Es hora de beneficios

El otro día no quise ver ni un minuto del “Tengo una pregunta para usted” con ZP. Sabía que me iba a poner de mal café de ver caritas de cordero degollado, mensajes vacíos de cara a la galería y argumentos de “yo no tengo la culpa de ná”. Pero claro, el día después no pude evadirme de los resúmenes en prensa, radio o televisión.

Y una de las cosas que más me sorprendió fue el argumento de “no es hora de grandes beneficios“. Ay, madre…

Pues por supuesto que es hora de grandes beneficios. Los grandes beneficios son la consecuencia de empresas competitivas y productivas. Empresas que no necesitan subvenciones para vender productos y servicios con una relación calidad/precio que se gane el favor de los consumidores. Empresas que se han esforzado por tener procesos eficientes que redunden en una mayor capacidad competitiva. Las empresas que no tienen beneficios es porque no son competitivas y/o eficientes.

Deberíamos tener muchas empresas con grandes beneficios, y el Gobierno debería trabajar para que así fuera. Cuantas más empresas con beneficios tengamos, señal de más empresas competitivas y productivas, y mejor será la salud económica del país a medio y largo plazo, más empleo se generará, más se exportará, más inversiones se atraerán. Mantener de forma artificial empresas que no son competitivas ni eficientes es poner parches a corto plazo a costa del desarrollo a largo plazo. Pero claro, eso del largo plazo a quién le importa…

Por otro lado, he escuchado varias veces en estos meses un argumento fascinante, por parte de ciudadanos de a pié pero, lo más preocupante, también por tertulianos, políticos o periodistas. “Cuando las empresas tienen beneficios, no los reparten”. ¿Nadie ha oido hablar del Impuesto de Sociedades? ¿Ignoran que cuando una empresa tiene beneficios, el 30% va a parar a las arcas del Estado? Si eso no es repartir… No es ya sólo que las empresas creen empleo para los trabajadores (lo expresó lúcidamente hace poco Felipe González: “los empleos los dan los empleadores“) y riqueza para los accionistas, sino que además contribuyen al bien común a través de los impuestos, tanto los directos suyos como los que gravan las rentas de empleados y accionistas.

Por lo tanto, soy incapaz de entender una afirmación del tipo “no es tiempo de grandes beneficios”. Ójala lo fuera.

También en

Raúl Hernández González

Soy Raúl, el autor desde 2004 de este blog sobre desarrollo personal y profesional. ¿Te ha resultado interesante el artículo? Explora una selección con lo mejor que he publicado en estos años.

¡Y si te suscribes podrás seguir recibiendo más reflexiones y herramientas útiles para ti!

También en

Latest posts by Raúl Hernández González (see all)

18 comentarios en “Es hora de beneficios

  1. “Los grandes beneficios son la consecuencia de empresas competitivas y productivas.” Bueeeno, muchas veces los GRANDES beneficios son resultados de abusos del poder de la escasez en los mercados. Mercados que no hay una competencia real, si no solo entre varios participantes, artificialmente, con barreras de ingreso muy fuertes.
    Pero vamos, que entiendo por donde vas, y coincido plenamente contigo. Solo faltaba que encima a la gente que se anima a poner una empresa no le dejen ganar el dinero que pueda y le de la gana.

  2. Si se estuviese trabajando n el sentido correcto, se estaría incentivando el empleo con una política del tipo: “A las empresas que aumenten su plantilla, en un X% vamos a reducirle la Seguridad Social a cargo de la empresa un Y%” de modo que hay más gente traajando, el Estado puede incluso perder ingresos de SS, pero elimina gente que esté en paro, y las empresas pueden producir más al mismo precio…

    Vamos que digo yo, supongo que las implicaciones son complejas, pero yo lo veo claro.

    En una cosa hay que darle la razón, aunque sería muy bonito que las empresas tuviesen altos beneficios, es irreal hasta que empiece a aumentar el consumo.

  3. Lo pones de una forma que parecería que es algo sencillo y de sentido común pero …… ¡¡¡ ahi va !!! ¡¡ Pero si es algo sencillo y de sentido común !!

  4. Desde que oi por primera vez la frase de “estamos socializando las perdidas y privatizando las ganancias” se me pusieron los pelos como a ti. La carga impositiva que soportan las empresas en tiempos de beneficios no sólo es el 30% del beneficio empresarial, no debes olvidar el 16% del valor añadido generado por la empresa (IVA), que viene a ser un 16% de todos sus ingresos (depende del bien), menos el IVA que soporta por compras o servicios externos. Y no solo eso, cada empleado de la sociedad está gravado con gastos de seguridad social, retencion de IRPF,…impuestos que genera la empresa con su actividad. Además del IAE, IBI si tiene bienes inmuebles y suma y sigue.

    Vamos que el beneficio no puede estar más socializado que está. Bueno, Fidel Castro no opinará lo mismo.

  5. “Las empresas que no tienen beneficios es porque no son competitivas y/o eficientes.”

    Yo creo que esa frase es casi tan atrevida como la de “No es tiempo de beneficios” La eficiencia y competitividad no tiene nada que ver con la demanda.

    Te pongo un ejemplo: Mi padre es gerente en una empresa lider de su sector, es una empresa competitiva y eficiente, todos los años baten records de ventas. Este año les está llendo fatal y no es por ser poco competitivos o poco eficientes. Sus beneficios van a disminuir.

    Te lo dice un chavalín que no tiene ni puta idea, claro está. Siempre dispuesto a aprender y a ser corregido. Un saludo.

  6. Jokantaro, la oferta y la demanda son dos curvas que se cruzan en un punto de equilibrio. Si se produce una contracción de la demanda, significa que hay menos personas dispuestas a comprar un bien al precio que hay. El efecto es (dependiendo de la elasticidad de la oferta) que el punto de equilibrio se traslada: la misma cantidad sólo se puede vender a menor precio, o de otra forma si se mantiene el precio sólo se puede vender menos cantidad.

    ¿Qué quiero decir con esto? Que ser competitivo también implica reaccionar a los cambios en el mercado, que no es estable; cambia la demanda, entran nuevos competidores, los mercados que un día son rentables luego lo dejan de ser… y todo eso, claro, afecta a los beneficios. Pero hay que reaccionar para buscar otros mercados, para ser más eficientes (y poder vender a menor precio cuando el mercado ya no acepta el precio alto), para ser más flexibles (y ser capaces de adaptarse a las fluctuaciones de la demanda sin asumir costes fijos), etc.

    Una empresa que no tiene beneficios (y no que tenga “menos beneficios”, ojo) no tiene razón de ser, así de sencillo. Sobra. ¿Que por ajustes temporales entre oferta y demanda pueden pasar épocas de “vacas flacas”? Vale, para eso están las reservas entre otras cosas. Pero lo natural es que tenga beneficios, y que las “vacas flacas” sean temporales. Si no… mala cosa.

    Adrián, el problema es que no lo dijo como “las cosas están malas, va a ser difícil que haya beneficios”; al menos yo lo entendí como un aviso a navegantes “ojo, ávaros empresarios, no vayan ustedes a tener beneficios que con la crisis que tenemos”…

    Joserra, aceptemos lo de los mercados controlados, los oligopolios, etc. Pero dos preguntas; en un mundo globalizado… ¿hay tantos? Y en todo caso… ¿no se supone que es una de las labores de las autoridades, el defendernos contra eso, evitar el monopolio y promover la libre competencia?

  7. Sin duda no hay tantos mercados “manipulados”, pero esos son los que generan los mayores beneficios. Las autoridades deben defender la libre competencia, otra cosa es que si investigasemos si tienen intereses en esos mercados… :D
    Pero a lo que iba, por lo poco que sé yo de economía, los mercados perfectamente libres, acaban moderando los beneficios de las empresas que participan en ellos. Mientras un mercado da grandes beneficios, siempre hay emrpesas dispuestas a entrar, que van disminuyendo los beneficios de las demás, hasta que se equilibra el beneficio potencial, al riesgo o coste de entrar en el mercado.
    Obviamente, un mercado evoluciona, y siempre hay gente (¡emprendedores!) que encuentran una ventaja competitiva por un tiempo, o son capazes de crear nuevos mercados o modificarlos.

    Salu2!

  8. Dejemos paso a otras personas que no sean las que se dedican a la política ni a la justicia por favor. Se admiten candidatos.
    El negocio futuro en España será: turismo, más nos vale, renovables, la exportación de talento y tecnología es clave, y más construcción de obra pública para menear a los turistas por España: trenes, carreteras, aeropuertos y puertos.
    Y necesitamos inversión del exterior.

  9. Claro pero qué empresa es competitiva y productiva en un momento así? si no se ha invertido un duro en I+D sino de un tiempo a esta parte, si todo el planeta está en crisis, habrá que arrimar el hombro y empezar a inventar algo nuevo, porque lo que está claro es que lo que había hasta ayer se acabó, además se acabó porque era malo para muchos y bueno para pocos, así de simple.
    Está prevista la mayor inversión en innovación que se haya realizado nunca en este país, y esa es la única manera de salir de la crisis: soluciones eficientes, innovadoras y valientes.

  10. Hola

    “Es hora de beneficios Las empresas que no tienen beneficios es porque no son competitivas” puede que sea cierto pero se puede tener beneficios y muchos sin ser competitivos,como han demostrado el sector de la banca y de la inmobiliaria jugando con la especulación han tenido ingresos historicos,igual a lo que se refiere es que eso ya acabó…

  11. hay empresas punteras, eficientes, con una amplia y consolidada cartera de clientes que este año las pasarán canutas. ¿Por qué? si sus productos siguen siendo interesantes para el mercado, si sus trabajadores hacen sus deberes, si sus directivos no han perdido el olfato … ¿qué sucede? pues seguramente muchas cosas, pero la principal es que casi cualquier producto es prescindible por un tiempo, y el mercado, hoy, prefiere prescindir que gastar. ¿Pero, se puede aguantar un tiempo, no? No todos. Solamente las empresas que además de ser punteras, eficientes y tal y tal, tengan además una caja saneada, ahorros, para seguir cumpliendo sus pagos durante el tiempo en que los ingresos sean menores que los gastos.

    Creo que este año los empresarios estarán encantados de pagar ese 30%. No todos podrán hacerlo.

  12. Según como lo he interpretado yo, la frase es un mensaje a los bancos que aún recibiendo ayudas del gobierno, es decir de todos, anuncian beneficios de más de 8.000 millones en el caso del Santander y más de 5.000 millones en el caso del BBVA y apesar de ello, de los beneficios y las ayudas, los créditos para las familias y las pequeñas empresas no llegan.

    Con esto no quiero defender a Zapatero, que creo que se ha equivocado en muchas cosas y no esta demostrando una capacidad de lidergazgo que pueda dar confianza a los trabajadores y a las empresas, algo que Rajoy también carece por completo.

  13. Hola Raúl (Consultor)

    Vamos a ver…estoy de acuerdo contigo, con el fondo y el espíritu de tu post. Es cierto que una mayor y mejor eficiencia de nuestras empresas, acompañada de sus beneficios nos reportan más y mejores escenarios para todo el mundo. Sin lugar a dudas. Pero creo que no estás siendo todo lo objetivo que deberías ser.

    El problema es que en esta crisis económica, a diferencia de las otras tres que me ha tocado vivir, no hay inflación y si deflación, cosa que es todavía peor aún.

    Los motivos de la actual crisis económica, vienen por una fuerte perdida de credibilidad del sistema financiero. Antes lo ha explicado muy bien Hernán Rodríguez.

    Pues bien, siguiendo con tu análisis, certero pero no objetivo, ¿podemos evaluar como eficientes empresarialmente a las agencias de riesgo financiero? ¿los bancos que han estado comerciando con bonos, fondos de pensiones y otros tipos de capitales privados en “subprime”?

Deja un comentario