Vuelta a las discusiones blogueriles

Hace unas semanas reflexionaba sobre la pesadilla de las discusiones blogueriles. Ha vuelto a pasar. En este caso, el protagonista es Cink, una empresa recién creada. ¿Cuál es el problema con Cink? Pues que no me gusta el enfoque, así de sencillo. Pero no voy a insistir en el tema; pensaba haber escrito un post, pero ya me he liado a hacer comentarios en otros sitios (Cink, una empresa que vende meneos en Alt1040; Cink estrena web en Netoratón; Cink en lodudomucho.com) y creo no gano nada repitiéndome.

Lo que me ha llamado la atención del tema es que, de nuevo, han salido los argumentos típicos: si criticas algo es por “envidia”, porque “no se apoya a los emprendedores”, por el “pánico a una empresa nueva” o porque “defiendes tu forma de ganarse la vida”. Joooder, de verdad, no se me ocurre argumento más tristón. Cuando hago una crítica, si no estás de acuerdo… ¿por qué no aportas tus puntos de vista? ¿por qué no me explicas en qué estoy equivocado? Cuando uno lee semejante argumento, la sensación que percibe es que, simplemente, no hay más…

En fin, como dije en su momento, yo voy a seguir dando mi opinión. Cuando el valor de uno (if any) está en sus opiniones y en su criterio, no puede simplemente “quedarse callado” cuando ve algo con lo que no comulga para evitarse la “pelea” (que a veces se vuelve un poco fea). Porque cuando uno critica lo que no le gusta, está indirectamente explicitando lo que sí le gusta.

También en

Raúl Hernández González

Soy Raúl, el autor desde 2004 de este blog sobre desarrollo personal y profesional. ¿Te ha resultado interesante el artículo? Explora una selección con lo mejor que he publicado en estos años.

¡Y si te suscribes podrás seguir recibiendo más reflexiones y herramientas útiles para ti!

También en

Latest posts by Raúl Hernández González (see all)

12 comentarios en “Vuelta a las discusiones blogueriles

  1. Son una pesadilla, un stress y, seguramente, una pérdida de tiempo porque raramente se acercan posturas.

    Pero lo que disfruta uno. Solo por eso ya vale la pena aguantar tanto discurso dospuntocerista.

  2. y tanta razón, quienes nos encanta y disfrutamos con el arte de debatir nos indigna mucho esta actitud, y no confundamos debatir o discutir con pelear, que a veces o siempre debatir o discutir la gente lo asocian a una actitud y palabra negativa, argumento que a veces se usa para no debatir, y no es así, no entienden que exponer puntos de vista, reflexionar sobre las argumentaciones es bueno para mejorar, para saber la verdad, no para saber quién tiene la razón, aunque por norma general me da la sensación que la mayoría de debates parecen luchas para ver quien tiene la razón no para colaborar para descubrir la verdad, que será de uno o de otro o de todos dos o de ninguno, pero eso no es lo importante.

    Por ejemplo en mi casa no quieren debatir conmigo porque dicen que analizo demasiado (eso no se supone que es bueno?) en mi vida sólo he conocido en persona a una persona que sepa debatir, que le guste, el grupo de amigos se burlan de él porque es el que siempre lo analiza todo demasiado, sus amigos me lo contaban riendo, y seguían diciendo “nosotros no pensamos tanto” eran conscientes de que no pensaban tanto y les parecía cojonudo hasta el punto de ridiculizar a la persona que está aportando buenas argumentaciones, la sensación de un grupo ridiculizando con estúpidas frases la argumentación de una persona que con todo el respeto del mundo expone sus argumentaciones es indignante, injusta y te hace sentir impotente.

    para que te hagas una idea de como se reían, el chico que le gusta debatir (que por cierto es profesor ¡Bien!) y yo empezamos a debatir sobre un tema, era al lado de sus amigos, de pronto paré el debate y dije, -un momento antes de continuar para ti que significa la palabra “???” (no recuerdo la palabra pero cada uno tenía un concepto diferente de la palabra lo que creaba la diferencia de opiniones) un amigo exclamó: veis! no podría discutir con vosotros, es agobiante, analizar tanto…

    por mi experiencia, la mayoría de personas, sobretodo en grupos no les gusta la persona que debate, normalmente si hay opiniones diferentes pues se deja de hablar y se cuentan chistes y aquí no pasa nada, típica frase “cada uno que piense lo que quiera”.

    lo más curioso o odioso es cuando discutes un punto de vista, y la otra persona empieza a decirte las palabras que has dicho, que no son argumentaciones válidas, atacando a nivel personal sin sentido por falta de argumentaciónes, y las demás personas en vez de decir expon tus argumentaciones en vez de atacarle sienten que tu estás aportando mal rollo, que eres un liante, que sólo quiere crear mal rollo, cuando a sido la otra persona que injustamente está tildando al otro de lo que no es. Una situación horrible. Al final tienes que aguantarte y dejar que el otro te haya “insultado” porque si continuas te ganas la antipatía de todos, o casi.

    En estas situaciones es fácil entender porque grandes escritores, pensadores, etc, hacían y hacen sus grupos de personas para charlar, y se separan de la mayoría, se vuelven más solitarios, más individuales, porque no encajan en la media general, donde todo el mundo puede exaltarse en un debate sobre fútbol y no pasa nada, no te tildaran de querer mal rollo, ni te atacaran con calificaciones personales, sino de apasionado, pero si debates temas más importantes, de calado más profundo que requiera un análisis y buenas argumentaciones entonces prepárate para que se rían y te marginen.

    Tengo un amigo que me decía, “tienes que cambiar tu forma de ser dependiendo con quién te relaciones, yo contigo se que puedo debatir pero con los que hemos quedado ahora no les puedes hacer preguntas profundas, te toman por raro, sólo tienes que hablar de chicas, futbol, discoteca…” tal como me lo dijo llegaron los amigos y cambio su forma de comportarse.

    Yo no puedo.

    y ya terminando, que al final la filosofía de cortar los post a lo mejor tendrás que aplicarla a mis comentarios.

    recordemos, que discutir es sano y no es negativo, ayuda a mejorar, a ser más feliz y vivir mejor.

    La RAE deja muy claro en que consiste:

    Discutir.
    1. tr. Dicho de dos o más personas: Examinar atenta y particularmente una materia.

Deja un comentario