¿Y qué aporta Triopic?

Me arroja Manuel, en un comentario a un post anterior, una serie de guantes interesantes. Uno de ellos, a partir de esta frase:

“No ofreces ningún valor añadido a la cadena. O al menos aparentemente. Vendes marcos de 3 fotos, que se pueden encontrar en los chinos a precios irrisorios, y los vendes con fotos públicas. ¿Dónde está el valor diferencial? ¿Qué justifican los más de 40€ que me va a costar el marco?”

En realidad la pregunta tiene dos cuestiones diferentes. Una es si Triopic aporta algo, y otra es si ese “algo” justifica el precio. Así que vayamos a lo primero.

Efectivamente. Lo que vende Triopic se lo podría hacer uno mismo con un desembolso menor. Te vas a Ikea y compras un marco prácticamente igual (yo lo que he visto en “los chinos” tiene peor pinta, la verdad; de hecho, incluso el de Ikea es tablero de fibras laminado, en vez de madera natural, pero vale). Te vas a Flickr y buscas las fotos que tú quieras, te las bajas, las ajustas al tamaño adecuado, las metes en un pendrive y las llevas al laboratorio fotográfico de la esquina (o las revelas por internet); y si son tuyas, ni siquiera tienes que buscarlas . Llegas a casa, desmontas el marco, haces un poco de manualidades para montar las fotos, y ya está. ¿Desembolso? 12-13 euros. ¿Coste? Amigo, ésta es otra historia. Todo depende de cuánto valores tu tiempo, de cuánto te apetezca irte al Ikea de turno (si tienes uno cerca), del tiempo que quieras dedicar a localizar fotos que te gusten, del tiempo y la habilidad que tengas para ajustarlas al tamaño adecuado, del tiempo que quieras dedicar al revelado, al montaje… frente a eso, Triopic es elegir, pagar, y tener el marco listo para colgar.

¿Por qué creo que, a pesar de que “hacértelo tú mismo” sea más barato, Triopic puede funcionar? Por lo mismo que hay gente (mucha, a tenor de los resultados) que prefiere llamar a Telepizza y pagar sus precios en vez de hacerse una pizza más rica y por mucho menos dinero en casa. Por lo mismo que hay gente que prefiere pagar por comer en un restaurante en vez de hacer la compra, cocinar en casa, preparar una mesa y luego recoger. Porque hay gente que está dispuesta a pagar dinero porque le facilites las cosas, gente que le da un valor al tiempo y esfuerzo que tiene que realizar. Evidentemente, habrá gente que diga que “ni de coña”, que para tirar el dinero mejor lo hace él. Perfecto, ahí tienen las herramientas para hacerlo; no tengo ningún problema, claramente no son clientes míos. Pero creo que sí hay un perfil dispuesto a pagar porque alguien le simplifique el proceso (¿cuántas personas tienen sus paredes desnudas porque les da pereza ponerse a decorar?). Y ésos son mis clientes potenciales.

Otra cosa es cúanto dinero están dispuestos a pagar por esa simplificación. Obviamente, cuanto mayor sea la diferencia entre “me lo hago yo” y el “me lo hacen otros”, menos personas habrá dispuestas a pagar por ello. La cuestión es encontrar el precio justo. Pero eso, amigos, es materia para otro post.

También en

Raúl Hernández González

Soy Raúl, el autor desde 2004 de este blog sobre desarrollo personal y profesional. ¿Te ha resultado interesante el artículo? Explora una selección con lo mejor que he publicado en estos años.

¡Y si te suscribes podrás seguir recibiendo más reflexiones y herramientas útiles para ti!

También en

Latest posts by Raúl Hernández González (see all)

9 comentarios en “¿Y qué aporta Triopic?

  1. si las fotos son publicas el valor añadido del producto es nulo como dice manuel

    el valor añadido del producto, su diferencial, es que hagas las fotos originales de sitios interesantes.

  2. Bueno, veo que he generado un poco de polémica con mi comentario… Eso es positivo. Las críticas nos hacen reflexionar sobre determinadas cuestiones, sobre todo en personas que saben escuchar. Cosas en las que antes no habíamos deparado, por el simple hecho de tener que defenderlas, nos llevan a hacer reflexiones que por sí mismas no hubieran surgido.

    Ante todo quiero volver a empezar diciendo que me considero un auténtico fan tuyo, pues me gusta mucho la forma que tienes de enfocar los asuntos de los que tratas. Hay cosas en las que evidentemente no estoy de acuerdo, pero incluso en esos casos, me gusta la forma que tienes de argumentar tus posturas.

    En cuanto al tema en cuestión, pues decirte que lo que expones en el Post puede ser cierto. Pero esa reflexión que tú haces no esperes que la haga el usuario. El usuario llega, ve un sitio con un producto como el tuyo a un determinado precio, y no se detiene a pensar cuál sería el coste si lo realizara él, y si le compensaría o no comprarlo. Si le parece caro, se va. Así de simple. Y si además el sitio no es muy agradable a la vista (con perdón), pues además probablemente no volverá. Y sinceramente, de entrada, es lo que invita a hacer pues no aparece ningún aliciente.

    El valor añadido de un producto es algo que debe apreciarse sin apenas hacerle pensar al cliente. Cuando ese valor no se aprecia, es cuando hay que invertir en marketing y publicidad para explicarle al usuario por qué eres diferente. Pero si el producto se explica por sí sólo, tu publicidad la enfocas de otra manera. La enfocas a que la gente vaya a ti, no a explicar lo que vendes para que la gente vaya a ti.

    En otro tipo de productos como los que has comentado, (una pizza), el proceso mental del usuario es diferente. Yo pido una pizza si no me apetece hacerla, si no tengo material para hacerla, si han venido unos amigos y me han pillado sin cena… pero tu producto no obedece a un capricho momentáneo, sino a una decisión de otro tipo, que es decorar un determinado espacio. Y ahí, el racionamiento humano es diferente.

    A ese tipo de público al que dices que quieres llegar, porque no le importa pagar algo más con tal de tenerlo sin esfuerzo, no puedes ofrecerle un marco color pino sin más. ¿Por qué? Porque en principio será alguien que ese precio no le suponga ningún esfuerzo, pero que por contra espera un producto de calidad. Tú dices que el marco que vendes es bueno, y yo te digo qué si entro en tu página ¿cómo sé que es bueno?: yo sólo veo un marco vulgar color pino. Ofrécele pues un marco que de verdad sea de calidad, y al menos como comentaba Marc, de color negro o blanco, pues son tonos que habitualmente van con todo y son mucho más elegantes. Y lo dicho antes, ofrécele fotografía original, que sólo pueda conseguirla en Triopic.

  3. Manuel, sí pero no. Seguro que el usuario no hace el proceso consciente de “cuánto me costaría a mí, cuánto me costaría si compro aquí, entonces…”. Pero de forma inconsciente es ése mismo proceso el que tiene lugar, el que le dice “esto es caro y me voy” o “esto me puede interesar y me quedo”.

    Lo de “agradable a la vista” no lo voy a discutir; es tu apreciación, yo no estoy de acuerdo contigo, para qué darle más vueltas. De hecho creo que si algo me parece caro, por muy bonito que sea el local, me voy a ir igual y no voy a volver (p.j. por muy bonita que sea una tienda de Loewe, y muy agradable todo, pagar lo que pretenden que pague por una prenda para mí es absolutamente desorbitado; y no voy a volver nunca, por muy bonito que sea).

    Creo que tu problema aquí es que estás extrapolando tu percepción: “a mí me parece feo y caro, ergo a todo el mundo le va a parecer feo y caro”. Yo puedo asumir que haya gente que piense así, pero no creo que sea una verdad universal. Creo que podría ser más bonito y tener un precio menor, pero creo que es un sitio digno y un precio razonable.

    Lo mismo ocurre con el diseño del marco; a ti te parece que blanco o negro son “más elegantes” (a mí particularmente el blanco me parece horroroso). Que un marco de madera (de haya) no tiene calidad, a mí me parece muy decente (de hecho así son los que tengo en casa; no pondría uno blanco ni regalado).

    En cuanto a la fotografía, a mí me parece que lo interesante es que sea fotografía buena, atractiva. Lo de la exclusividad puede ser un factor adicional, pero tampoco creo que sea determinante. Sí habrá gente que valore especialmente un “Fotomaf” numerado, pero otros lo que quieren es una imagen bonita (y, factor que creo relevante, “que le diga algo”: que le recuerde a su ciudad, o le evoque algo… eso es algo que quiero reforzar), y les da igual esa “exclusividad” (al fin y al cabo, si la compra él, la puede comprar cualquier otro…). En todo caso, si en el futuro es posible llegar a acuerdos para distribuir “colecciones exclusivas”, lo haré sin dudarlo.

    ¿Fotos propias? Por supuesto, todas las que pueda (de hecho ya hay un par de ellas en el catálogo). Pero creo que resultaría demasiado restringido limitarse a ellas (aparte de que, honestamente, creo que todavía me falta mucho como para ser capaz de generar un catálogo medio decente).

    ¿Fotos por encargo? Es un camino que está en mente (especialmente para clientes potencialmente grandes; p.j. un hotel, una asociación de casas rurales… ).

    En fin, que hay mucho camino por andar. Y confío en el mercado para que juzgue y me vaya indicando qué funciona y qué no. Creo que es la mejor manera de avanzar.

  4. Independientemente de la apreciación sobre el nombre o apariencia de la página (sobre todo el nombre), yo creo que es una idea más que interesante.

    Con respecto al precio en sí, solo hay que darse una vuelta por algunos sitios para darse cuenta de lo que te cobran por una fotografía impresa sobre cartón pluma, fotografía ni especialmente buena ni especialmente exclusiva.

    Yo considero que se genera valor, el razonamiento me parece acertado y con seguridad, y un muy buen catálogo, habrá una cantidad aprecible de clientes dispuestos a pagar. En esto confío en no estar haciendo un ejercicio de proyección mental, ya que me gusta mucho la fotografía y me gusta verla en papel… :)

    Pero quizá por encima de absolutamente todo lo relacionado con el producto, precio y canal, la mejor noticia es que hay gente dispuesta a empezar con cosas en las que cree, a mí personalmente me gusta y me anima a plantearme mis cosas.

    Ánimo y suerte.

  5. ¿¿50 pavos?? por el producto , tampoco esta mal y yo creo que si te pones a realizarlo tu mismo te cueta la fiesta más cara, nada mas desplazarte al ikea de turno a oler sobacos ya vales los 50 euros solamente

  6. @Manuel, aún a riesgo de que me taches de “hipnotizado” por no criticar claramente a Raúl, mucha opinión disfrazada de verdad absoluta veo en tu comentario. Yo por ejemplo, soy de los que no piden una pizza porque me la hago más buena. E incluso prefiero tener compradas en el congelador por si “viene alguien”. Sin embargo, sí que en su día busqué cuadros por internet, y si veo algo que me gusta, por “ahorrarme” 12 euros no perderé una mañana en ir al Ikea para ver si encuentro algo que se parezca más el tiempo en montarlo. Sin embargo, habrá otros que pidan pizza y disfruten montando sus cuadros. Ya ves, opiniones y gustos para todo ;)

    El tiempo dirá si era acertada la idea.

  7. @Ramón H. En ningún momento he tratado de imponer mi opinión, ni mucho menos disfrazarla de verdad absoluta. Y si así lo parece, pues pido disculpas pues no era mi intención. Simplemente había observado que nadie había hecho ningún comentario negativo sobre la idea de Raúl, ni una ligera crítica, ni una sugerencia… y creo que cuando él nos está contando todo el proceso, es precisamente para que le ayudemos, y le aportemos nuestro conocimiento. Y ayudarle no es darle ánimos y decirle que todo está muy bien (que también), sino que para mí ayudarle es darle la visión particular de cada uno de nosotros en base a nuestra experiencia personal. Él, en función de su criterio, ya sabrá a qué hacer caso y a qué no, pero le obligará al menos a meditar las cosas y a asentar sus ideas. Pensar es lo más sano que hay en este mundo.

    Además, en mi comentario no me he dedicado sólo a criticarle, sino que creo que he aportado algunas alternativas. Pido disculpas si he ofendido a alguien de alguna manera.

  8. “Lógicamente” el mundo no se va a convulsionar por la aparición de Triopic y millones de personas nos vamos a lanzar como locos a comprar marcos trifotos. No por ello la idea deja de ser de interés y para algunas personal y la solución para un regalo cómodo, por ejemplo.

    También hay que fijarse en el proyecto, no soloen el producto. Se trata de una tienda “online” cuyo “portfolio” puede aumentar y puede evolucionar – seguro que lo hará – y que según Raúl es un proyecto que ha requerido un esfuerzo y dedicación moderados y que le permitirán explorar tendencias y teorías en el creciente panorama del “e-comerce”. Interesante de nuevo.

    ¿Se venderán los Triopics? Independientemente de lo que podamos argumentar, de lo que creamos que va ha pasar, de lo que deseemos que pase, se venderán y en cifra ajena a nuestros pensamientos.

    Yo sigo con interés el proyecto y sobre todo, los datos que al particular Raúl nos está dando. Todo un ejercicio de “open”.

Deja un comentario