayoría de los trabajadores de este país. Los culpables tienen nombres y apellidos y si me apuras, caben en un taxi. ¿Que tendremos que arrimar el hombro para salir de esta? Perfecto. Pero los albañiles que reconstruyen un edificio destruido por un atentado terrorista, no son terroristas. Aunque tengan que hacerlo a base de horas extras y bajos sueldos.

    Y lo siento por aquellos radicales que no entiendan el “estoy de acuerdo, pero…”, que no entiendan que se puede estar de acuerdo con la esencia de este post pero no con todo lo que dice el post. Que le vamos a hacer. No soy de los de “conmigo o contra mí”. El autor del post tiene gran parte de razón, pero no podemos hacer pagar a justos por pecadores.

  32. No sé en qué parte de la respuesta 28 he hablado yo de no querer cambiar de ciudad ni de profesión ni exigencia ninguna. Te rogaría que cuando contestes no pongas en mis teclas lo que yo no he puesto. Sólo dije que no quiero ser empresaria. Punto.

    Y te digo lo mismo, si tan mal lo pasa el empresario, pues que no lo sea. Aquí resulta que cada uno elige y si el trabajador no se debe quejar, pues el empresario que venga llorado de casa.

    Lo que está claro es que la empresa no puede poner todas las condiciones, que un país no puede estar al servicio de que sus empresarios estén cómodos, que en el siglo XIX las condiciones laborales eran de semiesclavitud y ahora no lo son gracias a los sindicatos y a la lucha obrera de gente que murió para que hoy, nosotros, tengamos unas condiciones laborales medio dignas.

    Que los sindicatos deberían revisar su papel en el siglo XXI porque es un modelo agotado, cierto. Que los trabajadores deben de luchar para no dar un paso atrás en derechos, cierto también. Pero es la misma tele de plasma que tanto parece molestarte que posean los curritos (¡qué desfachatez!) la que los mantiene en el sillón sin luchar por lo suyo.

    ¿Hay gente que no se esfuerza por mejorar en su trabajo? Sí. ¿Hay gente que chupa del bote del paro? Sí. ¿Son la mayoría de los trabajadores? NO. ¿Debemos de pagar los trabajadores por ello con una reforma laboral que aún nos dé más inseguridad y favorezca más lo abusos empresariales? NO, NO y NO.

    Empresarios que facturan en negro, que tienen derecho a becas de comedor a las que sus propios empleados no pueden acceder porque chupan de los recursos de todos, que se llevan la factura de una cena con los amigos porque desgrava. ¿Qué hacemos con esos? ¿Se te olvidó mencionarlos acaso?

    Qué malos son los trabajadores, hay que ver… en cuanto hay crisis la única solución es congelar salarios y despido libre. Qué listos.

  33. No digo que lo hayas dicho. Tomo lo que sí has dicho y extiendo la actitud (“si no quiero, pues no lo hago”) a otras cosas.

    El problema de las decisiones del empleado es que pretenda que vengan otros a poner dinero para subvencionarle. Y eso me parece mal. Igual de mal que me parece que pidan subvenciones las empresas. Cada uno que apechugue con lo suyo.

    A mí no me molestan las teles de plasma. Me molesta que se paguen con el dinero de mis impuestos. Eso sí me jode. El que quiera comprarse una tele de plasma que lo haga con su dinero, no con el mío. Y lo mismo me da que sea una subvención directa, que la subvención a una formación (que él no querría pagar; mejor irse de cañas), que tantas otras.

    No se me ha olvidado mencionar absolutamente nada. He dicho en el post, y he repetido en varios comentarios, que la presión en contra de los abusos es capital para que la cosa funcione. Leeló otra vez.

    De todas formas, ¿cuáles son las soluciones que tú propones? Todavía no he oído nada. ¿En qué nos ayuda todo lo que has dicho a salir de la crisis? “Ni un paso atrás en derechos sociales”. Vale, aceptemos la premisa. Ni un paso atrás. No subamos la edad de jubilación. No reduzcamos gasto público (uy, pero si ha dicho ZP que sí… vaya…). ¿Quién lo va a pagar? Al final, dejará de haber derechos sociales porque dejará de haber dinero para pagarlos; esa es la premisa de base que yo planteo. Y todo lo demás son brindis al sol. Cuando alguien me diga de dónde va a salir el dinero para mantener esos “derechos sociales” y ese “Estado del Bienestar”, continuamos. Y no se trata de “todo para el empresario”. Pero a ver si nos damos cuenta, de que si hay trabajo es porque hay empresarios. Si todos somos trabajadores esperando a que alguien nos dé un trabajo, ¿qué hacemos?

    Ricardo, lo siento, pero no. “Ser empresario” no es montar un holding. Ni siquiera montar una empresa con personalidad jurídica. Empresarios también son los autónomos, que venden su trabajo como un empleado, pero de forma diferente. Y no se necesita ninguna habilidad especial, ni ningún conocimiento, ni ningún capital, para serlo. Es una cuestión de ACTITUD, de tener un enfoque activo respecto a tu trabajo frente a un enfoque pasivo. Es la diferencia del que se busca las habichuelas frente al quien espera que otros se las proporcionen. Si alguien deja de comprar tu trabajo, tendrás que buscar a otro que te lo compre, igual que si yo pierdo un cliente tendré que buscarme otro. O cambiar el trabajo que haces para adaptarlo a lo que se vende, igual que si mi curso de no sé qué no se vende tendré que hacer otro que sí se venda. A nadie se le ocurre que si un tendero no coloca el género tenga que indemnizarle nadie (ni el Estado, ni un cliente anterior que dejó de comprarle). ¿Por qué a un trabajador sí?

    A un trabajador se le protege evitando que abusen de él, e incentivando que sea cada vez mejor trabajador. Los subsidios y las indemnizaciones no contribuyen a ninguno de los dos objetivos.

  34. Jode macho, cómo se te ve el plumero. Ni un sólo punto o referencia a algo que afecte “negativamente” a los empresarios o les exija más esfuerzo. Así va el mundo en las sociedades supercapitalizadas…

  35. Me parece muy buena reflexión. Yo añadiría, respecto al paro, que me parece genial que el Estado garantice a todo el mundo que cobre algo, pero no a cambio de nada. Es decir, ¿alguien se queda en paro? No pasa nada: el Estado le da una prestación pero

  36. a cambio de que trabaje, según su formación. Si es administrativo, a desatascar ayuntamientos o juzgados. Si viene de la construcción, a reparar calles, etc. Así ganábamos 3 cosas:
    – Los que están relajados porque el paro es la sopa boba dejarían de estarlo
    – Los que están trabajando y cobrando paro a la vez no podrían
    – No caería la autoestima de la persona. Alguien que está un año sin trabajar cada día es más difícil que se reincorpore.

  37. Dicen que el papel lo aguanta todo y que hablar es gratis. Este post se ajusta perfectamente a ambos dichos.

    En teoría está muy bien todo lo que dices; sin embargo, te olvidas completamente de otros asalariados que no tienen contratos indefinidos como por ejemplo: becarios, contratados en prácticas, contratos temporales, por obra y servicio. Despedir a esas personas no cuesta nada porque, simple y llanamente, no se les despide, se espera a que se acaba el contrato.

    Respecto a tu tesis de que ni trabajo, ni educación ni sanidad ni ningún “logro” social es irrenunciable. Muy bien, pero llévalo a las últimas consecuencias: esa línea de argumentación implica que ninguno de los que consideramos derechos y libertades son tales. Como dice el profesor de ética en Starship Troopers (la novela): “¿Qué derecho a la vida tiene un recién nacido abandonado en el desierto?”

    Por otro lado entiendo que te consideras a tí mismo “empresario” puesto que eres autónomo. Espero que el mercado español valore en su justa medida tu valor en cuanto a consultor-vendedor-de-fotos-enmarcadas-por-internés.

    Otro dicho para terminar: no se puede escupir al alto ni mear al viento.

    Saludos, Jerónimo

  38. Estoy de acuerdo en esta parte de tu texto:
    “Nos hemos acostumbrado a vivir en “los mundos de Yupi” mientras vivíamos “de prestado” construyendo un país sobre sectores inflados artificialmente, y con el maná europeo fluyendo sin parar.”
    Efectivamente ha sido asi, España ha dilapidado varios años de crecimiento economico sin invertir en el futuro del pais, sin embargo no pueden invertir aquellos que no obtienen beneficios, y aqui discrepo contigo. Una vez más las responsabilidades recaen sobre los trabajadores, esos vagos incapaces de desarrollar mecanismos que generen riqueza y competitividad en las empresas y por ende en la sociedad. Esos sinverguenzas que se quedan dormidos en los laureles sin enriquecer a ese buenazo de su jefe que les hace el favor de emplearlos y encima les tiene que pagar por no hacer nada.
    Te recuerdo que no son los trabajadores quienes tienen la responsabilidad de crear riqueza, de incrementar la productividad ni de innovar, pues ellos no la reciben cuando se genera, no les beneficia a ellos, sino los empresarios, quienes se han limitado a recoger beneficios a manos llenas sin invertir en el desarrollo de sus empresas ni en negocios de futuro, sin preocuparse de contratar gente capacitada en justas condiciones, y ahora que ven reducir sus cuentas de beneficios exigen reformas. Una vez más son los trabajadores quienes tienen que reducir sus aspiraciones, ellos que nunca las vieron aumentar en epoca de vacas gordas. Yo soy trabajador por cuenta ajena, mando intermedio para más inri y no cobraba más cuando mi empresa si ganaba más, de hecho llevo 10 años cobrando exactamente lo mismo, y hace diez años que veo subir el “sueldo de mi jefe” que por supuesto no invirtió un euro en la empresa cuando teneia beneficios, sino que se limito a esconderlos del fisco mediante artimañas legales, por eso creo que si hace falta más inspección, pero fiscal, que los responsables de esta situación son empresarios ineptos y sin conocimientos con una unica cualidad: la avaricia. Y a los hechos me remito, vean sino quien les representa en la CEOE. Pensemos bien las cosas antes de decirlas, que estudios no nos faltan.

  39. Hola,

    Estoy totalmente de acuerdo con todo lo que has dicho, pero pienso que te has pasado de frenada y has indagado en un terreno que quizás no conoces tan bien como la temática de consultor.

    Estoy de acuerdo con el cambio de paradigma del mundo laboral y el trabajador, y que a partir de ahora la pregunta debe ser, ¿que puedo ofrecer hoy yo a una empresa o al mercado laboral? o ¿Por qué una empresa desearía contratarme? todo teniendo en cuenta el contexto económico actual de especialización de las economías y de globalización.

    Dicho esto, las prioridades de cualquier estado democrático que se precie es la igualdad de oportunidades de todos los ciudadanos que forman parte de éste. Y esto, básicamente, afecta a la educación, sanidad y pensiones. Estos servicios públicos son irrenunciables y son derechos que tienen todos los ciudadanos. Todo en la vida es cuestión de prioridades, y si el estado posee 3 de presupuesto pues las prioridades de gasto son esas. Ni embajadas, ni ministerios ni nada, esos derechos. Si deseamos un sistema meritocrático, deben ser la gente con talento y no con dinero los que puedan acceder a los niveles de educación más altos. También puede haber gener con dinero y talento, y sin dinero ni talento. Por este motivo la educación pública de calidad es clave. Sino, mira los países más competetivos del mundo, los sistemas de educación públicos qure tienen. Incluso Estados Unidos.

    Señores economistas, licenciados en ADE y demás, no se introduzcan en debates de que debe hacer un estado, que no debe tener, porque el estado no es una empresa, y la razón de ser de un estado no son beneficios económicos, sino que el objetivo final de un estado es la calidad de vida de sus ciudadanos, y en este caso, la economía solo es un medio para conseguirlo.

  40. Sigo asistiendo boquiabierto y ojipl’atico a este debate.

    Senores representantes del bando de los trabajadores (perra man’ia tiene este pa’is con los bandos):
    – Nada de lo que se est’a debatiendo es un juego de suma cero. Cre’anme: con medidas adecuadas ambos “bandos” pueden salir ganando.
    – Si alguien os ha hecho creer que hay una relaci’on entre incrementos salarias y beneficios empresariales… os minti’o. Variaciones salariales son fruto de un equilibrio entre oferta y demanda.

    Nada. Teniendo en cuenta esto, prosigan… que est’a entretenido :-)

  41. Neoliberalismo. Podía haber firmado esta entrada Esperanza Aguirre o Federico Jiménez Losantos y no nos hubiéramos percatado.

    A ver si lo entiendo: ¿Despido libre y gratuito sin más miramientos y todo arreglado?

    Los derechos sociales son I-RRE-NUN-CIA-BLES. Y castigaremos con nuestros votos sin piedad a todo aquel mandril que ose tocarlos. España no es una empresa privada.

  42. Raúl has dado en el blanco. 100% de acuerdo en todo lo que dices. Algún punto habría que ajustarlo o compensarlo con “reformas” en otros ámbitos como creo que se ha ido apuntando en el debate.

    Me apena ver como se rechaza sin argumentos reales tu planteamiento, nuestro planteamiento. Con grandilocuentes “irrenunciables” y comparaciones con políticos (que por otro lado a lo mejor no ofenden, a mi no).

    Esas posiciones van a ser difíciles de doblegar, pero cuando estemos todos contra las cuerdas, con una única salida a una ruptura total del estado, ya veremos si se acepta o no.

    Muchas gracias

  43. E que te basas para decir que no hay dinero en la hucha? Es algo que se dice muy habitualmente en estos tiempos pero nadie parece querer dar datos al respecto, que siempre serán más esclarecedores y veraces que el simple argumento de “No hay dinero en la hucha”.

    Con respecto a que cada uno es responsable de su trabajo estoy de acuerdo, pero solo bajo una condición. Que el 100% del beneficio generado por el trabajador repercuta en el trabajador. Creo que hay bastante gente ganando dinero con el trabajo de otros (empleados), que generalmente aceptan su condición a cambio de que sea una relación de beneficio bidireccional, es decir, que el empresario asuma su relación contractual cuando el emplado no genera beneficio alguno

  44. “Si hay trabajo es por que hay empresarios”

    Entonces los inspectores laborales que dices son necesarios, ¿qué son? Pues tendremos que privatizar la justicia para crear trabajo.

    Visto así empiezo a entender muchas cosas…

  45. Raúl, creo que sufres el síndrome del autónomo.

    Si a mi nadie me ayuda, por que a los demás si.

    Quizá otra solución sea proporcionar ayudas DIRECTAS a pymes y autónomos y no simples lineas de financiación. Se me ocurre que la principal inversión que tiene que realizar un pequeño empresario hoy en dia es en bienes inmuebles. Al mismo tiempo, tenemos sobrestock de inmuebles, que el gobierno (o gobiernos regionales) podrían alquilar a sus respectivos dueños con contratos a 10 años y precio bloqueado o a la baja, para luego ceder a empresas de nueva creación (por un plazo determinado). Así se incentivaría la creación de empresas, al mismo tiempo que los rentistas seguirían siéndolo. Además, bloqueando el precio o estipulando un alquiler público no especulativo se ayudaría a controlar las fluctuaciones de precio de los inmuebles. Y como se financiaría algo así? Simplemente, subiendole los impuestos a esos que a dia de hoy se gastan una pasta en publicar libros de pensamiento neoliberal, y eliminando la evasión fiscal.

  46. Uf, vamos por partes.

    Diego, ¿ves como el “catálogo de obviedades” da juego?

    Para los que se limitan a la habitual sarta de calificativos: yo he expuesto unos puntos. Y he argumentado por qué creo que son así. ¿Argumentos en contra?

    Los de los derechos i-rre-nun-cia-bles. ¿Alguien explica cómo se sostienen esos derechos i-rre-nun-cia-bles más allá de las palabras? Y no es relativismo moral; mantener cualquier “derecho” requiere de una economía. Jerónimo, cógete la declaración universal de derechos humanos, y corre a contárselo a quien no tiene qué comer. Y luego me dices si son i-rre-nun-cia-bles, o si son papel mojado.

    Pero lo que más me ha sorprendido son los que dicen que, tócate los huevos, ¡me tengo que callar! Expongo unas ideas, además con argumentos, y la respuesta es “no tienes ni idea, no deberías opinar respecto a qué es el Estado”. Coño, pues si tanto sabéis, poned encima vuestros argumentos.

    Carlos, muy bonito lo de la igualdad de oportunidades. Perfecto. Pero hay que pagarlo (porque los médicos no trabajan gratis, ni los maestros, ni los hospitales o colegios se construyen y mantienen sólos…). Y un Estado puede pagar eso si tiene ingresos; si no, a tomar por culo la educación, la sanidad y las pensiones. Los ingresos se generan mediante impuestos, los impuestos mediante la actividad económica. Para que haya actividad económica hacen falta infraestructuras, hace falta un Estado de derecho, unas instituciones que impartan justicia, unas instituciones que hagan cumplir la ley, un sistema de defensa frente agresiones externas, y personas que administren todo eso… vaya, a ver si ahora resulta que el Estado necesita de más cosas que, a su vez, también hay que pagar. A ver si el Estado no es sólo pájaros y flores. Y sí, efectivamente la economía es un medio; pero un medio ineludible, pretender que puede haber Estado sin economía es un absurdo. Por lo tanto igual (pero sólo igual; al fin y al cabo parece que soy un indocumentado que no debería opinar) los licenciados en ADE también pueden aportar su granito de arena.

    Jerónimo, yo también espero que el mercado valore lo que yo ofrezco. Pero si no lo valora y mis cuadros por internet no se venden… ¿qué debería hacer según tú? ¿Irme al Estado para que me ponga una paga de unos cuantos cientos de euros al mes y me voy de cañas? ¿Y si hacemos todos eso, quién pone el dinero?

    Josep, decir que los trabajadores “no reciben riqueza cuando se genera”… ¿qué es el sueldo entonces sino parte de la riqueza que has generado? ¿Y la contribución que hace la empresa al bien común en forma de impuestos, qué es sino riqueza que revierte en quien la genera? Qué cachondo, o sea, que tú decides trabajar por cuenta ajena sin correr riesgo ninguno, con tu nominita ingresada en cuenta a fin de mes… pero luego pretendes cobrar la prima de riesgo igual que el empresario (alguien que puede trabajar tanto o más que tú, pero cuya compensación a fin de mes está por ver). No, hombre, no, si quieres la prima de riesgo, corre el riesgo.

    ¿Has estado 10 años trabajando sin que te subieran el sueldo? ¿Y por qué no has cambiado de trabajo? Es la esencia de los mecanismos de ajuste de mercado; si una situación no te gusta, no la aceptas y buscas otra alternativa. Pero si la aceptas, toca asumir las consecuencias. No se puede hacer responsable a nadie más de las decisiones que uno toma.

    Así que los trabajadores no “tienen la responsabilidad de crear riqueza, de incrementar la productividad ni de innovar”. Eso le corresponde a los empresarios. Que por lo visto son seres de otro planeta, a quienes algún ser superior (según naces, te van diciendo “tú, empresario; y tú trabajador”) les ha dado la misión de tirar del carro de la economía y de estrujarse las meninges para ver de qué forma crear negocios y así crear los puestos de trabajo que los demás se merecen. Es su labor, y a ver si se espabilan que aquí estamos esperando a ver cuando nos dan nuestros puestos de trabajo, ya están tardando.

    A ver si nos enteramos, que un empresario no es más que un ciudadano normal y corriente, que en vez de decidir trabajar por cuenta ajena decide trabajar igualmente, pero por cuenta propia. Con la esperanza de ganar más dinero, claro (¿si no de qué coño alguien va a asumir el riesgo de crear una empresa?), pero con la inseguridad de no saber si a fin de mes quedará algo de beneficio o no. Es una opción, pero desde luego no constituyen una raza especial nacida para crear puestos de trabajo.

    Ya veo que lo de “estar agradecido” a quien da un puesto de trabajo está mal visto (supongo que tras estar un par de años sin paro ni subsidio ninguno la percepción cambiaría). No es sólo que no se esté agradecido, es que es lo menos que debe hacer, y si no lo hace, se lo debemos exigir.

    Carlos, que el gobierno decida subir la edad de jubilación a los 67 años… ¿qué es, por pasar el rato? No, es una medida mínima que surge de extrapolar el crecimiento demográfico (cógete cualquier estudio sobre el futuro de las pensiones, a ver cómo dice que queda la hucha), y ver que si no se cambia nada habrá menos ingresos y más gasto hasta el punto de “vaciar la hucha”. Por eso se ganan un par de añitos de cotizar, y se eliminan de pagar pensiones; para que ingresos y gastos se reequilibren un poco. Y dentro de pocos años, serán 70 en vez de 67. Y extrapolemos también, si quieres, a ver qué pasa si dentro de dos años seguimos teniendo que mantener una tasa del 20% de paro (gente que cobra prestaciones y que no genera ingresos). Y extrapolemos el cierre de empresas. Me parece que pensar que la hucha va a seguir llenándose en estas circunstancias es un poco ingenuo.

    Que no, que las ayudas directas son una manipulación del mercado. Que no son positivas. Que lo que tenemos que hacer es ser más competitivos, aportar más valor añadido. Que las ayudas (a autónomos, a pymes y a quien sea) no son más que parches que enmascaran la falta de competitividad, y provocan equilibrios de mercado manipulados y, a la larga, insostenibles.

    Juanra, me ha gustado tu planteamiento. Supongo que luego al llevarlo a la práctica tendría sus intríngulis, pero como propuesta me parece interesante. Aunque habrá quien te dirá que eres un facha…

  47. Raúl, respecto a “la hucha”, solo digo que me gustaría oir los datos.

    Respecto al comentario de Juanra, de facha nada. De la misma forma, que el empresario es una persona normal, el trabajador de cuanta ajena no es un vago que lo que quiere es cobrar a a fin de mes por rascarse la barriga. Estoy seguro de que el 95% de los parados estarían encantados de trabajar para el estado hasta que mejore su situación. Adquirirían experiencia y posiblemente aumentarían su formación. el problema está en dos cosas: 1º Hipoteca, hay que pagarla, y con el paro no llega. Y 2º. es mucho mejor cobrar el paro y además trabajar en negro. Además, es normal que alguien se desmotive si se ve haciendo una actividad que no le aporte gran cosa a su curriculum, por lo que un plan así necesitaría una muy buena gestión (y privatizarla lo lo garantiza).

    Con respecto a que toda intervención estatal no es más que una distorsión de la libre competencia, pues la verdad es que es muy bonito estudiar la teoría en la facultad de turno, pero la realidad es que alli donde hay seres humanos, hay distorsión, allí donde hay estado hay. distorsión. Predicar que el libre mercado es la solución a los problemas de España, me parece erróneo. Pertenecemos a la UE, y nuestros principales competidores son los paises miembros, paises cuya legislación tributaria es distinta a la nuestra, paises que hace años implantaron medidas como la que yo he propuesto, o por lo menos medidas de control de precios de bienes esenciales, paises que si destinan ayudas a emprendedores en I+D, etc. Y como tenemos que competir con ellos, o igualamos las reglas, o siempre van a tener ventaja. No creo que estos años de gobierno “socialista” se haya caracterizado precisamente por su caracter socialista, y no creo que hayamos estados escasos de pensamiento neoliberal. El resultado es el que es.

    Por cierto, yo también soy autónomo, y hay dos Carlos escribiendo en este Blog

  48. Carlos, de acuerdo. El libre mercado no es perfecto (principalmente porque las condiciones de aplicación no son perfectas; y hay asimetrías en la información, y monopolios, y externalidades… vale). Y cabe una cierta intervención para ajustar sus efectos. Pero no cualquier intervención, ni en cualquier medida.

    Precisamente porque somos humanos existe el mercado. Cada individuo toma decisiones egoístas respecto a lo que quiere conseguir y a cuánto está dispuesto a sacrificar a cambio. Y a partir de esa decisión tan humana se articula todo lo demás: el precio de los productos, el precio de los factores de producción, las primas de riesgo… absolutamente todo.

    ¿Nuestros competidores son los países de la UE? Depende de para qué. También competimos con China, ¿quiere decir eso que tenemos que adoptar las políticas económicas de China? O Estados Unidos, ¿adoptamos las suyas? Competimos en un mundo global. La cuestión es decidir en qué queremos competir, y para eso hay que pararse un momentito a analizar cuáles son nuestras ventajas competitiva, y a partir de ahí potenciar políticas que refuercen esa ventaja para que los individuos y las empresas podamos generar riqueza en base a nuestras decisiones de forma sólida. El problema es que nadie ha hecho esa reflexión en España, y nos hemos encontrado compitiendo por costes… y ahora resulta que hay otros con costes menores, y nos quedamos fuera de juego. ¿Qué profesionales estamos formando? ¿Qué sectores hemos potenciado? ¿A quién y para qué estamos subvencionando?

    Ah, la famosa hipoteca… ¿en dónde se dice que la hipoteca es obligatoria? Hipotecarse es una decisión (en muchos casos tomada a la ligera) de cada uno. Cancelar la hipoteca, también. Si no tienes para irte de vacaciones, no te vas de vacaciones; y si no tienes para comprarte una casa, no te compras una casa. Comprártela por encima de tus posibilidades (hipotecas al 110% del valor, a 40 o 50 años, compradas en mínimos históricos del euribor asumiendo que no volvería a crecer, en precios máximos de la vivienda asumiendo que seguiría creciendo al 17% anual, dedicando un 50% de los ingresos a su pago asumiendo que nunca se iba a quedar uno en el paro, etc, etc), y luego decir que “el paro no me da para la hipoteca”, es volver a hacer responsables a otros de una decisión exclusivamente propia.

  49. Señores, por supuesto que todos podemos aporta nuestro granito de arena. Pero unas apreciaciones.

    1- ¿De verdad creen que no hay dinero para mantener el Estado del Bienestar?
    2- El ejemplo siempre es E.E.U.U, porque no nos fijamos en Francia, Alemania, Finlandia, Holanda o Dinamarca???

    España no es una economía competitiva, es cierto, pero es un error querer adquirir la competitividad en detrimento de derechos sociales. La competitividad debe venir, como no puede ser de otra manera, por un aumento de la productividad, y la única inversión segura para conseguir eso es mediante inversión en educación. No puede salir el gobierno diciendo que va a ayudar a la contratación de 16 a 20 años. Debe decir que va a ayudar a estudiar, porque hay que formarse y especializarse. En este país se engaña a los trabajadores, que se han creido que iban a tener trabajo para toda la vida saliendo del colegio a los 16 y pagando letras de coche que suponían más de un 50% de sus ingresos mensuales.

    Nos hemos creido lo que no eramos, y la culpa, básicamente es de los ciudadanos, y de los gobiernos que nos han hecho creer eso.

  50. Por supuesto que la hipoteca es opcional. Es una decisión propia. Pero aun así, hay que pagarla. Y lo siento, pero con el paro no da para pagarla. Si todos los trabajadores de este pais hubieran tenido en cuenta sus ingresos en el paro para tomar la decisión de comprar una casa o no, me parece que estos años de crecimiento, que las doctrinas liberales achacan a los beneficios del libremercado, no se habrían producido. O quizá los bancos deberían haber concedido hipotecas teniendo como referencia de ingresos el paro. Teniendo en cuenta que la legislación española permite que un deudor sea responsable del 100% deuda a pesar de avalar el préstamo con el bien inmueble en si mismo, lo siento, pero no me vale con la “libertad” que dices que tenemos los ciudadanos de cancelar la hipoteca. Algo de lo que no se habla es de que los bancos han concedido hipotecas al 110% del valor del inmueble, no solo porque era de esperar un incremento en el valor de tasación de dicho inmueble, sino por que de no ser así el hipotecado ha de responder con todo su patrimonio por el resto del importe prestado y sus intereses. A mi, me parece el negocio perfecto. Es conceder hipotecas basura sin el riesgo de estas y exponiendo a los hipotecados a una posible ruina total y de por vida.

    Un saludo

  51. He cambiado el nick para evitar confusión.

    Estoy plenamente de acuerdo con Carlos. Nuestra principal desventaja con respecto a occidente es la educación. Pero claro, si realmente se invirtiese en educación ¿quién iba a votar a estos partidos?

  52. Hola, ante todo gracias por el debate.

    Como hay un montón de ideas que me gustaría discutir, voy a intentar ordenarlas en grandes bloques.

    El primero el LIBREMERCADO. Es gracioso, pero el libremercado simplemente NO existe. Llamamos libremercado a un modelo casi mundial de economía en el que algunos dictan reglas para todos. Por ejemplo, EE.UU. exporta cereales a otros sitios sin aranceles y genera aranceles proteccionistas a la importación de alimentos. Eso no es libremercado, eso es proteccionismo. O por ejemplo las ayudas al campo en Europa con la PAC. Han mantenido un modelo de producción agrícola subsidiado para competir con otros países, incluso cuando el campo no producía nada con ayudas orientadas a la planta y no a la producción.

    Sobre los derechos sociales. Efectivamente no son inamovibles, son construcciones sociales fruto del esfuerzo de siglos por salir de la servidumbre. No es cosa de tirarlos ahora a la basura por una coyuntura específica. Sin un paro decente la inseguridad ciudadana crecería brutalmente, las familias no contarían con ningún colchón para arriesgarse a tener hijos, hipoteca, etc. Eso por no mencionar que el paro es un derecho adquirido en función de lo aportado a la SS por el trabajador y por la empresa, no un regalo del estado. Los países que más rápido parecen salir de la crisis son los que contaban con un modelo social que primaba, impuestos, derechos sociales y cultura del emprendimiento. Noruega, Suecia, Dinamarca, en parte Francia, Irlanda o Alemania.

    Por otro lado creo que hay una trampa enorme cuando hablamos de empresarios así, a saco. No tienen nada que ver las Koplowitz (o como se escriba) con un taller de chapa y pintura. Siempre se cuestiona el derecho al paro para quien aprovecha sus cotizaciones para tomarse un respiro. Pero no se cuestiona a quien recibe una empresa en herencia sin haber movido un dedo en su vida ni haber arriesgado nada. Siempre he pensado que el pequeño empresario es en realidad un trabajador más que monta un negocio como salida laboral. Debería primarse la protección ante estas empresas y sobre todo ante las personas que las promueven. Si finalmente se consolida el paro para los autónomos podría ser un primer paso interesante.

    Hay muchas otras cosas, pero tampoco quiero sermonear.

    Un saludo.

  53. Es la primera vez que veo una propuesta de cambio en las políticas fiscales y económicas que pretende ser tomada en serio y no cita ni un sólo número (se basa en “percepciones”).

    ¡Ah, no! Que no es la primera vez. Algunos políticos lo hacen constantemente.

  54. Es curioso que esta crisis sea provocada por la especulación financiera y los que deban apechugar sean los trabajadores.

    Nadie paga el descalabro. Pero la gente a trabajar dos años más y probablemente a tener que cotizar 10 más.

    Sé que soy utópico, pero ¿no hay sitios de donde reducir? ¿Necesitamos tanto ejército? Tanto cargo político? Y sobretodo y mucho más importante donde está el dinero destruido y si no donde están los encarcelados por todo ello? Hasta que no los presenten que se olviden de que trague. Por que de aquí a 10 años aún deberé aumentar más mi edad de jubilación gracias al nuevo pollo que habrán montado.

    Ap y el PSOE ha muerto como partido político para mi y supongo que para muchos otros.

  55. Ya que esto ha derivado en el tamaño del Estado, hoy he visto esto en http://www.escolar.net, publicado por The Economist:

    “Una de las razones por la que el liberalismo no tiene voz en Brasil desde que llegó la democracia es el voto obligatorio. Eso significa que un gran número de votantes pobres, que pagan pocos impuestos pero se benefician del gasto social del Gobierno, empujan a los partidos hacia la creación de un estado más grande. Si el mismo sistema se aplicase en Estados Unidos, los demócratas tendrían una mayoría permanente”.

    (http://www.economist.com/world/americas/displaystory.cfm?story_id=15393723)

    Con dos coj…

  56. Si no recuerdo mal, en Italia el voto es obligatorio también…

    Nunca menosprecies el poder de los medios. Y esta conversación es un buen ejemplo de ello. Me explico. estoy seguro que la gran mayoría de los que tienen una opinión más “liberal” de la economía, opinan que, por ejemplo, el juez Garzón ha cometido delito con la investigación de los damnificados de la guerra civil, y al mismo tiempo los que tienen una visión mas “progresista” de la economía opinan que es un crimen juzgar a Garzón por algo así. Es solo un ejemplo, pero es algo que no tiene nada que ver con economía pero refleja los dos polos del pensamiento mediático

  57. Ya hay muchas y extensas opiniones así es que solamente haré un par de apuntes que me faltan de tu exposición, estando de acuerdo en la gran mayoría.

    Hecho en falta comentar el despilfarro de la clase política en dietas, consejerías, administraciones duplicadas, prevendas, etc.

    Así mismo la labor de los sindicatos y los liberados es vergonzosa e inmoral. Aquí vive demasiada gente de la sopa boba y así nos va.

    Realmente estoy pesimista con la solución al estado de la nación, donde a nadie le importa nada, no nos involucramos y tenemos unos políticos con miedo a gobernar y con falta de coraje y determinación para actuar (en ambos bandos, pero el que gobierna ahora mismo es un auténtico desastre)

  58. El Estado, en tanto en cuanto es un Ente protector de todo el sistema (incluidos sus ‘habitantes’ físicos) debe preocuparse del bienestar de todos.
    Partiendo del hecho de que los intereses entre empresa y trabajador son contrapuestos… el estado debe manejarse entre diferentes puntos intermedios según la posición ideológica que defienda. Nunca puede decantarse, en sistemas modernos, por volcarse hacia ninguno de los lados.

    Por eso mismo no se puede liberalizar el despido (por poner uno de los ejemplos de los que comentais) al igual que tampoco se puede eliminar el acceso universal a la sanidad (y hay muchos ‘paraisos liberales’ que se han dado cuenta de eso e intentar reconducir la situción).
    El despido libre lo único que provocaría sería una infinidad de personas adultas de edad un poco avanzada en situación de total indefensión.
    Hay trabajos donde la experiencia es un grado y puedes hacerte valer año a año más que un recién llegado. Pero hay muchíiiisimos trabajos no especializados donde la edad siempre es un problema.
    ¿Que futuro deparamos a las personas que decidan dedicarse a ese tipo de empleos – generalmente peor pagados pero no por ello menos necesarios para la sociedad – si les estamos diciendo que la empresa, en cuando flaqueen un poco físicamente los sustituirá automáticamente por otro más joven y se convertirán en unos repudiados en el sector en el que se volcaron laboralmente?
    Sí, la solución está clara: pues haber estudiado algo para tener un trabajo más especializado. Ok. Pero… y quien limpiará las calles entonces? Quien arreglará los jardines? Quien hará todos esos trabajos eminentemente físicos necesarios?

    No se.. Estoy de acuerdo en muchas de las ideas que planteais (ultimamente tengo trato directo con varios funcionarios y se me llevan – se nos llevan – los demonios con las historias de incompetencia manifiesta no sancionable, con las historias de ‘laborales’ totalmente desfasados e imposibles de despedir ‘gracias’ a los sindicatos, con historias de inmobilismo con el fin de no hacer notar que los procedimientos están obsoletos y que sobra muchísima gente en algunos departamentos, etc..), pero definitivamente el liberalismo extremo no es la solución para nada.

    Como decían por ahí, ‘en el medio está la virtud’. (por desgracia es obvio que ahora tampoco estamos en ese ‘medio’)

    Un saludo

  59. No puedo estar más de acuerdo en lo que has dicho.
    Lo suscribo al 100%.

    El problema es lo que dices: que el partido que suscribiera eso jamás ganaría las elecciones.

    En España hay gente (generalmente de izquierdas) con una concepción del trabajo que nos lleva a todos a la ruina

    Opino que los que sostenemos estas ideas no nos las guardemos como si estuvieramos diciendo una blasfemia. Es nuestra opinión y debemos decirla porque para eso estamos en una democracia.

    Luego nos pondrán las etiquetas que quieran. A mí se me da igual, sinceramente.

  60. Un post valiente como pocos.

    ¿Un consultor que ponga las peras a cuarto a sus posibles clientes?

    No le contratarian, tanto menos cuanto mas cierto fuera lo que les echa en cara.

    ¿Todos autonomos? Ello es materialmente imposible.

    Partiendo de una hipotetica situacion de igualdad radical, sea por metito o por azar, la ventaja que adquieran unos limitará posibilidades del resto.

    La pretension de que todos sean autonomos o empresarios por cuenta propia demandaria una transparencia incompatible con la economia de mercado y el señuelo de la captura de “oportunidades”.

    En la practica el beneficio en las relaciones economicas es fruto de un diferencial en el control de la informacion.

  61. Estimado Raul, te hablo desde la experiencia de 10 empresas en 10 años, en todas el mismo salario y cada vez más responsabilidades debido a una mayor experiencia y en todas siempre la promesa de una mejora en un futuro que nunca llega. ¿Acaso no conoces el mundo real? ¿De verdad crees que TODOS los empresarios son gente emprendedora que asume riesgos por mejorar la sociedad? ¿De verdad crees que TODOS los trabajadores son vagos acomodados que nunca estan contentos con lo que reciben? ¿Que los trabajadores no corren riesgos? Explicale a un trabajador que ha estado 10 años en el mismo puesto, cobrando lo mismo durante esos 10 años sin ningún incentivo, entregando todo su tiempo, sus ideas y su trabajo a una empresa que no es suya, que no ha recibido ninguna actualización ni formación, en una empresa que ya no es viable por las decisiones del empresario no por las suyas, cuantale que si se hubiera puesto las pilas ahora se lo rifarian en empresas de futuro, que si fuera el mejor en lo que hace no le faltaria el trabajo, que ha dilapidado su futuro en un proyecto equivocado, y luego dile que no tiene derecho a ninguna compensación, que es culpa suya haber aceptado un puesto de empleo en una mierda de empresa sin futuro y a los mileuristas de 40 años, que llevan cobrando lo mismo desde que acabaron la carrera les cuentas que si no llegan a fin de mes es por su mala cabeza, por querer llevar vida de clase media cuando ellos son de la clase trabajadora y esos no tienen derecho a nada por que como me dijo una vez uno de mis jefes: “Todos no pueden ser ricos”.
    Propongo otra alternativa: Llenemos la hucha común mediante impuestos sobre la riqueza y no sobre el trabajo. Que sean los que mas ganan los que mas pagan y siguiendo con tu dinamica de pensamiento aquellos que no quieran pagar tantos impuestos tienen la libertad de decidir no ser ricos, nadie les obliga. Y ahorrate el comentario de que hoy por hoy ya es asi porque entonces pensare que el que vive en los mundos de yupi eres tu.

  62. Josep Sanz

    Yo soy diplomado en Estudios Empresariales -tres años de carrera q yo hice en 5, buenos tiempos :-) – Al terminar la carrera me ofrecian trabajillos sin futuro, contratos basura… Decidi pasarme a la informatica -tb valore pasarme a camionero, q en viajes internacionales se llevan una pasta- estuve un par de años haciendo algun curso y estudiando por mi cuenta -malos años despues del crack de las puntocom- Finalmente estudie un ciclo superior de F.P. Hace algo mas de 4 años empece a trabajar con bases de datos, en este tiempo he pasado por 4 empresas, he pasado de cobrar 15.000 € brutos/año a 33.000 y si Dios quiere y no seguimos el camino de Grecia, en 2.011 estare en 36.000. Esto es el mundo real, hay que luchar por las cosas.

    Perdon por los acentos.

  63. Josep, cada uno razonamos en base a nuestra experiencia y eso es difícil de evitar. Ahora bien, que cada uno somos los últimos responsables de las decisiones que tomamos es algo en lo que creo a pies juntillas; siempre habrá quien busque escudarse en una y mil excusas (que si el jefe, que si la hipoteca, que si la educación, que si el gobierno, que si la oposición…), y me parece perfecto. Allá cada cual. Lo que no me gusta es que se me haga coresponsable (y cofinanciador) de esas decisiones.

    Me hace gracia esa lógica de pensamiento de “que paguen los ricos”. Supongo que todo depende de dónde toque la raya. Es el típico razonamiento de quien piensa que “los ricos” son otros. ¿Conoces http://www.globalrichlist.com? Apuesto a que, si basándonos en esos datos, alguien dijese “usted es rico, así que le toca financiar a todos los demás”, muchos de los que apelan al “que paguen los ricos” empezarían a escurrir el bulto.

    Yo pienso (y ya imagino, visto lo visto, que no estaremos de acuerdo) que la posibilidad de prosperar es un incentivo para el esfuerzo. Y que hay que manejar con mucho cuidado los resortes fiscalizadores de la riqueza, porque si se pasan de la raya eliminan el incentivo: ¿para qué voy a buscar la forma de prosperar, si como resultado voy a ver cómo el Estado se lleva la mayor parte de lo que obtengo y voy a estar apenas un poco mejor que quien no se esfuerza? Para eso no me esfuerzo, y pongo el cazo al Estado; que del carro tiren otros, que la hucha la llenen otros, que para vaciarla ya estoy yo. Y en vez de tener un equipo de relevos en el que se incentive al que tira del grupo, tendremos uno en el que todos aflojan el ritmo, confiando en que alguien habrá ahí delante que les vaya llevando.

    La “vida real” esa que jaleáis, hoy por hoy, es un déficit de más del 10% del PIB, una deuda que se va hacia el 70% del PIB, una tasa de paro del 20%… que a mí me resulta lo suficientemente inquietante como para pensar que algo habrá que cambiar.

    Yumanji, lo que dices tiene mucho sentido. Y probablemente el sistema tendrá que tener en cuenta todo ello. Pero hay dos restricciones: una, que las cuentas salgan (es decir, que podamos pagar entre todos los que aportamos la factura de todo lo que se consume; y si no suma, sintiéndolo mucho, habrá que subirse al andamio hasta los 70; o bien si te jubilas a los 60 tendrás que reducir proporcionalmente el importe de la pensión; pero mientras no se dé el milagro de los panes y los peces…). Y dos, que el sistema no se degrade (porque si pones una presión fiscal exagerada puede que el primer año salgan las cuentas, pero el segundo has hecho emigrar a la mitad de los que ponían dinero y ya no salen)

    Hablábais antes de educación. Sí, sí, y mil veces sí. Pero con cabeza. Con un plan. Sabiendo en qué nos queremos formar (como país), y en qué no. Generando un proyecto educativo eficiente (pegado al mercado laboral, con programas educativos que vayan a lo esencial, capaz de adaptarse a necesidades cambiantes). Cambiando el concepto de la formación de algo “temporal” a algo contínuo. Donde la “igualdad de oportunidades” no se confunda con el “café para todos”, donde haya filtros en función del mérito, etc, etc, etc.

  64. Consultor Anónimo.
    Más o menos estoy de acuerdo con lo que comentas. Pero creo que la concepcion de ‘que paguen los ricos’ creo que no está tan orientada (al menos en mi acepción de la misma) a que paguen proporcionalmente más, pero sí que paguen al menos proporcionalmente lo mismo.
    Igualmente que no se mete la misma carga fiscal (al menos directa) al que gana 20.000€ al año que al que gana 45.000€, me parece injusto que esa progresión no se mantenga (obviamente no lineal) hasta ciertos límites. El límie a partir del cual esa carga es fija me parece demasiado bajo.
    Pero incluso aceptando esa carga, partiendo de que es porcentual, ahí es donde veo el ‘que paguen los ricos’.
    Actualmente sabemos de sobra que quien hace la ley hace la trampa y que cuando más dinero tienes/manejas, más opciones tienes de esquivar el sistema para no revertir en el sistema la parte que, por ética, deberías. Y no vale el argumento de que si hay argucias legales para evitarlo es que es legal. Muchas veces ni siquiera llega a ser legal y simplemente queda suficientemente enmascarado en ‘el sistema’. Pero incluso cuando lo es, no se puede considerar ético que evites darle al sistema la parte que le corresponde cuando es él (el sistema) el que te dio esas ganancias.
    Todos conocemos los paraisos fiscales, las exenciones, las SICAV, etc, etc.. que hacen que, realmente, cuanto más rico seas, menos pagues.
    Así que.. con el sistema abastecido de forma justa, seguramente no estaríamos hablando de tanto deficit (aunque obviamente es brutal y el sistema de administraciones públicas tiene que ser radicalmente saneado).

    Pero es más fácil que paguen los de siempre..
    Y si exigir a los empresarios que paguen lo que deben, eliminando los huecos legales entre los que se escurre el dinero que legítimamente nos pertenece a todos (ese mismo ‘todos’ al que perteneceis cuando no quereis pagar ciertos excesos sociales) hace que sus negocios sean menos rentables y no les merezcan la pena.. pues como una sociedad de mercado libre que estamos, ya llegarán otros detrás que lo hagan con menos perspectivas de beneficio (prefiero no pensar en los miles de millones que han ganando las grandes corporaciones este año). Al igual que para el trabajador esto es la ley de la selva y es renovarse o morir.. deberá ser lo mismo para los empresarios. No? O ellos sí que son especie protegida?

    Un saludo

  65. Exactamente Yumanji, de eso se trata.
    Consultor anonimo, si estamos hablando de cambios sociales tendremos que tener en cuenta a toda la sociedad, y no sólo aquella parte que por suerte o esfuerzo ha podido labrarse un futuro, creo que no piensas en aquellos que han tomado malas decisones y no han podido llegar a donde deseaban y sin embargo creo que debemos ser solidarios, ya que cualquiera puede cometer errores en su vida y acabar en la calle sin un duro, a mi me interesa una sociedad que me cubra las espaldas, aunque nunca lo llege a utilizar, se trata de ttranquilidad y calidad de vida.

  66. Josep, si yo también estoy de acuerdo. Las cuestiones son:

    a) Cuánto cuesta ese “Estado solidario”, y quién lo paga, porque el Estado no tiene una infinita capacidad de gasto.
    b) Equilibrar el factor “protección” con el adecuado incentivo al esfuerzo.

    Yo creo que son dos cuestiones muy relevantes que los defensores a ultranza de los “derechos sociales” no suelen tratar. Se quedan en el panfleto, “ni un paso atrás”, las “líneas rojas”, las “conquistas del pueblo”, el “nos echaremos a la calle”. Un análisis serio de la realidad no es compatible con el panfletismo… pero es el panfletismo lo que hace ganar elecciones a políticos y sindicalistas.

    ¿Es algo sostenible? A mí me parece que no. Y menos aún en un país donde carecemos de esa cultura generalizada, donde el “pillo” (igual el millonetis del paraíso fiscal que el currito del absentismo y las chapuzas en B) es el vitorieado, y el que cumple con sus obligaciones es un “pringao”.

    Yumanji, el empresario se mueve en el mercado, por supuesto. Y si tiene que conformarse con menos beneficios, tendrá que aguantarse. O cerrar la empresa y meter el dinero en cualquier producto financiero que le dé más rentabilidad con menos riesgo. O deslocalizar la producción a países donde los costes (de producción, fiscales, etc.) sean menores. Lo que considere más oportuno. Pero seguro que te das cuenta que no todas esas alternativas son igualmente deseables para el país en su conjunto, y es algo que quienes llevan la política económica tienen que tener en cuenta.

    Por último, Pepe; gracias por tu ejemplo. ¿Cuántos salieron como tú de tus estudios, se metieron en una cadena de trabajos-basura, y ahora están requemados reclamándole al Estado que les solucione la papeleta? ¿Por qué tú pudiste hacerlo, y otros no? ¿Acaso eres un superhombre de otro planeta? No lo creo. Simplemente cuestión de actitud.

  67. No se, no se.. la amenaza esa de la deslocalización está un poco manida. Es más, si tiene que ser así, que sea.. pero ni todos los negocios pueden ser deslocalizados, ni todos los empresarios de negocios susceptibles de serlo tienen capacidad, volumen de negocio o posibilidad de hacerlo.

    Pero es un mercado libre.. eso no es controlable. Y contra amenazas particulares (porque realmente los empresarios están amenazándonos a los trabajadores con que si no nos plegamos a sus necesidades de beneficio, cierran el chiringuito), no hay nada que hacer.. pero tampoco hacerlas caso.
    Es más, estoy aburrido de ver como se subvenciona el mantenimiento de modelos de negocio y actividades empresariales obsoletas (podemos empezar por la industria discográfica y la SGAE dentro del primer grupo, y los astilleros, minería, etc.. en el segundo). Si hay dinero para eso, seguro que lo hay para subvencionar, primar o blindar otras áreas empresariales más interesantes de forma que lo que es ‘reducción de beneficio’ por un lado son beneficios fiscales por otro.. Es decir, reducir el ingreso estatal en forma de impuestos directos a la empresa, y compensándolo por ingresos de IRPF de los trabajadores extra que supondrá y por los indirectos derivados del aumento del consumo al haber más dinero en el bolsillo de las clases bajas.

    En otro orden de cosas, reniego totalmente del panfletismo, del no ceder, de los funcionarios tal y como están ahora (y todo el sistema corrupto que llevan adherido) y de cerrar toda puerta a ceder privilegios.
    No se puede sobreproteger a ‘el pueblo’, pero tampoco se le puede dejar desprotegido y penalizarle.. porque lo único que se logra con eso es que alguien que cometa un error puntual queda automáticamente condenado al ostracismo para el resto de su vida.. con lo que se está perdiendo un contribuyente o un posible empresario futuro generando dinero y empleos si se le hubiera ayudado a superar el bache (cuantos empresarios han resurgido después de fracasos económicos?).
    Porque.. estamos en las mismas de siempre respecto al doble rasero. Si te haces mayor y te desactualizas .. despido libre. Y púdrete en el paro por no haberte preparado adecuadamente. Pero.. si eres empresario y tienes una SL o una SA, juégatela tranquilamente.. que lo peor que puede pasar es que dejes en la calle a unas cuantas familias, porque tu patrimonio como empresario (construido a partir de los beneficios de la empresa) está siempre protegido aunque vaya tu empresa a la bancarrota.

    Pero como decía en otro mensaje: hay que aceptar apretarse el cinturón dada la situación actual, pero cediendo todos. Y poniendo los medios para que realmente TODOS lo hagan. Porque siempre habrá economía sumergida descontrolada y fraudes empresariales.. pero lo que no puede haber son artimañas legales que permitan, abiertamente, ‘evadir impuestos’ a las clases más pudientes (las SICAV son un engendro digno de la carcel para quien las ideó.. y dignas de reprobación pública para todos esos gobiernos ‘de izquierdas’ que han mirado par otro lado en el momento de poder aumentar la fiscalidad que tienen asignada).

    En fin.. es un tema complejo y con muchas aristas. Si no.. supongo que alguien habría tomado ya medidas en algún lugar del mundo… Y no veo un sistema perfecto en ningún lado..

    Un saludo!

  68. Raul,

    Lo que promueves ya existe, está en USA.

    Parece que te gusta el sistema Estado Unidense. (40 millones de pobres de solemnidad).

    Pues no estoy de acuerdo en todo, algo en parte.

    Para Mi un modelo que me gusta muco más el el Holandes.

    Y mira por donde ahora mismo con crisi y todo tienen de las tasas de paro más bajas del mundo y uno de los sistema de protección social más altos del mundo.

    ¿.. Como explicas eso..?

    No será que los parámetros a cambiar son otros..?

    Un viejo dicho de USA de Alemania es que “.. como pueden ser tan productivos con tantas vacaciones..?

    La cosa es que en Holanda tienen unos sueldos altísimos, un paro envidiable, menos días por año de despido, pero el paro mucho más largo, protección de vivienda gestionada por ayuntamientos, penalizan el lujo mucho.

    El salario por lo medio bajo de un trabajador cualificado allí son de 3000 euros mes. Y si eres extranjero tienes un 30 % de exención de impuestos laborales.

    Y no me canso de cir que no pasan del 4 % de paro.

    Reflexiona todo esto, y dime si no es mejor un sistema como este que el que Tu prefieres “made in USA”.

    Saludos Cordiales.

  69. Se me olvidaba algo que creo sabes,

    El modelo social de España es el mediterraneo, compartido con por ejemplo Italia, el menos eficiente que protege mucho el empleo y muy poco el desempleo.

    Los otros tres, Sajón, Nórdico y el Continental son mucho más eficientes.

    Destacando el Nórdico, aunque tenga más impuestos. En Economía se debería de estudiar.

    En Economía Política (Derecho) si está en el temario, al menos me tocó estudiarlo.

    Salutes.

  70. Hola de nuevo

    Estoy plenamente de acuerdo con JA. He vivido en Holanda unos años y la verdad es que tienen un modelo social envidiable. El salario mínimo son 1200€ netos al mes, y si, confirmo que el sueldo medio oscila entre 2500 y 3000€. Tienen unas cifras de paro ínfimas (yo las considero paro nulo). Además de proteger el precio de la vivienda, (con sanciones a quienes inclumplen los precios), tienen un método muy interesante de controlar los precios. Legalizaron la ocupación. Hay que decir que Holanda es un pais que le ha ganado al mar la mayor parte de su suelo dedicado a vivienda, y eso se ha hecho con una ingente inversión pública a lo largo de siglos, por lo que el término propiedad privada allí, es ligeramente distinto. Pero volviendo al caso, al legalizar la ocupación crearon una serie de agencias de alquiler de vivienda desocupada con unas condiciones especiales y a precios irrisorios. De esta forma todo aquel propietario que por sus circunstancias no le convenga arrendar su vivienda con las condiciones legales, puede cedérselo a dicha agencia que se encarga de alquilarlo a precio bajo con la condición de que el arrendador tiene que dejar la vivienda en cualquier momento con un preaviso de 15 dias. Esta política establece un baremo a la baja del precio del alquiler y es a mi parecer una forma extremadamente imaginativa de controlar el precio de la vivienda.

    Además, a diferencia de los paises nórdicos con baja densidad de población y ricos en recursos, Holanda tiene una población de 16 millones de personas en el espacio de la provincia de Andalucía y es de hecho uno de los paises más densamente poblados del mundo. Y de recursos naturales no es que anden sobrados, excepto de arenques y agua.

    Desgraciadamente, en los últimos años parece que las cosas están cambiando en Holanda y se están recortando prestaciones sociales a la vez que se reducen impuestos (en los 80, la retención fiscal llegaba al 70%), y parece que van a ilegalizar la ocupación. Y antes de que alguien diga que “si Holanda no puede mantener su sistema de protección social, España tampoco”, me gustaría hacer la siguiente reflexión.

    Holanda también forma parte de este sistema macro económico liberal en el que una mala cifra de deficit puede hacer que la inversión extranjera desaparezca. El método tradicional de contrarestar el déficit es subiendo impuestos. Pero cada vez que un gobierno sube impuestos, las nóminas bajan y más capital pasa de manos de los bancos a manos del estado, y en fin, creo que todos sabemos quienes gobiernan la economía mundial.

    Me gustaría lanzar al foro una pregunta:

    Entre otras cosas uno de mis empleos en Holanda fue teleoperador en castellano para una compañía de teléfonos móviles, donde nos dedicábamos a llamar a móviles españoles para hacerles encuestas. ¿Como es posible que fuese más rentable hacer la encuesta desde holanda con sueldos, impuestos y gastos holandes?

    Un saludo

  71. Está muy bien toda esa parafernalia de los méritos personales, del esfuerzo continuado y del formato self-made-man, pero desgraciadamente no todo el mundo es capaz de conseguirlo por mucho que se esfuerce.
    Al igual que por mucho que nos empeñemos nunca será posible una redistribución igualitaria de la riqueza, utópico diría yo, tampoco lo será el que todos nos pongamos a la tarea de ser mejores profesionales, comprometidos, competitivos, productivos y proactivos, simplemente porque somos humanos y como tales, diversos, diferentes, heterogéneos.
    O sea que mal que nos pese, y a todos nos gusta que alguna vez alguien nos ayude cuando lo necesitamos, el Estado debe prestar al individuo un conjunto de servicios que garantice su salud física y su desarrollo educacional.
    Coincido en que existen ciertos comportamientos viciados por parte del colectivo de trabajadores tanto del sector público como del sector privado, suscribo su denuncia, aunque me temo que es un problema profundamente enraizado en el inconsciente hispano que será de difícil resolución.
    Aquí el que más o el que menos tiene un hermano en un Ministerio o disfrazó ciertas cantidades en la última declaración de la Renta.No me digas que tú no porque no lo creeré.
    Y en eso sí que estoy de acuerdo contigo, todos y cada uno de los ciudadanos de este país tenemos nuestra cuota de responsabilidad en esta situación a la que hemos llegado.

  72. Raul, como hay muchos comentarios a esta entrada voy a ser breve:
    Suscribo tus palabara de la A a la Z.

    Una pregunta abierta ¿Es que cuando uno se hace político pierde el sentido común? ¿O a lo mejor es que el 99% de los políticos no han estado en su vida en una empresa y no comprenden la ecuación: “Ingresos menos gastos mayor que 0”

  73. J. Andres pienso que es muy acertada la pregunta que haces. Creo que es ése el asunto que subyace en toda esta discusión. Por preguntarlo de otra forma ¿todo en esta vida (o en política) es ingresos – gastos > 0? ¿Es todo trasaladable a una cuenta de resultados? ¿Qué son ingresos? ¿Qué son gastos y qué son inversiones? ¿Es todo cuantificable en términos monetarios?

    Pienso que no. La la igualdad de oportunidades es un bien, a mi juicio, prioritario. Y eso quiere decir que en la distribución de recursos escasos, en mi opinión, van primero asegurar un mínimo de sanidad, protección social (ante situaciones de desastre como el paro) y una educación para todos. ¿Un mínimo? Sí, un mínimo. El nivel dependerá de los recursos de los que se disponga en cada momento. ¿Cómo valorar el retorno de la inversión (o gasto, según cada uno) de tener a los ciudadanos sanos y formados (en un mínimo) para que puedan aportar todo su potencial a la sociedad? ¿Cómo valorar el esfuerzo solidario de los trabajadores que con sus impuestos ayudan a los que no tienen ingresos?

    ¿Es esto incompatible con el rigor en el gasto social? Creo que no. Se puede ser riguroso en el subsidio sin eliminar el subsidio. Se puede ser riguroso en el despido sin eliminar el colchón de cierta indeminización.

  74. Al hablar de rigor presupuestario no hablaba de eliminar derechos sociales. Me refería a Ministerios inutiles, hipertofia del sector publico, coches oficiales, asesores por doquier,etc.. ¡Ojo! en TODOS los partidos ( los que consiguen su pedacito de poder, claro está).

    De todas maneras, y por tocar el reciente tema de las pensiones, yo soy partidario de un sistema de capitalización privado.

  75. J. Andres: de acuerdo con la limitación de la hipertrofia estatal. En España, a mi juicio, es una lacra que se vio aumentada de forma exponencial con el Estado de las Autonomías. Para mí es ése uno de los fracasos de la Transición. Muchas estructuras se han multiplicado por 17. Como anécdota cabe mencionar que el número de coches oficiales per cápita en España es sensiblemente mayor al de cualquier país de nuestro entorno. Ahora que tanto se propugna el pacto PP – PSOE para salir de la crisis, creo que el Estado de las Autonomías es una demostración de que los pactos son instrumentos no fines en sí mismos. La bondad de un pacto depende de lo que se pacte, no de que simplemente se pacte algo.

    En cuánto al sistema de pensiones, no veo descabellado el sistema de capitalización. Pero sí el espíritu de las actuales leyes es la protección universal, también para discapacitados y ancianos, el sistema ya no puede estar basada únicamente en la capitalización, en el que aportan sólo los que trabajan (o mejor dicho, los que pueden trabajar) y a cuya protección sólo tiene derecho los trabajadores que hayan cotizado.

    Por esa misma razón, ya no tienen sentido las cotizaciones sociales. Habría que eliminarlas como “concepto inependiente” del resto de impuestos. Si las pensiones han de ser universales que se sufraguen con todos los impuestos, como la justicia o la defensa y no con un impuesto “ad hoc” que sólo grava la renta de los que trabajan. Llevado esto hasta sus últimas consecuencias, no tendría sentido hablar de superávit o déficit de la Seguridad Social, ni cuestionar el futuro de las pensiones. No sé cómo lo véis vosotros.

  76. Parece que toda la culpa de la crisis la tienen los empleados asalariados y que la solución es única y exclusivamente de ellos. Por ejemplo parece que si no hay trabajo es porque no se han formado. Sin embargo hay muchisimos trabajos que son necesarios y no requieren de una formación específica para poder realizarlos. No tiene nada de malo no ser ambicioso y ser cajera o recoger tomates, o limpiar…
    Estoy de acuerdo contigo hasta cierto punto de la necesidad de reciclarse aún cuando estés trabajando, pero sinceramente es un poco complicado prever por dónde va a tirar el mercado laboral, y menos todavía si es por un sector que no va contigo, y más si tienes que hacer jornadas totalmente incompatibles con cualquier otra cosa. Si hay muchos trabajadores que apenas si tienen tiempo para su familia …como para hacer cursos interminables sobre supuestos áreas profesionales que podrían asegurarle un trabajo futuro!!! Otra cosa es mantenerte actualizado en tu profesión y hacerte más competente, lo cual me parece obligado para ciertos profesionales.
    Luego en el primer punto, es cierto que el trabajo tenemos que ganárnoslo día a día… pero hay mucha gente muy curranta que se ha visto en la calle, y otros que siguen ahí sin dar un palo al agua, porque nos guste o no, en España la meritocracia no se lleva.
    Parte del problema es el eterno “el que hace la ley, hace la trampa”, y hay trabajadores y empresarios que abusan mucho de ciertas libertades y derechos.

  77. Lamento decirte que no sabes mucho de economia. La mayoria de las ideas que propones son una barbartidad económica que lo unico que haria es llevar a España al precipicio.

    En cambio hay alguna con mérito. Hacer que la indemnización dependa menos del tiempo trabajdo en la empresa es una buena idea al igual que cierta uniformidad en los contratos. Incrementar la inspección también. Forzar a la formación cuando se recibe seguro sería interesante.

    Pero lamentablemente el despido libre o reducir el seguro de desempleo es una auténtica barbaridad…(por no llamarlo de otra manera, pero no quiero ser ofensivo). Es el esquema que tenia EEUU antes de la gran depresión y por la que se produjo la gran depresión. Por si te interesa hay un librillo por ahi llamdo Teoría general de la ocupación, el interés y el dinero. Al igual te interesa leerlo por aquello de la demanda agregada y la hecatombre que hubiese sido reducir el seguro de desempleo en este pais.

    Por suerte nadie te va a hacer caso. Si no joder si que iria mal este pais. Unos cuantos mas H. Hoovers i Mellons como tu por aqui y nos lo destrozais.

  78. A ver señores, que me parece que la mayoria de vosotros os dejais aparcado el cerebro y el corazon al apoyar estas medidas.

    Desde luego que muchos trabajadores se aprovechan de las ventajas del sistema de proteccion social, ¿pero y los empresarios no se aprovechan de otras ventajas d e tipo fiscal o degravatorio?

    No digo que ser empresario sea facil ni que sea una labor de caridad.
    Actualmente los empresarios contais con casi una veintenena de tipos de contratos(o mas, no lo recuerdo) teneis a las ETTS que es trabajo de usar y tirar, teneis figuras y ayudas fiscales, ¿de que os quejais?
    ¿que en España se cobra mucho?
    Casualmente en España se cobra la mitad que en muchos paises de Europa teniendo los mismos precios de bienes basicos(de la vivienda mejor no hablamos)

    Apoyar estas medidas es apoyar el modelo chino, todo por y por la productividad ,sin derechos,QUEREIS VOLVER A LA PROLETARIZACION SOCIAL.
    ¿pero alguien veria normal que en España se cobrara 600 euros de sueldo medio con los precios que tenemos?

    Estas medidas ultraliberales solo buscan a mi entender la proletarizacion de la clase media trabajadora, y os lo dice un admirador y lector de todas la sobras de Jose Antonio Primo de Rivera y un franquista bastante convencido.

    Al señor que citaba el antifranquismo de Adolfo Dominguez le digo:
    El caudillo consiguio una economia prospera con una buena proteccion social, sois LIBERALES ,la lacra de este mundo, SOLO REPRESENTAIS LA AMBICION, producir mas y mas al coste que sea, ese es vuestro lema, NO TENEIS NI CONCIENCIA , NI PATRIA .
    Casi prefiero a los sociatas que a gentes con vuestros planteamientos.Con estas medidas se reduciria el paro , no lo dudo, ¿pero que tipo de trabajo bazofia se crearia?Modelo chino: 14 horas al dia y sueldos de subsistencia.

    No jugueis a querer proletarizar a la clase trabajadora, LA HISTORIA TIENDE A REPETIRSE …y esta vez no habra un caudillo que os salve el pescuezo y unifique intereses(que desagradecida fue la derechona caciquil con franco…, claro, como no les dejaba hacer y deshacer a su antojo…)

    Liberalismo: ambicion,egoismo, avaricia, individualismo extremo.

  79. Como es la red, a veces uno se pierde y aparece en un antro de neocons avariciosos con una patina de intelectualoides economico-apocalipticos (¡¡¡¡Para salvar España hacen falta 14 millones de inmigrantes…. y reinstaurar la esclavitud!!! o no habra pensiones y la tierra se abrira y aparecera el anticristo ¡¡¡¡uuuuuuu!!!) Lo triste es que la chusma aguanta de todo mientras alla pan y circo, eso si, vosotros sois tan avaros y estupidos que no le dariais ni eso.

  80. Tu planteamiento es de un razonamiento lógico aparentemente impecable; pero partes de muchos axiomas incorrectos:

    * Autoformación: en el mundo de las TIC podríamos asumir que la autoformación es posible (ni siquiera), pero en el MundoReal, el operario que trabaja en la cadena de montaje de una fábrica de coches no tiene capacidad alguna para “autoformarse” en su área: o lo explican las cosas, o lo hará mal. Además, tampoco será formación para poder mejorar en su puesto ni en su carrera profesional, será para hacer de forma efectiva su trabajo. Y sin embargo, a día de hoy hace falta gente que esté en la cadena, y no podemos pensar en que cuando se hagan viejos les retiremos sin derecho alguno para poner carne joven. ¿Te sigue pareciendo realista lo del contrato de satisfacción mutua?

    * Abusos por parte del empleador: desde un planteamiento sesgado, en el que tú eres empleador, toda la culpa recae en los empleados; estos son desleales, chupan de la empresa mientras pueden sin dar bola, luego chupan del Estado… Por motivos profesionales, muchos trabajadores han pasado “por mis manos”, y te aseguro que la mayoría de las veces la situación es al revés, son los empleadores los que cuando han echado una empresa a andar, van dejando caer el peso sobre los trabajadores hasta que la empresa avanza por la inercia de estos últimos, que la mantienen a flote sin que el de arriba de un palo al agua. ¿Dónde queda aquí de nuevo el contrato de satisfacción entre las partes? Porque seguro que el empresario está encantado, pero el trabajador no lo creo… Ah, que me dices que en ese contrato que propones, si los trabajadores no están satisfechos con su empleador, PUEDEN ECHARLE y asumir el control de la empresa??? Seguro que no…

    * Hacerse autónomo: como bien sabrás, abrir un negocio no es fácil, y en el sector TIC puedes usar tu portátil, tu móvil y el ADSL de tu casa para echar a andar. Pero como quieres abrir un negocio “tradicional”, necesitas tener un capital previo, o que te financien, y entonces el juego es mucho más duro, porque el golpe que puedes darte es mucho mayor que en el sector TIC.

    Podría seguir hablando, pero por resumir, Rául… Lo que propones no es nuevo.

    Lo que propones ya se hizo en la revolución francesa, en la que los burgueses que propiciaron la revolución, cuando propugnaban el “igualité, liberté, legalité”, su concepto de “igualdad” en cuanto a las relaciones laborales consistía en que empleador y empleado eran “iguales”, y que la relación laborar debían establecerla directamente entre ellos; por tanto, se supone que buscando ambos satisfacer sus mutuos intereses.

    Esto es lo mismo que tú propones, pero falla porque en esta ecuación es ingenuo pensar que ambas partes son “iguales”, dado que podemos echar al trabajador, pero ¿pueden los trabajadores echar al jefe y asumir el control de la empresa? No. Pues mientras no se de esa reciprocidad, la forma de contrato que propones, y que ya proponían en la revolución francesa, es abusiva. Es lo que se conoce como “igualdad como punto de partida” (de partida todos somos iguales, pero el sistema no es equilibrado ni bidireccional, y al final hay un parte que es fuerte y otra que es débil).

    Afortunadamente, tras muchos cambios sociales llegamos a la actual situación de “igualdad como punto de llegada”; es decir, que entendemos que es falsa la premisa de que “todos somos iguales”, y lo que se pretende es conseguir que, aunque no lo seamos, avancemos hacia tratar de conseguirlo. ¿Que el empresario tiene la sartén por el mango y me puede echar porque soy viejo y le viene mejor una persona joven? Bien, ahí están los sistemas de Seguridad Social, pensiones… para hacerse cargo de esa persona. Porque, ¿dónde queda el “contrato de satisfacción entre ambas partes” que propugnas, cuando eres informático y te echan con 55 años, dos hijos e hipoteca, porque por mucho que te esfuerces ya tienes cierta edad y no puedes llevar el ritmo de los yogurines recién salidos de la Universidad, con ganas de comerse el mundo y que saben que AJAX es algo más que un producto de limpieza? En mi opinión, en ese momento los trabajadores deberían rebelarse contrato tu “contrato de satisfacción entre las partes”, darte la patada en el culo, y quedarse con la empresa.

    En resumen: lo que propugnas son las clásicas ideas de la revolución francesa de “igualdad como punto de partida”, mezcladas con conceptos económicos (vamos, que eres un neoliberal según el término europeo). Pero no podemos permitirnos una sociedad con una estructura laboral como la que planteas, porque estaríamos a merced de quienes tienen medios para hacerse autónomos, de quienes tienen medios para formarse, de quienes no tienen discapacidades que les permitan alcanzar las más altas cotas… dejando atrás a la gente con hipotecas, a la gente que va haciéndose mayor, …

    Como leí una vez en una pintada sobre las empresas de trabajo temporal: “ETTs, no comemos temporalmente”.

    Y oye, si te replanteas en un “contrato de satisfacción entre las partes” que podamos echarte y asumir tu empresa, quizás hasta nos acerquemos a la “igualdad como punto de llegada”, y no de partida, y podamos entendernos.

    Salud.

  81. Las cosas no son blancas ni negras, hay en el camino muchos matices. Lo que es incuestionable es que en la actualidad están cayendo muchas pymes, autónomos y trabajadores por cuenta ajena,…. Sin embargo ni las grandes empresas ni los bancos padecen la crisis en la misma proporción. Reducen sus benefícios pero ¿eran racionales sus beneficios?. Lamentablemente se ha dado mayor valor a la especulación que al trabajo. Ha sido más fácil ganar dinero desde el sillón, invirtiendo en ladrillo que trabajando.
    Existían sintomas de enfermedad: el precio de la vivienda, el abandono escolar para trabajar en la construcción sin cualificación, el alto íncide de endeudamiento de las familias, las facilidades excesivas de los bancos para prestar, la imposibilidad de acceso a la vivienda, la temporalidad en el empleo, la imposibilidad de emancipación, ….. y un sin fín de sintomas más. Sin embargo nadie le prestó atención, a ver hasta donde dura la burbuja y a quien le toca cuando se desinfle.
    Pues la burbuja se desinfló y desde los gobiernos no pusieron medidas y miraron para otro lado. Ahora resulta que quien tiene la culpa es el trabajador por cuenta ajena o el autónomo o la pyme que caen como moscas. Y las consecuencias son nefastas pero sólo para algunos, otros seguro que saben sacar beneficios de esta crisis como el presionar para una reforma laboral, que no ayudará a salir de la misma, pero el momento da la posibilidad de abaratar los costes salariales y competir por este medio en lugar de mejorar la investigación para poder ser competitivos en calidad y productividad.
    En Marruecos, un trabador marroquís compite con el senegales ya que el marroquí cobra 4 euros al día y el senegales 2 euros y les quitan el trabajo. Si competimos abaratando la mano de obra ¿hasta donde vamos a bajar los salarios? . Ya se está dando de alguna manera esta situación al haber aumentado la economía sumergida hasta un 20 %. ¿seguimos contratando por cuatro horas y trabajando 8?.¿volvemos a desarrollar trabajos sin asegurar por necesidad? ¿competimos con los salarios de los senegaleses? ¿ con el de los chinos?.
    Lamentablemente se siguen sacando medidas de la chistera que en nada resuelven la situación y por el contrario la empeoran. Y no son los responsables los trabajadores , sean por cuenta ajena o autónomos …. es responsable el gobierno que donde dije “digo” ahora digo “diego” y le dá la vuelta a su política. O la oposición, que no tiene problema en aprovechar para deteriorar más aún con tal de aparecer como salvadores. ¿Y cuando consigan el sillón, qué? ¿no van a aplicar sus políticas liberales en favor de quienes tienen el capital?. Lo cierto es que la clase política que tenemos en la actualidad deja mucho que desear y piensan más en los sillones que en los más débiles.La reforma laboral así como las medidas tomadas en el mes de Junio sólo van a agravar más aún la situación. Se están tomando las medidas más injustas y antisociales desde el inicios en este país de la democrácia, y lo lamentable es que no va a ayudar a salir de la crisis y por el contrario retrasará más aún la recupereción.

  82. Y ahora el Gobierno pretende convertir el desempleo en un negocio para las empresas privadas y “maquillar las listas de parados” el mismo tiempo que se ahorra un “dinerillo” en prestaciones. Con la reforma estableció que empresas con ánimo de lucro pueden ser intermediarios (de la misma forma que hasta ahora lo era el INEM, SAE…) entre empresas y desempleados. Les dirán a éstos qué orientación laboral tienen que realizar y que cursos con caracter obligatorio (depaso gestionan los recursos de formación ocupacional). Además si no aceptas un empleo, te quitarán la prestación y te borran como solicitante. Es decir, que si a un padre de familia que vive en Sevilla, le ofrecen un puesto de trabajo en Granada o no lo hacepta porque le cuesta dinero desplazarse para trabajar,le quitan la prestación. A ello le sumamos que se sube el tiempo mínimo cotizado para poder tener jubilación de, 15 a 20 años. Evidentemente afectará a todos en general pero especialmente a las mujeres que después de criar a sus hijos se incorporaron al mundo laboral, las cuales puede que no lleguen a los 20 años. Por otra parte la generación de jóvenes se están incorporando tarde al trabajo y si a eso le sumas la economía sumergida que hay que soportar, puede también que aún habiendo trabajado el número de años necesario no estén reconocidos. ¿No sería mejor tomar mayores medidas contra el fraude en la contratación, el fiscal, la economía sumergida, ….? Las reformas que está llevando a cabo el Gobierno no tienen pies ni cabeza, y sobre todo no están en favor del bienestar social ni defiende a las clases más débiles. Más bien parece que se hubiera aliado con el capital puro y duro, y en contra de las pymes, autónomos, trabajadores,parados, pensionistas, funcionarios, …. Más vale que algunos dejen de pensar en como salir de la crisis porque nos van a llevar a una mayor y más duradera.

    Responder

  83. Hola a todo el personal,discrepo totalmente con el articulo y solo haria una reflexion,si la reforma incluyera un articulo en el que se dejara claro la abolicion de la misma pasado y verificado la recuperacion de la economia,nos entraria un poco mas suave,como se dice por aqui en Aragon,por cojones nada y como decia antes otro comentario,dejen de pensar en el estado como una empresa privada,e introduzcan en su vocabulario la palabra solidaridad y borren la palabra clases,pues cuando se acaban las palabras todos sabemos lo que viene,es tan sencillo como eso y si no al tiempo.

Deja un comentario