Un hombre sin móvil

El otro día, cenando con tuiteros de Salamanca, me enteré de que uno de ellos (se dice el pecado, no el pecador) no tiene móvil. Ni lo tiene, ni lo quiere. Estaremos de acuerdo que en un país con una tasa de penetración superior al 100% (o sea, que hay más móviles que personas) resulta cuanto menos curioso.

Él argumentaba, no sin razón, que quien quiera localizarle puede hacerlo sin problemas en el teléfono fijo, bien sea el de casa o el del trabajo. Pero el argumento que más me llamó la atención fue: “cuando alguien te quiere localizar sin poder esperar, suele ser porque le interesa a él más que a ti”.

En fin, no sé. A mí no me acabó de convencer. Sin ser un “adicto al móvil”, creo que su utilidad es mayor que los posibles perjuicios (aparte del económico, claro) que puedan derivarse de tenerlo. Yo hace mucho tiempo que no llamo a sitios, sino a personas. Y no dependo de estar en un sitio o en otro para poder hacerlo.

Pero no deja de ser verdad que, si no lo mantenemos un poco bajo control, el móvil puede convertirse en la máquina de interrupción y control perfecta. Eh, pero el móvil también se puede apagar, ¿lo sabíais? :D

Contenido relacionado:

¿Qué vas a leer ahora?

14 comentarios

  1. lo unico en contra del movil es que nos hemos vuelto muy dependientes del mismo, yo ahora mismo estoy en la mesa de la oficina con dos encima (el de la empresa y el particular)…. y está claro que hace 15 años se podía vivir sin él.

    ahora bien, las nuevas formulas de trabajo que se estan implantando para ahorrar costes que implican movilidad, inexisencia de oficinas fijas, trabajo desde casa etc… hacen imprescindibles el uso del movil

    un ejemplo de lo anterior es un caso que conozco, distribuidora de bebidas en un poligono industrial con departamento de ventas, para ahorrar costes se cierra la nave industrial, a los vendedores se les dota de portatil y telefono movil y se sirve el material desde la central en la capital de provincia, ahorro de costes bestial, sin internet (por supuesto con su modem usb) y sin movil lo anterior es imposible…

  2. Yo acabo de volver de vacaciones en un lugar sin cobertura para el móvil, y no veas lo que se agradece. Es una herramienta y creo que la utilizamos mal. Parece que sin móvil ya no puedes quedar con la gente que vive al otro lado de la calle !

    Además desde que leí eso de procesar las entradas de trabajo por lotes lo tengo en silencio y sólo lo miro tres o cuatro veces al día. Vamos, que me estoy quitando ;)

  3. ¡Completamente de acuerdo! Yo tengo móvil y lo llevo encima, aunque pràcticamente siempre esa apagado… Entonces, ¿de qué me sirve? Básicamente, en espera de ese día (toquemos madera) en que mi coche me deje tirado en la carretera.

  4. Es cierto, a veces es muy intrusivo, pero a día de hoy es casi imprescindible.

    Es el único medio de comunicarse independiente del lugar, su ubicuidad es algo insustituible.

    ¿.Estás en el campo y necesitas ayuda.?

    ¿.Se te fastidia el motor del coche en un viaje.?

    ¿.Le da un jamacuco a alguien en la calle.?

    MOVIL, la única herramienta que te permite de forma más o menos inmediata actuar en esos supuestos y otros muchos de caracter vital.

    El unico pero, no es tanto lo intrusivo, ya que pudes ponerle en silencio, vbración, modo reunión, etc.

    Lo peor es el coste, y mucho menos intrusivo y más eficaz fuese si los SMS fueran mucho más baratos, ya que es la herramienta más rentable de las operadoras, realmente cada palabra sale cara.

    Si abartaran eso, sería más eficaz, menos molesto, y más práctico.

    Las propias llamadas son un timo, especialmente en este país, teniendo como parametroa la relacción Coste uso movil /salarios medios.

    No me extraña que la gente que le usa mucho y especialmente de forma profesional ame sus Blackberrys, con su eficaz sistema de correo movil, y mensajería punto a punto , con tarifa plana.

    Otra cosa que deberían de darse como tendencia inmediata es lo que los usuarios quiere, y en este tema hay dos perfiles principales.

    El del usuario que quiere un móvil solo para llamar y algún SMS, y poco más, pues señores fabricantes y operadores, hagan terminales donde junto a eso que ya los hay, pero que sean especiamente resistentes.

    El del cada vez más numeroso número de usuario que quieren un COMPLETO, un autentico todo en uno.

    Un terminal smartphone, con teléfono avanzado, grupos , personalización de contactos, sistema operativo con aplicaciones instalables, bien sea Symbian, Windows Mobile, Android, o Linux.

    Con pantalla táctil e interfaz facil de usar, con botones virtuales que no halla que mirar con lupa.

    Como la interfaz HTC, o la del iphone, o Magic.

    Creo que en vez de dosificarnos la tecnología, deberían de simplificar las cosas.

    Salutes

  5. La tecnología está a nuestro servicio y no al revés. Si tenemos esto claro podremos tener móvil, televisor, aire acondicionado, vehiculos 4×4 y lo que quieras y compatibilizarlo con hábitos de vida sostenibles. Lo contrario es ecologismo del malo y paponadas.

    Yo no he visto en mi vida un partido de fútbol, pero tengo un televisor. Basta con ser dueño de tus actos y apagarlo cuando quieres, o decidir si se responde o no una llamada al móvil, que para eso puedes llevarlo contigo incluso al WC. (si en ese momento te llaman al fijo también pierdes la llamada).

    Para poder controlar la comunicación bidireccional además de poner los medios, tienes que poner las normas. Lamentablemente, los anuncios de tecnología intentan vendernos hábitos de consumo que no sabemos disociar.

    El móvil es el mejor sistema de radioenlace, el transceptor más asequible del mundo y el de mayor alcance. Otra cosa es su coste de consumo, que hay que adecuar a nuestras capacidades.

    Por cierto: ¿y si a tu amigo el tuitero “last adopter” (vaya contrasentido, casi como la cultura militar) le están intentado localizar para darle una muy buena noticia? (los pesimistas ponen el ejemplo con las muy malas).

    No sé si me nota, pero soy partidario.

  6. Claro que se puede vivir sin móvil.

    Nuestros padres, nuestros hermanos mayores, incluso, lo han hecho, igual que han vivido sin exprimidores eléctricos, sin batidoras-robot-thermomix, sin aspiradora, … sin internet :O. Sin la telefonía ubícua nuestros mayores han resuelto situaciones de necesidad en el campo, en una avería en el coche, o a la hora de requerir una ambulancia o llevar a alguien a un hospital. En fin: se las han apañado sin móvil.

    Yo baso mi uso del móvil, no en la imperiosa necesidad, sino en las ideas de eficiencia y comodidad (si se prefiere, utilidad), como instrumento de localización y de virtual cercanía, y como instrumento de trabajo (gestiono alarmas, documentos, capturo ideas, etc)
    Y aunque es verdad que localizar en el día a día al tuitero salmantino que afirmó tal cosa sobre el móvil es “sota caballo y rey” (o está en su trabajo, o está en su casa o deja dicho adonde va), pero díselo a un comercial, a un viajante, o simplemente a alguien que espera un paquete de mensajería urgente, etc, etc.

    Creo que en estos tiempos es más fácil, cómodo y barato tener móvil, que no tenerlo.

    ¿Cóoomo?

    Quiero decir que si los terminales fueran ladrillos intolerables, todavía podría presentar reparos, pero abulta y casi pesa más el paquete de tabaco (¡que nuestro tuitero fuma!) que cualquier modelín ultraligero que te dan con el alta más birria. ¿El gasto? Tampoco me vale. Al tuitero que lo dijo le sale más caro fumar (¡que fuma! :D ) que tener cualquier cualquier contratillo de 9 euros al mes.

    El problema del móvil, si es que se le puede llamar así, es cuando su uso sobrepasa lo razonable, lo módico, lo necesario y se convierte en una “fonodependencia” compulsiva o maniaco-depresiva.

    Otra cosa es el tema del “fetichismo” por los terminales, pero eso es otra copla.

  7. No le falta razón al “pecador”, pero bueno, hoy por tí, mañana por mí. Y a los gorrones, como esbozan por ahí arriba, no se les descuelga.

  8. El móvil esta muy bien, pero a mi no me gusta que cuando estoy hablando con alguien le de prioridad a la persona que le llama. Todos tenemos 2-3 númerod teléfonos que si te llaman así a una hora no prevista no te queda más remedio que contestar la llamada porque puede ser algo importante entonces dices: “perdona es de casa” o “es la señora que cuida a mis hijos” y yo eso lo entiendo perfectamente. En dos segundos resuelves el problema si lo hay y sino dices “ahora no puedo hablar”. Pero si la llamada es de otro amigo,conocido, cliente al final tu que estas delante de la persona eres secundario.

    Idem para las cenas con los amigos, te vas a cenar con los amigo o te pasas toda la cena contestando el teléfono.

    Que conste que yo siempre voy con el móvil porque para mi es un elemento de seguridad pero también tengo claro que cuando estoy con otras personas esta en modo silencioso. Y solo contesto a las 2 números de teléfono que son importantes para mi.

  9. “Yo hace mucho tiempo que no llamo a sitios, sino a personas”.

    Esa frase la soltó el inventor del teléfono móvil. Es una frase fantástica y muy buena para vender terminales. ¿Llamas a personas? ¿Y qué conversaciones tienes con ellas? ¿Te has planteado cómo es la comunicación en tu vida desde que el teléfono móvil llegó a ella?

    Nunca dejará de sorprenderme la cantidad de excusas que es capaz de esgrimir alguien para tratar de justificar (siempre sin éxito) el uso de este artefacto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *