¿El networking no sirve para nada?

Eso es al menos lo que plantea Senior Manager en su artículo “¿Networking? No, gracias, estoy buscando empleo“. Un planteamiento que me ha dejado bastante sorprendido.

Yo estoy definitivamente mucho más cerca de Yoriento al considerar al “networking” (o a los contactos personales de toda la vida de dios) como la mejor técnica de búsqueda de empleo. Y quien habla de empleo, habla de buscar un nuevo socio, una oportunidad comercial, un colaborador, un proveedor… La opinión y recomendación por parte de alguien en quien confías es siempre (al menos yo lo percibo así) mucho más importante que cualquier acercamiento “a puerta fría”. Cuando vas a un sitio “de parte de Fulanito” (y Fulanito es alguien solvente) tienes mucha parte del camino recorrido.

Tengo la sensación de que el problema (y la percepción de ineficacia del networking, que es lo que argumenta Senior Manager) viene cuando se hace una gestión equivocada de la herramienta. El foco del networking no puede estar en acumular contactos de cualquier forma y manera, sino en tener una red de contactos fuerte, sólida, basada en lazos de confianza construida a lo largo del tiempo (y no de un mero intercambio fugaz de tarjetas o de un simple “aceptar la amistad” en un sitio de internet). Los contactos débiles, en general, no sirven para nada: muchas veces ni se acuerdan de nosotros, ni nos conocen en profundidad, ni se fían de nosotros como para “poner la mano en el fuego” frente a terceros (como, por ejemplo, para recomendarnos para un trabajo).

Claro, si nuestra red está formada por ese tipo de contactos “de baja calidad”, entonces efectivamente el networking no sirve para casi nada. Pero si reducimos la definición de “contacto” a personas a las que conocemos, respetamos y en las que confiamos (y viceversa: la reciprocidad en este caso creo que es imprescindible), entonces la cosa cambia.

El gran problema de los sitios de “red social” en internet (tanto las más lúdicas como las más profesionales) es que existe la tendencia a considerar “contacto” a casi cualquiera (incluso hay quienes directamente aceptan como contacto a cualquiera que se lo solicite aunque no se le conozca de nada: algo que no soy capaz de entender). Y poco importa que uno mismo intente ser pulcro en este aspecto (y asegurarse de que “mis amigos son mis amigos”): si tus contactos son más laxos entonces “los amigos de tus amigos” dejan de tener valor (porque no sabes cuáles lo son realmente, y cuáles son solo de atrezzo).

En definitiva, puedo entender una cierta decepción en cuanto al funcionamiento de los sitios de red social (aunque no dejan de ser la evolución digital del clásico tipo que presume de que “conoce a todo el mundo” y luego en realidad no es para tanto), pero creo que eso no puede nunca poner en duda el valor que tienen las relaciones sólidas.

También en

Raúl Hernández González

Soy Raúl, el autor desde 2004 de este blog sobre desarrollo personal y profesional. ¿Te ha resultado interesante el artículo? Explora una selección con lo mejor que he publicado en estos años.

¡Y si te suscribes podrás seguir recibiendo más reflexiones y herramientas útiles para ti!

También en

Latest posts by Raúl Hernández González (see all)

39 comentarios en “¿El networking no sirve para nada?

  1. Mmm no veo muy claro tu razonamiento Raúl.

    Si aplicamos que “reducimos la definición de ‘contacto’ a personas a las que conocemos, respetamos y en las que confiamos (y viceversa: la reciprocidad en este caso creo que es imprescindible)”, entonces es necesaria una red social ?

    Quiero decir, doy por hecho que si lo anterior se cumple tendrás ya una cercanía con ellos (en tu definición calidad y cercanía me parecen términos muy cercanos).

    En mi opinión estoy más de acuerdo con Senior Manager en que la gracia de una red social es precisamente esa: conocer (o relacionar nodos como prefieras llamarlo), pero sin duda no creo que su finalidad óptima sea una suerte de “agenda de contactos online”, aunque es perfectamente viable darle tal uso.

    Un saludo !

  2. No puedo añadir mucho a lo dicho por Raúl pero sí un par de apuntes:

    He detectado que algunos headhunters, en lugar de tener una base de datos propia, se dedican a conectar con todo dios y así (supongo) que tienen una bbdd de CVs on line. ¿no os ha pasado?

    Me ha salido recientemente una oportunidad muy buena gracias a mi blog (y no es la primera). No es una red social pero partimos de un contacto “debil” ¿o quizá no tan débil?

  3. Javier: para mí el potencial de las redes sociales (en internet) está precisamente en poder conocer y contactar a “los amigos de mis amigos”. A los míos efectivamente ya los conozco (aunque las redes sociales me dan la posibilidad de tenerles más controlados y hacerles un cierto seguimiento de qué es de su vida de forma asíncrona; sin ellas, es inevitable que vayan quedando “cadáveres” en el camino porque no tenemos posibilidad de gestionar tantas relaciones una a una).

    Por ejemplo, imagina que tuviste un jefe brillante, fantástico. Por motivos laborales dejas de trabajar con él. Sigues considerándolo un tío muy válido, aunque en el día a día pierdes el contacto: eso no quiere decir que sea un contacto débil (seguirías poniendo la mano en el fuego por él), pero con la rutina pierdes “visibilidad”, no estás tan al día de su actividad, de sus proyectos, de a quién conoce y a quién no… pero gracias a las redes sociales tienes una vía para “mantener caliente” esa relación, y además para tener visibilidad a su vez de su red de contactos.

    Creo que es un enfoque que va más allá de la “agenda de contactos”, ¿no?

    Luis, sí, en mi caso lo han intentado. Pero creo que nunca he accedido a esas peticiones de “contacto”: si quieren algo que me envíen un email, pero eso no les convierte en mis “amigos” en las redes sociales.

    El blog en sí mismo es una red social (entendida en sentido genérico): personas relacionadas entorno a un tema. Y además susceptible de generar lazos muy fuertes (a través de la lectura continuada de un blog puedes llegar a conocer y confiar muchísimo en su autor). Quizás el problema es que sea demasiado desequilibrada (yo te puedo leer a tí habitualmente, y llegar a conocerte y a confiar en ti, pero si nunca comento, nunca digo nada… tú no tienes ni idea de quién soy yo).

    Pero al final, la situación es la misma; si a mí me llega algo relacionado con implantación de ERP’s… ¿a quién voy a acudir? Pues a alguien que conozco y en quien confío (aunque la confianza se haya construido a través de la lectura de un blog), independientemente de que seas mi “amigo” en un Facebook o en un Linkedin.

  4. Me has convencido y resuelto la duda Raúl. El contacto por el blog puede llegar a ser muy fuerte, incluso en los dos sentidos.
    Por cierto veo que “te sugiero” “implantación de ERPs”, he creado algo de marca parece

  5. Pues salvo en el caso de que los amigos de tus amigos los consideres a todos los efectos contactos (con lo que hablábamos de poner la mano en el fuego por ellos, …) sigo en mis trece de que no va mucho más allá de una agenda de contactos online y con alguna función social como ver a los amigos de tus amigos (que no necesariamente van ni deben ser los tuyos por otro lado).

    Honradamente por ejemplo en el caso de “Recomendar a alguien” me he encontrado en el caso que dices (mantengo contacto por varías vías con varios ex-jefes que son gente muy buena y válida) y al final me han llamado por teléfono o contactado por correo desde el contratante para validar mi recomendación. También podían haberlo hecho sin red social como anexo a su CV, pero vale. Considerándolo como una herramienta más en la búsqueda laboral puedo entender que sea una ayuda, no “la respuesta”.

    Pero si sigo pensando contra todo pronóstico que el gran valor de una red social son los totalmente desconocidos. Vamos a ser serios, si estás en una red profesional por ejemplo, está guay tener a tus colegas ahí dentro, ver en qué empresa están en un momento dado, … no sobre todo para los más cercanos sino a los típicos de “media distancia”, pero lo realmente útil es que conocieses gente de tus mismos intereses (por ejemplo: emprendedores, interesados en banca digital, energías renovables, …) que pudiesen aportarte algo y con las mismas les envías un mensaje tal que: “Muy buenas, no tengo ni idea de quien eres pero la cosa es que tu perfil me ha interesado por X,Y y Z. Hasta luego”. Si toda esa gente me rechazase ya a las primeras de cambio o directamente me responde diciendo que: “Perdona, pero es que no te conozco. Quien eres torpedo ?” pues ciertamente lo de social nos lo podíamos haber ahorrado, porque para este viaje no hacían falta alforjas.

    El enfoque que plantea Luis es real (a quién no le han contactado), aunque no creo que sea el target del usuario normal: vamos que a los headhunters les van los iuros en esas bbdd que comentas, lo cual cambia radicalmente la visión. Pero veraz por otro lado sin duda.

    Un saludo ! (y no, no compro … de momento)

  6. Ahi, Javier, hemos llegado al quid de la cuestión.

    A ese “paracaidista” que me dice “hola, no nos conocemos, he visto tu perfil y me interesa contactar contigo” yo no lo rechazo. Es más, le doy todas las facilidades del mundo para contactar: mi mail, mi teléfono, si quiere quedamos a tomar algo… lo que quiera. Pero eso NO LE TRANSFORMA en mi contacto/amigo a efectos de red social, me niego a darle esa categoría a cualquiera. Y efectivamente, esos contactos “paracaidistas” son una de las grandes ventajas de las redes sociales, pero de lo que estoy en contra es que se les dé categoría de “amigo”; para llegar a ese punto hace falta algo más. Tampoco mucho más, pero el mero “me interesa tu perfil” no es suficiente.

    En cuanto a los amigos de mis amigos, simplemente se trata de facilitar un primer contacto. Si a mí me interesa contactar con Menganito (a quien no conozco) y resulta que él es amigo de Fulanito (que sí es mi amigo) ya tengo una primera excusa, un conocido común que puede servir de nexo de unión, de facilitador de la reunión, de “garantía”. Y eso para mí vale mucho.

  7. Parece entonces que el quid de esta cuestión no esta tanto en cuestionar la influencia e importancia de las redes de contactos en la vida profesional o personal, como en la propia definición de “contacto”.

    En el trabajo de coaching u orientación la cosa está muy clara, y creo que esa conceptualización se puede extender a otros contextos con facilidad: un contacto es… ¡¡cualquier persona que conoces!!

    Otra cosa es analizar la eficacia y eficiencia de las estrategias de relación que tienes con esas personas que conoces en función de tus objetivos, y de las que usas para seguir conociendo a más personas.

    Es verdad que el uso de herramientas como Xing, al menos cómo funciona la cosa ahora, no genera contactos muy útiles o relacionados con tus intereses, pero tampoco supone mucho esfuerzo ni inversión gestionar esos contactos, profundizando en muy pocos, y rechazando o ignorando a la mayoría.

    Os puedo decir, por ejemplo, que últimamente estoy muy sorprendido con los contactos que estoy haciendo en Twitter en las últimas semanas, porque antes era una aplicación más con la que no sabía muy bien qué hacer.

    Blogueros con los que no ves el momento o la excusa para contactar, y a los que no enlazas ni te enlazan por movernos en temáticas distintas, resulta que con un tuiteo y de forma natural se rompe esa barrera extraña, y empiezan a formar parte de tu universo inopinadamente. Interesante y agradable a nivel personal, y tal vez eficaz para la vida profesional.

    Si te pones a usar “en serio” técnicas de gestión de contactos para fines concretos, deberías evaluar de forma específica la utilidad de esas técnicas y herramientas, y la relación calidad- precio de cada una ;-) Pero como con cualesquiera otras técnicas.

    En fin, que cualquier contacto, entendido como cualquier persona que uno conoce, siempre es posible que pueda tener algún tipo de influencia directa o indirecta en tu vida personal o profesional. Ahora, la fuerza y efectos de esa influencia depende de tu “inteligencia relacional”. Y por supuesto de la suerte, que se reducirá mucho cuantos menos contactos tengas ;-)

  8. Yo estoy de acuerdo con C.A. Es más, la búsqueda “tradicional” de empleo está bien, pero el 80% de los empleos se suelen conseguir a traves de lo que antes llamabamos “conocidos/contactos”.

    El networking tiene su parte a favor de que el seguimiento es mucho más sencillo, la accesibilidad a los datos es mayor, etc. etc.

    Y el problema, efectivamente viene por la parte de cuantos contactos tienen tus contactos y de qué categoría o nivel. A mi ahora me está pasando, buscas un nuevo empleo, lo haces a través de tus contactos más cercanos y te encuentras que su red de contactos aún es limitada y de un perfil similar o inferior al tuyo (entendido aquí como puesto en una empresa) y eso es una limitación a salvar (buscando nuevos contactos, atrayendo contactos antiguos, etc.)

  9. #10: “El 80% de los empleos se suelen conseguir a través de lo que antes llamábamos conocidos/contactos”.

    Bueno supongo que se lo seguirás llamando no ? ;)

    #9: El enlace me convence aunque desde mi humilde punto de vista está más relacionado con la gestión interna empresarial que quizá con lo que se debate aquí. En cualquier caso, gracias por la referencia.

    #8: “En fin, que cualquier contacto, entendido como cualquier persona que uno conoce, siempre es posible que pueda tener algún tipo de influencia directa o indirecta en tu vida personal o profesional. Ahora, la fuerza y efectos de esa influencia depende de tu ‘inteligencia relacional'”.

    Bueno y de los contactos que tengas imagino. De ahí el problema de lo que comentaba Iñigo que me parece algo absolutamente natural y lógico en función del circulo en que te muevas.

  10. Para mi las redes sociales sirven para mantener el contacto con conocidos de los que has perdido la pista más que para conocer gente que sea conocidos de conocidos, porque nunca ejecutarás la conexión que te une con ellos para aumentar el contacto, por lo que acabas teniendo una red muy extensa que realmente no acudirá en tu ayuda, o a tus fiestas, como le pasó a una persona en Facebook que hizó una fiesta apra sus 1000 contactos? (no recuerdo el número) y apareció solo una persona (espero que no comprara patatas y bebida para todos, porque podría montar un hipermercado).

    Sin embargo en las redes profesionales no creo que sea tan malo añadir gente que quizá no conozcas o hoy por hoy no te aporten, si añades a alguien que tiene menos experiencia que tú o menor nivel, ese alguien puede ser un cliente potencial en el futuro, y si se trata de un contacto de un contacto cercano, al ver la conexión, si le interesa tu perfil siempre sabe por donde corroborarlo.

  11. Sin desdéñar ninguna opinión, pues pienso que en relación al Networking todas podrían ser válidas. Creo que la importancia y la eficacia del Networking en la vida laboral de alguien, seguirá siendo tan relativa como la solidez de sus contactos.

    No creo que sólo se trate de hacer una gestión equivocada de la herramienta, sino de que todo dependerá de si se tienen los contactos adecuados. Tampoco digo que sea una herramienta inútil y más bien afirmo que no es la mejor de todas las herramientas y que confío más en buscar empleo de la forma tradicional, pues no se depende de nadie más y no se deja la posibilidad de encontrar empleo en las manos de alguien más.

    Pongamos un ejemplo:

    Si se encuentran a un joven cuyo origen es un pueblo perdido en España que acaba de graduarse de ingeniero y que no posee contactos que le puedan ayudar…¿le dirían que el Networking es la mejor forma de buscar empleo? ¡por favor!. Ya sé que muchos de nosotros tenemos buenos contactos (me incluyo), pero no por eso hay que dar por sentado que todo el mundo los tiene y mucho menos venderle a la gente un concepto que no es común a todos los ciudadanos por igual.

    Esta teoría y forma de ver las cosas, es la misma que deja de lado a los discapacitados cuando se construye un edificio o se planifica una ciudad, aunque no los veamos ni queramos verlos no significa que no existen.

    Saludos
    SM

  12. Javier, uno no se tiene que sentir culpable por proponer a alguien un contacto en una red social. Queda de mi lado el aceptar o no esas relaciones (hay muchas que rechazo: simplemente, no tengo ni idea de quién es la otra persona; te puedo asegurar que mi listón está bastante bajo, pero existe). Pero yo tampoco me voy a sentir culpable por decirle a alguien “oye, lo siento, pero es que no sé quién eres y no te voy a aceptar como contacto”. Fíjate, es que me vale casi con “saber quién eres”, pero es que hay mucha gente que ni eso.

    Senior Manager, el problema del ejemplo que planteas es que uno no puede descuidar su red de contactos y luego decir “uy, si es que no tengo contactos buenos”. La red de contactos es algo que hay que construir, fortalecer, cuidar… de una forma contínua, y no sólo cuando nos damos cuenta de que la vamos a necesitar para algo.

    Ese joven que se acaba de graduar de ingeniero… ¿no ha tenido contacto con profesores, con compañeros, con asociaciones de estudiantes, con colegios profesionales, con instituciones de su localidad, con la empresa en la que ha hecho prácticas…? Y si los ha tenido… ¿por qué no ha construido una red de contactos sólida a lo largo del tiempo? Obviamente, si no lo ha hecho cuando llegue el momento de recurrir a ella se encontrará un terreno baldío: pero ¿cuánta responsabilidad tiene él en esa circunstancia? En mi opinión, mucha.

  13. Consultor Anónimo:
    Ese joven ingeniero ha tenido relación con todos los entes universitarios a los que te refieres, pero insisto, siguen siendo sólo conocidos con los que no necesariamente hizo mayor amistad, pues simplemente no le apetecía tener amistades superfluas, ya que no se sentía en la obligación de tener que socializar con otra gente fuera de su entorno familiar y amigos “de verdad” de la infancia, pensando que luego le podrían servir de Networking y entonces dedicarse (como sugieres tú) a “construir” de “forma obligada” una red.

    Tampoco me parece correcto tratar de hacer sentir culpable a quién no lo haya hecho como sugieres, achacándole una responsabilidad que es relativa y enteramente dependiente de la personalidad del individuo. Hay que tener en cuenta que no todos los trabajos requieren gente extrovertida y sociable, así que la respuesta a la pregunta de: ¿por qué no ha construido una red de contactos sólida a lo largo del tiempo? Es porque no estaba ni en el deber, ni en la necesidad y mucho menos en la obligación de hacerlo.

    Yo no considero a mis profesores como contactos, y no creo que mis alumnos lo hagan ni tampoco lo espero (fui profesor), de hecho, ninguno me ha vuelto a contactar desde que dejé la Universidad (ni alumnos ni profesores), y siendo realista, no creo que tú tampoco tengas a tu entorno universitario con la confianza suficiente como para que te den trabajo a menos que sea como profesor o en áreas similares muy limitadas por cierto. Tal vez tengas a un par de ex-compañeros (o más), pero nunca serán suficientes como para considerarlos una herramienta crucial para buscar empleo y que pueda incluso considerarse mejor que la búsqueda tradicional. Así que estando recién graduado es muy difícil conseguir el Networking que señalas.

    Sin señalamientos innecesarios y con un simple ánimo de asentar mi posición…Pienso que es muy propio de la gente que tiene “algo” dar por sentado que el resto lo también tiene. Los que van un poco más allá, se dan cuenta de que no todos tienen todo lo que ellos tienen, pero entonces, en lugar de entender que no todos pueden “tener” lo que ellos tienen, van más allá y pasan a culpabilizar a los que no tienen por no tenerlo, lo cuál es un gesto muy individualista por cierto.

    Más allá de la polémica creada, mi posición se basa en algo muy simple: no es acertado ni realista el hecho de recomendar a todo el mundo el uso exclusivo del Networking como la mejor herramienta para encontrar empleo… si que es acertado considerarla como una herramienta útil dentro del proceso, estoy de acuerdo en eso, pero sólo como complemento a la búsqueda tradicional. Mi afirmación se basa en que no todos tienen Networking sean “culpables” de ese hecho o no…Es decir, mientras en el mundo existan personas que no posean “contactos” que puedan servir para encontrarles empleo (por las razones que fueren), no tendremos la base moral como para generalizar sobre las bondades de esa técnica… el hecho de hacerlo, podría considerarse como egoísta… En cambio, la búsqueda tradicional si que es aplicable a todo el mundo y por eso prima por sobre cualquier otra herramienta.

    Saludos cordiales,
    SM

  14. Yo parto de la base que nada es absoluto, que todo es relativo (Que dijo el filósofo); pero es verdad que en Consultoría, en servicios en general, es altamente recomendable tanto para conseguir trabajo (cambio de empresa) como para conseguir nuevos clientes.

  15. Hombre, no me fastidies. Es como si yo te digo que recomendar hacer un buen curriculum es elitista, y que no hay base moral para recomendarlo como herramienta, porque no todo el mundo tiene por qué haber aprendido a usar el Word o tener un ordenador (desde luego, no es deber, necesidad, ni obligación: pero viene muy bien) . Tú me dirás que “que se pongan las pilas”, ¿a que sí?.

    Si al pobrecito ingeniero no le apetecía socializar, es tan responsable como si no le apetecía estudiar, no le apetecía aprender idiomas o no le apetecía aprender a usar un ordenador. Considerar “superfluas” esas relaciones es como considerar “superfluo” el inglés, la informática, el leer el periódico para saber qué pasa en el mundo… por supuesto, cada uno puede hacer lo que le dé la real gana, o dejarse llevar por su “personalidad”: pero luego que no se sorprenda si está en peores circunstancias que otros para alcanzar determinados objetivos. Por supuesto, ni es necesidad, ni deber, ni obligación. Pero es muy provechoso, y muy recomendable.

    El networking es una herramienta absolutamente potente, porque se basa en relaciones personales. Todos damos mayor valor a lo que viene de nuestros “contactos” (las personas a las que conocemos, respetamos y de quienes nos fiamos) que a lo que viene de la calle (¿estamos de acuerdo en esto o no?). Y mi tésis es que TODO EL MUNDO (salvo que seas un eremita que vive en lo alto de la montaña) tiene una red de contactos: más amplia o menos amplia, de contactos más sólidos o más débiles, en unos niveles o en otros, en unos sectores o en otros. Y que la principal fuerza que afecta a la calidad de esa red de contactos es la propia voluntad de desarrollarla y cuidarla. Si no lo haces (porque no quieres, porque te da pereza, porque no va en tu personalidad…) correcto, pero eso tiene una consecuencia. Y sí, estoy diciendo que TODOS PUEDEN TENER UNA RED DE CONTACTOS, y que es responsabilidad de uno mismo el trabajarla y darle forma. La “red de contactos” no es algo que cae del cielo y “la tienes, o no la tienes”; partiendo del hecho de que cada uno tenemos nuestra personalidad y nuestras circunstancias, todos podemos hacerla evolucionar.

    Yo no considero a mis profesores como contactos. Pero en la distancia del tiempo lo percibo como un error por mi parte, el no haber construido y cuidado relaciones con ellos. No entré en la Junior Empresa, por ejemplo, pero mirando hacia atrás creo que debería haberlo hecho. Voy aprendiendo, y procuro mantener relaciones con mis compañeros de clase, con los compañeros y jefes que he ido teniendo a lo largo de mi carrera, etc. ¿Por pura “falsedad” e interés? No: con quien hay feeling, hay feeling. Y con quien no, pues no: de nada vale que sean mis contactos si no nos caemos bien. Lo que es triste es que esas relaciones “con feeling” se vayan perdiendo por el tiempo y la distancia. O desaprovechar la oportunidad de desarrollar nuevas relaciones potencialmente interesantes porque “prefiero quedarme en casa” o porque “me da palo”.

    Es verdad, no todos los trabajos requieren ser extrovertido y sociable. Pero ser extrovertido y sociable facilita mucho las cosas en todos los ámbitos de la vida. Y si no lo eres de naturaleza, te costará más y es una putada, pero no es razón para negar la mayor.

    No se trata de recomendar el networking como vía exclusiva. Pero desde luego creo que es una herramienta muy potente, y que está al alcance de todos. Por lo tanto, discrepo de tu cuestionamiento moral: si alguien no está en condiciones de aprovechar el potencial del networking no es porque “el destino lo ha querido así”; también es su responsabilidad.

    No podemos responsabilizar a alguien de ser alto o bajo, negro o blanco, porque no pueden hacer nada al respecto. Pero desarrollar y cuidar una red de contactos es algo que, claramente, cae en el “área de influencia” de la persona.

  16. Senio Manager, es obvio que lo que es bueno para uno no lo es para todos, pero los contactos siempre hay que tratar de mantenerlos sobre todo si te valoran bien, sería una pena perder un buen trabajo, porque un ex jefe, compañero, profesor o lo que sea diga, yo conocía a una persona ideal para este puesto, pero hace dos años que no le veo y no me acuerdo de sus apellidos, ¿Cómo le contacto?

    O aún si yo ahora estoy buscando trabajo, como es mi realidad, pueda enviar un mail con mi CV para que la gente que se que ha valorado mi trabajo lo mueva, como muchos me han propuesto ya, creo que he ganado la confianza de la gente y por eso estoy en la posición de que ellos me recomienden a sus contactos por propia voluntad cuando yo lo necesite.

    Para ese ingeniero que quiere un primer trabajo existen las redes osociales de la universidad o bolsas de empleo, a las que podrá acudir apra empezar a generar su propia red.

  17. ¿No entraste en la Junior Empresa? Entonces FECEM perdió a una persona con sentido común.

    Yo por mi parte, pertenecí a la JE (ASE Junior y FVJE) y he procurado mantener varios contactos de aquella época porque estoy (y estaba) seguro de que nos vamos a volver a ver o que en algún momento nos será necesario tirar de ellos.

  18. No, no entré. Porque en su momento valoré más otras alternativas de ocio/sociales (a cambio, hice muchas y buenas relaciones en el Colegio Mayor :) ). Pero bueno, era una anécdota que trataba de ilustrar mi argumento: fui yo el que decidió entrar o no entrar, fue mi responsabilidad. Afortunadamente, la alternativa también era socialmente interesante. Pero podía haberme dedicado a jugar al PCFutbol o al Civilization (oooopsss!!! :D ). Lo que no sería razonable es que luego me quejase de que “jo, qué injusto es no tener una red de contactos”.

  19. Esa gente que te agrega y no sabes quienes son es harto extraño. Les envías un mensaje preguntándole quienes son y muschos ni responden.

    En el caso del ingeniero recien graduado puede que no sepa la importancia de tenr contactos. Hace unos días le propuse que se metiera en linkedin a un ingeniero recien graduado y me dijo que lo veía como un facebook de enchufes…

  20. Cierto, no vale quejarse de algo si no has hecho nada para remediarlo. Y el caso del ingeniero, a mi no me parece mal que se dedicase a ser un asocial durante la carrera y pase olímpicamente de tener una red de contactos fuerte y saludable.

    Por esa misma regla de tres, el día que vea que el resto aprovechamos lo que hemos construido y conseguimos lo que buscamos, que tampoco se queje, clamando al cielo que eso no es justo, que se ha de escoger por perfiles y no por contactos.

    Entre otras cosas, porque a día de hoy se busca gente que se mueva, dinámica, con contactos… y tener una red de contactos fuerte y saludable es parte de un perfil determinado, que puede ser muy demandado.

  21. Bueno, es evidente que en ciertos aspectos concordamos y en otros no, así que no tiene sentido seguir avivando la polémica, además creo que todas las posiciones han quedado bastante claras (tal vez demasiado). Sobre todo la más importante… que no se debe recomendar el Networking como vía exclusiva, por muy potente que sea como herramienta de búsqueda de empleo.

    Aclaro que no era mi intención hacer molestar a nadie con mis afirmaciones (las que aún mantengo), sino más bien seguir aprovechando los recursos de la Web 2.0 (como lo son los blogs), para seguir enriqueciéndome (espero que reciprocamente) a través de las opiniones de los demás.

    En este caso en particular, he aprendido mucho sobre el Networking como concepto, y sobre cómo es percibido desde diferentes puntos de vista. Así que no puedo más que agradecer la pasión y el empeño que habéis puesto en tratar de defender vuestras posturas.

    Saludos
    SM

  22. Faltaría más, así ha sido entendido, y así debe ser; y por supuesto el enriquecimiento es mutuo.

    Sin duda, la “exclusividad” de una herramienta siempre es peligrosa; pero cuantas más herramientas se tengan a disposición de los objetivos, mejor, ¿no?

  23. Lo mismo digo Senior Manager.

    Sin duda que al menos desde mi punto de vista, esta es una entrada donde se aprende muchísimo en la lista de comentarios, no solamente en el propio post, lo cual no siempre ocurre por unas u otras razones.

    Un saludo y que todas las discusiones sean así !

  24. Así es, no sólo es perjudicial para la búsqueda utilizar una sola y “exclusiva” herramienta, sino también limitante, pues no permite extender las posibilidades. Así que concuerdo con tu afirmación “cuantas más herramientas se tengan a disposición de los objetivos, mejor”

    Saludos y gracias por el nutrido debate…debo reconocer que lo disfruté.
    SM

  25. Mis primeros ingresos vinieron de las clases particulares que, siendo estudiante universitario, me salieron a través de los amigos y compañeros que me “recomendaron”. Mi primer trabajo con SS lo conseguí al ser “recomendado” por un compañero de estudios. El segundo por la “recomendación” de un primo de mi suegro. El tercero fue una sociedad que monté con un amigo de las vacaciones. El cuarto y el quinto trabajos me salieron al ser “recomendado” por compañeros de la universidad…

    En los setenta y ochenta sólo teníamos el teléfono como herramienta electrónica de “redes sociales”. Como tampoco se había inventado el “networking” en España, pues nos íbamos “enchufando” unos a otros sabiendo que era familar, amigo, compañero, colega… de alguien de quien te fiabas.

  26. Después de leer con tranquilidad tooodos los comentarios de este intenso debate, me gustaría empezar insistiendo en la reflexión que dejé por allí arriba: para mí un contacto es CUALQUIER PERSONA que uno conoce a lo largo de su vida profesional y personal, porque cualquier persona conocida es alguien que pueda tener algún tipo de influencia directa o indirecta en tu vida personal y profesional.

    Y añadí que “la fuerza y efectos de esa influencia depende de tu “inteligencia o comportamiento relacional”. A esto JAVIER adujo que la cosa también depende de los tipos de contactos que tengas y de los círculos en los que te muevas (ÍÑIGO dixit)

    Hombre, Javier, es que precisamente los contactos que tengas van a depender de esa inteligencia relacional, es decir, de

    1) tus habilidades y actitudes para crear y mantener contactos a lo largo de tu vida, que decía RAÚL: en la escuela, en las empresas, en la universidad, en el ocio, con tu familia, en la blogosfera, haciendo la cola del plan…;

    2) de tu estilo personal de relacionarte, que puede ser más proactivo, más reservado, más divertido, etc., que podría resumirse en si caes bien y si pareces profesional tendrás mas posibilidades (alquien lo duda?);

    3) y de si te has movido en ámbitos sociales relacionados con tu carrera o tus metas, si es que has llegado a definirlas con consistencia, que ese es otro tema¡ :-)

    Lo que pasa es que cuando hablamos de networking en estos tiempos 2.0 la peña piensa que la cosa se reduce a apuntarse a XING y ver qué pasa. Pero el networking se hace (o no) día a día en TODOS los ámbitos y con una actitud que te hace pensar que todas las personas que conocemos pueden ser valiosas, como en esta historia de la limpiadora influyente. ¿En el EBE en Sevilla te juntarás sólo con los frikis de tu temática o también eres una persona abierta que intentas conocer y disfrutar de otra mucha gente que te aporte otras visiones?

    El problema es que mucha gente se queja de que el networking no funciona porque sólo se acuerda de él y lo aplica como una medida de urgencia: “ya he llamado a todos mis amigos y no me han encontrado curro.” Pero eso no es hacer networking o en todo es hacer un mal networking. Son los amigos los que se acordarán de ti para informarte, para apoyarte o para ponerte en contacto, si tu relación con ellos es mínimamente fluida y agradable, y si estáis informados más o menos de la situación personal y de los problemas u objetivos de cada uno.

    El mejor networking es “estar” y mantenerse en “contacto de los buenos.”
    El mejor networking no es pedir trabajo o influencias concretas, sino pedir consejo y pedir información.
    Y el mejor networking es el que no minusvalora nuestra red de contactos, por muy huraño que uno sea, porque los contactos de tus contactos de tus contactos pueden suponer hasta miles de personas. ¿Seguro que los conoces a todos y sabes dónde trabajan, qué hacen y cómo podrían aconsejarte o apoyarte de alguna forma?

    Os dejo a continuación este CASO como una forma de hacernos más conscientes de que las relaciones y los contactos suponen las vías más frecuentes (con diferencia) de acceso al empleo. Y esta percepción errónea sobre la influencia y extensión de estas técnicas se debe a que casi nunca aparecen de en formas tan tangibles, directas, o “clásicas” como las que esperamos o estamos acostumbrados a ver o criticar: que si mi primo me enchufó, que si mi padré le dijo a…, etc.

    “IMAGINA que durante tus estudios de FP Grado Medio en Mecanizado realizas unas prácticas en una empresa, como el resto de tus 20 compañeros de curso. A los tres meses, sólo tú de entre todos los participantes recibes una llamada ofreciéndote un puesto en esa empresa.”

    Si hubieras enviado tu CV junto al de otros cientos de candidatos, posiblemente estaría en la basura o seria uno más. Sin embargo, el haber tenido contacto y una relación personal con las personas con influencia de contratación en esa empresa, fueron factores facilitadores, necesarios pero no suficientes. Y tu cualificación y tus características personales hicieron el resto.

    Por eso, hacer prácticas, colaborar en organizaciones como se pueda, y “estar en el mundo” (que suelo llamar en orientación a estar activo y ocupado) TAMBIÉN son técnicas de networking, y de las mejores.

    Los no seleccionados y mucha otra gente que lo ve desde fuera tenderán a pensar que entraste por enchufe y no por tus méritos personales y profesionales, en lugar de extraer la moraleja del asunto. ¿No os da la impresión de que todos tendemos a pensar que si no nos seleccionan a nosotros, que somos los mejores, es porque han cogido al enchufado de turno y no a otro tan bueno o mejor que nosotros? Es humano mantener la autoestima a salvo, pero un poco de autoevaluación siempre será mejor ;-)

    Y recordemos que el networking es la mejor técnica, no porque esté publicado así en el BOE, sino porque la mayoría de las empresas utilizan los contactos como el método más válido, fiable, rápido y barato de búsqueda de personal. De hecho muchas de ellas lo usan de forma estructural, y valoran e incentivan a sus trabajadores actuales para que traigan referencias de personas conocidas para crear bases de datos de candidatos. Y si hablamos de la PYMES muy pymes, ya ni te cuento¡

    ¿Que hay más probabilidades de tener más éxito y oportunidades de todo tipo si tus contactos muy cercanos tienen mucha influencia, son ricos, tú les caes genial y además eres un profesional que les viene bien? ¡Claro, no me jodas¡

    Pero si te interesan estos temas es porque ese no es tu caso, no estás entre la “jet set empresarial o social”, así que hagamos lo que debemos: sigue implicándote en actividades que te permitan seguir conociéndo y profundizando con gente en los ámbitos que te interesan, y sigue en contacto con la gente que ya conoces.

    ¿Que es aburrido, que te da vergüenza, que te obligaría a ser más organizado, que como nunca te has relacionado tendrías que ponerte las pilas?

    Nadie dijo que fuera fácil, lo que decimos es que es lo más eficaz con mucha diferencia. ¿Por que entonces los que buscan empleo dedican tanto tiempo y recursos a presentar curriculos y preparar entrevistas (tema que llega a volverse obsesivo), y tan poco a la mejor técnica de búsqueda siguiendo la ley de Paretto?

    Bueno cada uno debe decidir sus motivos, pero uno de ellos es que el networking es una técnica diesel, a la que hay que dedicar tiempo, cariño, paciencia, sabiduría y… ganas de estar con la gente ;-) Y enviar el CV es mucho más fácil, inmediato y habitual, creo ;-)

    Así que tal vez prefiramos clavar usando un paraguas, y sin duda que el clavo acabará entrando; pero es muucho mejor usar un martillo, no? ;-) Aunque los paraguas nos sobren.

    (Dada la pasión del debate no he podido evitar volver a implicarme. Y, por cierto, SENIOR, no voy a polemizar directamente contigo para no aburrir al personal con nuestras ya legendarias posturas tan amistosas como enfrentadas en este tema, que tú y yo nos ponemos y no paramos¡)

  27. Por cierto, Josempelaez (es que no he visto tu interesante comentario hasta después de publicar el mio) pero me has picado porque esto que mencionas es la mejor forma de saber hasta qué punto los contactos son importantes: descubrir cómo nuestros conocidos han accedido a oportunidades profesionales. Así veremos la realidad del acceso (y mantenimiento) en el mercado de trabajo, por si no estaba claro¡

    Como algunos ya sabéis yo trabajo en el mundo del empleo y el coaching, y no exagero al decir que entre un 70 y 80% de mis “clientes” accedieron a su última experiencia laboral mediante contactos directos o indirectos.

    Y eso teniendo en cuenta que en otras formas de acceder a empleos no influyen casi nada o nada el networking…pero porque no es posible: oposiciones u otras convocatorias públicas (salvo influencias realmente poderosas desde dentro, claro está, que sí que podrían denominarse esta vez como ENCHUFES)

    Por último, con respecto a lo que dices sobre el teléfono y el networking, es que yo creo que ahí radica gran parte de la confusión, como dije antes: pensar que el networking sólo es la gestión de contactos en redes 2.0 (aunque también, y cada vez más.)
    Curiosamente decidí suscribirme a este blog cuando algunos de mis contactos de twitter tenían a su vez como contacto a Raúl. Me dije, pues este tipo además de famoso bloguero debe ser bueno y/o buena gente cuando fulanito tuitea con él. Es asín¡¡ ;-)

    En fin, que yo creo que la mejor fórmula para gestionar los contactos es aprender a disfrutar de las relaciones con la gente en la medida en que podamos, en ser abiertos y auténticos, es decir, en no relacionarnos sólo por diplomacia sino también intentar profundizar y conocer en la medida en que se pueda.

    Eso sí, un poco de coherencia nunca viene mal: mantener relaciones falsas o meramente instrumentales (para conseguir algo) no suele llevar a ningún sitio, y lo peor es que supone una pérdida de tiempo que te impide dedicar tiempo a las realmente buenas. Vamos, que es mejor dejar un buen comentario, apasionado e implicado en un blog que te interesa mucho, que dejar cien en tantos blogs por el mero hecho de relacionarte. Digo yo¡

    Puede haber mucha más verdad y autenticidad en dos tuiteos que en una relación epistolar larga de esas de la mili ;-)

  28. A ver un momento, procedo a explicarme:

    Yo en ningún momento he estado en contra del networking, de la gestión de los contactos, de XING, … ni nada parecido como si fuesen brujas a las que perseguir y quemar.

    Desde un principio, y es por lo que surgió la discusión, fue por mi discrepancia sobre cómo gestionar esa “red de contactos virtual” respecto a lo que comentaba Raúl (más bien de la definición de lo que es un contacto y cuanto te aporta).

    Pero vamos, que yo ahí tengo mi perfil en XING y LinkedIn, los dos últimos trabajos han sido vía recomendación (que además entiendo que es una forma lógica de contratación: si ya conozco una persona que me funciona, tengo razones para pensar como contratante que esta persona actúa de buena fe y pretende traer más gente válida) de ex-jefe y ex-compañero de trabajo y presumo de además de haber perdido toda vergüenza al respecto de conocer gente de tener una red social que realmente me aporta.

    Pero mi visión de una aplicación social es quizá más un sitio donde conocer nueva gente o con la que no he trabajado que poderme relacionar con gente con la que ya lo he hecho y les conozco (a ver, tenerles les tengo en mi red pero soy de la opinión de que si no puedo llamar a esas personas por teléfono / correo / … y exponerles el tema directamente, entonces no se si su recomendación directa realmente aporta valor diferencial). Sobre el tema de los contactos “perdidos” que te reecuentras pues si me parece bastante lógico que digas: “Hombre, mira el jodio de Alfredo, cuanto tiempo …” y me parece fenomenal, yo lo he hecho, mandado mi mensajito, agregados y recuperado el contacto.

    Pero creo que la gran pregunta por tanto es más “cómo afronto mi gestión de una red social” de forma particular que si el networking es bueno o no, que yo no lo dudo.

    Ni soy el más indicado para negarlo ni si se ha entendido eso por mis comentarios, pero no era desde luego mi intencion.

    Un saludo !

  29. Llego tarde a la conversación, pero aporto mi experiencia.
    El networking es imprescindible si quieres hacer negocios, lo que ocurre es que la urgencia no sirve con el networking: no te van a llamar solo por haber conocido a alguien. Hay que mantener los contactos y cuidarlos. Entonces ese contacto que hiciste hace tiempo puede que se acuerde de ti y vuelva.

  30. El networkinng solo funciona cuando eres o has tenido la oportunidad de hacer contactos profesionales… no los amigos de tus amigos. yo soy ingeniero con master y no paro de formarme… tengo mi marca personal… likedin cuidado.. web de fabuk twitter… 33 años y dos experiencias profesionales como tecnico y haciendo tareas concretas y otras cm becario y camarero o mozo dealmacen cn lo q me pague la carrera… solo puedo ofrecer mi formacion mis ganas de trabajar. Hago todo lo que se recomienda… 3 años en paro y son dinero para emigrar, vivo cn mi madre que es pensionista… el networking sirve para buscar trabajo cuando ya lo tienes, pero cuando no lo tienes solo vale para intercambiar servicios. Por favor dejen de decir siempre lo mismo pq a la mayoria de las personas es imposible acceder a esas redes afortunadas que dan empleo…. y ue decir cuando tienes poca experiencia que siempre la liden de hasta 10 años.
    Bajo mi experiencia networking =enchufe pq al fin soempre se benefician los mismos.

Deja un comentario