Web 2.0 en un pueblo de 100 personas

If we were 100

Si el mundo fuese un pueblecito de 100 habitantes, sólo 7 de ellos tendrían un ordenador.

Y si nos paramos a pensar en cuántos de esos 7 tendrían conexión a internet, y más aún, cuántos de esos son usuarios de herramientas web 2.0… pues eso, un micromundo digital, una sala de los espejos en la que nos entretenemos hablando de cosas que a la inmensa y abrumadora mayoría del mundo no les importa ni lo más mínimo.

PD.- Más ilustraciones de Toby Ng Kwong To en The World of 100, basado en un clásico: analizar estadísticas mundiales extrapoladas a un hipotético pueblecito para ser capaces de visualizar mucho mejor lo que quieren decir los números. Un recurso que, especialmente a los occidentales de vida acomodada nos impacta al comprobar cuán diferente es el mundo de lo que nosotros vivimos a diario.

PD2.- Se me olvidó antes, lo he visto referenciado varias veces en los últimos días… así a bote pronto en Sueños de la Razón y en Comunidad en la Red

También en

Raúl Hernández González

Soy Raúl, el autor desde 2004 de este blog sobre desarrollo personal y profesional. ¿Te ha resultado interesante el artículo? Explora una selección con lo mejor que he publicado en estos años.

¡Y si te suscribes podrás seguir recibiendo más reflexiones y herramientas útiles para ti!

También en

Latest posts by Raúl Hernández González (see all)

8 comentarios en “Web 2.0 en un pueblo de 100 personas

  1. Para que luego diga Enrique “qué tostón” Dans que el que no está en internet (o en Twitter, o en Facebook, o en Tuenti, o en Flickr, o en MySpace), no existe.

  2. Es verdad, estoy de acuerdo. A veces parece que internet es el “presente” para todo el mundo, pero aún es “futuro” para muchísimos.

  3. Algo que oí decir a mi madre:”.. el día que den por la libreta una bosta de vaca para que comamos, siempre habrá quien diga: menos mal que aunque sea tenemos bosta, porque en Haití, ni eso tienen”.

    Pensando de esta manera, jamás pasarán de 7 las personas con computadora en el pueblito de marras, pero qué importa: nosotros sí la tenemos

Deja un comentario