La importancia de ir con tiempo

Ayer estuve en Oñati… y menudo viaje. Había quedado entre 9:30-10 (la charla empezaba a las 11) para bueno, tener la oportunidad de conocer a mis compañeros de mesa, charlar un rato, montar la instalación… en fin, para no andar con prisas. En teoría, desde Aranda calculaba 2 horas y media de viaje. Así que decidí salir a las 6:30; de esta forma llegaría sobre las 9, con tiempo de sobra incluso sobre la hora más prudente. No importa, si me sobra tiempo paro a tomar un cafecito, pero mejor que sobre tiempo por si acaso…

¡Menos mal! Para empezar, las condiciones meteorológicas se pusieron muy tontas. Alrededor de Vitoria caía una intensa nevada, tanto que lo más prudente fue, durante un buen rato, ponerse todos en fila india (a ser posible detrás de camiones) a 60-70 km/h. “Bueno, no importa, me sobra tiempo”.

Y luego… me equivoqué de ruta. En teoría desde Vitoria debería haber cogido la AP-1 hasta Mondragón-Oñati. Pero yo había llegado en mi mente a la conclusión “AP-1 es la N-1 de toda la vida”. Así que yo seguí las indicaciones de la N-1… ya cuando entré en Navarra me dije “mmm… ¿de verdad hay que entrar en Navarra para llegar a Mondragón?” Pero oye, ponía N-1 por todos los sitios. Volví a entrar en Guipuzcoa y bueno, oye, Andoain, Tolosa… “no me suena que hubiera que pasar por aquí, pero bueno, sin duda esto es la Guipuzcoa industrial”. A cada kilómetro aumentaba mi inquietud: “25 km. para Donosti… yo juraría que Mondragón no está tan cerca de Donosti”. Total, que cuando decidí parar a mirar el mapa (no, no tengo GPS), estaba ya en Beasain, a las puertas de Donosti. Las 9:30. ¡Mecagüenlaleche!

Bueno, menos mal que voy con tiempo. Llamé al responsable en ULMA para comentarle que llegaría un poco más apurado de lo normal. En primera instancia pensé en darme la vuelta para enlazar con Bergara un poco más atrás, pero me dijo “ya casi mejor pillas la autopista, o si quieres incluso por la nacional”. Pues nada, por la nacional hacia Orio… y camiones… y pueblos… y curvas… y cuestas… y los minutos iban pasando, las 10:10 y todavía me quedaba un trecho. ¡Que no llego! Así que en cuanto pude agarré la autopista y corrí como alma que lleva el diablo hasta la salida de Bergara-Arrasate, luego llega hasta Oñati, localiza el sitio… menos mal que me dieron indicaciones precisas, porque llegué 20 minutos antes de las 11, con el corazón desbocado, después de haber recorrido media Guipuzcoa.

Gracias a que habíamos quedado con un buen colchón antes de la charla, y gracias a que yo añadí un colchón adicional por precaución, llegué a tiempo (aunque dando un plantón a mis anfitriones y compañeros, cosa que lamento; y hubiera sido mejor llegar antes para poder solucionar una serie de imprevistos técnicos que surgieron y que hicieron que se retrasase 20 minutos más el inicio de la charla… pero bueno, visto cómo se puso la cosa, ni tan mal).

En fin, lo que viene a demostrar esta batallita es que cuando las cosas dan por torcerse, se tuercen (mal tiempo, equivocarse de camino, que no funcionen las cosas cuando las conectas…). Y que lo mejor es ser previsor, por si las moscas.

También en

Raúl Hernández González

Soy Raúl, el autor desde 2004 de este blog sobre desarrollo personal y profesional. ¿Te ha resultado interesante el artículo? Explora una selección con lo mejor que he publicado en estos años.

¡Y si te suscribes podrás seguir recibiendo más reflexiones y herramientas útiles para ti!

También en

Latest posts by Raúl Hernández González (see all)

11 comentarios en “La importancia de ir con tiempo

  1. La Tomtom mola aunque a veces es demasiado creativa en sus rutas. A mi una vez incluso me hizo cruzar un campo, y hace un par de semanas me llevó a una urbanización por un camino de piedras que pensaba que iba a romper el coche.

    Pero bueno, excepto en esas ocasiones va muy bien, e incluso en esos casos te lleva (aunque el camino más corto sea atravesar un río o algo) ;-)

    De todos modos el paisaje por donde pasaste ayer es bonito, así que hiciste bien al ir con tiempo de sobra para admirarlo :-P

  2. Es que no me gusta nada la idea del GPS!!! Siento como si fuese a anular mi capacidad de orientarme… además, en este caso no fue un problema de orientación, sino de “lapsus”: no es que estuviera perdido, es que estaba convencido de que iba bien.

    A mí lo que me han dicho del GPS es que o le haces caso completamente, o no se lo haces. Pero que el “sí pero ya decido yo” al final acaba trayendo problemas.

  3. Je,je. El tramo me lo conozco bastante bien. A toro pasado es facil, pero … a quién se le ocurre ir por la nacional! La autopista es mala, pero es la única opción razonable.

    Sobre el GPS… tienes razón: tenerlo y “creer tener razón” nunca son compatibles. Y al final acabas haciendo lo que crees que es correcto y no haces caso al navegador.

  4. El GPS es un elemento indispensable no fastidies.

    Máxime si estás viajando de una forma más o menos regular.

    Aunque solo sea, al menos para los que vivimos en Madrid por el tema radares fijos.

    Un saludo !

  5. Yo tampoco tengo GPS. te recomiendo instalar Google Maps en el móvil (existe una versión específica java que funciona en el Sony ericsson k800i, que creo que “compartimos”). Utiliza la antena de móvil más cercana para establecer la posición aproximada.

    Eso sí, consume bastantes datos, así que si tu operador no es barato prepara la chequera.

  6. Si no te va la idea de llevar TomTom (que creo que sólo es bueno cuando ya te has acabado de perder) puedes el día antes echar un vistazo al Google Maps (si tampoco deseas, como dijo Jaime, instalártelo en el móvil)para hacerte una idea del recorrido o de las salidas a coger.
    Al hilo de lo que decías, jamás puede pensar uno que ya tiene hecho el viaje sin salir de casa, por muy bien que se conozcan los trayectos, etc.
    Lo más curioso que nos pasó a nosotros yendo a Madrid fue que en el túnel de Guadarrama se había caído un toro del camión que lo llevaba y claro, retención de hora y media hasta que la G.Civil consiguió todos los permisos necesarios para abatir al animal. Otro día en la misma carretera, un camión cisterna volcó esparciéndo su peligrosa carga en la carretera: dos horitas parados a 800 m de la salida que teníamos que coger hasta que limpiaron todo aquello.
    Y no es que fuera el “Madrid, ya se sabe”. Fueron, son circunstancias imprevistas que podrían surgir en cualquier carretera.

  7. Bueno, bueno…parece mentira que ahora este blog este plagado de tecnofobos :)! No se de que GPS estareis hablando, pero los del 2008 a esta parte son una maravilla! Y salvo que quieras ir a algun lugar muy remoto o por caminos de montanya, siempre tienen razon!

Deja un comentario