¿Prohibido fumar? ¡Me la suda!

prohibido fumar

Ésta foto está tomada el pasado domingo, en el intercambiador de Avenida de América en Madrid, mientras esperaba mi autobús para volver a Aranda. Para quien no lo conozca, el intercambiador es un complejo subterráneo donde confluyen varias líneas de metro, líneas de autobuses de cercanías y líneas de autobuses de largo recorrido. Recalco lo de “subterráneo”: hasta tres pisos por debajo del nivel del suelo. ¿Ventilación? No es mala (teniendo en cuenta el volumen de vehículos que circulan por ahí se puede respirar) pero es artificial. Es, en definitiva, un espacio cerrado en el que está prohibido fumar. Algo que se recuerda con indicadores en cada columna… y en cada papelera. Y ya veis. Alguien decidió que la señal de prohibido fumar era para todos menos para él, y tuvo los santos cojones de fumarse un cigarro y echar la ceniza y la colilla encima de la propia señalización.

Qué rabia. Qué gentuza. Ojo, no estoy diciendo “los fumadores son gentuza”, ni mucho menos. Éste en concreto sí lo era. Pero si por casualidad no fumase, sería gentuza igualmente: si tuviera un perro dejaría las cacas en las aceras; si tuviera un coche se saltaría los semáforos en rojo o iría a 100 km/h por la ciudad, o dando luces a 180 por carretera pegado al culo del de delante, o ciego de alcohol y drogas; es el que pone la música a todo trapo a las 5 de la mañana, el que entra a mear en tu portal, el que deja el condón usado en la playa, el que deja el bosque lleno de basura cuando va de merendola, el que…

Gentuza que no es capaz de respetar las mínimas normas de comportamiento y de convivencia social. Y no estamos hablando de convencionalismos sociales o de ser “políticamente correctos”. Se trata de respetar, aunque sea mínimamente, a los demás.

También en

Raúl Hernández González

Soy Raúl, el autor desde 2004 de este blog sobre desarrollo personal y profesional. ¿Te ha resultado interesante el artículo? Explora una selección con lo mejor que he publicado en estos años.

¡Y si te suscribes podrás seguir recibiendo más reflexiones y herramientas útiles para ti!

También en

Latest posts by Raúl Hernández González (see all)

18 comentarios en “¿Prohibido fumar? ¡Me la suda!

  1. Yo soy fumadora, pero siempre he respetado los lugares que son prohíbidos para fumadores, o también cuando voy a algún lugar de visita y las personas de la casa no fuman “Yo tampoco fumo” por respeto a los moradores. Yo he intentado dejar de fumar sin resultados pero se que no por mis vicios los demás la van a llevar, así que si fumas busca algun lugar donde no vayas a perjudicar a nadie más que a tu misma persona! porque cabe decir que los que fumamos nos estamos echando menos años encima cada día, en fin… hay que ser respetuosos con las personas que no fuman, y respetar los lugares donde dice “Prohibido Fumar”

  2. Es simplemente una cuestión de respeto. Ese también es de los que va insultando y dejando sandeces en los comentarios de los blogs, por añadir acciones a la lista.

    Y yo fumo, que conste.

  3. Insisto, que no se trata de un post sobre fumadores. Es un post sobre la gente incívica, que yo creo que existen por igual entre fumadores y no fumadores. Lo que pasa es que la imagen me resulto tan expresiva del desprecio a las normas…

  4. Perdona, te había entendido ya en el post. Quizá no me he hecho entender yo. Lo que quería intentar al decir “yo fumo” era, precisamente, enfatizar que tu queja era por el vandalismo y la mala educación, y que el concepto de la imagen era circunstancial y extensible a otras malas prácticas.

  5. El domingo por la tarde desayuné con mi amigo Antonio.
    Hace ya dos años que Sonia murió en aquel accidente. Incapaz de reprimir, aún hoy, una lágrima recordándolo, Antonio me cuenta que está mejor.
    Después de un año en el paro consiguió trabajo en el metro, con lo que se libra de pasarse las noches dando vueltas en la cama o dándole vueltas al fondo de una botella de DYC.
    .-Creo que las cosas van a cambiar me dice. Esta noche; te vas a reír; pero esta noche, después de dejar mi sector del intercambiador como los chorros, me he fumado un cigarro justo en la pegatina del prohibido fumar. Yo que nunca me he saltado una norma, me he fumado un cigarro allí mismo, y he perdonado al pobre viejo que no vio el paso de cebra, que no vio la luz de semáforo, que no vio la bufanda de rayas que le compré aquel otoño.

    Es broma CA, tienes razón, solo quise imaginarme una historia diferente, por una vez.

  6. Vale, dimecosicas :). De hecho, tu planteamiento me recuerda mucho a una historia para ilustrara la necesidad de empatía que muestra Covey en sus 7 hábitos: un padre que va con tres niños en el metro, y éstos no hacen más que molestar a los viajeros… y cuando el autor le llama la atención al padre, éste dice “ah, sí, perdón: es que verá, venimos del hospital donde la madre de los niños acaba de morir, y supongo que no saben cómo reaccionar, ni yo tampoco…”

    Lamentablemente, por cada caso de “justificación razonable” hay otros que, simplemente, son unos maleducados…

  7. Hola Raúl y cía.

    Me acuerdo al respecto de un artículo que Javier Marías publicó en 2004 (http://tinyurl.com/5dbpd8). Hablaba de cómo en un episodio de Los Soprano, en el restaurante de Artie Bucco, había un tipo estrafalario que vestía una gorra de baseball y de cómo Tony Soprano (James Gandolfini) se acercó y le ordenó, gruñendo, que se descubriera, por aquello de estar bajo techo. El susodicho engorrado palideció y rectificó su pública descortesía.

    Escribía Marías que muchas veces, dotados de un aspecto y una reputación menos intimidatorios que el gangster de New Jersey, no nos atrevemos a denunciar los agravios ni señalar las groserías ante el infractor de las buenas costumbres, ni vacilamos a la hora de decidir que lo mejor es “pasar” y no meterse en líos.

    Y es que en un sistema social y político (y penal) como el que tenemos (ver también el estupendo artículo de Pérez-Reverte del pasado fin de semana: http://tinyurl.com/564hnk )comprendemos de inmediato que el hecho de recriminar una mala conducta de cualquier prójimo que se propasa, nos podría acarrear consecuencias más abracadabrantes y “peligrosas” que el consumado hecho de que te partan un brazo o la boca, cosas éstas últimas que no hacían en otros tiempos (o en éstos, p. ej., al infortunado Profesor Neira) que los caballeros se arredraran al denunciar a desfogados, malandrines y gentes de pierna suelta.

  8. Es curioso; sin ser lector habitual de su publicación, yo también recuerdo el artículo de Marías… y tiene razón. Es verdad que el sistema social-político-penal que tenemos desincentiva la participación, pero me temo que también nos hemos más vuelto más cómodos-cobardicas. Nos da miedo “darnos de hostias” (yo nunca lo he hecho), perder lo que tenemos, etc…

    Supongo que eso es bueno en términos generales (si hay menos gente con ganas de sacar las manos a paseo, menos violencia gratuita habrá), pero malo en la medida en que nos vuelve más indefensos frente a quienes no lo hacen.

  9. Fumo porque me gusta.
    El dia que mi mujer me diga que está embarazada dejo de fumar.
    Pero que nos traten como apestados y,para mi lo más grave, que a todo el mundo le de igual que nos rebajen las libertades, no se qué decir…

    P.D.: Espero que disfruten TODAS las cosas que se hacen con los impuestos del tabaco y el alcohol, como carreteras, hospitales, pagar el paro…pero es muuucho mejor que a la gente que DECIDE fumar no se respete y se prohiba el tabaco y el país a la ruina!

    un saludo y FELIZ NAVIDAD!!

  10. Esto es indignante, da impotencia, es una maldicion tener que congeniar y convivir con este tipo de gente, gente sin conciencia, mal educada, irrespetuosa, envidiosa, etc. Tengo en mi casa un negocio y no falta este tipo de gente, tengo que poner carteles por todos lados y ni aún asì, respetan e incumplen y lo hacen más a dredes, porque no les gustan las normas, pues son gente sin principios de ninguna clase, esto es una plaga. Justamente porque estaba buscando un cartel de Prohibido Fumar que encontré este artículo y me identifico mucho con tu manera de ver lo incorrepto, con tu buena educacion Raul.

  11. Yo recuerdo antiguamente que se pedía permiso para fumar o se apagaba el cigarro si el humo molestaba, esa educación a muerto, en general el fracaso de la educación es general en todo el mundo, políticos ladrones,etc, etc,…a muerto,y cada vez la gente es mas inculta y mal educada, aunque tenga millones de títulos universitarios, éxitos como salvame o gran hermano lo demuestran, ídolos de masas como belén Esteban o ylenia Padilla también,y esto va a peor, vaticinó ciudades de fumadores y otras de no fumadores.

Deja un comentario