Toda la verdad

Estoy curioseando estos días por los portales inmobiliarios en busca de algún chollo en Aranda (no, de momento no hay muchos). Y me sorprende la cantidad de anuncios “incompletos” que te encuentras: anuncios sin fotos, o en los que te ponen fotos interiores pero no del exterior, o gente que oculta la dirección exacta… Lo mismo sucede con los carteles de “Se vende” que ves de vez en cuando: algunos no te dicen ni siquiera cuántas habitaciones tiene, sólo un número y a correr. Incluso me ha pasado de llamar a algún número, preguntar el precio y decirme que “el precio no te lo digo por teléfono” o “los metros no te puedo decir, mejor vienes a verlo”.

¡Qué ganas de perder y hacer perder el tiempo! Ocultar esa información es una estupidez. Me obliga a hacer cosas (llamar a un número, hacer una visita) para descubrir detalles (que perfectamente podrían haberme dado en el primer contacto) que pueden hacerme perder el interés. Pues coño, dame los detalles desde el minuto 1 y así ni me haces perder el tiempo averiguándolos ni lo pierdes tú dándomelos. Cuanto antes y con menos molestias podamos descartar candidatos no válidos (tanto tú como vendedor, como yo como comprador) mejor, ¿no crees?

Es el equivalente “en la vida real” al “don’t make me click“.

Lo mismo se puede aplicar a un “proceso de selección“, y se puede ver desde los dos lados de la negociación: es absurdo no dar todos los detalles de un puesto de trabajo (cosas tan básicas como el nombre de la empresa, o el rango salarial por ejemplo) desde el principio, porque lo único que consigues es tener que dedicar tiempo a posteriori un montón de candidatos que han ido casi “a ciegas” y que en realidad no tienen interés en el puesto (algo que te acabarán diciendo en algún momento del proceso). O desde el lado del candidato, es absurdo tratar de fingir que tienes un perfil determinado (exagerando unos rasgos, ocultando otros) cuando más tarde o más temprano la verdad va a salir a la luz (a lo largo del proceso o incluso una vez contratado) y, si es un “deal breaker” (un “rompetratos”, es decir, un punto imprescindible sin el cual no hay acuerdo) va a finalizar la negociación.

En definitiva, que en cualquier posible negociación creo que es bueno dejar claro, cuanto antes, aquéllos elementos esenciales que van a definir si hay o no hay acuerdo. No hacerlo no proporciona ninguna utilidad, sirve únicamente para demorarlo, perder el tiempo y hacérselo perder a otros.

También en

Raúl Hernández González

Soy Raúl, el autor desde 2004 de este blog sobre desarrollo personal y profesional. ¿Te ha resultado interesante el artículo? Explora una selección con lo mejor que he publicado en estos años.

¡Y si te suscribes podrás seguir recibiendo más reflexiones y herramientas útiles para ti!

También en

Latest posts by Raúl Hernández González (see all)

6 comentarios en “Toda la verdad

  1. Detrás de esto está la idea, no del todo absurda, de que te puedes encaprichar de algo que en principio no respondía exactamente a tus exigencias. Conozco casos, incluso propios.

    Ahora, esto es como todo, llevado al absurdo se convierte en la pérdida de tiempo que cuentas. En su día (imagino que con este sistema) las inmobiliarias me hicieron perder el timpo con gente que, sólo con verles la cara, sabías que jamás comprarían el piso.

    Un saludo

  2. Es verdad que hay cosas que pueden ser susceptibles de cambiar; comprar un coche azul en vez de verde, o 3 puertas en vez de 5. Pero hay cosas que no “cuelan”: si estoy buscando un monovolumen, no me intentes colocar un deportivo. Si estoy buscando un piso de 4 habitaciones, no me ocultes que es un estudio de 30 metros.

    Las inmobiliarias son las reinas de esa política. Aunque tú les pidas una cosa, ellos intentan llevarte a ver cualquier otra cosa que ellos tengan en su catálogo “por si cuela”. Y efectivamente hay sitios en los que entras y dices “ya nos podemos ir” porque ni de lejos es lo que estás buscando.

    Pero lo de las inmobiliarias tiene más delito, porque tú ya les has dado información sobre lo que quieres, y ellas tienen información sobre el piso… supongo que se trata de justificar un determinado nivel de actividad, “hoy he enseñado 3 pisos” aunque no tuvieran ni remota posibilidad de hacer la transacción.

  3. Me parece que han estado acostumbrados durante muchos años a escasez de oferta y mucha demanda. Ahora es al contrario, pero no se adapatan. En fin, pero para ellos, será porque falten pisos en venta…

Deja un comentario