El Guggenheim es fotogénico

Guggenheim 7

Hay edificios que parece que se hubieran construido para sacarles fotos. El Guggenheim en Bilbao es, para mí, uno de ellos. Su estructura tan irregular (y a la vez tan armoniosa), la textura de su superficie a base de planchas de titanio, su reacción a la luz, su ubicación privilegiada junto a la ría, la cantidad de espacio libre que tiene a su alrededor (y, en consecuancia, la cantidad de puntos de vista diferentes que permite)…

En fin, que uno no se cansa nunca. Aquí hay más fotos del Guggenheim

También en

Raúl Hernández González

Soy Raúl, el autor desde 2004 de este blog sobre desarrollo personal y profesional. ¿Te ha resultado interesante el artículo? Explora una selección con lo mejor que he publicado en estos años.

¡Y si te suscribes podrás seguir recibiendo más reflexiones y herramientas útiles para ti!

También en

Latest posts by Raúl Hernández González (see all)

6 comentarios en “El Guggenheim es fotogénico

  1. Si solo fuera fotogénico… Hace unos meses se cumplían 10 años de la inauguración del museo que hay dentro (en serio, hay uno) y del denominado “efecto Guggenheim”; hay un libro que lo cuenta muy bien, de Iñaki Esteban y titulado, claro, “El efecto Guggenheim”.

  2. Además de fotogénico resulta verdaderamente sorprendente el efecto lumínico que producen las placas de titanio, en función al efecto del sol o lluvia, mañana tarde o anochecer.
    Después de pasar por la pasarela de la ría durante muchos días, y a horas muy diferentes, sorprende ver efectos lumínicos tan variados y bonitos que existen en cada momento. Todo un recreo para los sentidos.

  3. chica-de-potedaia, yo en lo de las pinturas y dibujos no entro… que no se me ha concedido ese don. No digo que el de la fotografía sí, pero desde luego soy más capaz de hacer fotos que de dibujar :)

    Guillermo, la verdad es que uno corre el riesgo, viviendo allí, de “acostumbrarse”. A mí me pasa con Salamanca, que “das por hecho” que puedes disfrutar de eso a diario.

    Jorge, no se me escapa. Yo llegué a Bilbao en 1994. El otro día, paseando por Deusto, pensaba en cómo ha cambiado todo aquello. En cómo ha cambiado Bilbao, los bilbainos… y no sólo por el Guggenheim, sino por un plan bien articulado y bien financiado por todas las instituciones. En muchos sitios deberían tomar ejemplo de lo que se puede llegar a hacer.

Deja un comentario