Malcolm Gladwell y su mismatch problem

Malcolm Gladwell conference

Me ha gustado mucho esta conferencia de Malcolm Gladwell (periodista y escritor de éxito; ver Malcolm Gladwell en la wikipedia) a la que llego por una nota de Luis Tic616.

En ella, Gladwell habla del que será el eje central de su próximo libro, el concepto al que él llama “mistmatch problem” (podríamos traducir como “el problema del desajuste”). Se refiere a varios ejemplos que demuestran cómo utilizamos en nuestros procesos de selección criterios que, en realidad, luego no tienen una correlación directa con el desempeño profesional. Habla de hockey, fútbol americano o baloncesto, pero también de profesores, policías o abogados: la correlación entre los considerados “factores de éxito” en estas profesiones (y las consecuentes “pruebas de selección”) y el éxito real es prácticamente inexistente.

Argumenta dos grandes motivos para este fenómeno: por un lado, lo mal que convivimos con la incertidumbre. Preferimos agarrarnos a la presunta validez de unas pruebas determinadas (aunque luego se demuestre que en realidad no sirven para nada) que asumir que, simplemente, no hay forma de “predecir el éxito”. Intentamos poner objetividad donde, probablemente, sólo haya subjetividad o “feeling”. Poner certidumbre donde sólo hay incertidumbre.

Y por otro lado, plantea el hecho de que prácticamente en cualquier profesión, el nivel de complejidad y la velocidad a la que cambian sus circunstancias hace que apenas tenga sentido ninguna prueba basada en nuestra experiencia pasada (que quizás hace decenas de años, con un entorno y unas perspectivas mucho más estables, sí que sirvieran en cierta medida de “predictor del éxito”). Pone el ejemplo de los policías: hace 100 años la labor de la policía era, fundamentalmente, dedicarse a arrestar borrachos, luego tenía sentido contratar a tíos físicamente imponentes. Pero ahora la policía tiene otro rol (“es un trabajo de relaciones, la mayor parte del tiempo la pasan tratando de resolver pacíficamente incidentes”), y de hecho no acertamos a intuir cuál va a ser el papel del policía en otros 20 años. Por lo que seguir seleccionando con el mismo criterio (“tíos físicamente imponentes”) es imposible que dé un buen resultado.

En definitiva, interesante el concepto e interesante la charla

También en

Raúl Hernández González

Soy Raúl, el autor desde 2004 de este blog sobre desarrollo personal y profesional. ¿Te ha resultado interesante el artículo? Explora una selección con lo mejor que he publicado en estos años.

¡Y si te suscribes podrás seguir recibiendo más reflexiones y herramientas útiles para ti!

También en

Latest posts by Raúl Hernández González (see all)

4 comentarios en “Malcolm Gladwell y su mismatch problem

  1. Coincido en opinión.
    De hecho creo que en muchos ámbitos se abusa de querer medir.

    Lo que en un primer momento se plantea como una aproximación analítica a una cualidad intangible aportando cierta luz, pasa posteriormente a ser la única ‘verdad fidedigna’, el único indicador.

    Y lo que es peor, hay quien toma esa medida con toda la precisión posible, como si todos los decimales contuvieran información relevante y discriminante.

    Saludos

  2. Es una teoría interesante, y la verdad es que la encuentro bastante acerctada así por encima. La necesidad de certidumbre, además, es algo que por ejemplo en las entrevistas de trabajo está presente en ambas partes: el entrevistador prefiere atenerse a sus pruebas y parámetros, y yo prefiero enfrentarme a ello aunque me mate de aburrimiento que llegar al lugar sin saber que se espera de mí.

  3. Aunque lo he visto con retraso, muchas gracias por difundir la conferencia. Gladwell, como siempre, está impagable.

    Esperemos que, entre todos, logremos un sistema más eficiente, adecuado y realista para juzgar nuestras decisiones, y para valorar cómo se contrata.

    Por último, es probable que te interese echarle un vistazo al (mencionado en la charla) nuevo libro de Malcolm G., “Outliers”. En Amazon está en pre-venta.

    Unos pocos € por tan buenos ratos e ideas, siempre son un desembolso agradecido.

Deja un comentario