Quien hace un cesto, hace cientos

Cesto 6

Eso dice el refranero. Así que (si me dan mimbres y tiempo, que dice la segunda parte del refrán) yo ya puedo hacer todos los que quiera. Y es que una de las actividades que me ha servido de entretenimiento estos días ha sido precisamente hacer un cesto de mimbre. Mi madre, que siempre ha tenido muy buena mano para estas cosas (y lo mismo restaura muebles que pinta cuadros, cose que encuaderna libros, pinta figuritas o hace composiciones de flores secas… etc.) estaba probando a hacer cestos de mimbre, y ahí que nos pusimos la familia al completo a hacer nuestro cestito.

Para mí, que siempre he sido bastante peor para hacer cosas con las manos que con la cabeza, me producen mucha satisfacción estos pequeños logros, lo mismo que colgar una estantería, o arreglar un enchufe. El mundo moderno (y más para los “trabajadores del conocimiento”) nos ha alejado de las actividades manuales probablemente más de lo recomendable. Así que no está de más, de vez en cuando, intentar hacer alguna cosa así, que nos conecte de nuevo con nuestra capacidad transformadora. Es más sencillo de lo que parece, basta con que alguien te dé unas indicaciones, y distrae enormemente la cabeza.

Yo, de momento, tengo un cesto :). Por cierto, se pueden ver más fotos del cesto de mimbre en mi página de flickr. Están tomadas a última hora del día, con el sol casi poniéndose, y con el cesto en una mesa de cristal (a la que podía haber quitado el polvo, también es verdad) que genera unos interesantes reflejos.

También en

Raúl Hernández González

Soy Raúl, el autor desde 2004 de este blog sobre desarrollo personal y profesional. ¿Te ha resultado interesante el artículo? Explora una selección con lo mejor que he publicado en estos años.

¡Y si te suscribes podrás seguir recibiendo más reflexiones y herramientas útiles para ti!

También en

Latest posts by Raúl Hernández González (see all)

6 comentarios en “Quien hace un cesto, hace cientos

  1. Enhorabuena por el cesto!

    Comparto lo que dices de los trabajadores del conocimiento y el trabajo manual. Yo estoy orgullosísimo de haber cambiado una persiana en el cuarto de mi hija. No es solo que me quisieran cobrar 500 euros y los materiales me costaran menos de 100, es la satisfacción de ver que con tus propias manos has hecho algo que funciona.

    Y que no tienen nada que ver con CSS, HTML ni ningún otro acrónimo.

  2. Jopé Raúl, hacía tiempo que quería escribir un post diciendo lo mismo. Yo me desquito cocinando, en el jardín, arreglando las cosas que puedo y hasta planchando, como conté una vez ( http://tinyurl.com/5a5wtp ).

    Más de una vez he fantaseado que cómo me ganaría la vida si no existiese “la informática” – ese es un post que también quiero hacer

  3. La verdad es que me siento una especie de “supermán” casero cada vez que hago una chapucilla de mierda. Son pequeños logros… no creo que ninguno diesen para ganarse la vida, pero para desconectar de vez en cuando vienen muy bien!

    El cesto ha quedado decente, que es más de lo que podía pensar al principio :)

Deja un comentario