Qué bien nos has entendido

Ayer tenía una reunión con un cliente. Se trataba de comentar el informe que les había remitido la semana anterior, y lógicamente tenía el gusanillo en el estómago: ¿les habrá gustado? ¿lo habrán encontrado útil y con valor añadido?

Lo primero que me dijeron, tras saludarnos, fue: “La verdad es que el informe está muy bien, muy conciso y estructurado… y sobre todo: ¡qué bien nos has entendido! Porque hemos tratado ya con bastante gente y no acaban de entender lo que queremos, pero tú lo has captado estupendamente, y además desde el primer día”.

Creo que me ruboricé y todo. “¡Qué bien nos has entendido!” es un auténtico piropo para mí. Entender al cliente, sus circunstancias y el problema que quieren resolver es el primer paso, el auténtico cimiento de un buen proyecto de consultoría. Es también la base para crear una relación de confianza con el cliente, que vea que estás de su parte, que no eres un “vendemotos” que sólo quiere sacarle la pasta con el menor esfuerzo posible.

En fin, está feo sacar pecho pero qué queréis que os diga, me hizo sentir mucho “orgullo y satisfacción”

También en

Raúl Hernández González

Soy Raúl, el autor desde 2004 de este blog sobre desarrollo personal y profesional. ¿Te ha resultado interesante el artículo? Explora una selección con lo mejor que he publicado en estos años.

¡Y si te suscribes podrás seguir recibiendo más reflexiones y herramientas útiles para ti!

También en

Latest posts by Raúl Hernández González (see all)

8 comentarios en “Qué bien nos has entendido

  1. Eso es fruto de tu manía por escuchar a la gente cuando te habla :D

    En serio, creo que son muchas cosas, pero que la virtud de escuchar es realmente principal. Enhorabuena!

  2. Pues felicidades, porque como dice el otro Javier no es algo fácil. Que te hayan dicho eso es que el camino de la confianza con ese cliente ya tiene un buen trecho andado.

  3. Ya justo antes de entregar el informe, nos contabas tu preocupación, esos nervio pre-examen, por la impresión que le causaría al cliente cuando lo viera. Creo que eso ya es síntoma de todo el cuidado que le pusiste a tu trabajo.

    Profesionalidad + interés (desvelo) = Éxito

    ¡Cómo reconforta, cómo “gusta que los planes salgan bien”! ¿Verdad?

  4. Bueno, seguro que lo de escuchar ayuda. También el cliente ayuda cuando te pone todas las cartas encima de la mesa (hay mucho cliente con “agenda oculta” que te dice una cosa pero está pensando en otra).

    Lo del “desvelo” también es un factor, pero por otro lado a veces tienes experiencias poco reconfortantes, en las que te desvelas igual y el resultado es negativo. Así que sí, me encanta que salga bien :D

  5. ¡Enhorabuena!

    Normalmente ante el mínimo error cometido son recibidos reproches y broncas considerables, sin embargo, es poco frecuente recibir agradecimientos por trabajos bien hechos(supongo que como en todo oficio), no obstante, en mi opinión el mayor problema no suele ser no entender al cliente si no ‘adivinar’ sus intenciones, es decir, no es nada nuevo que grandes empresas se embarquen en proyectos sin una base consistente ni un final realmente definido, esto a fin de cuentas implicará cambios considerables en análisis y diseño a mitad de construcción dando como resultado ‘ñapas’ o ‘chapuzas’ a las que te verás obligado a recurrir.

Deja un comentario