En buena dirección

¡Viven! fue un libro (posteriormente llevado al cine) que recrea el accidente aéreo sufrido en 1972 en los Andes y la posterior odisea que permitió a 16 personas salir vivas semanas después por sus propios medios, cuando ya se les había dado por muertos.

En la película, hay una escena que me impactó. Sucede cuando dos de los supervivientes han iniciado el camino para buscar, por su propio pie, una salida. Después de ascender penosamente una montaña, Parrado (el personaje interpretado por Ethan Hawke en la película) llega a la cima y se queda extasiado mirando al horizonte. Se vuelve con una sonrisa en la cara y le dice a su compañero “ven, tienes que ver esto, es maravilloso”. Todo hace pensar que ha visto un pueblo, alguna traza de civilización. Sin embargo, cuando su compañero llega a la cima, lo que ve es una sucesión interminable de montañas, igual que la que acaban de superar, hasta donde se pierde la vista.

Piensa, lógicamente, que se ha vuelto loco. Pero Parrado le dice que no, que a pesar de lo que ven sus ojos, tiene el convencimiento profundo de que están en el buen camino, y que van a conseguir su objetivo. Unos días después, tras haber seguido su camino por un valle, los dos expedicionarios llegan a contactar con unos lugareños y consiguen poner en marcha la operación de rescate de sus compañeros.

Ese convencimiento total y absoluto de estar en el camino correcto, de saber que vas a conseguir tu objetivo aunque aparentemente todo está en contra, me resulta tremendamente inspirador y se parece bastante a las sensaciones que tengo últimamente.

Foto | Totoro!

También en

Raúl Hernández González

Soy Raúl, el autor desde 2004 de este blog sobre desarrollo personal y profesional. ¿Te ha resultado interesante el artículo? Explora una selección con lo mejor que he publicado en estos años.

¡Y si te suscribes podrás seguir recibiendo más reflexiones y herramientas útiles para ti!

También en

Latest posts by Raúl Hernández González (see all)

9 comentarios en “En buena dirección

  1. A mí una de las escenas que más me impactaron fue cuando uno de los expedicionarios (no recuerdo el nombre… ¿veletta?) cae en una fosa y queda cubierto por la nieve, muriendo por obstinado, por que él decía que había que tirar por ahí.

  2. Magnífica reflexión. Perfectamente ilustrada.
    Me alegra muchísimo que tengas sensaciones tan agradables.

  3. Raul…te aconsejo si no lo has leído, el libro que escribió el propio Nando Parrado 30 años después de que sucediese…impresionante!!!
    Se titula “milagro en los andes”, de lo mejor que leí el año pasado.

  4. Savior1980, supongo que son dos caras de la misma moneda… y algo con lo que hay que tener cuidado.

    Yabu, a tenor de mi contorno… ¡a toda la tripulación! :P

    Aran, no lo he leído. Leí alguna entrevista que le hicieron (creo que da charlas sobre liderazgo y motivación). Tomo nota de la recomendación.

    Félix, sin duda ayuda. Es como si todo se fuera orientando…

  5. Gracias Raúl por tu empujón. Me siento hoy subiendo aún la montaña, sin llegar a ver el horizonte y con las dudas sobre qué me encontraré al llegar arriba. Espero conservar las fuerzas para seguir el camino porque estoy convencida de la ruta y del destino, pero me hace falta ese “Parrado” que me impulse un poco más. Te leo…

Deja un comentario