Tiendecitas

Igual suena raro según lo digo, pero una de mis mayores inspiraciones para abrir una tienda online fueron las tiendas físicas. Sí, definitivamente no suena muy lógico. A ver si me explico.

Cuando uno va por la calle, se va fijando en lo que tiene a su alrededor. Y también en los negocios que hay a pie de acera. Y su mente de “administrador y director de empresas” no puede evitar hacer números. “Este local debe costar x mil al mes de alquiler… la reforma ha debido salir por una pasta… tener a una persona a tiempo completo… la luz… el escaparate… limpieza… mercancía en la tienda…”. Conclusión: cualquier negocio tiene, solo por el mero hecho de existir, un balance negativo de varios miles de euros al mes.

La mente tampoco puede dejar de hacer números por el lado de los ingresos. Hay negocios que son un hervidero de personas, y no te resulta difícil darte cuenta de que (a poco bien que se hagan las cosas) tienen que ser una “máquina de hacer pasta”. Otros que venden artículos de gran valor añadido; con que vendan unos poquitos al mes tienen la cuenta de resultados equilibradas. Pero hay otras… seguro que muchos las tenéis en mente. Esas cafeterías que están vacías casi todo el día, esas tiendas donde la dependienta se pasa el día con la mirada perdida, esas otras donde cada compra es de unos poquitos euros como mucho, ésas en las que, pases a la hora que pases, nunca hay nadie… ¿cómo es posible que esas tiendas subsistan? ¿cómo pueden no ya ser rentables, sino llegar al punto de equilibrio mes a mes?

Así que mi razonamiento fue… si una tienda así subsiste… ¿cómo no va a subsistir, y a ser rentable, una tienda en la que prácticamente no hay costes de puesta en marcha, y en la que los costes recurrentes de cada mes están muy acotados? ¿No voy a ser capaz de sacar adelante un negocio así, cuando hay gente que está sacando adelante cosas mucho más complicadas?

También en

Raúl Hernández González

Soy Raúl, el autor desde 2004 de este blog sobre desarrollo personal y profesional. ¿Te ha resultado interesante el artículo? Explora una selección con lo mejor que he publicado en estos años.

¡Y si te suscribes podrás seguir recibiendo más reflexiones y herramientas útiles para ti!

También en

10 comentarios en “Tiendecitas

  1. Yo también echo esos números (aún sin tener la mente de un administrador de empresas) cuando doy una vueltecilla por la Gran Vía de Madrid. Hay alguna tienda que otra… una de cojines de gatitos feos y rancios de narices, que encima tiene bajo y primer piso. Otra de vestidos que son medio disfraz, medio traje regional (amos, de faralaes, pero cutres hasta decir basta)… Ambos regentados por viejitos y vacíos siempre, claro.
    Y piensas, vale, el local tiene que ser suyo, porque con el pastizal que cuesta alquilar nada en la zona más cara de Madrid, es imposible que esto sea rentable.
    Y sigues pensando, para un cochino margen de 600€ que se estarán sacando aquí… ¿Por qué no venden o alquilan el local? Podrían vivir varias familias con lo que sacasen alquilándolo…
    También me imagino a los herederos de esos viejecitos pensando, ñej, ñej, ñej, que se entretengan los abuelos, que ya me llegará el momento…

  2. Conozco de cerca (por familiares) varios casos de esas tiendecitas.

    Normalmente el local es suyo (haca mucho años que está pagado) y por tanto no tienen muchos gastos fijos (luz, la cuota de autónomos, seguridad social y poco más).

    En cuanto a gastos variables, tampoco tiene mucho almacén, muchos ventas las hacen por encargo e incluso alguno tiene acuerdos con proveedores para mostrar y vender productos de terceros. Y lo que no se venda, lo devuelven.

    También suele ocurrir que aunque parezca que no tengan una clientela regular, si que tiene unos cuantos clientes fieles que les hacen la mayor parte de los pedidos (regla 80/20). Incluso algunos hacen el 40% de la facturación anual en Navidades.

    Vamos, que aunque no lo parezca, suelen dar para más que 600EUR mensuales…

  3. Lo que pasa es que muchas de esas tiendas también viven de la clientela impulsiva. Aquella que pasa por delante, un día, y se lleva algo. En Internet vas a tener que esperar por tu compra. Eso hace que te pienses más esa compra y, a veces, no llegues a realizarla.
    Sobre las tiendas de la Gran Vía …. ¿cuánta gente pasa por delante de ellas al día? Hay que conseguir muchas visitas en una web para tener la misma audiencia.

  4. Bueno, como ex-residente del distrito centro de Madrid, os dire que muchas por no decir la mayaria de “tiendecitas” han desaparecido….

    A mi cuando cerraron una famosa tienda de fotografia y abrieron una tienda de ropa…. me clavaron un puñal… pero ya, cuando han cerrado un cine y han abierto otra tienda de ropa (que tambien la hay en la acera de enfrente!!!!)… me mataron…. (por no decir la tienda de semillas, la lecheria, o el ultramarinos del barrio….)

    para mi es triste…. son experiencias y sensaciones que ya no se pueden repetir…. como ver las camaras de fotos antiguas, tocarlas, como huelen, el ruidito que hacen…. no se…. para mi tiene su encanto….

  5. no olvidar q muchas de estas tiendas se usan para blanquear dinero negro y están regentadas por la mafia, fijo q el 30% es para eso……….

  6. Hay una pulperia en mi barrio (que no es centrico de Madrid) que pases el día que pases, pases a la hora que pases, siempre está vacia… en Navidades, el 24, tenemos por tradición quedar todos los que hemos vivido en el barrio de chicos y hacernos un paseo gastronómico por todos los bares de la zona; el año pasado entramos en esta pulpería y pensé, nos deberían tratar de puta madre para captar clientela y que empiece poco a poco a llenarse, pues na, el peor trato de todos… llevan un par de años abiertos, remodelación de otro bar anterior, y el local no es en propiedad.

    Si aún no han cerrado, o es mafia como dice diabolic o si no, triopic tiene que funcionar si o si ;-)

  7. Como “ex-tendero”, creo firmemente que no se puede deducir “como le va” a una tienda por lo que le parece a la gente de fuera…

    Lo mismo tienes días que entra mucha gente, compra, pero cada compra es muy pequeña, como hay un día uqe sólo entra un cliente, pero hace compra por valor de dos días normales.

    En mi tienda pasaba mucho que podía haber mucha gente, lo cual no quiere decir que comprasen. Cuando tuve que cerrarla, había gente que se sorprendió, porque pensaban que iba muy bien, cuando era todo lo contrario…

    Además, en los negocios hay mucha variación de “costes fijos”. En mi caso, mi principal problema para aguantar la tienda abierta era que tenía gastos “vitales” tipo hipoteca, coche, etc… Nada muy espectacular, pero se va sumando. Más lo que pedí para abrirla, alquiler y eso, pues se ponía en una cantidad importante que hay que poner todos los meses… En otros casos, si la tienda es en propiedad, no tienes préstamos que pagar, etc, pues está claro que puedes aguantar una actividad mucho menor…

  8. Una sugerencia:

    ¿Se te ha ocurrido ofrecer distintas formas de envío? Correos, agencia, est. Puede que haya quien prefiera pagar menos y tanga más paciencia o quien lo quiera para ya.

  9. La tienda de cojines de perros es un ejemplo prototípico… :D

    Es verdad, tenéis razón. Si quitamos el coste del local, es muchísimo más fácil de hacer que el negocio sea rentable.

    Por otro lado, no tener cargas familiares (casa pagada, hijos independientes, etc.) hace que uno se pueda conformar con un “sueldo” (bien sea como tal, o como rentabilidad del negocio) mucho más bajo.

    Lo malo (para mí) es que no estoy en ninguna de esas situaciones… si quisiera un local, tendría que pagarlo a tocateja. Y el negocio tendría que ser suficiente como para sostener a una familia. O sea, doble putada.

    También tienes razón, Julio, con las ventajas derivadas de la localización. Si vas a un centro comercial, o de compras al centro, vas predispuesto para comprar casi cualquier cosa; si te encuentras una tienda en ese momento, es fácil que compres. Mientras que una tienda de internet es más difícil de encontrar.

    Koko, lamentablemente es el signo de los tiempos. El pequeño comercio lo tiene muy difícil para competir con las grandes marcas. Pero somos nosotros mismos, como consumidores, los que hemos provocado eso: preferimos comprar un 20% más barato en un centro comercial (y aparcar sin problemas, tener horarios más amplios, etc, etc) que sostener al comercio minorista.

Deja un comentario